Nextel, los Tostilocos y yo

El viernes pasado quisimos descansar del sol porque el jueves nos pegamos una quemadota. De ampollarme las rodillas pues. Me faltan unos 20 días en la playa y tengo que cuidar mi piel.

logo_pabellon

Decidimos entonces irnos al PABELLON de Rosarito, BC. 

Uno de mis pendientes era ir a la oficina de NEXTEL alli mismo. Déjenme les platico porque.

Al llegar a Rosarito captamos que la señal WI-FI donde nos quedamos es un poco débil. Tiene sus horas pico donde está perfecta, pero tambien tiene sus horas donde nomas no agarra nada.

Me di cuenta que el NEXTEL mexicano que llevaba tenía posibilidades de ser un HOT SPOT para poder compartir internet con los demas.

Todos en la casa querían internet. Mi mamá, mi hija y hasta la muchacha que fue a ayudarnos con la casa (ella queria escuchar el YUTUBI, que luego captamos que era el YOUTUBE).

Les abrí mi teléfono y en ese momento todas contentas con buena señal.

A los dos dias me quedé sin nada de señal, sin ningún mega mas de datos. DOS DIAS y se terminaron los gigabytes.

Inmediatamente decidí ir al PABELLON a buscar a NEXTEL para que me auxiliaran.

 

th (4)

Allá voy con mi hermana, hijos y sobrinos porque les habíamos prometido ir al PETER PIPER PIZZA.

Llegué ese viernes y les dije entrando a la oficina, “Necesito ayuda”. Así, en voz alta, a todos los que estaban en el establecimiento.

Eran tres personas en la oficina.

Había una señora en un cajero de pago tipo ATM, pero resongaba porque la máquina no le iba a dar cambio.

“¿En qué la puedo ayudar?”, me decía el gerente, mientras saboreaba un cono de nieve de chorro, de esos de dos colores (vainilla y chocolate).

Me le quedé viendo al cono y luego al gerente. No se, no esperé ver al gerente con un helado en la mano.

Le expliqué lo que pasaba y me dice, “Pues nomas compre mas Gigabytes.¿A nombre de quien está la linea?”.

“Es del negocio en Camargo. Está a ese nombre de la empresa, pero es de mi esposo”, le explicaba mientras el se chupaba la mano donde había caído un poco de nieve de chocolate.

“Vamos a ver si no hay saldo pendiente. A ver, a ver.. No, todo está bien. Solo tiene que depositar unos $300 pesos para poder adquirir mas GB. No creo que su esposo la mate por comprar mas, ¿o si?”, me decía el gerente limpiandose el bigote con una servilleta ya muy sucia.

“Ok. Entonces ¿qué hago?”. Yo ya estaba medio desesperada porque me sentía como si hubiera una cámara escondida y fuera un programa de bromas.

“Pues marque *611 y siga las instrucciones”.

Total, para no hacerles el cuento mas largo, deposité efectivo y me senté ya en el escritorio del gerente a marcar al *611. No crean que del lado de los clientes, me senté en su silla porque era la única que había.

Ya se la saben, esperar todas las indicaciones de la computadora hasta llegar al “SI DESEA HABLAR CON UNO DE NUESTROS REPRESENTANTES, OPRIMA 0”. 

Marco el CERO y luego me dan las instrucciones de mandar un texto al 2020 con lo siguiente “INTERNET3GB”, o sea que me iban a dar 3 gigas mas por unas semanas.

Hice eso, siguiendo instrucciones y me llegaba de inmediato un texto del 6060 que decía “Lo sentimos, no puede adquirir este paquete”.

“Oiga señor gerente, no puedo”. Le decía al gerente que no podía ver el nombre porque traía volteado el gafete que le colgaba hasta el ombligo casi.

“Hijole, que raro. ¿Cómo se llama?”, me decía, parado a un lado de mi y yo en su silla.

“Gina”, le dije pensando que ni al caso mi nombre.

“A ver Gina, vamos a solucionarlo. Vuelve a marcar y sigue las instrucciones otra vez. No creo que te gane esto”.

Para esto, ya no estaba uno de los empleados, solo una secretaria actualizando datos.

Volvía a mandar todo y nada. Hablaba con personas de Nextel en el CALL CENTER de Mexico DF y nadie sabía que hacer.

Llevaba ya una hora en NEXTEL. Mi hermana se había ido a WALDOS y al PETER PIPER PIZZA sin mi. 

En eso llega el otro empleado que había salido con unos Tostilocos gigantes. Para los que no los conocen, los TOSTILOCOS son los TOSTITOS con cacahuates japoneses, pepino, rollitos de tamarindo, limón, chile AMOR, Miguelito y Tico.

Yo lo vi entrar y vi lo que traía. 

Bueno, ¿cómo les explico la cantidad de baba que se me hizo la boca?

Se llevan los Tostilocos a una oficina del fondo y salen los tres empleados incluyendo al gerente con un vasito servido de Tostilocos.

Yo seguía en el teléfono esperando respuesta.

Estaba desesperada pero al mismo tiempo tranquila.

Se ponen a comer los Tostilocos enfrente de mi.

l

Yo no se que cara de antojo puse que me dice el gerente “Oye Gina, ¿no quieres Tostilocos?”.

Lo correcto hubiera sido decir “No gracias” y continuar resolviendo mi problema del teléfono.

Pero dije “Orale, siiiiiii”.

Se mete a la oficina de atrás el gerente y me trae el vaso repleto de Tostilocos y con cueritos de puerco arriba.

No me gustan los cueritos de puerco en los Tostilocos. Siempre pido que no les pongan.

Me da el vaso y me le quedo viendo.

“¿Qué pasa? ¿Qué te falta?”, me pregunta el gerente todo preocupado.

“Es que no me gustan los cueritos de puerco. Pero que tiene, me como lo demas y los hago un lado”. Le dije esperando instrucciones en altavoz de la operadora chilanga.

“De ninguna manera. Si a Gina no le gustan los cueritos de puerco, le damos unos Tostilocos sin cueritos de puerco”. 

Y se lleva mi vaso a cambiarmelo.

Me lo vuelve a traer y fui feliz. Estaban deliciosos. 

Despues de mas de hora y media de tratar de resolver el problema, nunca pude. Me hice amiga de los empleados y del gerente. Hasta trabajo me ofrecieron por el verano.

Me dijeron que si en DOS HORAS no se resolvía mi problema que volviera.

“¿Qué van a comer en dos horas para volver?”, les dije riendome al salir.

“Yo creo que unos tacos de camarones”, dijo el gerente muy animado.

No pude resolver el problema.

Increiblemente, ya con el servicio pagado por adelantado y no sabían como conectarlo.

Y yo sin enojarme porque me dieron trato de princesa aunque la verdad yo hice todo el trabajo. 

Lo que hice en la oficina de NEXTEL lo pude haber hecho desde la casa, pero me hubiera perdido la experiencia de comprar Gigabytes de DATOS con el plus de unos TOSTILOCOS.

Allí me entra la melancolía de vivir en México. Este país tan maravilloso del que resongamos a veces pero que al final todos resultamos ser familia. O al menos a mi me pasa seguido que la gente me quiere adoptar.

Si me adopta Rosarito, yo aquí me quedo!!

Por si tenían el pendiente, el día siguiente resolví desde la casa el problema. Me habían dado mal el mensaje que debía enviar. Lo envié correctamente y mi NEXTEL volvió a servir.

La verdad gracias a esos Tostilocos mi experiencia fue positiva aunque no me resolvieron el problema me saciaron un antojo que traía desde El Paso, TX.

(Si sienten que este blog está muy chafamente escrito, es porque es la una de la mañana de hoy mismo y a penas lo estoy terminando de escribir. Se puso muy buena la plática con mis vecinos de LA PALOMA Alfredo Postlethwaite, Mireille Letayf, Ana Gabriela Rodríguez, Hector Gutierrez, mi hermana Michele y yo. Eso, la carrilla de FREEHOLDES y el vino muy nice que nos tomamos).

SALUDOS DESDE ROSARITO BC.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

2 thoughts on “Nextel, los Tostilocos y yo

  1. De repente me identifico tus blogs y entiendo tus sentimientos…
    Soy de Mexicali, vivo en los “States” y estoy en Rosarito de vacaciones … Jaja!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s