Eres Muy Fuerte

Mariana alistaba las cosas en su portafolio. La junta con los directivos había durado más de lo previsto. Su propuesta era firme y no se dejó vencer por las negativas de la directora de mercadotecnia ni por los números del director de finanzas del corporativo. Había ganado su lugar en el consejo administrativo aunque el día de hoy tuvo que pelear por lo que creía que era mejor para la empresa.

“Eres muy fuerte Mariana”, le dijo el jefe mientras le cerraba un ojo. “Felicidades, muy buena presentación. Reúne a todo el equipo el próximo viernes para explicarles el nuevo proyecto que tu vas a encabezar”.

Mariana sonreía mientras le retumbaban en la cabeza esas 3 palabras “Eres muy fuerte“.

Bajaba por las escaleras del edificio viejo. El ascensor no funcionaba el día de hoy y no había otra opción más que tomar las escaleras desde el 5to piso. 

Le dolía el hombro derecho del cual colgaba una mochila con su laptop, su bolso con sus pertenencias personales y un termo de agua fría que no se había terminado en todo el día.

Llegó al estacionamiento donde había dejado su camioneta blanca. Guardó todo en la cajuela menos su bolso y celular.

Se quitó los tacones finos que llevaba y que la estaban matando de dolor todo el día.

“Ugh. Tan caros estos zapatos”, suspiraba mientras se subía al coche y los aventaba al asiento de atrás. 

Por fin se sentaba despues de un día tan largo de trabajo.

Sonreía porque todo el sacrificio personal había valido la pena. La junta y su proyecto habían sido todo un éxito. 

Bajaba el espejo del visor para ver su cara. Una de las luces del mismo estaba fallando. 

“¡Ay, Mariana! Te ves cansada”, se decía así misma, mientras limpiaba un poco de delineador café debajo de sus ojos y corregía un poco el labial que se le comenzaba a escurrir de un lado del labio inferior.

Mariana reía, sola, encerrada en el carro. “Ay sí. Mariana la fuerte“, decía mientras reía menos y regresaba una mirada triste a su rostro.

No podía entender cómo la veían fuerte, en especial los directivos importantes de la corporación.

Mariana había despertado ese mismo día en su cama, sola y fría. Tenía años que Alejandro se había ido con la pasante de su despacho. Tenía otra familia ya y ella se había quedado con sus dos hijos para criarlos sola.

Armando y Arturo, sus hijos, unos gemelos con problemas severos de déficit de atención y un ligero roce de autismo, eran el motor de su día a día. 

Mariana no se creía fuerte ya que había levantado a sus hijos a gritos debido a una falla en el despertador. Si no corrían, todos llegarían tarde. 

Ella no se creía fuerte porque había ‘mal servido’ un desayuno que consistía en dos chocomilks, 2 panes tostados con mermelada y dos jugos de té verde.

Ella sabía que no era fuerte porque la desesperaban lo lento de sus hijos el día de hoy, y tenía que volver a gritarles para que se apresuraran al ponerse los uniformes del colegio.

Mariana no se sentía fuerte porque en cuanto encendía la regadera con agua caliente y el agua tocaba su rostro, ella rompía en un llanto inconsolable. Ya era rutina romper en llanto al bañarse mientras el enjuague barato perfumaba su cabello mal pintado. Allí en ese baño lleno de vapor ella respiraba, inhalando esperanza y exhalando un llanto que describía estrés y depresión.

hannah-xu-CY_wQGV7AlY-unsplash

No, Mariana no se creía una mujer fuerte porque ya estaba cansada a las 7:30am. Un cansancio que ni un café cargado alivianaba. 

Mariana no se sentía esa mujer fuerte debido a que no podía dejar a medias el cigarrillo que no era nada bueno para su salud física pero que de alguna manera calmaba su salud mental.

fotografierende-whrscqDO0O4-unsplash

No, Mariana no se sentía fuerte porque al salir de casa volvía a sentir esa presión al ver los recibos de la luz, agua, gas, cable y la hipoteca que estaban pendientes ya. Todos con recargos por pagarse tarde.

Ella no se sentía fuerte porque había días en los que quisiera salir corriendo y dejarlo todo.

sasha-freemind-nXo2ZsKHTHg-unsplash

No se sentía fuerte porque una vez mas utilizaría la olla de cocción lento para otro estofado más, insípido y que los gemelos hacían ruidos de descontento cuando se los servía de nuevo. “Ugh, esta carne otra vez”, decían casi al mismo tiempo los dos.

No era fuerte porque se sentía insegura con la ropa que llevaba puesta para su presentación. La plancha no había calentado lo suficiente y ella estaba consciente de unos pliegues arrugados al frente de la falda.

No, no era fuerte porque al dejar a los hijos en el colegio sentía un alivio de que ya no eran su pendiente por las próximas 7 horas, sino eran responsabilidad de las maestras y psicólogas.

Mariana no se sentía fuerte porque tenía que tragarse su orgullo y hablar con Alejandro para explicarle que el seguro médico de los niños había aumentado debido a la terapia adicional de psiquiatría que necesitaban ahora que eran casi adolescentes. Ella necesitaba a Alejandro todavía. No, no era fuerte.

Mariana no era fuerte porque todavía sentía feo cuando Graciela, la nueva esposa de Alejandro era la que contestaba el teléfono, inclusive su celular personal. 

Mariana no se sentía fuerte porque había dejado ropa en la lavadora mojada sin secar y ropa arrugada en la secadora sin planchar.

Ella no se sentía fuerte porque sentía morir los días que no iba Lucrecia, la señora que le ayudaba de vez en cuando con el quehacer de la casa. Hoy le tocaba a Lucrecia descansar y Mariana no se sentía fuerte sin la ayuda.

No, Mariana no se sentía fuerte porque parpadeaba el foco de aviso del motor de la camioneta y no le gustaba andar con los mecánicos que sólo le veían la cara cada vez que iba.

Mariana no se sentía fuerte porque había gastado un poco demás de lo presupuestado en unos zapatos finos de tacón que la hacían sentir segura ese día.

Ella no se sentía fuerte porque había perdido la fé y se había alejado de su religión sin razón.

Mariana no se sentía fuerte porque todavía se enamoraba de todo el que le hablara bonito. Era débil ante la caricia de los hombres y estaba segura que eso la hacía menos fuerte ante los demás. Amaba la idea de tener una relación pero no se sentía fuerte para volver a un compromiso. 

“No soy fuerte”, decía mientras encendía la camioneta y se dirigía a la escuela donde sus hijos de seguro la estarían esperando, hambrientos y con mil pendientes de tarea donde ella los tendría que ayudar.

Si, un poco de ficción para cambiarle al blog un poco.

Ficción que nos deja muy en claro que todos (hombres y mujeres) hemos sido Mariana en algún momento de nuestras vidas.

Mariana se quedó con lo negativo del día, el “creer que no era fuerte” y olvidó que ese día había logrado triunfos en lo profesional mientras hizo todo lo que estuvo a su alcance por lo personal.

Mariana dejó que ganara lo negativo en un día tan positivo.

A la otra que nos digan “Eres muy fuerte” (seas hombre ó mujer), vamos a decir con la cabeza en alto “Ya lo sé”.

Insta Takeover Story.jpg

 

 

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

 

 

 

La Obviedad y su Olvido

Vivimos en un mundo tan lleno de información que si no lo leemos en las redes sociales ó en el internet, pues no pasó…

Déjenme les platico desde el principio lo que me inspiró a escribir de la obviedad.

Andaba en la WAL*MART, buscando una impresora de esas que son copiadoras y tambien puedes escanear documentos.

Los precios me sorprendieron. Pensé que eran mucho más caras y pues no. Han bajado mucho de precio desde la última vez que compré una.

Me llamó mucho la atención algo que decía una de las cajas de impresora. La caja venía con una foto de lo que es la impresora, y un teléfono celular, como que mostrando que del teléfono podías mandar a imprimir a la impresora por estar conectada al WI-FI.

 

70954829_718895728627685_8390082204574679040_n (1) (1)

La foto traía (en letras más pequeñas) la leyenda que decía “el teléfono no viene incluído”.

Me dió risa y al mismo tiempo me hizo pensar quién sería el menso que pensó que venía un teléfono con la impresora sólo porque estaba esa foto en la caja.

Me imagino que hubo una demanda a Hewlett Packard exigiendo lo que venía en la foto de la caja.

Para la mayoría de nosotros, es OBVIO que no viene ningún teléfono con la impresora y que la foto sólo indica la función que ofrece dicho producto.

Por eso fue que me inspiré a escribir sobre las obviedades de la vida cotidiana y cómo parecen estar en el olvido.

Es tan fácil hacerse el “yo no sabía” para lograr cosas (ó no hacerse responsables de las mismas).

Hoy en día, nada es obvio.

Es decir, como que necesitamos una afirmación secundaria. Una confirmación de lo que creemos obvio sí lo es en verdad.

¿A qué se debe tanta duda de lo que es obvio?

Estamos invadidos de una inseguridad que no creemos que existe, pero sí.

Lo obvio no debería de necesitarse explicar, pero estamos tan distraídos con tantas variantes que se ha hecho necesario hacerse.

“Te quiero” (¿sí me querrá?)

“Eres la mejor en lo que haces” (Nah, hay mejores)

“Qué delgada te ves” (Claro que no, estoy más gorda)

Esa inseguridad que tenemos cancela lo obvio muchas veces y nos hace dudar, por lo tanto involuntariamente dejamos esa obviedad en el olvido.

Investigando un poco acerca de ‘lo obvio’, psicólogos através del tiempo concuerdan que “lo obvio” es lo más difícil de ver muchas veces debido a que por lo mismo pasaba desapercibido.

Es decir, como humanos, nosotros percibimos las diferencias antes que nada.

Entonces, psicológicamente podemos afirmar:

“No me quiere porque me dejó de buscar”

“Si estoy adelgazando porque la ropa me queda grande”.

Lo obvio tuvo que ser comprobado por alguna diferencia. Si no, jamás lo notaríamos.

Sí, un poco ilógico esto. Pero eso dicen los estudios psicológicos.

Somos normales si no percibimos muchas veces lo obvio.

Somos una sociedad que despierta, se cambia, comienza sus quehaceres de manera rutinaria. Tomamos el café siempre igual, tal vez en el mismo lugar todos los días.

Nuestros rezos, mantras, rituales matutinos los hacemos ya sin pensar (ó pensando en muchas otras cosas a la vez)

Hemos tenido que aprender a comer sin saborear la comida, sin detenernos a disfrutar cada bocado. Obviamente sabe igual que siempre, pasa desapercibido.

El tráfico igual, los correos electrónicos tambien.

La rutina de la obviedad hace que la misma pase al olvido.

Ah, pero ¿qué pasa cuándo no suena el despertador a la hora que lo pusimos?

¿Qué pasa cuando no hay café ó no hay ya de la leche que nos gusta ponerle?

¿Qué hacemos cuando en nuestra ruta al trabajo, escuela, oficina hay un accidente con desviaciones?

Todo esto nos ‘despierta’ a tomar decisiones. Nos recuerda que lo obvio existe. Estas variantes que nos hicieron pensar diferente equivalen a esas letritas de la impresora que nos indica que obviamente el teléfono no lo incluye la caja.

Es la diferencia que vemos. La obviedad queda en el olvido, en nuestro lado ciego. Pues sí, lo obvio siempre está. Hasta el día en que no.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

El Hombre

Sería complejo, sería genial
Dirían que jugué con todas antes de encontrar a alguien con quién comprometerme
Eso estaría bien si lo hiciese
Cada conquista que habría hecho me haría más hombre para ti

Sería un líder intrépido
Sería un tipo alfa
Ya que todos te creen
¿Cómo será eso?

Estoy tan harta de correr lo más rápido que puedo
Preguntándome si llegaría más pronto si fuera un hombre
Y estoy tan harta de que vengan contra mí otra vez
Porque si yo fuera un hombre, entonces yo sería ‘el hombre’

Me dirían que me ‘puse las pilas’, me puse a trabajar como debe ser.
No menearían la cabeza ni preguntarían cuánto $$ merezco ganar.
Que si qué llevo puesto de ropa, ó si soy grosero 
¿Podría ser quitado de mis buenas ideas y movimientos de poder?

Y harían brindis por mi ó dejarían que los jugadores jugaran
Sería como Leo en Saint Tropez

288ff25fee1d364b9a7c0bd17d399216

¿Te gustaría preocuparte por beber y los dólares?
¿Y conseguir viejas buenotas y modelos?
Y es bueno si eres malo
Y está bien si estás enojado
Si estuviera exhibiendo mis dólares, sería una perra, no una ganadora
Me escogerían para ser malo
Entonces, está bien que estoy enojada.

-TAYLOR SWIFT

No, yo no escribí esto. Es simplemente una traducción de la canción “THE MAN” de la cantante americana Taylor Swift.

Me la puso hace unas semanas mi hija en su Spotify para saber lo que opinaba. Al principio no le puse mucha atención a la letra. Luego la volví a escuchar y me quedé pensando.

Para empezar, siempre he admirado a Taylor Swift por la manera tan fácil que se le da el escribir la letra de sus canciones. Quitando toda la mercadotecnia para que pueda competir en un mundo de millenials “influencers”, Taylor Swift es una muy talentosa escritora. Sus canciones, el hilo que llevan las letras, la fluidez de los enunciados al ritmos de su música. Gran compositora. Te gusten ó no sus canciones, ahora que ya casi tiene 30 años, se está convirtiendo en una vocera donde disfraza sus protestas con melodías fresas y cursis (y pegajosas).

wallpapersden.com_taylor-swift-2018-photoshoot_950x1534

Vuelvan a leer el texto del principio.

Es un grito desesperado sobre la desigualdad que tiene la mujer en el mundo.

No es nada nuevo y siempre ha existido la revolución femenina, qué a mi parecer nunca debió de existir. ¿En qué momento se hizo tan grande la diferencia entre uno y otro?

Ok, últimamente he sido un poco más feminista pero nunca feminazi.

Esto se debe a que he podido probar la libertad y vivir en el mundo como una mujer de 47 con experiencia de una de 25.

Es mucho más difícil ser SOLTERA que SOLTERO.

Sí, es mucho más difícil ser MUJER que ser HOMBRE.

Taylor lo dice claramente.

Lo que a nosotras nos critican es lo que le aplauden a un hombre.

Cuando nos enojamos y hacemos un escándalo por algo, somos hormonales y estamos en “esos días” femeninos. Menopáusicas, nos llaman cuando pasamos de los 40.

Si ellos se enojan y gritan, son hombres con voz y poder, líderes con autoridad.

(ojos volteados hacia arriba)

No estoy en contra de ellos, al contrario. Son nuestra otra mitad en todo.

En un mundo ideal (según algunos, no todos), la mujer se dedicaría a su familia, a su casa, a sus hijos. El hombre sería el que genera el dinero en un trabajo donde no existen las infidelidades ni distracciones porque en casa lo espera una mujer que trabajó todo el día haciendo del hogar algo perfecto. El llegaría a agradecerle el estar encerrada en las 4 paredes, aplaudiendo lo lindo que luce todo y lo delicioso que hizo de cenar. Le ayudaría un rato con los hijos para fometar el convivio de un padre ausente por trabajar tanto. Ella lo recibiría feliz. (Como sitcom de los 50’s)

th (3)

No hay problemas económicos, no hay competencias entre ellos porque son un equipo. Es la Ofensiva y la Defensiva de un equipo de futbol. Uno mete goles, otro los para. Si trabajan a la par, se corona la familia campeona. Nadie los separa ni los tumba.

A veces se sacrifica uno de los dos, pero lo hace por el equipo. Por el bien de todos.

No existe el ego en el mundo ideal.

Pero, ¿qué creen?

El mundo de hoy no es el ideal.

Hay problemas económicos porque la demanda de lo material y lo caro de la vida hace que la defensiva juegue tambien ofensiva y vice versa.

La mujer ha tenido que meterse a trabajar para que la familia tenga buen nivel de vida. Obviamente hay excepciones, pero la mayoría de las mujeres que trabajan es para “sus chicles”, ó para mejorar la calidad de vida de todos. Lo que la mujer tiene que ‘lidear’ es la exigencia social de que todo debe fluir en el hogar además de cumplir en su trabajo. Es imposible desconectarte de tus hijos cuando trabajas.

“¿A qué hora sale el niño? ¿Cuántas cartulinas necesita la niña para su tarea? Espero que no tenga problemas con el bully. Ugh, olvidó el dinero de su lonche en la mesa de la cocina”..etc..

o-WOMAN-THINKING-facebook

Así está la mente de una madre que trabaja cuando está tambien poniendo atención al cliente, al jefe en la junta, al monitor que tiene enfrente.

Sí, somos espectaculares, pero nos cansamos mucho.

En el mundo de hoy, existen las separaciones y los divorcios que uno no tenía planeado al decir, “Sí, acepto”. Pero así pasa y eso no nos hace malas personas. Quizá nos haga mejores personas por atreverse a dar un paso tan lleno de estrés. No es fácil renunciar a tantos años cómodos de vida. A veces es decirle adiós a la estabilidad económica, emocional y social y comenzar de nuevo a vivir con la persona que eras antes de casarte.(sentimiento muy raro continuar tu vida de joven en un cuerpo veintitantos años más viejo y cansado).

Al llegar a San Diego comencé a buscar trabajo en todos lados (por miedo a no tener un sueldo fijo, por querer hacer algo diferente, por ver como estaba el mundo laboral y para auto-evaluar mi capacidad en una ciudad tan grande y diferente).

Oh, we think you are overqualified“… (Me bateaban en las entrevistas diciendo que estaba demasiado preparada para el puesto al que iba. Mi experiencia era para algo más de lo que me podían ofrecer)… Pues sí, era la manera más dulce de decirme “ya está vieja, señora”.

El tiempo no es el mejor aliado.

Pero bueno, ahi la llevo, gracias al apoyo de tanta gente. Gracias a José Luis el papá de mis hijos que siempre está al pendiente de nosotros, gracias a mis hijos y a mi familia,  y a mis amigos que siempre me hacen sonreír.

Pero, como dice Taylor, “¿hubiera llegado más rápido si hubiera sido hombre?”

70685439_517884572356029_2296266142676680704_n

Acepto sus comentarios. 🙂

GRACIAS POR LEERME. NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

 

Nunca escribas

A través de mis años escribiendo, mucha gente me pregunta que si de dónde saco tantos temas para el blog.

Me dió risa porque la verdad no existe la fórmula perfecta para que yo me inspire de ciertos temas.

Nunca sé explicar de dónde se me ocurren las ideas ó temas. Simplemente, como lo dice la leyenda de mi blog, escribo “viviendo experiencias”.

Ahora bien, además de personas que me dan sus ideas de “qué escribir”, hay otras que me llaman la atención y me dicen “No vayas a escribir de esto”… y me dan su opinión.

Se me vino a la mente esto mientras pensaba “Chin, ya es lúnes. ¿De qué voy a escribir el miércoles?”

Curiosamente se me vino a la mente cosas que no debo de desarrollar como tema de blog para no causar polémica.

Como por ejemplo:

  • La gente que no debería de tener acceso a redes sociales.. (nombres y apellidos)
  • La pregunta más estúpida que me han hecho y quién la preguntó
  • Con quién no me molestaría relacionarme físicamente
  • El aborto y mi opinión
  • Si matar no fuera crimen ni pecado, ¿a quién eliminaría?
  • El fracaso más grande de mi vida personal y laboral
  • Dónde tengo ó tendría un tatuaje y qué dice ó diría
  • Mi fantasía sexual
  • Porqué tengo conocidos con éxito y conocidos fracasados
  • ¿Qué experiencia borraría de mi vida y porqué?
  • ¿Cuál es la pregunta más importante en la vida dependiendo de la respuesta?
  • ¿Me quiero parecer a mis padres ó ser totalmente lo opuesto?
  • Terminar la siguiente frase: “Tan raro como____________________” (con el nombre de algún conocido)
  • El NO más importante, el NO más doloroso, el NO que te hayas arrepentido.
  • El SI más importante, el SI más doloroso, el SI que te hayas arrepentido.
  • La historia de mi vida que lleva más culpabilidad
  • Sería una pesadilla ser pariente de:____________________________ (y porqué)
  • Completa la frase “Quiero tener enfrente a -________________________para decirle_________________.
  • La última vez que me sentí necesitada
  • Un hábito nocivo que quisiera no tener
  • ¿Qué es lo más ofensivo que te han dicho ó hecho?
  • Escribir acerca de un “Yo jamás……”
  • ¿Cuál es la mentira más grande en mi vida?
  • ¿Cuál es la peor emoción que puede sentir un ser humano?
  • ¿Qué es más fuerte, el amor ó el odio?
  • ¿Seríamos más feliz sin religiones?
  • Infidelidades en mi vida, en todo nivel
  • Eutanasia, ¿sí ó no?
  • ¿Qué error sigues comientiendo en tu vida?
  • ¿Cuándo fué la última vez que alguien me escuchó de verdad?
  • Mi más grande impedimento de lograr lo que quiero hoy mismo
  • Lo que más me molesta en la vida
  • El riesgo más grande de mi vida
  • Lo que me merezco vs lo que tengo
  • La corrupción de gente que conozco
  • No me quiero morir
  • La popularidad de mis blogs va de picada
  • otras cosas más

Hay muchas cosas que jamás voy a publicar. Las voy a escribir pero nunca serán públicas.

No tienen porqué saber que pienso de todo lo anterior ni creo que les interese, ni que fuera quien.

Tantos temas tabús.  Tantos escritos que no deben de ser publicados por ‘decencia’, ‘modestia’, ‘cortesía’, ‘es pecado’, ‘el qué dirán’ y mi favorito “se me agüitan”.

Me considero una escritora por hobby, inmadura por naturaleza aunque en mis pensamientos reina lo centrado.

Mi madurez al escribir llegará cuando publique los libros que tengan que esconderse de ciertas personas. (jejeje)

Tan fácil que sería sentarme frente al monitor y ponerme a acomodar letras que molestan a los que no tienen criterio avanzado.

Siempre leemos algo que nos incomoda, nos llega, nos delata ó nos ofende.

Pero eso sólo viene a reafirmar que “no tiene la culpa el escritor sino el lector que lo interpreta”…

Mis blogs tienen su vida contada ya. Esa es una realidad. Lo malo es que yo soy muy mala para los finales. No se cómo despedirme de mi hobby de tantos años.

Tal vez deje que se extingan como si fueran una llama.. y que iluminen a todo aquel que lea hasta mi punto final.

aaron-burden-xG8IQMqMITM-unsplash.jpg

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂 

 

 

Aprobada

 

Hace muchos meses, mi hija Luisa Fernanda nos recomendó un capítulo de la serie “Black Mirror” llamado “Nosedive”. Lo padre de esta serie es que los capítulos no son consecutivos y los puedes ver sin órden alguno sin perderle sentido.

Nosedive en español quiere decir “de picada”, como cuando un avión ó pájaro caen con el pico para abajo. (Ya sé, soy un fracaso como diccionario).Black-Mirror-Nosedive

Al principio me daba un poco de flojera ver el episodio porque no había visto ningún capítulo y era un furor en las redes sociales.

Le hice caso a mi hija y nos pusimos a verla juntos una tarde Netflix.

El capítulo (sin platicarles mucho por si no lo han visto) es como en un mundo irreal ó del futuro.

La tecnología ha avanzado tanto que los teléfonos que llevan los habitantes de ese pueblo se convierten en lo que realmente los constituye.

Cada celular tiene un app que ‘califica’ con estrellas a la persona.

Por ejemplo:

Ir por la calle y alguien te da el pase muy amable para que pases, con tu celular lo ‘escaneas’ y le das 5 estrellas por buena gente.

Ahora bien, si haces enojar a alguien ó no le gusta lo que llevas puesto pueden escanearte y darte menos estrellas bajando tu promedio.

5 viene a ser lo perfecto… 1 pues mejor ni salgas de tu casa.

Ya allí que trauma, saber que estamos siendo evaluados por medio de un app. La puntuación que van dando es pública. Todos pueden ver lo que “vales” en el mundo virtual.

Ahora bien, la puntuación no sólo es algo virtual y de “ego”. Esa puntuación que llevas por la vida es lo que hace (en el programa) que te acepten los restaurants, reservaciones de hoteles, escuelas, complejos de apartamentos de vivienda, etc.

Esa puntuación es lo que dicta cómo es tu vida.

La trama es de una mujer que se preocupa demasiado por subir su promedio de estrellas, haciendo todo lo posible por recibir calificaciones altas de la gente a su alrededor, conocidos y desconocidos.

No puedes enojarte, decir malas palabras, opinar diferente, vestir mal, comer feo. Tienes que ser perfecto en vida real sin filtros… Sonrisa perfecta, cuerpo sano, maquillaje impecable, carro limpio, casa linda.

No es comedia. Es como un humor negro que te pone a pensar mucho.

Me dejó traumada el episodio y por equis ó por ye, nunca escribí un blog sobre eso.

Hasta el día de hoy.

Analizando mis redes sociales en la tarde del lúnes, me acordé del programa ese porque estaba revisando si tenía seguidores nuevos en mi blog, si el post de mi cuenta de bienes raíces en Instagram había tenido likes, etc.

Me dió risa sentirme como la muchacha protagonista de ese capítulo, buscando la ‘aprobación’ de lo que estaba publicando.

No, no estoy todavía al nivel de “comprar” seguidores en Instagram para verme muy popular.

No, no me interesa ser “influencer”, el término más tonto de la nueva era.

No, si nadie me lee no me voy a traumar ni va a afectar a mis hijos.

Lo que escribo y publico es para mi, para divertirme, para distraerme.

En eso, en FACEBOOK, me sale un anuncio llamado “mylife.com” sobre la reputación y cómo era calificada.

Pues me metí a la página y casi lloraba.

En cuestión de segundos, mi pantalla de la laptop se llenó con toda mi vida escrita frente a mi.

Todas las direcciones en las que he vivido, mi edad, mi valor en dólares (que no se de donde sacaron eso, jeje). Pueden ver mis licencias de bienes raíces, si tengo vigente mis placas y licencia de conducir, etc… TODO está públicamente puesto en las redes.

Y en eso veo mi calificación…. 4.2 de 5 (considerada buena puntuación).

Sentí horrible. Existe una calificación hacia mi persona y yo ni en cuenta. Ni siquiera me peino a veces para ir a dejar a mis hijos, jejeje..

4.2

Suspirando vi que había una “alerta roja” en mi perfil de esa página.

los vecinos incomodos

Mi puntuación estaba siendo afectada por: parientes, amigos, compañeros de trabajo, gente a mi alrededor con problemas. Por ser mis conocidos ó estar yo cerca de ellos, mi puntuación baja.

Cuando leí esto se me vinieron a la mente todos mis parientes y todos eran sospechosos de bajarme el promedio. (sorry tíos y primos, jejeje)

Lo mismo pensé en mis compañeros de trabajo… mis amigos de El Paso, los de aquí de San Diego.

(Pensé seriamente eliminarlos de mi vida, jeje)

Y en eso llego a lo que provocaba mi baja puntuación…

Resulta que aquí en los depas, hay pura gente con promedio bajo. Mis vecinos chafas que ni conozco me bajan mi promedio… no pues, ¿así cómo?

(No manchen mi vecino Hernán… su puntuación y reputación… ha de ser el que siempre tiene parties).

los vecinos

Phhhfffftttt!!!

Ya en serio.

Estamos super vigilados, evaluados y las redes sociales ya saben hasta lo que vamos a publicar ó qué vamos a escribir porque todo se queda grabado en el mundo de datos.

Somos ya predecibles y nos tienen numerados con estrellas como esa película. Y no es broma. Nuestras búsquedas, nuestras tendencias, el contestar las encuestas, todo es recabado y vendido a empresas dedicadas al mercadeo, a vender…

En China, el sistema de crédito de Zhima es exactamente así. Tu crédito tambien mide como eres como ciudadano, persona, religioso, civil.

Ese sistema es real y ‘califica’ si eres de primera clase ó uno más del montón.

No se qué pensar.

Lo que si es que los datos que publican acerca de mis ingresos y de lo que valgo, pues “yo tengo otros datos”

(Para empezar dicen que tengo una casa que vale $100 dólares. jajajajaja! )

En fin, si un día les toca ponerme una calificación espero que me pongan mis 5 estrellitas.

(Y pues mis vecinos chafetes, les voy a decir que se pongan las pilas ya que andan valiendo en el mundo virtual).

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Les dejo el “trailer” del programa para que lo vean….

 

******DE ULTIMA HORA

Mi Marisa Roselló, amiga de la familia y en especial de mi hermana y mi mami se nos adelantó anoche víctima del maldito cáncer, una enfermedad que vivió sin deprimirse, sin vencerse, siempre alegre aún recién salida de sus quimioterapias y tratamientos fuertes.

Marisa, gracias por recordarnos en vida cómo deben de ser las amistades, llenas de bondad, incondicionales y para alegrar cada momento. Gracias por los accesorios que me regalaste, por esos postres deliciosos que nos hacías y el chamoy ADICTIVO que tanto nos gusta.

Marisa, tus mensajitos cuando escribía un blog que te gustaba me inspiraban a seguirle. Esta madrugada cuando me enteré que ya no estabas en el mundo me puse a pensar en mi ángel de la guarda (No se porqué). Me hiciste pensar ¿a dónde se van nuestros ángeles cuándo nosotros nos vamos al cielo? Creo que se queda en cada uno de nosotros y eso nos hace sentir que siempre vas a estar aquí hasta que nos volvamos a ver.

Descansa en Paz.

Un abrazo con mucho cariño a toda la familia Roselló Ayala, mi más sentido pésame. Y a ti Emilio Araujo ‘el tamagochi de la Marisa’, siempre tendrás a todas estas tías de cariño pendientes de ti.

71150201_2177130052392195_7306406658089943040_n (1)

 

 

 

Conectando la Mente

Me la vivo manejando, ya lo saben. Entre vuelta de hijos, vueltas con mis clientes y nomás por andar de vaga, paso muchas horas en el carro. Para pasar el rato, he puesto muchos ‘Podcasts’ para ir oyendo algo diferente a los playlists de Spotify.

Una de ellas hablaba de cómo el cuerpo reacciona si conectas la mente. No le entendía bien a lo que decía y de tarea nos dejó inventar un experimento en donde conectando la mente, el cuerpo reacciona.

Mi resultado de la tarea fue el siguiente experimento y lo voy a usar con ustedes (aprovechando mi talento de redacción descriptiva).

Ok.

Vamos a usar la imaginación en lo que están leyendo.

Va.

Imagina que estás en tu cocina. No hay nadie más en casa más que tu.

Imagina que estás en la cocina en la parte donde siempre preparas la comida. Tal vez estás parado enseguida de la estufa, de una isla, enseguida del lavabo.

Enfrente de ti, está una tabla de madera para picar verduras.

Encima de esa tabla de madera está un limón verde.

El limón está brilloso, se ve jugoso.

Tómas el limón y lo llevas al lavabo (sink para nosotros los pochos).

Lo detienes con una mano y con otra abres la llave.

Sientes el agua entre tus dedos, tibia pero fresca.

Pasas el limón por ese chorro de agua.

Cierras el agua.

Tomas un pedazo de papel de rollo de cocina para secarlo.

Regresas hacia la tabla y lo pones de nuevo allí.

Abres un cajón (donde guardan toda la cuchillería).

Agarras el más grande. Si, ese que parece de película de terror.

Vuelves a pararte frente a la tabla de picar con el limón encima.

Con una mano detienes el limón. 

Con la otra mano tomas el cuchillo.

Despacio lo partes en dos.

Los aromas cítricos llegan a tu nariz y sientes una frescura.

Observas las dos mitades perfectas.

Tomas una de las mitades con una mano y vuelves a tomar el cuchillo con la otra.

Partes esa mitad en otra mitad, obteniendo un gajo de un cuarto del limón.

Tomas ese gajo.

Lo hueles para absorber toda la frescura.

Lo llevas a tu boca y chupas todo el limón.

🙂

Si eres como todo el mundo normal, tu boca se llenó de saliva al imaginarte chupar ese limón, ¿verdad?

Creo que fue un ejemplo simple pero no pude pensar en otra cosa que hiciera reaccionar tanto al cuerpo como ese cítrico al chuparlo.

Tan simple, tan fácil, tan rápido.

La mente es muy poderosa.

Pude entender que uno debe de pensar en cosas dulces y no limones para sentirse mejor, jejeje.. (mas ahora que estamos en LOW CARB MODE)

Pero si.

Tenemos la mala costumbre de pensar en “el peor de los casos” muchas veces.

En lo personal lo hago para estar preparada por si algo no sale bien. Muchos me dicen “negativa”, pero lo que no saben es que es parte de mi personalidad ‘Precavida”.

No se si se deba a que resuelvo muchas cosas yo sola sin ayuda. O tal vez se deba a que estar en el negocio de bienes raíces es muy complicado y son muchas variantes lo que determinan que un trato se lleve a cabo. Quizá sea por experiencia propia de no estar preparada por tener ‘confianza’ demás.

Aquí es donde entra el conflicto interior.

Algo en mi YO interior me detiene a ser más “a la hay se va”. No puedo ser así de agusto.

No puedo dejar de trabajar e irme a la playa ó dormirme todo el día

No puedo irme de vacaciones con el dinero de la renta ya que DIOS DIRá.

Mi mente está siempre planeando, calculando, organizando, dirigiendo. No puedo evitarlo.

Pero tambien ahora capto, con ese podcast que escuché, el porqué me estresan las cosas que no han pasado.

En mi mente activa, de alguna manera visualicé esos escenarios de lo peor que pudiera pasar en todos los aspectos de mi vida, y sin querer lo estresé.

Así como el limón, al yo decir “¿y si no se hace?” mi mente con eso conectó a mi cuerpo y lo estresó. Sintió como si de verdad estuviera sufriendo por que algo no sucedió como lo planeamos.

Ahora entiendo tantos amigos y coach de positivismo que nos dicen por todos los medios:

“piensa positivo”

“no jales lo malo”

“cancela ese mal pensamiento”

“visualiza como quieres estar”

Tienen toda la razón.

Si un simple ejercicio de chupar un limón nos hizo salivar como si de verdad lo estuvieramos haciendo, llenemos nuestra mente con todo lo positivo para que nuestro cuerpo piense que estamos a todo dar.

positive-thinking-4

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

 

 

Con Los Ojos Cerrados

Este blog comenzó porque tengo un libro que se llama “List Yourself”  el cual consiste en llenarlo con listas de diferentes temas para ir descubriendo tu verdadera personalidad. 69284643_541956429910918_2941017283008397312_n

Me encanta este libro. Me relaja y me gusta escribir mis listas aunque la verdad uso papeles por separado para seguir usando el libro sin influenciar a nadie. Lo quiero usar con mi familia, amigos, compañeros de trabajo como ejercicio de conocermos todos un poco mejor.

Hoy lo estaba hojeando y me topé con la siguiente lista:

69086928_373063080050980_3242378752868483072_n.jpg

El libro me indica hacer una lista de TODAS LAS COSAS QUE PUEDO HACER CON LOS OJOS CERRADOS.

Yo soy campeona mundial en caminar por mi casa con las luces apagadas sin ver absolutamente nada. De verdad puedo hacer muchas cosas con los ojos cerrados. Entre ellas:

  1. comer
  2. besar
  3. tomar
  4. dormir
  5. oir música
  6. el amor
  7. servirme un vaso de agua
  8. ir a la alacena y adivinar los productos
  9. abrir el refrigerador y atinarle a lo que estoy tocando
  10. vestirme y desvestirme
  11. lavarme los dientes y despintarme
  12. ir al baño, darme un baño con shampoo y acondicionador y todo.
  13. encender la tv
  14. lavar los platos
  15. acariciar a la Kiara
  16. acomodar los cojines del sofá
  17. barrer medio mal
  18. untarme un pan con mantequilla
  19. abrir una cerveza
  20. descorchar un vino

ETC.

Son muchas las cosas que pude hacer con los ojos cerrados.

Cocinar me dió miedo porque la verdad no me quería quemar.

Manejar ni lo intenté y pues escribir y ver mis redes sociales son imposibles.

Lo que hice fue maquillarme con los ojos cerrados.

Me puse crema, maquillaje, rubor, sombras. Me delinié los ojos y mis labios. Lo hice muy bien. Hasta me sorprendí de lo bien que me conozco mi cara.

Lo que de plano fatal fueron mis cejas. Decidí usar los moldes para pintarlas parejitas y pues la foto se cuenta sola:

69748946_454239462091811_8545960981656764416_n

Jajajajaja! Mis cejas mal pintadas, por arriba, manchadas. Pero todo lo demás si pude. 🙂

VER.

¡Qué sentido tan importante!

Para todo necesitamos nuestros ojos, aunque podamos hacer muchas cosas sin la vista, el poder ver nos facilita las cosas, las hacemos rápido y sin pensarla.

Hay muchos dichos donde indican que la falta de vista es un impedimiento, una discapacidad física. Y sí. Aunque conozco personas que no ven desde nacimiento y tienen más talentos que cualquier persona. Tocan piano, manejan (de verdad) y usan sus redes sociales con computadoras con voz.

Existen tambien los que ven la vida con los ojos cerrados por elección.

“Se ciega con su hijo”

“Está ciega de amor”

“No puede ver más allá”

“Se hace la que no ve”

(suspiro)

Son tantas las cosas que nos “ciegan” que eso nos hace seguir con nuestras vidas pero de manera torpe, lenta y con resultados menos perfectos.

La ceguera emocional nos impide tomar decisiones correctas porque no tenemos frente a nosotros todos los elementos para poder hacer las cosas bien.

Nos ciegan tantas cosas.

El miedo, por ejemplo, es un pañuelo que nos tapa los ojos. Esa falta de confianza hace que nuestra vista se nuble y no avanzamos porque no sabemos donde estamos parados.

Nos ciega la desconfianza, nos deslumbran las personas que nos impresionan, nos encandilamos tambien con tantas distracciones materiales.

No vemos claro.

Despues llega el día en el que comenzamos a ver y tenemos un ‘shock’ al conocer la realidad. Hacemos la misma expresión facial que hice yo al verme al espejo con la ceja pintada toda doble y chueca.

¿Porqué es tan difícil quitarnos la venda y abrir los ojos?

Porque vemos que pudimos caminar a ciegas pero que no lo hicimos como queríamos. Sabemos como debían de estar las cosas y por esa ‘ceguera’ fuimos caminando y recorriendo la vida haciendo las cosas a medias ó haciéndolas mal.

Ya abrimos los ojos. ¿Y ahora qué?

Pues a componer lo que se puede arreglar, (como mis cejas) y lo que no pues ni modo, dejarlo como está pero con la intención de que a la otra lo haremos bien,  con los cinco sentidos atentos.

No les voy a mentir, a veces a uno le conviene cerrar los ojos para unas cosas. A veces es mejor evitar el conflicto, cerrar los ojos, que pase todo y luego medio componerlo.

Sin embargo, yo siempre CON LOS OJOS CERRADOS:

  • voy a confiarle todos mis secretos a una sola persona
  • voy a entregarle mi corazón a mis hijos
  • voy a confiar en mi misma
  • volvería a vivir mi misma vida
  • iré tras de él, con los ojos cerrados siempre lo amaré ♫ (no pude evitar escribir esto)

Y tú ¿qué haces con los OJOS CERRADOS?

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂