¡Celebremos pues!

Vi en Twitter una publicación (meme) donde hacían ver que en las redes sociales siempre nos recuerdan cuando es una fecha importante para que lo podamos celebrar.

Estas son las fechas ya establecidas por tradición (y por estrategias de mercadotecnia) como el día de San Valentín, el día de las Madres, etc.

Hablo también de los cumpleaños de tus conocidos, de los aniversarios matrimoniales, de pareja ó del trabajo y fechas donde hicimos algo importante.

Es lindo que nos lo recuerden, así damos un “me gusta” a una publicación, enviamos mensaje y reconectamos con personas con las que no habíamos interactuado desde el cumpleaños pasado.

Pero, a veces, si no hay fecha “importante” que festejar, pues ni siquiera nos detemos a leer a los demás, ni “tenemos tiempo” ni “nos damos tiempo” para seguir conectando.

Por eso hoy, yo quiero celebrar todo aquello que hacemos y no publicamos. Todo aquello que publicamos de nuestras vidas personales pero las redes sociales no lo integran a su algoritmo de recordatorios.

Hoy vamos a celebrar a:

  1. Los que madrugan para ganarle al tráfico sin llegar tarde a sus trabajos.
  2. Los que estudiaron sin regaños para el examen
  3. Los señores ya mayores que empacan las bolsas del super en las tiendas.
  4. Los activistas que quieren ver cambios en la sociedad
  5. Los médicos que salvan vidas (ó hacen todo lo posible por hacerlo)
  6. Los que esconden una tremenda depresión tras una sonrisa
  7. Los que buscan la manera de cooperar con movimientos altruistas
  8. Los poetas que enamoran a sus lectores y no lo saben
  9. Los que van al gimnasio, estan a dieta y nadie sabe
  10. Los que tienen un problema mayor y lo solucionan como pueden sin victimizarse
  11. Los que frenan una crítica y no le atizan
  12. Los que defienden al débil
  13. Los matrimonios que siguen juntos a pesar de todos saber que es un camino difícil
  14. Los besos sinceros
  15. Las frases candentes que ruborizan
  16. La nieve de nuez
  17. Los amigos que están pase lo que pase
  18. Las amistades de larga distancia que añoran verse en persona
  19. La primer taza de café
  20. El olor de jabón al darse un regaderazo
  21. Los que te hacen reír
  22. Los aviones que acortan distancias
  23. La juventud y su energía
  24. Los abrazos de tus seres queridos
  25. Las enseñanzas del pasado
  26. Los diccionarios
  27. La combinación de sabores de un buen merlot ó malbec
  28. La furia del mar… la calma del mar
  29. Los días de lluvia con sol
  30. Los labios rojos
  31. La cartera con dinero
  32. La salud
  33. La ayuda de un hermano con la tarea del hermano menor
  34. Los días asuetos
  35. Los superhéroes sin capa
  36. Los perfumes clásicos
  37. La cara de un perro que ama a su dueño
  38. La ayuda al prójimo que hiciste y nadie se enteró
  39. Los que cuidan a adultos mayores enfermos con una sonrisa
  40. Los padres de familia que enseñan a pensar a los hijos y no sólo seguir reglas
  41. Las sorpresas hermosas que te da la vida
  42. La almohada favorita de tu cama
  43. La manera que tus manos se van pareciendo a las de tu abuela
  44. La canción con la que te acuerdas del amor de tu vida
  45. La gracia de saber decirle adiós al pasado
  46. La música y todos los que la crean
  47. La mujer que sufre sin llorar
  48. Las series españolas
  49. Los placeres
  50. Las pinturas hermosas que nunca llegaron a un museo
  51. Las lecturas
  52. Las cervezas artesanales fuertes
  53. La confusión de un sueño con un recuerdo
  54. La perseverancia de un padre de familia por trabajar y salir adelante
  55. La empatía sin exigencias
  56. Los correos electrónicos
  57. La velocidad de los minutos
  58. Los amuletos de la suerte
  59. Las puertas rojas en las casas
  60. Los lentes de sol
  61. Las velas de olores
  62. La madre que hizo todo pero nadie le dijo “gracias”
  63. Los planes de familia
  64. Los reencuentros con seres queridos
  65. Las tortillas de harina
  66. Los vientos tibios
  67. Las botas
  68. La poca necesidad de lo material
  69. Las maletas que giran
  70. Los Beatles
  71. Las naranjas rojas
  72. Los dulces mexicanos
  73. Los viajes a lugares desconocidos
  74. Las oportunidades tomadas
  75. La valentía de decir SI ó NO
  76. Los mercados sobreruedas
  77. Las almas gitanas
  78. Las recetas de la familia
  79. Los que siempre son positivos
  80. Los amaneceres y atardeceres
  81. Las llaves extras
  82. Los que saben cambiar una llanta
  83. Los meseros eficientes
  84. Los que hacen favores sin pedir nada a cambio
  85. Las rifas por una buena causa
  86. Los emprendedores de negocios
  87. Los audifonos inalámbricos
  88. Los zapatos de tacón
  89. Los diferentes acentos al hablar castellano
  90. Las rosas de todos colores
  91. Los hijos que nos respetan
  92. Los sueños cumplidos
  93. Los cierres de velcro
  94. Los bailes antiguos
  95. La arena en los pies descalzos
  96. Los pensamientos secretos
  97. Los que estan logrando productos reciclables
  98. Los medios de comunicación
  99. Los que piensan antes de hablar
  100. Los calcetines que no se perdieron en la secadora

100 cosas simples que nunca celebramos y que si leen cada una estarán de acuerdo que todas son buenas.

¿Cuáles más se te ocurren?

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

Eres Enemiga

Mariana terminaba de levantar todos los juguetes tirados por toda la casa. Estaba muy cansada pero al fin estaban dormidos los niños.

Sus piernas le dolían mucho. Había comenzado a correr de nuevo y su cuerpo ya no era el de antes.

Alejandro, su marido, no llegaría temprano a casa. Otra vez. El despacho lo estaba acabando con tanto trabajo pero al final era por el bien de su familia.

Mariana iba a su recámara y sacaba un cuaderno y pluma del cajón junto a su cama. Se acomodaba en las almohadas y comenzaba a dibujar rueditas y triangulitos mientras pensaba y pensaba. Su mente necesitaba una distracción ó se iba a volver loca. Algo no andaba bien con Alejandro pero no podía realmente confirmar lo que imaginaba.

“Necesito escribir”, suspiraba Mariana en lo que dejaba su pluma y cerebro conectar con la imaginación.

Tomaba de nuevo el cuaderno y comenzaba a escribir una carta:

Querida,

Aléjate de mi. Deja de hacerme tanto daño. Me tienes acabada. Todos los días despierto para entender qué me harás.

Por más que quiero alejarte de mí, no puedo. 

Trato de explicarte todos los días que no soy fea como dices.

Por más que me arreglo y me pongo guapa, encuentras algo malo en mí y no descansas hasta convencerme que soy fea. 

Te digo también que a veces me canso mucho pero lo único que haces es decirme que mi cansancio se debe a que no soy joven ni activa como antes. Por eso comencé a correr, para demostrarte que puedo.

Criticas mi comida, mi sazón insípido. 

Me comparas con mis amigas, con mis comadres, con mi familia. Para ti siempre soy menos que todos. 

Yo todavía no entiendo porque no me puedo defender de tí. 

Y trato.

Pienso qué más hacer para que ya no me critiques ni trates mal. 

Luego metes a mis hijos en esto. Para ti nunca voy a ser una buena madre. Me culpas de todos los errores de mis hijos, de su comportamiento, de todo lo malo que les suceda.

Nunca me alabas por lo bueno que hago por ellos, como si no tuviera derecho a festejar sus triunfos. No me dejas hacerlo.

Deja de criticar mi piel, mi sobrepeso ligero, mis arrugas. No seas tan cruel conmigo cuando ves que las canas reaparecen a los 5 días de ir al salón de belleza.

No sé cómo complacerte. Me siento culpable cuando compro algo para mi porque no lo apruebas. No debo comprarme nada. 

Me haces dudar de toda mi inteligencia cuando estoy presentando un proyecto con mi jefe. Me detengo a analizar si lo que estoy diciendo está bien porque siento que me estás viendo para criticarme. 

No me dejas disfrutar a mi esposo porque siempre estás intentando hacerme sentir no merecedora de su cariño. 

Me echas la culpa de que por eso el casi no está en casa, prefiere el trabajo a su familia. No es mi culpa, siempre estoy aqui, cuando puedo.

Pero tu me culpas de que no esté. 

Me cansas mucho. Quiero que guardes silencio. Quiero cerrar los ojos y que al abrirlos ya no me vuelvas a molestar más.

 Te pido que me dejes ser feliz. 

A pesar de todo esto, yo te quiero.

Con cariño,

Mariana

 

“Cualquiera que lea esta carta dirá que estoy loca”, decía Mariana a sí misma mientras trozaba la hoja del cuaderno y la rompía. 

“Escribiendo a mi peor enemiga la cual soy yo misma”… suspiraba Mariana.

Mariana se desahogaba con ella misma. Necesitaba encontrar culpables de su desdicha, su depresión. 

Se distraía escribiendo y destruyendo lo escrito en cuanto lo terminaba. 

Era ya un ritual antes de dormir. 

Eso la relajaba. Era un juego mental para confundir sus pensamientos y lograr descansar.

Era la distracción perfecta para no aceptar lo que ya sabía como mujer.

Alejandro la iba a dejar muy pronto.

leaving

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

IX

Nueve años.

Como cada enero, WordPress me recuerda la fecha exacta en la que comencé este blog. Eso fue en enero del 2011.

81990879_470088953688991_4260754948024696832_n

No puedo creer que comencé a escribir cuando apenas tenía 38 años. Siento que tengo poco escribiendo y sin embargo pensar en mis 38 años me hace viajar hacia otra dimensión, un pasado tan surreal que casi pudiera jurar que lo imaginé todo.

No me mal interpreten, mi pasado me gusta. Pero soy tan distinta a aquella persona ingenua y simple. Si soy otra y tal vez eso no sea tan malo.

Ni siquiera sé porqué comencé un blog. ¿Sería por egocentrismo? Eso me han dicho. Nadie escribe tanto de sí mismo salvo que sea una persona egocentrista. No creo ser egocentrista, es decir, no me siento con las suficientes cualidades como para querer presumirme.

Creo que escribía en ese tiempo como una manera de escapar de mi realidad. Era la única manera que sentía que mínimo 1 persona en el mundo iba a leer ‘entre líneas’ mi subconsciente.

Pero, al final, ese es el fin de escribir. Ver la interpretación que cada uno le dará a mis palabras. Unos me entienden perfecto. Otros se imaginan que soy otra. Y las dos cosas están bien. La magia de lo escrito es la que le quiera dar el lector.

Me puse a ver cada año los blogs. Tengo unos muy buenos que hasta yo me vuelvo a sorprender al leerlos. Tengo unos tristes y oscuros. Tengo unos tan llenos de metáforas que confundo al lector entre lo que fue y lo que imaginé.

Unos han gustado más que otros. Pero cada uno lo he escrito desde el corazón, aún aquellos que hice a última hora por perder la noción del tiempo.

Me leen en muchos países y eso me da mucho gusto. Se siente raro el estar tan expuesta pero al final todos lo estamos con las redes sociales.

81209594_644207166119212_2408741324590153728_n

 

Al final de cuentas, en esta foto se ve tan pequeño el mundo. 🙂

Resumen por año:

2011.

EL MAS LEIDO: “¿Porqué comí?” (hablo de mi bulimia cuando era jovencita)

MIS FAVORITOS: “El Síndrome de Chabelo” (no nos queremos hacer viejos los de la generación X); “La chamarra del closet” (amistades olvidadas); “..no es malo estar triste..” (casi creo que DISNEY PIXAR tomó mi blog y lo hizo película “Inside Out”, que conste que a mi se me ocurrió primero el blog 😉 )

EL MENOS LEIDO: “Sólo cenizas quedan” (donde reflexiono acerca del principio de Cuaresma sin meterme en temas de religión)

2012.

EL MAS LEIDO: “Estar alertas” (escribo acerca de lo fácil que es que te secuestren)

MIS FAVORITOS: “El año bisiesto” (dedicado a la muerte que me marcó la vida, la de mi tía Norma); “El asterisco” (Cuando me quemé el cabello por no leer el asterisco del tratamiento casero); “Inspirados mejor que expirados” (todos mis amigos me inspiraron a hacer este blog)

EL MENOS LEIDO: “Vete” (reflexión de una mujer. A mi me gustó pero no se porque no fue muy leído)

2013.

EL MAS LEIDO: “Nos quieren, pero…” (hablo de la misoginia y como me afecta)

MIS FAVORITOS: “Escribe borracho, edita sobrio” (un blog escrito mientras tomaba vino y lo publiqué sin editarlo mucho); “Las fichas de Poker” (como armamos ó desarmamos a nuestros hijos); “Julieta” (un homenaje a Julieta Sánchez, amiga y fan del blog que falleció); “Los Tenis Rojo” (una enseñanza de la importancia de tener fe)

EL MENOS LEIDO: “Texas Giant, la montaña rusa” (una experiencia en un parque de diversiones en Texas)

2014.

EL MAS LEIDO: “Yayo y el CRIT” (un homenaje a mi sobrino Yayo y su experiencia en el CRIT TELETON TELEVISA)

MIS FAVORITOS: “Carta a mi hija Luisa Fernanda” (mi hija cumple 15 y le escribo); “Pink Power” (sobre la experiencia de ayudar a Martin Gavica y su proyecto de ayudar el cancer de mama); “La Paleta Tutsi Pop” (Hice el experimento de cuántas chupadas a la paleta para llegar al centro); “El Experimento Smiley Face” (Hice sonreír a muchos y me reencontré con personas que he amado toda la vida)

EL MENOS LEIDO: “El granito en la nariz” (ni al caso este blog, a nadie le importa una espinilla de mi nariz)

2015.

EL MAS LEIDO: “Wicked (¿asi naces ó te haces?)” (Uso mi experiencia de ver la obra de Broadway WICKED con algunos pensamientos)

MIS FAVORITOS: “¿Hookah ó no Hookah?” (mi opinión acerca de los cigarros de vapor y como pueden ver que predije los daños que ocasionarían); “Magaly” (la mujer de Guatemala que cambió mi vida); “Contrastes” (mi viaje a New York y Washington DC)

EL MENOS LEIDO: “Juego de ajedrez” (a mi me encantó pero no fue muy leído)

2016.

EL MAS LEIDO: “Carta a la Familia Paz Ayala” (dió la vuelta al mundo mi defensa a #ladycoralina)

MIS FAVORITOS: “Zulema Cassandra Andrade” (cuando usaron mis fotos y perfil para robar mi identidad); “Las sábanas” (este blog me hace llorar cuando lo leo); “La Señora de las Uñas” (la historia de una persona que conocí poniéndome uñas)

EL MENOS LEIDO: “La Rumorosa de Noche” (una aventura con mi hermana en la peligrosa carretera)

2017.

EL MAS LEIDO: “Por 13 razones (Thirteen reasons why)” (mi opinión acerca de esta serie en NETFLIX que habla del suicidio)

MIS FAVORITOS: “Seguimiento” (Mi experiencia de visitar la cárcel de mujeres mientras andaba de misionera católica en Texas); “La Despedida Emotiva” (decirle adiós a toda una vida en El Paso); “El Tope de Cibuta” (un viaje maravilloso a Hermosillo, Sonora)

EL MENOS LEIDO: “La Esperanza de Kassy” (mi participación en el guión de una película inspirada en el suicidio de una mujer embarazada)

2018.

EL MAS LEIDO: “Pink Tax” (blog sobre como los productos de mujer aunque sean idénticos a los de los hombres nos cuestan más)

MIS FAVORITOS: “Quedo de Usted” (una carta sin dedicatoria donde me pongo a las órdenes de quién me necesite); “No son encuentros accidentales” ( todo el que toca nuestra vida tiene su propósito); “Agarra aire” (el blog de los 70 años de mi tia)

EL MENOS LEIDO: “El refractar de la luz” (una manera diferente de ver los premios Oscar)

2019.

EL MAS LEIDO: “Eres Romántica” (Una historia de Mariana Eres, personaje ficticio que nació en mi imaginación y que seguirán leyendo acerca de ella, una mujer sin epoca, de todas las edades y en todas las situaciones que podemos vivir en nuestra existencia)

MIS FAVORITOS: “Dos años” (Cumplí dos años de vivir en San Diego): “Pink Glitter” (movimiento feminista y mi opinión): “Se solicita señorita” (las desventajas de pedir trabajo a mi edad)

EL MENOS LEIDO: “Toda Hongo” (andar sola, y luego que muy poco lo lean, jajajaja. La ironía)

2020.

Vamos a ver que nos trae este año. Me estoy inspirando a ver si me descubren. No es por sangrona ni presumida pero creo que soy un talento que no han descubierto.

🙂

0652a7113e7c7331d3f97a4ee58e80a1

GRACIAS POR ESTOS 9 AÑOS.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

81977863_2213247648981820_2354973380630806528_n (1)

 

Falta de Aire

Me falta el aire.

Una expresión que usamos con mucha frecuencia.

A veces la sentimos cuando el que nos gusta nos manda un mensajito inesperado.

A veces se nos va el aire de un susto que nos pudimos dar.

Tambien nos falta aire cuando estamos estresados.

Ahora bien, esa falta de aire es muy mental.

A mi me faltó el aire físicamente.

Resulta que por ignorar un resfriadito mis pulmones se cerraron y me dió un tipo de broncoespasmos que me dolieron hasta el alma.

Cuando me enfermo, soy la peor paciente porque gracias a Dios soy muy sana (ó muy fuerte porque el reposo no existe en mi vida y paso los malestares corriendo por el día).

Desde que me sentía “rara” supe que no iba a ser un resfriadito de Nyquil. Mi cuerpo me indicaba que algo más se avecinaba pero no le hice caso. Seguí descalza por la casa, no me abrigué, no dejé de tomarme uno que otro vinito (las últimas de tantas fiestas).

La noche del 31 me ahogué sin chiste con un vaso de agua porque al tomármelo, mi hijo dijo algo que me dió mucha risa y “se me fue chueco” porque solté la carcajada.

Tuve que salir al baño porque no podía dejar de toser y ya saben, el maquillaje corrido, los ojos a reventar y la necesidad de agarrar un kleenex para ver si podía agarrar aire.

No se si eso provocó la gravedad de mi futura tos ó ya era parte de que mis bronquios iban a fallarme.

Regresé a la mesa con los ojos llorosos pero respiraba bien. La noche estuvo muy bonita con mi familia.

Los demás días sentía el cuerpo cortado, normal para cualquier resfriadito. Pero el viernes en la noche mi tos ya no me dejó dormir.

Una tos seca de foca y un dolor de garganta espantoso, como si tragara clavos y agujas. No tengo amígdalas entonces cualquier malestar se me queda pegado en las paredes de la garganta y duele mucho.

Ya me estaba para entonces automedicando jarabes de la tos, medicina para el resfriado, etc. Pero nada me quitaba la tos ni el dolor. Ni siquiera el Vicks Vaporub.

El sábado todo el día sin fuerzas y sin poder comer porque cualquier bocado me hacía toser.

Amanecí el domingo con poca fiebre, me dolían los ojos y esa sensación de andar como en otra dimensión que solo la fiebre provoca.

Nos fuimos a Mission Beach a ver el partido de Eagles vs Seahawks de la NFL a un lugar padrísimo llamado DRAFT. Mis hijos y yo llevamos a Jose Luis a comer alli porque ya se iba a regresar a Texas y mis hijos querían despedir a su papá en un lugar con todo lo que le gusta.

Mi error fue no llevarme suéter y mi blusa era delgada. Sí, San Diego tiene clima maravilloso todo el año pero en la noche baja el sol y el frío pega mucho, en especial a la orilla de la playa.

Comí con miedo ya que uno no sabe cuando va a atacar la tos. El juego lo disfrutamos mucho en pantallas del tamaño de toda una pared con una resolución increíble. He encontrado el mejor lugar para ver partidos!

Vimos el atardecer desde la mesa del restaurant y mi cuerpo me indicó que no estaba preparado para el frío.

Al salir, sentí el frío en mi espalda y mi cuerpo se lleno de escalofríos. Manejando podía sentir que tenía ya un poco de fiebre.

Esa madrugada, como a la 1am me despertó violentamente un ataque de tos imparable. No era tos normal, era mi cuerpo tratando de agarrar aire.

No era nuevo para mi esta sensación. En El Paso yo sufría mucho de bronquitis por alergias y resfriados pero tenía mas de 4 años que no me pasaba.

Sabía que mis bronquios estaban cerrados.

Literalmente pude sentir lo que era FALTA DE AIRE.

Es una desesperación no poder respirar, pero ese dolor intenso en el pecho y en ambos brazos por el esfuerzo de tu cuerpo por agarrar aire es insoportable.

La muerte por asfixia debe de ser horrible. Yo, que no estuve en peligro de muerte (al menos eso quiero creer para no traumarme) me traumé con esos SEGUNDOS sin poder respirar.

Ya que pasó la crisis, tomé agua y me mojé la cara y la nuca. Me dolía todo el cuerpo, en especial ambos brazos. Me sentía débil y con mucho sueño.

twinsfisch-GFKPATimbvM-unsplash

Traté de descansar un rato pero a las 7am otra vez otra crisis. Llorando del dolor decidí que era hora de ir al médico.

Me choca ir al médico porque entras a la clínica y como cuando llevas el carro a cambiar el aceite, los mecánicos comienzan a encontrar todas las fallas en el. Eso siento que pasa conmigo y los doctores. Una vez que te revisan comienzan a encontrar todos los defectos.

Se asombraron el doctor y enfermeras cuando les dije que tenía días asi. “Es muy doloroso”, me dijo el doctor.

“Que bueno que me lo dice, pensé que era yo la débil”, le dije.

Me explicaron que era bueno que haya ido al médico, descartaron pneumonía y no hay nada de infección.

“Fue viral”, me dijeron.

Ya con diagnóstico comprobado me fui a la Wal*Mart por mis medicinas en la farmacia. Estando allí ¿qué creen?

Si, otro ataque de tos en plena farmacia. Me metieron a un cubículo como aislada de la sociedad. Me pusieron una máscara como si fuera un foco de infección. La gente de la Wal*Mart se me quedaba viendo como “tuberculosa contagiosa”..

81407569_584261825470388_2538806725453021184_n

Siiii, la misma gente que no se baña y anda en pijamas todavía en plena tienda me veían como con asco. Las mamás tomaban de la mano a sus hijos para que no se acercaran a mi. Como leprosa pues.

Me dieron mi medicina, un coctel de drogas fuertes desde codeina hasta cortisona (pobre de mi hígado) y tuve que firmar mil documentos de que me estaban entregando tanta droga.

Tambien me dieron ambuterol en forma de inhalador, el cual ya había usado antes y sí me abría el pulmón.

82073792_463869424188295_6291524440303861760_n.jpg

Para la noche del lúnes me sentía mejor pero muy muy débil y decaída.

Débil porque la verdad me ha faltado dormir bien y toser es esquivalente a miles de abdominales.

¿Decaída?

Si, triste y decaída. Preocupada. Pensativa.

Es que según LOUISE HAY (su libro You can Heal Your Life) y mi amiga Laurelena LAOTSETUNG, cuando uno se enferma de los bronquios es depresión; de tos es querer gritarle al mundo que aquí estoy y enfermedades de pulmones es falta de ganas de vivir.

No creo que sea así, o tal vez muy en mi inconsciente todavía tengo muchas cosas que sanar, olvidar y soltar.

Por lo pronto, escribo este blog bajo el efecto de mucha droga que me hace respirar.. Espero que les haya gustado y que al primer síntoma de resfriado que sientan que “algo anda raro”, irse a checar al médico.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Por andar cantando victoria, recaí el martes en la tarde. 5 horas en la sala de emergencia del hospital más cercano de mi casa (la sala de ER del SHARP en Chula Vista se merece un blog entero).

Un insoportable dolor de cabeza que yo la verdad pensé que era una aneurisma me hizo decirles a mis hijos “vámonos al hospital”. Eso los asustó más porque creo que jamás en la vida les había dicho algo así, siempre esperaba a que se me pasara cualquier malestar pero ahora era diferente el dolor.

81847800_553399288842394_3816554518145925120_n

Me hicieron un CT-SCAN (metieron mi cerebro en un tubo de resonancia) y tambien la prueba de la influenza (la cual salió negativa).

El estudio dice que mi cerebro está en perfectas condiciones (aunque todos los que me leen creen lo contrario). Inflamación frontal por tanto toser (se me saltaron unas venitas del esfuerzo) y un caso de sinusitis esfenoidal de mil años sin atender, hoy por fin cobró factura.

Ya en casa, sin medicamento nuevo ni tratamiento nuevo. (no entiendo a veces al médico americano 😦 )

Es la 1am del día Miércoles, asi que me voy a dormir para publicar esto en unas horas.

Ugh. Creo que con este incidiente doy por iniciada mi vejez. 😉

Cosas que no escribí

¡Feliz año!

2020

(y me sigues leyendo)…

Hoy sólo escribiré algunas cosas que no publiqué (con ó sin dedicatoria) en el 2019…

  • José José sí me dolió que muriera pero me dolió más el chisme tercermundista de su funeral
  • No te dije que NO a ti, lo que pasa es que dije SI a mi misma
  • La gasolina me arruinó el presupuesto
  • El Océano Pacífico es mi mejor aliado
  • Un día eres jóven y el otro regañas igualito que tu mamá
  • Debo cuidar mi salud
  • El cine del 2019 estuvo muy bueno
  • No le entiendo al clima ni al calentamiento global
  • Caminar en las mañanas por los jardines me han mantenido viva tanto físico como emocionalmente
  • Mi amigo argentino me enseñó que no basta un LIKE en la publicación sino un COMENTARIO adicional (eso lo completa)
  • Hasta los superhéroes rompen corazones a mujeres maravillas
  • Ya no tengo miedo
  • No soy todo lo que escribo, soy todo lo que callo
  • Tengo una nueva obsesión por la salsa Tabasco (ya se, qué mal)
  • Ya no busquen pleitos por Facebook
  • Leí muy poco este año
  • No quiero hacer propósitos
  • Me duele la gente cercana que me critica a mis espaldas (en sus cafecitos). De frente. Háganlo de frente.
  • No voy a tener expectativas, especialmente de la gente que me falla cuando más la necesito
  • No se si sea buena mamá
  • Una sola taza de café después de las 7pm me quita el sueño
  • Tengo que tomar más vino y menos cerveza
  • Uno de mis propósitos del 2019 era aprender a tejer.. No lo cumplí
  • Tengo días que no se ni como le hice para levantarme de la cama
  • Tengo identificados a cada uno de mis contactos, quién siempre SI, quién se va a ir, quién NO, etc
  • Mi amiga Carolina me va a ayudar a Planear con un Propósito… 🙂
  • Debo callar más y opinar menos
  • Muy salada en todos los deportes
  • Ya uso lentes para leer
  • Quiero ver a mi amiga Maritza, reirme mucho y tomarme una cerveza. A mi amiga Marisa , desahogarme agusto y tomarme un tinto.
  • Muy buen bateo este 2019
  • Adicta a las tiendas de segunda
  • Me choca que me digan “boomer”
  • Aprendí a tomar distancia, como cuando te formaban en la primaria, de todo aquel que me quitó paz
  • Manejé muchas millas sin salir de la ciudad
  • El dinero cambia a las personas
  • La distancia es mi mejor amiga
  • La luna adivina mi pensamiento
  • Creo que soy libre
  • Gracias a Dios ya no tengo hijos en primaria ni grupos de whatsapp de mamás tóxicas
  • Me contradigo seguido
  • Ya ni me importa Trump
  • Me gusta andar despeinada pero con la boca muy pintada
  • ¿Mis planes? Esos ya no los platicaré
  • No me gusta la gente que abusa de los demás
  • Me vuelvo a sentir la Gina de 1995.

 

Muy feliz 2020… No es momento de “borrón y cuenta nueva” sino de seguir con todo lo que hemos avanzado para lograr metas.

Los quiero por leerme, por inspirarme y por ser parte de mi (al menos de lo que quiero que sepan de mi)

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

gina dewar copy copy

 

Feliz Navidad

Otra Navidad más.

Les deseo de todo corazón que a partir de hoy tengan todos los días el sentimiento de la Navidad.

  • Que despierten diariamente con ilusiones de ver que les amanece, tanto en lo profesional como en lo personal.

  • Que mínimo una vez a la semana preparen con amor una cena bonita con la familia.

  • Que se preocupen por andar aseados y arreglados para sentirse bien.

  • Que siempre tengan la paciencia en las filas de sus trámites y pendientes, como lo hacen en la fila del Costco para el pan tan equis.

    Que coseches recuerdos y los envuelvas como si fueran regalos

  • Que cada día regalen aunque sea los buenos días a los desconocidos

  • Que cada brindis sea con un propósito.

  • Que cuando veas a tu familia la abraces de verdad

  • Que disfrutes de la comida como si no te engordara ni hiciera daño

  • Que tus sueños iluminen tu vida como los arbolitos de Navidad.

  • Que cada problema que se les presente lo resuelvan como cuando te toca el regalo más chafa del intercambio.

  • Que creas como cuando eras niño. Cree en todo lo bonito que existe. Cree en tus planes, en tus decisiones, en tus consejeros.. Cree en tí.

Gracias por leerme, por comentar en mis publicaciones, por estar aquí.

Los quiero mucho.

Refugio

Cuando tengo un día lleno de sentimientos encontrados.

Cuando me siento mal.

Cuando quiero pensar

Cuando me estreso

Cuando me pasa algo bonito

Cuando quiero estar solita

Cuando no sé qué hacer.

Cuando critican mi manera de hacer mis cosas (trabajar, ser mamá, etc)

Cuando no me sale lo que he planeado con tanto tiempo

Cuando quiero soñar

Muchas ocasiones más…

Es cuando busco refugio (asilo, amparo)

A veces es una llamada a mi hermana ó a mi mamá.

A veces es convivir con mis hijos.

A veces es escribir y escribir y escribir hasta que me duelen mis ojos.

A veces es alguno de mis chats (con mis amigos más cercanos) que me hacen pensar ó reir.

Pero en muchas ocasiones es: mi cama

Sí, una tontería, pero últimamente me siento muy segura allí.

Literalmente me emociona la hora de dormir.

Un placer tonto tal vez, pero muy mío.

Es ese colchón que me abraza cada parte de mi cuerpo, son esas sábanas limpias y una sobrecama que huele a Suavitel amarillo (me gusta más que el azul ó el Downy).

Me gusta taparme toda, boca arriba, con los ojos cerrados y pensar, meditar, rezar, planear y escapar de cualquier cosa que me haya sucedido y no pueda resolver en el momento.

hayley-catherine-v5oafxFZQqc-unsplash

Así como yo encuentro un refugio en mi camita, me he dado cuenta que mucha gente  encuentra asilo en TWITTER.

Si a mi me dijeran “¿qué es lo que más miedo te da hoy en día?”, diría, sin pensarlo que Twitter.

Estando en mi refugio (cama), me puse a leer una conversación en esa red social. Una cosa te lleva a la otra y cuando menos piensas estás muy enganchada y enojada de la manera de pensar de algunos.

sara-kurfess-8Klz66m11hU-unsplash.jpg

Lo dejas ir, lo ignoras pero no deja de lastimarte algunas cosas que lees de gente que definitivamente no tiene sensibilidad para expresar lo que siente.

Ese ‘refugio’ falso que encuentra la juventud en perfiles anónimos para escupir el odio que le tienen a todo me da miedo y tristeza a la vez.

Me sentí muy mal al leer algunas cosas ofensivas para muchos. Arrebatan contra discapacitados, personas de color, por cultura, por estatus social y económico, etc.

No es la típica carrilla normal, es un verdadero ataque a temas delicados.

Yo creo que ha de ser muy triste ser valiente con otro nombre. Eso de insultar por medio de un perfil falso porque no eres capaz de ser tu mismo a la hora de opinar es más feo que si lo hicieras de frente.

No es experiencia personal (No me vayan a escribir diciendo que no me afecte, que ignore a las personas, que cada quién), simple y sencillamente yo no logro entender porque el mundo tiene tanto odio al prójimo.

Estos “haters” que se apodan ellos mismos, con orgullo portan el título de personas que ODIAN todo.

No se vale que uno esté haciendo todo lo que hay a la mano para encontrar la paz espiritual y mental y hay otros que se dedican a meter cizaña de toda situación.

El Twitter es un escusado de opiniones, una arma de dos filos, una red social donde es mejor volar bajo el radar que comentar e involucarte en un espiral de opiniones donde al final del día te va a tocar una buena pedrada y descalabrada. Pero es adictivo.

No sé cómo el odio puede ser un refugio para una persona con problemas, pero pues tambien lo es el alcohol y las drogas.

jon-tyson-IYtVtgXw72M-unsplash

En fin, hoy es un día que no quiero salir de mi REFUGIO (así se llamará mi camita de hoy en adelante). Primero, porque tengo frío; Segundo, porque tengo sueño y Tercero porque tengo muchas cosas que enfrentar el día de hoy… (como para empezar que no me acordaba que hoy es MIERCOLES).

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂