La Fórmula

Andaba en la VONS, comprando un mandadito para mi casa. Lo básico, café, huevo, ensaladas de esas en paquete, pan, queso, carne (porque es la mejor la de allí), unos vinitos y jabón para lavar los platos.

En frente de mi estaba una señora con una carreta llena de mandado. Me gusta ver lo que llevan y hace algunos años escribí el blog ” https://ginadewar.com/2011/05/25/dime-que-compras-y/ ” … por lo mismo.

En esta ocasión, la situación era diferente. La señora tenía cara de cansancio y más con los niños gritando y echando chocolates y chicles al carrito.

Comienza el pitido “pi, pi, pi, pi” cada que pasaba la cajera el artículo por el escáner. En eso llega el turno de escanear un bote grande de fórmula Enfamil para bebés. No pasaba. No sabía la cajera si era porque no lo leía ó que.

Para mi suerte prenden el foco rojo la cajera para llamar al supervisor de cajas a auxiliarla. Yo, como casi no soy metiche, me acerqué para escuchar mejor.

“No pasa este artículo. Ya lo busqué manualmente y no sale nada”, le explicaba la cajera al supervisor.

La señora tenía cara de angustia, de miedo, esperando respuesta de los de VONS.

“Ese artículo no se puede vender. Está restringido, en “recall”, hasta nuevo aviso”, explicaba el supervisor.

Yo, sin que nadie me metiera a la plática, pensé en voz alta, “¿Pero porqué? ¿qué tiene la fórmula de bebé?”

Como pudieron me explicaron que hacía unas semanas había salido contaminada la fórmula para bebés con una bacteria que había matado a 4 en diferentes partes del país. Ahora estaban los supermercados escondiendo la fórmula y racionándola para que la gente no comprara con pánico como con el papel del baño en el 2020.

La bacteria es Cronobacter y causa en los infantes (menores de 12 meses) un tipo de meningitis y si se complica, la muerte.

La señora se fue con sus hijos, su mandado y una cara de preocupación que nunca voy a olvidar.

Me puse en lugar de todos aquellos padres de familia que tienen bebés. Ahora en Estados Unidos hay una escasez enorme de fórmula (en polvo) para bebé. No hay como alimentarlos ya que solo hay unos pocos días despues de dar a luz para que se prenda la lactancia materna. Muchas mamás ya no pueden lactar.

Otros bebés necesitan fórmulas especiales por problemas digestivos y hoy en día es muy difícil encontrar.

Estan encontrando fórmula en linea, las que pueden comprar con tarjetas de crédito, a precios muy elevados, casi 500% más caro.

¿Cómo es posible que el país más disque wow del mundo no pueda alimentar a sus bebés?

Surgieron las miles de conspiraciones acerca del porqué estaba pasando esto. Tal vez era una manera de controlar la población. O a lo mejor era para avalar el aborto diciendo que no hay como alimentar a los infantes. Que si es culpa de Biden, que si es culpa de Trump. A Biden lo acusan de mandar fórmula a los niños indocumentados y a Trump de truncar los tratados comerciales que no permiten pedir leche NAN (por ejemplo) a México sin tarifas caras, además de todas las trabas que pone la FDA (Administración de alimentos y drogas).

Otra teoría es que, al mismo tiempo que se escaseó la fórmula, Bill Gates anuncia una nueva “leche materna” para bebés creada por sus propias compañías. No hay pruebas para acusarlo pero pues los que traen todas esas teorías de conspiraciones no lo dejan en paz.

Sea lo que sea, da miedo tener bebés en estos tiempos. Yo si soy testigo de que hay artículos que se están escaseando pero no me pasa nada cambiar de marca ó de tipo de aderezo (por ejemplo), a tener que alimentar a un bebé con ¿ahora qué? ¿Leche de vaca? ¿Leche de soya? ¿Y las alergias? ¿Cómo se si se estan vitaminando?

Tal vez la receta de mi abuela: Leche de clavel, miel Karo y poca avena… (al menos eso me decía), que ahora en día va en contra de todos los nutriólgos los ayudaría a crecer como los niños de antes. Jajajaja.

No queda más que estar pendientes de cómo va a terminar todo esto. Da miedo si acaso son los altos mandos y millonarios los que están jugando con cosas así.

Nos hemos vuelto frágiles a las decisiones de unos cuantos.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Los 500 de 50

El blog de esta semana no podía ser de otra cosa que no fuera la fiesta espectacular que tuvimos el sábado pasado en la Plaza Calafia.

Hace un año exactamente, mi teléfono se saturaba de llamadas perdidas, de recaditos por messenger y mensajes. Era el Rury Medina, un amigo de la secundaria pero con el que había coincidido poco durante mi vida hasta que nos reencontramos en la boda de nuestra amiga Laurelena.

“¡Qué miedo! ¿Porque la insistencia?”, pensaba cuando veía los mensajes de Rury. Pensé que a lo mejor quería invertir en una casa en San Diego y le marqué.

Para no hacerles el cuento largo, me invitaba a formar parte de los organizadores de una fiesta masiva de personas de la generación porque estamos a punto de ó acaban de cumplir los 50 años.

Me dijo que dentro de los organizadores estaban tambien Laura Tristan, Chucho Romo y Marco Mendoza (+) , quien durante la organización se nos murió por complicaciones de Covid.

Inmediatamente comenzamos a platicar todos en un grupo de Whatsapp y la planeación comenzó. Definir fecha, definir concepto, definir lugar.

Se alegaba el ¿dónde? y el ¿cuándo? y coincidimos que nos podíamos aventar la fiesta en la Plaza Calafia (aún arriesgados de que cambiaran los protocolos de seguridad por la pandemia) y tenía que ser en mayo para que no hiciera tanto calor y no fuera a finales de año para que los de 1971 se sintieran aún festejados.

La idea original era muy buena. 50 cumpleañeros, cada uno tendría una mesa de 10 personas y en total seríamos 500. Era el mismo patrón que se sigue en los bailes de debutantes ó de graduaciones donde todos los gastos se dividen por mesa.

Escoger la comida, escoger la música, el grupo, el dj, la barra libre y la decoración. Los permisos de alcoholes, de la plaza por parte del municipio, y encajar el cuchillo en el zacate para que tuvieramos un clima perfecto.

Jaime Carbó, uno de los cincuentones y artista muy famoso, nos diseñó la invitación donde estaba la Plaza Calafia con los monos de moda simbolizando a los cumpleañeros.

¿A quién invitaríamos? ¿El costo? Los pendientes se iban sumando pero la emoción nos hacía seguir adelante. En el trayecto nuestro 5to fantástico (Marco Mendoza) organizador se nos enferma de Covid y muere el 29 de octubre del 2021. Fue un golpe horrible a todos como generación y en especial para nuestro Rury, capitán de todo este pachangón.

Una semana despues, se nos va de este mundo Alejandro Gudiño, el 3 de noviembre de 2021. Otro golpe duro en especial para nuestro Chucho Romo.

Dejamos de planear y de seguir adelante por luto, respeto y porque venían las fechas decembrinas.

Ya teníamos un grupo en Facebook llamado “50 de 50”. Las preguntas comenzaban y en enero supimos que ya era hora de comenzar a platicarles mas a todos acerca de la fiesta.

Se decidió la cantidad de $1000 pesos por persona para tener un presupuesto de medio millón de pesos para el party. Yo, como buena administradora y conocedora de costos, me preocupaba la cifra porque la creía baja para todo lo que se pensaba hacer.

La Laura y el Chucho pensaban igual pero nuestro Rury siempre nos decía “ustedes no se preocupen”, y le hacíamos caso.

Se lanza en febrero el primer aviso en el grupo de como sería la dinámica. No se en que momento el party se salió de control y en lugar de ser un festejado por mesa, eran 10 festejados por mesa.

El party de “50 de 50” se convirtió en el party de “500 de 50” y creo que fue lo mejor que pudo pasarnos.

La venta de mesas comenzaba, los proveedores comenzaban a pedir los adelantos y los depósitos y cuando menos lo pensamos se nos llegó el 7 de mayo del 2022.

Debo de confesarles que ese día me sentía especial. Como si fuera la protagonista de algo que simplemente soñaba que pasara.

Ver a la gente llegar super puntual (primer síntoma de los cincuentones jajaja) con una sonrisota me contagiaban.

Llegaban con hieleras, botanas, sin hijos ni padres, solo generación X como si fuera todavía 1989.

Unos llegaban elegantísimos, otros deportivos, otros en chanclas pero todos con esa sonrisota de oreja a oreja.

Lo más escuchado esa noche fue “¡Eeeey, qué gustazo verte en persona!” y los muchachos se saludaban con el “¡Quiubo cabrón, qué gustoooo!”… además de que nos decían a los organizadores “¡qué padre fiesta!”

Los tacos rindieron y estaban delicosos (dicen, porque no los probé). Las paletas de hielo en el carrito, las botanas de cada mesa y los meseros que no pararon en todas las horas hicieron de la fiesta algo espectacular.

Tuvimos la dicha de que Tuti Gracia nos grabara un cover de la canción FOREVER YOUNG para el video que ibamos a transmitir (fotos de recuerdos de nuestra juventud), fotos de los amigos que se nos adelantaron y además pudimos agregar un audio y video de nuestro Alex Gudiño festejando a Victor Aldrete pero la felicitación parecía hecha para todos nosotros.

El grupo NO-C comenzaba la fiesta con música en vivo, con un talento inigualable de hacer covers casi idénticos a los grupos originales. La combinación de voces y sonidos así con el playlist excelente nos amenizaron hasta la madrugada.

Nuestro DJ Fausto Barrios nos transportó a los 80s con sus videos y música seleccionada especialmente para nosotros.

Nos desconectamos todos, por unas horas, de nuestra realidad. Ese día fuimos aquellos jóvenes llenos de sueños y planes. Fuimos otra vez aquellos niños que se creían adultos y que se morían por ser grandes.

Bailamos, nos abrazamos y quizá hasta lloramos de emoción de haber podido estar allí esa noche, después de tantos años, después de una pandemia que nos llenó de miedo, después de tantas cosas, pudimos reunirnos y festejar no sólo cumplir los 50 juntos, sino celebramos el simple hecho de estar vivos.

Quiero agradecer a Laura Tristán su chispa, su manera de ver la vida, su inteligencia tan única y su manera de hacernos reír durante todo este año de planeación. Te quiero mucho mi Laurita.

Chucho Romo, mi Chuchito lo bolsearon, gracias por tu sencillez y tu seriedad en algunos aspectos de la planeación. Gracias por esos saludos al grupo en la mañana y por que siempre nos leías y nos dabas un orden. Eres simplemente espectacular y te quiero mucho.

Rury Medina, gracias por haber pensado en mi cuando se te ocurrió esta locura. Gracias por enseñarme que los sueños se cumplen si uno se lo propone. Gracias porque nos enseñaste a todos a tener fe de que las cosas salen bien y te estaré eternamente agradecida como este sueño tuyo nos lo compartiste y nos dijiste que era nuestro tambien. Te quiero mucho y ya no me das miedo como en la secundaria.

Les dejo un video donde pueden ver las caras de felicidad de todos…. solo me resta decirles “Se tiene que repetir” y ¡gracias a todos los que creyeron en esto!

Nos vemos el PROXIMO MIERCOLES 🙂

Cualidades y Defectos

Ahora que estoy a punto de cumplir 50, me puse a analizar un poco mis cualidades y mis defectos. Llego a la conclusión de que lo que antes yo consideraba una cualidad ahora a mi edad se puede considerar un defecto. Por ejemplo:

  • Antes, de niña y de jovencita, una de mis mayores cualidades era la OBEDIENCIA. Obedecía a mis padres, a mis maestros, lo que me dictaba la religión e incluso obedecía a mis amistades y posteriormente a mi pareja. Sí, ANTES eso era una cualidad muy linda en una mujer. Pero, HOY para mi eso puede ser un defecto. Si yo ahorita me pongo a obedecer a todo el mundo, seguiré viviendo para todos menos para mi. Es muy cansada la obediencia, es muy sacrificada y es por eso una cualidad que se convierte en defecto si se abusa de ella.
  • Antes, la cualidad de ser COMUNICATIVA era algo que me distinguía. Me buscaban para platicar porque el tema nunca se acababa. HOY en día, mi mayor defecto es ese. Cuando tengo que escuchar me pongo a adivinar lo que me quieren decir y llega un momento en que la verdad molesto. Tengo que aprender a escuchar sin responder. Callada y atenta.
  • De joven me gustaba conocer mucha gente y se me facilitaba hacerlo. Mi cualidad de lograr hacer amistades casi de inmediato era algo que muchos me reconocían. Hoy lo siento como un DEFECTO y me he hecho más cuidadosa de a quién dejo entrar a mi vida y quien nunca volverá.
  • Antes mis mayores cualidades era que me portaba bien, era prudente, sensata y amable. Hoy soy todo lo contrario y sinceramente creo que no es defecto a mi edad.

Las necesidades de uno van cambiando. Vamos evolucionando y modificando nuestra manera de ver la vida. A veces por los golpes que esta misma nos da es que decidimos ajustarnos para salir adelante.

Casi tengo 50 y quisiera haber tenido este pensamiento hace 30 años. Creo que mi vida hubiera sido muy diferente. No estoy diciendo que mejor, solo que diferente.

Hoy no me da miedo aceptar que tengo muchas cosas malas en mi vida, en mi manera de actuar, pensar y de autocriticarme. No pasa nada porque estoy consciente de ello.

No me da miedo aceptar mi realidad y eliminar de mi vida a quienes me quieran obligar a ser algo que no soy.

Soy más realista que soñadora aunque todas las noches cierro los ojos con la esperanza de verme envuelta en una irrealidad mágica que me hará sonreír en mi más profundo sueño.

Sigo batallando con mi auto-estima ya que la que puso la vara alta fui yo misma. Soy mi peor crítico.

Me gusta hacer reír a la gente, me gusta reirme de mi misma y me encanta encontrarme con personas que me siguen la corriente sin planes.

Me siguen enamorando las palabras, quizá por eso me gusta usarlas para escribir mi terapia semanal con este blog. Quisiera leer más y escribir menos.

Voy rumbo a los 50 y hay algo que no cambia desde que nací: tengo miedo del futuro porque ni siquiera se si lo voy a ver y me choca no saber.

Voy rumbo a los 50, con la mentalidad de 30, corazón de 10 y achaques de 90… y lo mejor es que todos mis amigos estamos en las mismas, por eso cumplirlos se convierte en algo maravilloso y bendecido.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

¿Dónde Es?

Con todas las noticias de la niña asesinada en Nuevo León y el recordatorio de que vivimos en un mundo donde las mujeres peligramos, traigo en mi mente una pregunta que ronda y ronda en ella. ¿Dónde se convierte un niño en una persona mala?

He leído un sinfín de noticias, teorías, relatos de cómo sucedieron los hechos. No quiero politizarlo ni decir quién es el culpable. Olvida un poco el querer culpar a los gobiernos y a la inseguridad del país. No me gusta opinar de lo que no conozco pero tambien confieso que me puso a pensar mi responsabilidad como madre de un hijo hombre ya.

Mi hijo Coco no me va a dejar mentir que desde que vi lo que le pasó a esta niña Debanhi Escobar no he dejado de darle lata con consejos como:

“Siempre acompaña a una niña a su carro”;

“Nunca le des miedo a una mujer”;

“Respeta siempre lo que ella diga”;

“Si ves que a una niña se le pasan las copas y se emborracha, pide ayuda y cuídala”, etc.

Desde que yo tengo uso de razón, da miedo ser niña.

Nos dicen tanto que nos pueden dañar, que no nos vayamos solas, que cuidado con andar en lo oscuro, que no confiemos ni en nuestros mejores amigos y que siempre estemos alertas porque nos quieren hacer algo.

Ahora como mujer de casi 50, mi miedo se ha modificado un poco. Me da miedo mi hija Luisa Fernanda y su manera de viajar tan a gusto pensando que nunca nada le puede pasar. Pero mi miedo importante es saber si hice un buen trabajo en criar a un buen hombre para este mundo con mi hijo Coco.

¿Dónde están las madres de los violadores y asesinos? No todos son huérfanos ni abandonados. No todos son drogadictos ni enfermos mentales. A veces, ó muchas veces, el agresor está tan cerca que bajamos la guardia.

¿Dónde se hace un hijo un hombre malo que lastima a mujeres? Quisiera poder entender el momento justo en el que un niño se “malea” y se convierte en un peligro.

Me duelen los asesinatos de mujeres. Me duele ver las caras de esas madres que a pesar del dolor que traen, las castiga la ley por destruir edificios. A mi si me matan a una de mis mujeres y nadie me dice nada de su asesinato, quemo la ciudad entera.

Pienso en los agresores. ¿Dónde fallamos como sociedad para permitir que un niño crezca a ser un monstruo? Me duele mi sociedad, mi mundo.

Me duele tener que ver publicaciones en las redes sociales de que si alguna niña necesita algo estamos para ellas. Me duele tener que poner en mi perfil alguna foto mía en blanco y negro para recordarle a todos que no me deben de lastimar porque soy mujer.

Ahora entiendo las caras de pánico de los padres cuando en una fiesta de revelación de género de un bebé ven ese humo rosa en lugar de azul. Esos padres saben que nunca van a volver a estar tranquilos en un mundo donde su niña peligra mucho más que cualquier cosa.

Este mundo debería pintarse siempre de rosa y no con esos listones negros por doquier.

¿Porqué no nos cuidan? 😦

¿Dónde es precisamente cuando perdemos eso?

Aún así, si tuviera que volver a nacer, yo volvería a ser niña, porque no hay nada más lindo que serlo.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

El Rosal y la Vid

A mi el vino me gusta. Aunque el tinto es mi preferido, nunca le digo que no a los demás, dependiendo de la ocasión y maridaje. Los Chardonnay me gustan en la mañana, con un buen marisco. Los espumosos ó champagnes para brindar por un logro muy merecido.

Me encanta vivir en una zona del mundo donde encuentras un buen vino a pocas millas. Es verdaderamente una zona privilegiada. El clima, el punto exacto de tierra fértil y el talento de los enólogos se combinan a la perfección.

Me encontraba un día caminando entre los viñedos y pude notar que había muchos rosales al principio de cada hilera de siembra.

Rosas de todos colores. Amarillas, blancas, rojas y mis favoritas, las rosas rosas. Soy muy observadora y me sorprendí que me llamaban la atención a pesar de que he ido a varios viñedos en mi vida.

Más bien no era la primera vez que veía eso pero nunca antes había preguntado el porqué.

“¿Si sabes porqué hay rosas entre los viñedos?”, me preguntaban.

Yo muy seria y pensativa trataba de adivinar para no caer en la ignorancia. “La verdad no”, confesaba al fin.

“Es para que cuando ataque un hongo llamado oídio, los rosales sean los primeros en tener la enfermedad y así los encargados de las siembras actúen rápido y se salve la cosecha de uvas”, me explicaban. “Y además se ve muy bonito”. 🙂

Me encantó esto nuevo que aprendí (Porque realmente no lo sabía).

¿Cuántas veces no hemos juzgado algo porque está ‘de adorno’ en un entorno donde se nota que no tiene nada que ver? Es tan fácil decir “¿qué hace allí?” ó “¿porqué no se va?”

A veces no sabemos el porqué de las cosas. O el porqué conocemos a ciertas personas y otras se van.

¿Cuántas veces nos hemos cuestionado el porqué estamos en cierto lugar, en cierta relación ó en cierto trabajo?

A lo mejor, así como los rosales están entre los viñedos para protegerlos de un ataque dañino de hongos, nosotros estamos igual porque en ese momento de nuestras vidas nos necesitan allí, y no nosotros a ellos.

No siempre estamos en un lugar para ayudarnos a nosotros mismos, sino que teníamos que estar allí para ayudar a otras personas, conscientes ó inconscientemente.

A veces estamos para ayudar, para alarmar y para proteger algo ó a alguien.

Somos rosales en viñedos, y además hacemos que se vea todo más lindo.

Así que a la otra que anden caminando por un viñedo y vean unas rosas hermosas, dénle las gracias ya que por ellas puedes tomarse es delicioso Syrah ó Merlot.

¡Y salúd por una larga vida!

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Hasta que se acabe la canción

No se si les pase pero a mi me sucede seguido. Voy manejando y estoy oyendo música. Ya casi llego a mi casa y de pronto comienza una canción que me gusta mucho.

Llega la hora de dar vuelta hacia mi casa pero le sigo derecho porque quiero terminar de escuchar la canción.

¿Ustedes tambien lo hacen? ó ¿soy yo la única?

No sé porque pase eso. Es siempre alguna canción que he escuchado miles de veces pero por alguna razón la tengo que terminar de oír.

Esto me pone a pensar que en muchas cosas de mi vida así soy.

En todos los aspectos de la vida, sea lo que sea, llegamos siempre en nuestro camino a una división que nos hace tomar la decisión de irnos a la derecha, a la izquierda ó seguir derecho.

Todas llegan al mismo lugar pero cada camino que tomemos es diferente y eso es lo que hace la historia de nuestras vidas.

Una vez que vamos tomando las decisiones, nos vamos encariñando con nuestro camino. Vamos conociendo personas, vamos disfrutando de todo lo que el camino nos va ofreciendo, vamos viviendo.

A mi me ha pasado que es tan lindo el camino que no quiero llegar (igual como cuando la canción me gusta y no quiero llegar para seguir oyéndola).

Yo sé, estoy totalmente consciente que muchas veces me enamoro más de la manera en la que llego a mi meta, que la meta misma.

Me quejo por costumbre pero cuando volteo a ver lo que he recorrido no puedo hacer nada más que auto-felicitarme porque avanzo con pasos firmes.

Estoy enamorada de mi vida, de toda ella, desde el día en que nací. El camino recorrido me gusta, me ha gustado mucho.

No se si sea porque ya voy a cumplir 50 en unas semanas y traigo sentimientos encontrados. Cumplir 50 es una meta. Cumplirlos sana es una bendición. Cumplirlos rodeada de tanta gente que estimo y creo que me estiman y quieren es ya lo máximo que puedo pedir.

Por primera vez en muchos años, estoy escuchando mi canción favorita y no quiero llegar al fin de mi camino. Quiero seguir cantando esta canción, quiero seguirla sintiendo y viviendo y si veo que ya voy a llegar le voy a dar otra vuelta a la cuadra.

Ahora bien, si la canción ya se va a acabar y todavía no quiero llegar al fin de mi camino, quiero volver a empezarla. O tal vez ver que otra canción tocan.

La respuesta a la pregunta “¿Porqué te tardaste tanto en llegar?” es simplemente “Porque estaba oyendo una canción que me encanta y no quise llegar hasta que se terminara”.

Así que amigos míos, no quiero llegar a mi destino hasta que se acabe la canción.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

4 FRASES Importantes

Navegando por internet y leyendo todo lo que encontraba en una noche de insomnio, me topé un escrito con autor desconocido que describía lo siguiente:

“Las siguientes 4 frases te van a cambiar la manera que tienes de vivir tu vida”….

Obviamente me intrigué con el título y creo que tengo que compartirles esas 4 frases para que tambien se sientan mejor si por algo están preocupados en este momento.

FRASE 1. “LA FELICIDAD NO ES LA AUSENCIA DE PROBLEMAS. ES LA CAPACIDAD DE TRATARLOS Y RESOLVERLOS”

Siempre hay problemas. A veces son menos graves, pero si haces memoria de tu vida, siempre hay algo que nos preocupa un poco más aunque nos sintamos felices. Por eso es importante rodearnos de personas que queremos para apoyarnos en nuestro vivir. La familia y tambien todas aquellas personas que no son familia pero que a veces llegan a estar allí para cuando más los necesitas. Uno necesita tambien estar serenos, tranquilos y con la mente descansada para resolver lo que se puede arreglar y aceptar lo que no. Somos felices a pesar de los problemas y eso es algo que siempre he agradecido sobre mi personalidad y la de mi familia. Siempre encontramos la manera de sonreír aún cuando estamos cargando un costalote pesado de pendientes y problemas.

FRASE 2. “SENTIRSE TRISTE DESPUES DE TOMAR UNA DECISION NO SIGNIFICA QUE FUE UNA MALA DECISION”

Imagínate salirte de una relación de mil años. Puede ser una relación sentimental, de trabajo, de amistad. Obviamente llega uno a sentir tristeza pero no quiere decir que la decisión es equivocada. Irte de una ciudad, cambiar de trabajo, etc quizá sea para bien pero es por la naturaleza misma del ser humano que un CAMBIO desequilibra nuestro estado emocional. Estar triste despues de tomar una decisión importante a veces nos haces cuestionarnos si la regamos ó no. Incluso hasta sentimos un arrepentimiento. Tenemos que aprender a separar la emoción de un cambio de la evaluación de un cambio.

FRASE 3. “NO ESTAS ESTRESADO PORQUE ESTAS HACIENDO DEMASIADO. ESTAS ESTRESADO PORQUE ESTAS HACIENDO POCO DE LO QUE MAS TE HACE SENTIR VIVO”

Definitivamente. El estrés no es porque trabajamos mucho ó nos da mucha dificultad resolver un problema. El estrés es porque queremos hacer otra cosa que no sea estar resolviendo una dificultad. Quisiéramos alejarnos de las dificultades y nos estresa a veces no poder hacerlo. Todos quisiéramos vivir sin presiones pero a veces nos dejamos envolver por una sociedad que nos empuja a querer siempre más, a querer siempre lo mejor, a llegar más lejos… Nos estresa vivir en una constante competencia que al final no significa nada.

FRASE 4. “LA LECCION CON LAS QUE ESTAS BATALLANDO SE REPETIRA HASTA QUE APRENDAS DE ELLA”.

Mmmmta. Con razón. No aprendo y sigo cometiendo los errores como si fueran patrones diseñados en mi camino por la vida. Qué chistoso como siempre me he descrito como una persona que aprende rápido, sin embargo hay cosas que si se tienen que repasar varias veces para que la lección se aprenda y sobre todo, no se olvide.

A ti, ¿cuál frase te indentificó más?

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Auto-Control

El lúnes venía de regreso de dejar a Luisa Fernanda, mi hija, a UCLA. Era tarde, casi las 9pm cuando manejaba de Los Angeles hacia San Diego.

Estaba lloviendo tanto. Parecía que llovía de lado y el agua se estaba ya juntando en lo que es el Freeway I-5.

Todo el camino me hablaron por teléfono muchas personas. Venía platicando con mi mamá muy a gusto. Conversábamos de muchas cosas. Yo venía muy nerviosa porque no veía bien el camino y el agua era tanta que los parabrisas no alcanzaban a limpiar los vidrios.

Llegando hacia Del Mar, como a unos 45 minutos de donde vivo, fuí testigo de un accidente espantoso.

Escuchaba a mi mamá platicar en las bocinas de mi carro y no quise que supiera que tenía mucho miedo estar manejando en la tormenta. De pronto perdí la señal con ella y como si estuviera en cámara lenta, pude ver como un tracto-camión de esos llamados ’18 wheelers’ choca con un carrito pequeño.

Lo ví todo. Ví explotar las bolsas de aire del carrito. Vi la manera que el chofer del camión trató de frenar ese monstruo en pleno chubasco.

Yo me asusté mucho. La carretera estaba llena de agua. Sabía que si frenaba de repente, el carro se mi iba a derrapar y perdería el control del mismo.

Un pick-up enseguida de mi si le pisó los frenos, y tal como lo predije, se derrapó y chocó contra el muro que divide el I-5 para delimitar los carriles que van de norte a sur y vice-versa. Al chocar, hizo una ola de agua que me tapó totalmente la vista.

Sin frenar y quitando el pie del acelerador, viendo por un pedacito de mi vidrio, con todas mis fuerzas detuve el volante y logré pasar entre todos los carros sin control que fueron chocando.

Fue un segundo, quizá dos. Detrás de mi se atoró el tráfico y le seguí hasta mi casa, deseando con todas mis fuerzas ya llegar, sana y salva. Y así fue, gracias a Dios.

En la noche me acosté muy orgullosa de mi reacción al estar en ese accidente. Tuve auto-control (a pesar de los nervios pude reaccionar y accionar como es debido) y por lo tanto tuve control del auto.

Si yo me hubiera dado a mi pánico, es muy probable que fuera una estadística más y no estuviera contando esta historia.

¡Qué importante es tener AUTO-CONTROL en una situación!

¿Cuántas veces no hemos hecho cosas, dicho algo ó lastimado a terceros por no haber podido controlar las emociones?

Creo que mi ejemplo más reciente, y que anda en boca de todos, es la reacción de Will Smith en los Oscars.

Will perdió su Auto-Control y golpeó a Chris Rock, por haberse burlado de la alopecia de su esposa.

Will perdió ese auto-control quizá apoyado por su esposa.

Muchas veces hacemos cosas porque alguien nos ‘echa porras’ y nos hacemos los valientes.

La típica “¿vas a dejar que te hable así?” ó la de “¿no te vas a defender?”

Sea cual sea la razón que tuvo Will de cachetear al comediante, se debió de haber tranquilizado y no lo debió de haber hecho tan público.

La regó porque ahorita se me vienen a la mente mil maneras posibles de haber solucionado el desconento de Will Smith.

Ahora, gracias a su falta de auto-control, todos nos acordaremos de los Academy Awards 2022 como los Oscares donde el Will golpea a Chris Rock… tan padre que hubiera sido mejor “los Oscares donde Will Smith gana como mejor actor”.

Y es por eso que Will Smith en su pecado va a llevar la penitencia.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

No hay Problema

Estamos viviendo tiempos muy difíciles, sobre todo por que no sabemos hacia donde van las economías de las potencias mundiales en lo que se deciden ó no restaurar la paz.

Ya ni ganas de hablar de lo costoso de la gasolina, pero si veo el efecto que tiene en la alza de los precios, especialmente en los servicios.

Falta de suministros del otro lado del mundo hacen que la cadena alimenticia se detenga por falta de abastos.

Son detalles pequeños pero se siente raro ir a una tienda de supermercado y ver estantes vacíos. No uno ó dos sino muchos porque la mercancía no llega.

El mundo tiene muchos problemas.

Pero, ¿qué es un problema? “Es una desviación entre lo que sucede y lo que debería suceder”, diría mi amigo Daniel.

“Tengo muchos problemas”

“El hijo problema”

“Problemas en el matrimonio”

“Es problemática”

Por todos lados nos recuerdan que nos rodean los problemas y es por eso que nos sentimos a veces presionados por cosas que tienen solución.

No se porqué, ó más bien sí sé, pero estos días que han pasado me puse a analizar cuales eran los problemas más comunes en la gente que me rodea.

Pude ver que casi todos tienen una solución.

“Son desorganizados” pues que se organicen

“No quieren comprar” pues los dejas ir

“Está sucio el lugar” pues se limpia

“Tengo sueño”, pues duerme.

Pude despues ver que existen otras “desviaciones” (problemas) que tal vez se requiera de más tiempo y dedicación para resolver.

Todos aquellos problemas que se solucionan con dinero realmente no son problema grave. Simplemente se tiene que esperar a que se resuelva en lo que se consigue el dinero.

Si tu problema se soluciona con dinero, entonces no tienes problema realmente.

“Ay, pero no tener dinero es problema”, puede que me digan.

La falta de dinero no es problema. El problema es lo que queremos comprar y nos falta. No significa que no se va a poder comprar. Simplemente se necesitará más tiempo para hacerlo.

Y luego están las situaciones en las que esperamos que un milagro llegue a solucionar algo. Esas ‘desviaciones’ que parecen imposibles de arreglar. Ni con dinero ni con tiempo se lograr componer: La salúd.

Estando sanos todo podemos arreglar. Podemos encarrilar cualquier desviación. Se buscan los recursos, se pide ayuda, se planea, ejecuta y evalúa.

Los bienes materiales llegan si se trabajan. A veces tardan en llegar pero eso no lo hace un problema. Lo hace un mal cálculo de tiempo.

“No hay problema, tengo salúd”.

Haz tu parte

Había un bosque grande y antiguo, plácido, tupido de arboles. Allí vivía una infinidad de animales.

Llegó el verano y con el intenso calor, las sequías. Esto provocó que comenzaran los incendios. El fuego se extendía rápidamente por el bosque y los animales, asustados, comenzaron a huir.

En medio de la confusión, un pequeño colibrí empezó a volar en sentido contrario a la dirección del resto de los animales.

Incendio en el bosque

El pequeño pájaro volaba una y otra vez hasta un lago que había en el centro del bosque. Cargaba unas pequeñas gotas de agua y las esparcía sobre las llamas.

Leones, jirafas, elefantes y otros animales, asombrados, no dejaban de mirar el asombroso accionar. del pequeño colibrí. Luego de un buen rato de observarlo, uno de ellos le pregunto:

¿Qué estás haciendo? ¿A dónde vas? ¿Por qué no huyes del fuego?

El colibrí se paro solo un instante y mirando cómo todos huían del lugar, les contesto:

– En este bosque está mi vida, mi nido y todo lo que construí, al igual que lo de todos ustedes. No quiero que desaparezca, y me haría sentir muy mal saber que pude hacer algo desde mi lugar y no hice nada. Es por eso que voy volando hasta el lago en medio del bosque, recojo un poco de agua en mi pico y la tiro sobre las llamas para mitigar el fuego.

El resto de los animales contestaron:

– Estás loco, no servirán unas pocas gotas para apagar tamaña intensidad de llamas. No podrás apagarlo tú solo.

La parábola del colibrí

A lo que el colibrí replicó:

– Es posible, yo solo estoy cumpliendo con mi parte.- Y continuó su incansable vuelo hacia el lago.

(Fábula popular, texto tomado tal cual del internet)

“Hago mi parte”. 3 palabras muy simples que dijo el colibrí pero que deja todo un sinfin de enseñanza a todos los que lo escuchan.

¿Cuántas veces no has sentido que eres invisible en un proyecto, en un equipo, en un grupo? Ese mismo sentir hace que las cosas se detengan. Cuando uno piensa que “sobra” en un lugar, que “no aporta nada”, que “nadie me extraña si no estoy”, entonces toda una cadena de avances se detienen.

La vida me ha enseñado que las cosas tienen un porqué. Las personas, todas, tambien tienen una razón por las que te las encuentras, las conoces, las haces amistades ó decides que no son de tu círculo. Todas hacen su parte y todas influyen directa ó indirectamente en lo que haces ó dejas de hacer.

Creo que esta fábula es de mis consentidas y tan “ad hoc” para estos tiempos en los que todos en este mundo tenemos que hacer nuestra parte.

Si todos nos concentramos en lanzar aunque nuestra capacidad sean solo unas gotas pequeñas de agua, el incendio de cualquier problema se controla y con la perseverancia se extingue.

Nos vamos a topar con personas y situaciones que nos van a querer siempre tumbar, hacer sentir que somos menos importantes y tratarán de detenernos.

Si nos toca ser un día líder de algo, no olvides que hasta el más pequeño de tu equipo puede hacer algo por todos. No solo es hacer nuestra parte sino tambien saber que todos los que trabajan a tu alrededor tienen que hacer la suya para funcionar.

Haz tu parte. La necesitamos. Yo tambien voy a hacer la mía.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂