La Risa

Me fui con mi hija Luisa Fernanda a un restaurant aquí en El Paso a comerme un caldito de res porque sinceramente ha estado muy frío el clima.

Llegamos a LOS JARRONES y pedimos el caldito de Res.

Ya era tarde y cuando me lo trajeron estaba tibio, no super caliente.

Les dije que si por favor me lo calentaban un poco mas.

Cuando me lo trajeron, casi le quería pedir un hielo porque estaba muy caliente (jajajaja! La necia, así soy, perdón).

Total, entre una cosa y otra, platicaba muy agusto con mi hija.

En eso se oye de la cocina una risa.

No era una risa normal.

Era una risa tan original!

Se escuchaba música de banda dentro de la cocina, y como que ya guardaban platos y limpiaban el restaurante para cerrar.

Y seguía la carcajada de uno de los trabajadores.

Para esto, los comensales que estaban allí junto a nosotros estaban ya en silencio.

Mi hija y yo ya no podíamos seguir platicando.

Nos comenzamos a reír.

Pero no sonrisas recatadas. Nos estabamos riendo de verdad, con sonido.

Entonces todo el restaurant se comenzó a contagiar.

Oyíamos la risa de la cocina y seguíamos nosotros tambien.

NO podíamos parar.

De esas que se te sale la lagrimita de reirte.

“Voy a entrar a la cocina a conocerlo. Tómame una foto Luisa Fernanda”, le dije a mi hija en lo que me paraba a buscarlo.

“Mami, no por favor. Que verguenza! No lo hagas”.

Me detuve porque la verdad a lo mejor se le hacía una ofensa al cocinero que todos nos estabamos riendo. (No era de el ya, era realmente CON EL).

Me encantó la experiencia. Realmente reirte por contagio es una experiencia que todos debemos tener!

Nos salimos muy contentas y creo que toda la clientela tambien.

Reir.

a967d6f6f9b83a2a08a69e889c266c0e

Tan padre que es!

Al menos que seas como mis hijos que cuando su papá les está diciendo algo serio se comienzan a reir (como de nervios).

O cuando estas en Misa (como esta Navidad en Mexicali que fuimos a Misa y las hijas de mi prima VERO no podían dejar de reírse a carcajadas en plena consagración), ó en una junta seria y te agarra el simple y no puedes parar.

Platicando con mi hermana, llegamos a la conclusión que una de las mejores risas que uno puede experimentar es cuando te hacen reír en un momento fuerte, un momento de dolor como en un funeral.

Me acordé cuando se murió mi papá y estabamos ya cansadas de todo el día y parte de la noche en la funeraria recibiendo cientos de amistades y familiares.

Repetidamente el “lo siento mucho” “Está con Dios” y otro que me choca que me digan “Resignación” nos aturdían ya.

Sentadas en la primer fila de la funeraria, en un sofá de un lado pegados al féretro estábamos mi mami, mi hermana y yo.

Las lágrimas ya no nos salían, como que nos secamos por un momento. Era tanta la tristeza que solo estábamos allí sentaditas las tres.

Yo veía el piso y ya había contado cuantas losetas tenía la sala.

En eso, llega un tío muy chillón a la funeraria. Tenía todo el día tratando de llegar y no había podido ir.

Venía el pobre escurriendo de lágrimas y mocos.

“Ay como lo sientoooo!”, nos dijo en un grito.

Nos asustamos porque la verdad todo estaba muy en silencio.

Las tres brincamos y algo dentro de mi no pudo mas que reirme.

Y me reía y me reía.

Y en eso llega el tío y nos abraza y nos deja todos los mocos en las blusas.

Mi hermana para entonces ya soltó la carcajada tambien.

Y nos reíamos y nos reíamos.

De los mocos, del tío y su llanto y yo creo que de cansancio.

Mi mamá tambien estaba ya riéndose, contagiada.

La gente en la funeraria se reía ya tambien.

Fue un momento muy chistoso dentro de todo el dolor.

Mi papá se hubiera carcajeado de el y lo hubiera imitado en futuras pachangas.

Y las lágrimas regresaron, pero ahora llorábamos de la risa.

Algunas personas se preocuparon porque pensaron que ya estabamos volviendonos locas.

Pero no. Fue una sensación de alivio, de desahogo total.

De alguna manera fue tal vez lo que nos hizo sentir que todo estaría bien. Las tres juntas saldríamos adelante.

Y así fue. Mi papá estaría orgulloso de nosotras.

Hoy en día procuro reirme diario.

1354a05304bbe9af4e84e46c62f31b78

En el trabajo es garantía la risa, por eso me encanta ir y rodearme de todos! Me río muy agusto y ellos conmigo.

Mis hijos me hacen reír mucho.

Mi hermana ni se diga. Mi mamá tambien.

Mis amigos por medio de Facebook. No falta quien publique algo que me haga soltar la carcajada.

Esta semana he reído poco. No se, será el ajuste a una nueva rutina, un nuevo año.

Pero ese día, en aquel restaurant, recordé que a veces una buena risa elimina enfermedades!

Dicen que la RISA ES LA MEJOR MEDICINA.

Estoy totalmente de acuerdo.

A reir.

A reir mucho.

36549370f8366233b4caef006f41ef33

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

One thought on “La Risa

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s