Salvado por la campana!

Ding!

Si, asi suena la campana en el gimnasio de box al que voy. Significa que comienza la hora intensa de entrenamiento, sin parar!

¿Box? Siii! Tengo 3 semanas en este deporte y me encanta! El gimnasio se llama LA BOXING.. y me ha conquistado!

No voy a pelear, pero los entrenadores nos dan la secuencia y nos presionan como si fueramos boxeadores profesionales. Vale la pena el esfuerzo, el dolor y el costo del gimnasio!

Ding! Asi comienza.

Te ponen a correr por todo el gimnasio, en zig-zag por las “punching bags” que cuelgan del techo. Tu corazón comienza a palpitar a mil, te estas cansando mucho!!! Volteas a ver el reloj y apenas van dos minutos… 😦

El entrenamiento está fascinante! La coordinación que tienes que tener para dar los golpes moviendo rítmicamente las piernas para no perder el balance!

Cada golpe te libera estres, toxinas, negatividad. Lo siento por la “punching bag” que me tocó. Hay días en que la dejo peor que al pobre de Margarito.

El entrenador no nos deja parar ni un segundo. Cuando es el “kickboxing”, la serie de patadas voladoras es genial! (aunque me gusta mas el box).

Y cuando pienso que ya no puedo y estoy a punto de tirar la toalla, no se de donde saco las fuerzas, pero salgo adelante!

Sigo con la rutina hasta que ya no puedo mas. Cuando de repente, Ding! Me salva la campana que nos avisa que la hora terminó!

Es una satisfacción increible cuando suena la campana y te das cuenta que diste lo mejor que pudiste en una hora!

Quiero hacer la comparación del box con nuestra vida diaria.

Una alarma del despertador nos hace iniciar el dia!

Igual en la escuela, tenemos diferentes timbres para cambio de clases, etc.

El tren te avisa que ya se va, en el teatro se oye la voz en las bocinas de “Tercera llamada y comenzamos”, el cine apaga sus luces antes de la función..

La campanada de una enfermedad comienza con el diagnóstico. Te dicen que tienes algo y en ese momento comienza tu “lucha”.

El primer beso puede ser la campana inicial de un verdadero amor.

El pantalón que no cierra puede ser otro detonador de comenzar a cuidar lo que comes.

Siempre hay algo que nos sirve de “campanazo” para comenzar un nuevo round en la vida.

Pero, ¿y todos aquellos eventos de nuestra vida que no nos avisan que es hora de comenzarlos?

Mas bien creo que no sabemos distinguir ciertos campanazos por miedo a que sea hora de enfrentar y luchar.

¿Cuántas mujeres no dicen nada cuando son golpeadas por su pareja? ¿Acaso no fue la campanada el primer golpe?

¿Cuánta gente no dice nada cuando son agredidos emocionalmente? ¿Que no la campanada fue el primer insulto?

¿Cuánta gente tiene oportunidades de oro y no las toma por miedo a comenzar el “round”?

Pero ok, vamos pensando que ya supimos distinguir la campanada.

Tambien vamos a suponer que hemos decidido comenzar el round, la nueva etapa, el nuevo compromiso.

Puede ser: un nuevo trabajo, proyecto, relación amorosa, embarazo, matrimonio, divorcio, cambio de domicilio, cambio de hobby, etc.

Comenzamos con todas las ganas, las fuerzas, las esperanzas, haciendo las cosas bien, con entusiasmo, valentía, y dispuestos a no dejarnos vencer.

Qué padre se siente cuando ves que vas venciendo las adversidades de tu nueva aventura! Te ves como te fortaleces, creces, aprendes y triunfas! Esos son los rounds de la vida que no debemos nunca terminar. Pero dicen que todo lo que empieza tambien tiene final… ese final puede ser la campanada de inicio de otro round.

Ahora bien, ¿qué sentimos cuando comenzando el round vemos que de plano no la vamos a hacer?

Se siente ETERNO la llegada de la campana. Ruegas a Dios que ya se termine este round para poder sobrevivir y agarrar aire. O de plano tirar la toalla.

El dicho “Salvado por la campana” es super cierto! Ese sonido “ding” ha salvado las vidas de boxeadores…

¿A poco Peña Nieto no deseaba con todo su corazón que alguien tocara una campana de salvación cuando le preguntaron de los 3 libros?

De perdida hubiera temblado ese día en lugar de algunos dias despues… jejeje.

O mínimo hubiera dicho que lee mi blog (vale por 1000 libros, jajajaja!)

Y asi, como Peña Nieto, ¿cuántas veces hemos estado en situaciones comprometedoras que quieres que se acaben de alguna manera?

O tal vez, hemos estado en situaciones dolorosas, cansadas, tristes y deseas con todo el corazón que alguien toque esa campana!

Si te encuentras en alguna situación dificil, recuerda que la vida es un boxeo desde que eres concebido. Una constante lucha. Unos rounds los vas a ganar fácilmente, otros no.

Y que tiene que tires la toalla antes de tiempo. No eres un perdedor. No te diste por vencido. Solo preferirste ganarle a un knockout.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES, pero antes quiero que sepan que:

Los libros que me han inspirado:

FOREVER de Judy Blume (acuerdense que mi primaria la hice en Estados Unidos); EL AMOR EN LOS TIEMPOS DE COLERA (Garcia Marquez), LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO (Oscar Wilde) y la de BOQUITAS PINTADAS (Manuel Puig).. Aunque hay muchos libros que me han encantado… Pero curiosamente estos fueron los primeros que se me vinieron a la mente cuando me hice esa PREGUNTA tan famosa…

2 thoughts on “Salvado por la campana!

  1. siii, que cosas como diario hay algo que te reta al grado de tener que decir (muchas veces en voz alta) Diosito nada más dejame llegar/ dejame terminar lo que estoy haciendo/ ayudame a no llorar/ ponme las palabras correctas..y hay veces no hay un aviso tan claro como ‘la campanada’ tambien puede ser UNA CORAZONADA que te diga HASTA AQUI CON ESTO, ES HORA DE CAMBIAR MI ESTRATEGIA… gracias por otro gran post dear friend, read you soon!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s