Profundidades

La semana pasada el salón de quinto año del Coco tuvo un viaje de estudios a CARSLBAD, NM a las Cavernas. Ya casi no voy a los viajecitos pero este si me llamó mucho la atención porque no conozco y porque si es un viaje mas lejos.

Madrugamos todo el salón porque si son como unas casi 3 horas de camino.

IMAG3109

Ya se la saben, de ida ibamos con el camión lleno, porque aunque el salón del Coco es de tan solo 17 niños, le dimos raite a otra escuela, a los de OUR LADY OF THE VALLEY.

Nadie me hizo el paro cantando la de  ♪”El chofi no tiene pito, el chofi no tiene pito, el chofi no tiene pitoooooo, el pito lo tiene el camión”♫ jejejeje.. con la tonadita de ‘For he’s a jolly good fellow‘. :/ (ay si, nadie se la sabía ahora resulta!)

El primer trauma del viaje es que en cuanto salimos de la ciudad en una carreterita muy pequeña, CERO SEÑAL en ningun celular. Tan agusto que iba chateando por Facebook 🙂

Y en eso, los niños comienzan a sacar cosas que comer. Para esto, mis tripas tronaban literalmente de tanta hambre que tenía!

Sacaron chicharrones con salsa Valentina, Napolitanos (aplastados en el plástico asi bien ricos), burritos de frijoles, buenooo, super equipados los de Our Lady of the Valley.

Nosotros los de St. Matthew nomas viendo con la baba de fuera.. lo único que traíamos eran unas galletas que mi amiga Déborah del Villar nos quiso compartir! Entre Erica Cerna y yo nos las acabamos. :/

Justo al llegar al pueblo, a unos 10 minutos de las Cavernas, PUM!

Un ruido espantoso y el camión zigzagueando. El olor a quemado era muy fuerte!

Se nos tronó una llanta!

Despues de todo el susto, el chofer decidió irnos a dejar a las cavernas, así ponchados y todo. Iban a mandar a alguien a arreglarla.

IMG_3689-1024x681

Llegamos, hicimos todos los que tenían que hacer pipí, boleto en mano y listos para entrar a las cavernas! Mrs. Acosta, la maestra, nos acomodó por grupos.

IMAG3111IMAG3114

 

Yo era responsable del Coco, del Charly y de Will (si, los tres tremendos del salón, lo que garantizaba que me la iba a pasar increible con ellos!)

IMAG3110

Les confieso que llevaba un poco de nervito. No tanto a que serían unas profunidades exageradas, sino que nos dijeron que teníamos que ir bien calladitos porque dormían los miles de murciélagos allá adentro.

O sea, miles y miles de murciélagos dormiditos debajo de la tierra sin salidas.

Pues allá vamos.

IMAG3119

Al principio, la luz del día nos iba alumbrando la entrada.

images (1)

IMAG3122

Bajábamos y bajábamos. Se comenzaba a sentir un fresco airecito y un olor que me transportó a mi niñez, cuando mi papi nos llevaba a las minas en Suaqui Grande, Sonora. Un olor fresco, a tierra mojada pero no por lluvia. Una combinación exquisita de minerales y aire húmedo. Me hizo sonreir el recordar a los mineros que conozco. 🙂

El grupo que me tocó tenía que ir pegado a mi y yo debía cuidarlos que no tocaran nada ni se asomaran a las profunidades. Tenía que asegurarme que no gritaran para no despertar a los vampiros (ya se que son murciélagos, pero para mi eran miles de Dráculas dormidos alli).

bat

Iba caminando cuando se me adelantan estos tres niños un poco y de repente vi lo siguiente:

Blackness

 

Eso vi. ABSOLUTAMENTE NADA.

No entiendo porque! Oyía al Coco “Apúrale mami, está oscuro pero no te pasa nada. Ahorita te acostumbras.”

Me quedé frenada. No sabía que hacer. Era un miedo dar un paso mas.

Por dentro pensaba “Los gringos hubieran puesto algún tipo de señalamiento si hubiera peligro, asi que no debe pasar nada”.

Pero no podía dejar de darme miedo.

Di un paso y el camino estaba bien. Liso y plano.

Di otro paso.

Sentía mi corazón latiendo. Soy una chafa! Todavía no me explico que me daba tanto miedo!

Iba literalmente “gallo, gallina”, ¿se acuerdan de ese juego? Un pie delante del otro, ‘gallo, gallina, gallo, gallina’…

Y en un par de metros, había pasado ya ese tramo de total oscuridad y estaban los 3 niños esperándome.

Atras de mi venían mas del salón, pero me pude dar cuenta que tambien se quedaron parados un rato (no fui la única friqueada, jejeje).

No saben como me ha hecho pensar esa experiencia.

Me preocupé porque son pocas las cosas que me dan miedo.

Pero tambien pude ver como ese sentimiento explica muchas cosas de mi situación actual de vida.

Mas que a lo oscuro, le tenía miedo a no saber hacia donde iba.

Me dió un tremendo miedo el perder mi vista un día. Yo creo que prefiero perder cualquier otro sentido (menos el de humor 🙂 )

Y no solo hablo de ver con los ojos.

Me dió miedo perder de vista mis objetivos, mis sueños. Me dió miedo ir ciega por la vida, solo dejando los días pasar porque HOY no es buen día para esto, mejor MAÑANA.

Tambien aprendí que cuando uno se siente en una oscuridad espantosa, uno tiene que seguirle porque la luz está adelante. Al quedarme paralizada por miedo, solo estuve en la oscuridad parada.

Nadie se dió cuenta de esto porque fueron si muchos unos segundos de pánico. Aparte era la que llevaba el grupo de los “cool”, no les podía fallar!

No se que tanto abriría los ojos para poder ver. Sentía mis pupilas mas dilatadas que Julian en ‘Less Than Zero”.

Al final, mejor cerré los ojos y caminé.

Caminamos un total de 3 millas, bajando a unos 80o pies de profunidad.

No podía creer las maravillas de la naturaleza.

Estabamos enterrados en el centro de la tierra viendo unas obras de arte naturales. La luces neón que tienen hacen que uno aprecie esa magia.

Porque eso es. Es una MAGIA estar allá abajo, en un silencio absoluto salvo las vocecitas en suspiros de los niños.

carlsbad_2100_600x450              downloadbatsInCave

Fue una experiencia maravillosa conviviendo unas 4 horas con lo mas profundo de la naturaleza.

Despues de comer, totalmente agotados, regresamos al camión que ya habían arreglado.

Los niños andaban mas acelerados que en la mañana. Yo estaba agotada!

Sin señal, no sabía nada del mundo!

Faltando una hora y media para llegar PUM!!!

Se truena OTRA llanta.

El camión se volvió a esquivar, el olor a quemado regresó. La carretera es angosta, asi que no había acotamiento para pararnos y ver que pasaba.

No había señal para pedir ayuda.

Volteo y les digo a los papás que iban “¿Y ahora?”

El chofer ni se preocupó, siguió su camino sin ni siquiera ver que había pasado.

Nos fuimos echando chispas por la carretera hasta llegar a El Paso.

Agotados pero realmente puedo decirles que fue un “Field trip” UNICO.

“Qué salados!” me dijeron.

Si es cierto! 2 llantas tronadas!

Pero regresamos sanos, salvos, cansados pero muy contentos!

IMAG3133 IMAG3134

 

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s