¿Se ceban los planes?

Ya casi se terminan las vacaciones de los niños. Es mas, muchos ya comienzan clases estas semanas.

Así que ya se pueden imaginar como ando.

Las vueltas de los uniformes, zapatos, mochilas, interminables listas de los útiles escolares.

Un día típico ahorita es levantarme temprano y planear el día.

Tomando el café decido si voy al gimnasio temprano ó hasta la tarde.

Trato de llegar a la oficina antes de las 10 y sólo unas horas.

Regreso y a dar comida, ver que falta en la casa, ver como andan mis hijos.

Ugh! La rutina de vacaciones cuando estas en la ciudad me choca!

Me estresa no poder trabajar agusto porque los niños estan solos en la casa.

Me gustan las vacaciones lejos de aqui. 🙂

Hace mucho que no estaba tanto tiempo en verano en El Paso (con razón siento que me hicieron falta días en Baja California! No vi a muchas personas que quería ver, no platiqué lo suficiente con mi hermana y me faltó mucho tiempo con mi mami. Me faltó el mar, pero en fin, el Oceano Pacifico sabe esperar). 😦

Fastidiada una tarde de calor, en mi casa, me puse a planear en mi agenda un ‘mas o menos’ de lo que quiero que pase.

2014-Vision-Board

Tengo que acomodar un viaje con mis primas Alma y Marcela, junto con mi hermana. No se a donde todavía, pero es algo que necesito hacer.

Tengo que ir al cumpleaños 40 de mi única hermana. Tampoco se como le voy a hacer.

Tengo que reactivar mi negocio de Bienes Raíces, sacar la licencia nueva de Nuevo Mexico,la de California y promoverme.

Tengo que seguirle con el rimel YOUNIQUE que tengo un poco descuidado porque hago ‘concha’ con las muchachas que venden por mi (aunque para nada me toca la misma comisión que si yo vendiera todo).

Planes y planes.

Y uno se comienza a presionar porque pones todo lo que quieres hacer, agendado por hora.

Dejé volar mi imaginación hasta el mes de diciembre, planeando mas ó menos.

Me quedé dormida con la laptop en mi panza, literalmente. (ya se que es bien peligroso, pero últimamente ando super relajada)

No se que soñaría en los 15 minutos que me quedé súpita, pero no me podía sacar de la mente el dicho de “se te cebó’.

Tal vez fueron tantos planes padres que tengo.

No quiero que nada se me ‘cebe”.

Ese dicho de los bullies en la escuela que te decían “yyyy se te cebó”, es decir, “no se te hizo lo que habías planeado.”

😦

Me chocaba que me lo dijeran.

Era como terminar el mal plan con la burla de los demás.

A veces los planes no se ceban en sí, sino que no salen como lo habías imaginado.

Por eso nos repiten mil veces el “no esperes nada de nadie para que no te decepciones”.

Muy cierto dicho.

Planear da pie a que uno imagine los ideado como sueños, que todo salga perfecto.

En cuanto algo no sale como se pensó, se agüita uno.

Y eso es lo que está super mal.

¿Cómo es posible que planee a largo plazo tantas cosas si no se que vaya a pasar mañana?

Es mas, no se que va a pasar la siguiente hora.

Y me doy cuenta hoy.

Ahorita.

Mis planes de hace un año tal vez los he cumplido pero ya no soy la misma persona de antes!

En 365 pasan muchas cosas que te hacen cambiar, madurar, retroceder ó avanzar.

Yo no pienso igual que hace un año.
Soy menos tolerante con muchas cosas, inclusive con muchas personas.

Soy mas agusto con otras cosas. No me importa mucho ya lo vano del mundo.

‘El qué dirán’ es ahora para mi divertido. 😉

Mis planes que creía magníficos hace un año tal vez ya no me acomodan hoy.

No se me ha cebado el plan, pero me doy cuenta que tal vez no es lo que quería.

Un ejemplo tonto puede ser el siguiente:

Imagina que tienes una reunión con todos tus amigos, la mayoría no los ves seguido. Tienes toda la semana pensando que ponerte, con quien irte, pensando en lo padre que será convivir. Acomodas todos tus pendientes de trabajo y personales para que nada ‘cebe el plan’.

Ese día por la mañana tienes temperatura, dolor de cabeza y garganta. No te sientes nada bien.

Sigues con tu plan de ir.

Estando allí estas aturdido. Los escalofríos estan por todo tu cuerpo y hacen que no quieras ni de chiste tomarte una cerveza. Prefieres un tequilita ‘porque todos te dijeron en la fiesta que el tequila mata todo virus’.

Todos ríen y agarran un curadón.

Tus ojos lloran y lo único que quieres es estar en tu cama, dormido y con una buena dósis de medicamento para resfriado.

El plan no se ‘cebó’, pero tu no estabas bien.

En tu plan nunca tomaste en cuenta que tal vez estarías enfermo.

😦

Lo mismo pasa con todos nuestros planes.

Depende de uno que se lleven a cabo.

Si los factores cambian (falta de salud, dinero, ánimo, ganas), debe haber siempre el PLAN B.

“Que negativa eres”, me dicen. “¿Porqué planear todo con un plan B?”

No es por negativa, es solo por preventiva. Para que nunca se cebe un plan.

Para que si algo cambia en mi persona, el plan se lleve a cabo pero tal vez de diferente manera, con alternativa.

Yo soy creyente de los cuentos en el que uno escoge el final que quiere.

Te cuentan toda la historia, la trama, los protagonistas y antagonistas.

Al final el autor te dice… “escoge un final”.

Lo mismo debe ser para nuestros planes.

Si nada cambia y el entusiasmo es el mismo con el que comenzaste, BIEN!

Pero si algo cambió, lo que sea, que no se cebe el plan.

Que solo se modifique.

Conclusión: No hay planes cebados… hay planes modificados.

tumblr_m7c3yx0phm1ruxmcho1_500

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES! 🙂

One thought on “¿Se ceban los planes?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s