Sin Filtros

Las redes sociales han estado invadidas con fotos de todos de hace 10 años junto con una reciente, dando así al #10yearchallenge.

En las fotos se aprecia como eramos y como estamos.

Se siente muy padre ver las fotos que subíamos al Facebook en 2009 y ver que estamos mejor en el 2019.

PicMonkey Collage.jpg

 

Si, entiendo.

Hace 10 años no teníamos las cámaras de hoy en día, que no toman la foto si no sales bien, sonriente, con luz, sin bizcos.

Hace 10 años no había filtros y las cámaras no venían con estos lentes tan sofisticados.

Hoy subimos fotos y ajustamos la luz, le damos luz a nuestra cara, usamos los tonos que nos hagan favor, tomamos la foto ‘de arriba’ para vernos delgados (y cabezones) y sobre todo nos tomamos muchas hasta que nos gusta una (ó si la foto es de un grupo hasta que todos estamos contentos y seguros de que el que la suba a la red social la va a recortar para que no salga la lonja y va a etiquetar a todos).

Si, es cierto, hay un antes y un despues de los filtros.

Los filtros antes eran un papel delgado para colar el café, unas mallas especiales para purificar el aire, el material especial donde va la boca en el cigarro para no dejar pasar tantas toxinas al dar el toque, etc.

Hoy los filtros son efectos especiales en los teléfonos que nos hacen ver muy guapos, mejorados y casi con piel y semblante perfecto.

Si, todos todos usamos filtros, ajustamos la foto, la “arreglamos”.

No me había dado cuenta de que usamos muchos filtros hasta que me puse a pensar que todos me dicen “Wow, eres muy fotogénica”.

(O sea en persona ladras, wuf!)

Bueno, al menos eso siento cuando me dicen.

Le bajé al filtro, pero pues los mismos teléfonos ya traen lente especial para que no salgamos tan gachos en las fotos, así que ni modo, siempre seré mas fotogénica que atractiva en la vida real.

Ahora con este #10yearchallenge, no faltaron los que publicaron que obviamente estabamos mejor hoy que hace 10 años debido a los filtros y cámaras modernas. Si, ya sabemos posar en un mundo donde reinan los selfies… Ya nos podemos quitar lo rojo de los ojos, blanquear la sonrisa, adelgazar y borrar lineas de expresión con un solo botón.

Estoy de acuerdo, si es cierto. No es que estemos mejor que hace 10 años. Nos hemos hecho mejores para el fotoshop.

No iba a escribir de esto este día (porque hoy es mi 8vo aniversario en este blog y quería escribir de eso), pero la moda y los comentarios tanto positivos como negativos del #10yearchallenge me dieron esta idea.

Si, físicamente no estoy mejor que hace 10 años, pero mentalmente y emocionalmente si lo estoy.

Para eso no hay filtros ni fotoshop.

Yo no soy la misma que hace 10 años. Ni siquiera me parezco a la que era en el 2009.

En estos 10 años he vivido muchas cosas que me han pulido, dado luz, embellecido mi personalidad porque me han hecho fuerte y con decisión.

Hace 10 años era miedosa e insegura de muchas cosas.

No me gustaba quedar mal con nadie y sacrificaba muchas cosas para evitar conflictos.

Yo ya no uso filtros para pensar ni para actuar.

Hace 10 años se me escapaban oportunidades por pensarla mucho.

Si, es cierto, ya no tengo 36 años, pero creo que por fin entendí que la felicidad está en mi y en nadie más.

Me tardé mucho en entenderlo.

En estos 10 años tambien he aprendido que si a alguien no le gusta lo que haces no es problema tuyo. Aprendí que si eres tu mismo y no le gustas a los demás pues es problema de ellos y no tuyo. (Si no te gusto, tu te la pierdes).

Hoy no me espero para actuar.

Hace 10 años tenían que llevarme de la mano para que yo hiciera las cosas.

He aprendido de muchas maneras a ser independiente.

No era mi plan estar sola hace 20 años. No sabía como estarlo hace 10. Hoy ya tengo una mejor visión de qué hacer y cómo hacerlo.

Yo ya no tengo fotoshop en lo que digo, ni lo que pienso, ni lo que quiero.

Lo que quiero ya lo pido. A veces lo consigo, otras no. Pero callada ya no me quedo.

Lo que digo a veces agrada y a veces no gusta nadita (pero tambien he visto como se aleja gente y se queda la que vale la pena).

No tengo fotoshop de lo que quiero. Sé exactamente que es lo que necesito.

NO hay filtros en mis sentimientos. Los digo así como van. Si los aceptan, que bien. Si no, tambien.

No me gusta agredir a personas y por eso mejor me callo pero últimamente si les digo “te pasas” a los que la andan regando con sus opiniones lastimando gente inocente.

images

Hace 10 años no necesitaba filtros en las fotos, pero vivía llena de filtros y ‘tabús’ impuestos por una sociedad que me dominaba porque ‘así tenía que ser”.

Hoy si tengo más arrugas, mis ojos ya no brillan tanto, mi cabello está frágil, me cuesta mucho mantener mi peso y salgo mejor en las fotos gracias a los filtros de Instagram.

Hoy ya no soy la de hace 10 años en mi manera de pensar, ser y actuar… y creo que soy la mejor versión de mi persona, así mero… SIN FILTROS.

PicMonkey Collage (1).jpg

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES:

 

 

De Regreso

Me tomé muy literal el maratón Guadalupe-Reyes. No quise escribir nada, ni publicar en ninguna parte nada.

maratón-guadalupe-reyes

Abandoné todo a mi alrededor para poderme ir 15 días a Mexicali. (Aprovechando la ausencia de mis hijos por el período vacacional de Navidad).

Me despedí de mis clientes acordando reactivarnos entrando el año.

No quise saber nada de trabajo, ni de pendientes, ni de cuentas por pagar, ni de llamadas, ni de contratiempos.

Simplemente paré en seco mi vida y me fuí a disfrutar a los cachanillas.

Y ¿saben qué?

No pasó nada.

El mundo no se acabó sin mi presencia. Mis clientes no se fueron. Mis hijos sobrevivieron sin mi. Todo estuvo bien.

Pude ver como el mundo siguió su curso y yo de lejos observé todo.

Esa fue mi lección. No pasa nada si te das un tiempo para ti.

Tal vez es un complejo egocentrista el sentirse indispensable para poder creernos útiles, pero no pasa nada si estamos cansados, nos desconectamos y luego regresamos.

Las cosas siguen funcionando.

🙂

2019.

Me gusta el número porque es raro, non, y poco común. Si buscas en GOOGLE “¿qué cuesta $2019?”, no sale nada. Que simple, ya se, pero es verdad. Hay años que no tienen nada especial mas que eso, ser un año.

Por eso pienso ayudar a este 2019 a ser especial. Porque luego llega el 2020. Un número muy sofisticado que hará que todos olviden el 2019.

Creo que ese es uno de mis propósitos.

Hacer el 2019 un año especial.

Comienza el año con muchos cambios.

Nuevos proyectos profesionales y personales (despues les platico un nuevo proyecto 😉 )

Nuevos retos llenos de optimismo.

Hace mucho que no sentía que ‘todo va a salir bien’.

No sé, un nuevo aire, nuevas vibras, mentalidad serena y estable.

Mis propósitos para el año son fáciles de cumplir (así uno no se siente todo fracasado).

ditch-new-years-resolutions-day-1-1920x580

  1. Nomás voy a pedir los sobrecitos de salsitas que de verdad voy a usar cuando vaya a Chik-Fil-A
  2. Voy a acomodar SIEMPRE el carrito del mandado donde va para que no raye los carros a mi alrededor.
  3. Voy a hacer sonreír a alguien (mínimo una persona) todos los días
  4. Un día a la semana seré vegetariana, y gradualmente vegana (UN DIA)
  5. No voy a criticar todo lo que veo en el espejo, voy a querer hasta mis defectos que odio.
  6. Si me siento mal, voy a ir al doctor en lugar de ignorar los síntomas.
  7. Ya no quiero tener el cajón del ‘cochinero’ en la cocina donde hay de todo y usamos nada.
  8. No me voy a poner jeans hasta mediados de febrero, ya que esté menos “hinchada” de lo delicioso que comí en las vacaciones.  (Los pantalones de mezclilla son bullies)
  9. Una vez al mes voy a salir conmigo misma, al cine, a una librería, a un café.
  10. Voy a tirar todos los calzones balaceados aunque los ame con pasión porque son muy agusto.
  11. Quiero intentar caerme menos (literalmente el 2018 me caí mucho, rodillas y codos raspados todo el año)
  12. Voy a hacer lista de mandado para no gastar demás cuando voy al supermercado.
  13. Organizaré mi closet y donaré todo lo que de plano ya nunca usaré
  14. Voy a comprar todo lo que vendan mis amigos y los pequeños negocios en lugar de ir a tiendas de franquicias.
  15. No se me va a olvidar nada porque voy a apuntar todo (ni modo, ya llegué a esa edad)
  16. Daré mi opinión sólo cuando me la pidan los desconocidos pero a mis conocidos se las daré aunque no les guste.
  17. Quiero usar menos agua caliente al bañarme para que mi piel esté más sana
  18. No me va a dar miedo cumplir 47. La última vez que lloré por sentirme vieja fue cuando cumplí 37. No se, no me gusta cumplir años con el número 7.
  19. Usaré menos ropa negra para no parecerme tanto a Professor Severus Snape
  20. Mi casa siempre estará abierta para el que quiera ir a visitarme (ó el chat, el messenger, el whatsapp para desahogarse)

Ya. Con esos propósitos estaré muy ocupada. 🙂

No me encanta que sólo en enero nos hacemos propósitos. Esto debería ser cada semana. Inclusive tener propósitos para cada día.

Así podemos cambiar de meta, camino y propósito sin tener que llegar hasta el fin del año para poner todo en una balanza.

Disfrutemos más el día a día, que tiene que no sea festivo oficialmente.

Total, lo que sobran son los pretextos para celebrar. ¿O no?

Estoy de regreso, con ganas de lograr todo.

Hagamos de este 2019 un año muy especial.

Son mis mejores deseos.

49597630_10156214468713337_9221555845509152768_n (1)

 

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

 

 

F*ck the ‘sistem’

Sí, está escrito mal el título de este blog. Sistem se escribe SYSTEM. Pero es que así decía la pared que divide México de los Estados Unidos, por el lado de Mexicali, cuando estábamos en la fila más larga y lenta del mundo… 3horas 55min..

Despues de un maravilloso fin de semana con la familia, el domingo 9 de diciembre se presentó en Mexicali las líneas más largas de la historia para cruzar, y yo estaba allá.

No. No he sacado la Sentri porque tengo una multa pendiente por exceso de velocidad en Texas y el abogado tiene un año sin resolverlo y eso me tiene frenado mi trámite.

No. No me regresé por Tijuana porque ya estaba oscuro para manejar por la Rumorosa y la verdad no veo bien.

No. No salí muy temprano porque estaba la NFL y mi hijo quería ver a los Cowboys derrotar a los Eagles.

Eran las 5 de la tarde cuando me despedí de mi familia y nos fuimos a unos tacos ‘drive thru’, preparados mentalmente que ibamos a hacer más de 3 horas de fila.

Al ver el cruce del este totalmente lleno, decidimos irnos por el cruce del oeste, que acaban de renovar y supuestamente tiene más puertas abiertas para cruzar.

La fila la comenzamos como a 4 millas de las puertas para cruzar. Enfilados por la Ave. Colón, sacamos los tacos que habíamos comprado y nos pusimos a oír música y comer mientras se nos hacía que la fila avanzaba más rápido de lo que pensábamos.

Pasó una hora y pude sentir que sí nos íbamos a aventar unas dos ó tres horas más.

Nos fuimos platicando y encantados de que por estar pegados al cerco fronterizo, agarrábamos ya señal gringa en nuestro celular.

En eso vimos la siguiente foto:

48366388_556493854797001_3849088444441559040_n
Foto: Luisa Fernanda Andreu @Mexicali BC

F*ck the ‘sistem‘”.

Nos reímos y mi hija Luisa Fernanda le tomó foto. Le dije que me la guardara para mi blog porque esta fila ameritaba un blog especial.

Ese grafiti nos dió tema de plática migratoria y me dió orgullo llevar en mi carro a mis hijos con unos pensamientos tan maduros y centrados sobre temas como la migración. Me dió también un poco de melancolía porque mis bebés ya no son bebés.

Son ya jóvenes pensantes y me alegan y debaten con argumentos que a veces me dejan callada porque me ganan.

¿Porqué escribiría el grafitero eso?

Nos imaginamos que es como un desahogo de una sociedad regida por sistemas con fallas que tenemos que seguir a pesar de que algunas veces no estamos de acuerdo.

¿Porqué tanta gente cruzando ese domingo?

Porque el peso esta a $20 contra el dólar. Pasear en Mexicali, ir a comer, visitar familia y en especial ir al CINEPOLIS VIP (como lo hicimos nosotros) sale a un tercio más barato que cualquier cine en Estados Unidos. (pues sí, F*CK THE SISTEM).

En mi caso particular, fuí una cita médica en Mexicali con el Dr.Morales y mi hermana. Me sale más barato pagar las consultas y medicinas que el co-pago de seguro médico americano porque según el gobierno de Estados Unidos, yo no califico para Obamacare. No pues, Fuck the Sistem, porque NO puedo pagar un seguro de mil dólares mensuales como cree el gobierno. (No me estresa, porque no hay nada mejor que un doctor mexicano y además tengo la bendición de tener a mi hermana médico… <3)

Seguíamos en la línea y nos comenzamos a entretener con la cantidad de cosas que venden pegado al cerco. De todo.

47685366_2003707923017842_34200489570598912_n

Siempre he querido una alcancía de barro de puerquito. Estuve a una nada de comprarla y tambien la escoba que se veía muy firme y maciza.

Me fuí dando limosna a todos los que me pedían. A la familia entera tocando la banda, al señor que lleva un letrero lloviznado que necesita medicamento, a la pareja que la corrieron del trabajo y anda completando el pasaje para Veracruz, y al señor de la bolsa negra gigante que por una propina se lleva la basura que traes.

La fila estaba atorada y según yo ya íbamos a la mitad (y llevábamos dos horas).

Eran las 7:30pm y que se prende el foco de que me queda poca gasolina.

48391821_2094987564146567_1176990441204088832_n.jpg

F*ck the sistem‘, pensé. ¿Porqué no puse gasolina antes de hacer la fila? Activé el botón que apaga el carro al estar frenado y se supone que se ahorra combustible. Apagué el aire y abrimos ventanas. Mis hijos con cara de stress y ‘duh mamá, hubieras echado antes’.

Eran las 9:20pm y ya podíamos ver el cruce, a unos 5 carros de mi. Lo que no me dí cuenta es que iba en el carril de autos Y MOTOS.. Se me metieron 2 motos antes que yo y la agente de la migra muy lenta con cada uno.

Yo iba decidida a pelear y preguntar porqué estaba tan lento todo. ¿Porqué sólo abren 4 de las 8 puertas? Hicieron una inversión millonaria para agilizar el cruce y tardaron años haciéndola y ahora que está lista no hay agentes disponibles y sólo abren la mitad. Pues si, F*ck the Sistem.

Al pasar la agente nos saludó super linda, le hizo cariños a la Kiara (que venía la pobre toda mareada en su cajita donde viaja), revisó nuestros pasaportes y nos deseó un lindo viaje con cuidado. (Ya no pude pelear, se portó muy amable).

Tengo que reconocer que es increíble lo fácil que dejan cruzar a nuestras mascotas. No cabe duda que ser perro en Estados Unidos es un privilegio. Para cruzar a USA debes ser un perro vacunado nada más. (No como nosotros los humanos, cuando tienes que ir a un trámite migratorio y te piden hasta la receta secreta del pavo de tu abuela). ¿Ven porqué nos cayó del cielo la frase ‘f*ck the sistem‘?

Cruzamos a las 9:35pm y ya para esto nos estábamos haciendo pipí y a mi carro le quedaban pocas millas de gasolina.

Llegamos a la primera gasolinera de Calexico. El plan era caminar a la Kiara, comprar un café porque eran casi las 10pm y me faltaban dos horas de carretera para San Diego, echar gasolina y hacer pipí porque nos tomamos unas horchatas gigantes en la fila.

“No hay baños, nomás para empleados”, sale mi hija diciendo de adentro de la tienda.

“No pues vámonos a otra”, le dije a mis hijos.

Llegamos a otra y tampoco había baño.

En la Shell estaba carísima, no tenía tiendita y te prestaban el baño si echaban gasolina.

No pues ‘f*ck the sistem‘.

¿Qué onda con el servicio al cliente y turistas en Calexico?

Llegamos a una cuarta gasolinera.

“¿Tiene baños?” pregunté al muchacho de la caja.

“No. Nomás hay baños en restaurants. Ya no hay baños en ninguna gasolinera”, me explicaba el señor.

Pues toda fracasada me decidí a echar allí gasolina y comprarnos un café para el resto de la carretera.

Al pagar, me dice el muchacho, “¿Tambien esa caguama de Miller Light?”, apuntando a una cerveza del señor atrás de mi pero la había puesto ya en el mostrador.

“Mmm, que rica la cheve pero hoy no”, le dije mientras pagaba.

“¿Entonces cuando nos la tomamos juntos señorita?”, me preguntaba el ruco atrás de mi con cara de conquistador y voz profunda.

No se qué cara le hice ó cómo lo ví, pero sólo pensaba por dentro “¿es neta? really?!?!” y me salí con mis hijos sin decirle nada.

Mis hijos ya agobiados, se las curaron de mi pegue y en eso sale Luisa del carro y me dice, “La Kiara me vomitó toda”.

Nos pusimos a limpiar el carro con el limpiador de parabrisas que tenía jabón limpio y había bastante papel en uno de los postes de la misma gasolinera.

“Vámonos que ahi viene el viejo pervert que me quiere invitar la cheve”, les dije a mis hijos apurándolos a subirse al carro.

Prendí el carro, lo puse en DRIVE y le dí un paso cuando el Coco mi hijo me dice, “No echaste la gasolina que pagaste”.

Los tres al mismo tiempo “f*ck the sistem”.

(Me tuve que regresar a echar).

Ya era una tras otra y todo nos daba risa.

Fuimos al Carl’s Jr al baño los 3 y de allí a San Diego todo estuvo bien, con un playlist del Coco de sus TOP 100 del 2018 que oscilaban entre Los Angeles Azules hasta David Bowie.

Al bajarme por el 125 sur (carretera de cuota), mis hijos ya venían dormidos. En la caseta de pago me acordé que no tengo tarjeta de débito porque la semana pasada se me perdió y la cancelé. No me ha llegado la nueva. Y no llevaba ninguna de crédito conmigo.

Busqué en mi monedero y pues claro, no traía ya monedas porque todas las regalé a los que pidieron limsona. Y la máquina no da cambio. Nomás traía billetes de $20dlls.

F*ck the sistem’.

Mis hijos se despertaron y comenzamos a buscar en el carro monedas tiradas, en sus bolsas y en todos lados. El Coco me dió dos billetes de un dólar y Luisa Fda pudo completar los 50 centavos restantes.

Obviamente aceptó la máquina las moneditas y uno de los billetes. El otro no lo quería. Me lo regresaba y me lo regresaba. Lo planchaba y lo volvía a meter. Muy desesperante.

“Eres el cochi de Chicken Little”, me dijeron mis hijos.

Y sí.

El Coco semi-dormido tuvo que sacar otro billeto de a $1. (es mi casa de cambio, jajaja)

Eran las 12:15am cuando llegamos a la puerta de la casa.

Nos dormimos y a las 5:30am, como cada lúnes, sonó la alarma.

F*ck the sistem“, suspiré y comencé la semana.

 

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

 

 

 

¿Así cómo?

Era viernes en la tarde  y teníamos como media hora atorados en el tráfico por la Pacific Hwy de San Diego. Ibamos rumbo a Liberty Station, la antigua estación de marinos convertida ahora en un lugar lleno de tiendas y restaurant-bars. Ese día era la ceremonia del encendido del árbol de Navidad para dar inicio a los festejos navideños.

MG_9477-1024x683

La fila no avanzaba para el semáforo donde teníamos que dar vuelta. Pero todo iba bien, en órden y con todos los carros pacientes.

Ya habíamos agotado (mis hijos y yo) todas las canciones navideñas y como que ya queríamos llegar.

En eso, vemos como un carro se viene por un lado y avanza y avanza hasta que se me encima para quererse meter.

Le pitaban los carros y yo no podía creer el atrevimiento.

Me dió un poco de sentimiento cuando vi que eran placas de Baja California.

Bajé la ventana y le dije, “Ay, no está padre. Tenemos todos casi la hora y no es justo que se meta”.

La señora me grita “Aquí empieza la línea mija”.

Y se me metió agresivamente. No pude evitarlo. Era chocarle ó dejarla pasar.

Mis hijos y yo todos GRINCH, y traumados.

Volteo y le digo a la señora, “Por eso no nos quiere el Trump”.

No supe que más hacer. Los 3 nomás veíamos el carro enfrente de nosotros y casi llorábamos de coraje. Y más porque nos tomaban fotos y se reían. (así con flash y todo).

Dí gracias a Dios que en el carro no iba mi prima Vanessa, mi tío Martín, mi hermana y algunos amigos porque ellos si se hubieran bajado del carro a sacarla de alguna manera.

Nosotros nomás cedimos, Ya que.

La noche después de eso fue maravillosa. Por primera vez sentimos el viento más invernal aunque no se compara con los fríos de Chihuahua.

¿Porqué les platico esto?

Porque no sé como presentar el tema que me tiene tan preocupada hoy en día.

Este tema es acerca de algunas publicaciones en redes sociales acabando con el nuevo gobierno mexicano a escasos 3 días de estar en función.

Me preocupan algunas personas de mis contactos que no hacen más que alegrarse cuando algo malo sucede para luego decir “es culpa del nuevo gobierno”.

“Se los dije”

“A llorar chairos”

etc.

Epale… aquí estamos todos en el mismo barco.

Ya no son los chairos y los fifis. Somos todos mexicanos.

Leí por allí que cuando le echas a AMLO y quieres que fracase, es como si quisieras que le diera un infarto al piloto del avión donde vas tú y tu familia.

Ya no tiene sentido pelearse ni denigrar a los que apoyamos a AMLO. Aqui todos somos mexicanos en el mismo avión con el mismo piloto.

Puedo soportar los memes, los chistes, las burlas a ciertas cosas. Está bien. Hasta risa me dan como buena mexicana.

Pero hay un contacto que tengo en Facebook que de plano se está pasando de lanza.

No es mi amigo, es un conocido de Mexicali y se dedica a publicar puras cosas negativas del nuevo gobierno y de la gente que votó por el.

No lo he borrado porque quiero tenerlo en la mira, viendo hasta dónde llega su nivel de odio hacia su mismo México, sólo porque no ganó su partido.

Donde se me ocurrió escribir este blog fue cuando se puso ‘contento’ y aplaudió por que van quien sabe que tantas muertes en el gobierno de AMLO.

Es decir, cada vez que a México le ocurra una tragedia, esta persona se va a alegrar porque va a poder decir un “se los dije tontos” (porque no baja de tontos a todos los que votaron por AMLO).

Me pone triste porque a esta persona yo la consideraba profesional y educado, respetable y hasta inteligente.

Pero sus publicaciones me han dejado muy impactada con su nivel de sarcasmo y sus ganas de que todo este gobierno sea una tragedia, así tenga que llevarse entre las patas a toda su familia por tal de poder decirnos a todos “se los dije”.

¿Así cómo?

Tenemos que ser diferentes a esa señora que se me metió en la fila. Me imagino que con eso ella se sintió muy ‘chila’ pensando que se burló de todos los que obedientes hicimos la fila.

“Así somos los mexicanos, valemadristas”, decimos con mucho orgullo.

Pues no. No debemos de sentirnos orgullosos de eso. Para nada.

Porque si a esta señora le hubiera tocado un gringo y no yo en la fila, la hubiera sacado ó insultado y luego la señora hubiera dicho que fue por culpa del racismo de ese país.

Así como esta señora, los mexicanos queremos hacernos del primer mundo haciendo cosas como:

  • gastando lo que no tenemos,
  • tomando lo ajeno,
  • no pagando predial,
  • cruzando fayuca sin pagar en las aduanas,
  • no pagando al SAT,
  • cobrando demás
  • insultar al que difiere de tus opiniones
  • copiando en el exámen
  • echando la culpa a otros
  • no consumiendo al pequeño comercio (ó a tus amigos que venden cosas)
  • denigrando a las clases sociales
  • cubriendo tranzas
  • buscando como aprovecharse del más débil
  • envidiando al que trabaja y prospera
  • insultando al prójimo
  • sacando provecho de la situación
  • usar influencias
  • maltratando a tus empleados (domésticos ó de tu trabajo)
  • no pagar multas
  • no seguir reglamentos
  • no ceder el paso
  • hacer huelgas ocasionando paros laborales que afectan a terceros
  • manifestaciones ridículas porque no todos creen lo mismo
  • criticar lo que no eres ó no te gusta
  • humillar a los demás
  • no ayudar de buena voluntad
  • no particiar en los deberes civiles
  • ir enojados a trabajar
  • no respetar
  • quedarte con el cambio porque no tienes ‘feria’
  • manejar en verdadero estado de ebriedad
  • dejar que tu perro haga sus necesidades en la casa del vecino
  • tapar las cocheras con tu carro
  • esperar que el gobierno te solucione la vida
  • lamentar tu situación en lugar de actuar
  • llorar porque eres pobre y lo único que pasa es que no puedes comprarte lujos
  • negarle ayuda a alguien
  • pasar el chisme de lo que no sabes si es verdad
  • opinar sin conocer
  • alarmar a la gente sin conocimiento de causa
  • etc

Todos somos culpables de algo mencionado anteriormente.

¿Así cómo podemos avanzar entonces?

1513019797_151962_1513020360_sumario_normal

Seamos mejores mexicanos (ó personas), empezando por nuestra casa… Y ya.

Vamos dando al nuevo gobierno mexicano el ‘beneficio de la duda’ que dicen por ahi que es lo que nos mantiene vivos 😉  #soychaira

Un abrazo muy especial a la familia de Blanca Corella Villaseñor, hermosa guerrera llena de luz que se nos fué de este mundo hace unos días. Al igual que todos, la despido con mucho cariño y la voy a extrañar porque era una chaira como yo y me gustaba verla participar activamente en la ciudad de México.. Buen viaje Blanquis.. nos vemos al ratito.  ❤

 

GRACIAS POR LEERME. NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

 

 

 

Agradezco

Mi blog de esta semana tal vez sea un ‘cliché‘ porque escribo sobre dar gracias por aquello que los que vivimos en la frontera ó en los Estados Unidos celebramos cada 3er jueves de noviembre: el Thanksgiving Day.

Muchos dicen que es una fiesta inventada por los norteamericanos para suavizar la relación entre los ‘peregrinos’ que llegaron en el barco MAYFLOWER y los nativos indios de las américas (que al final de la historia fueron arrebatados de sus tierras, costumbres y tradiciones).

(Ok, no voy a politizar ni hacer de este blog una clase de historia).

Quiero que al leer este blog reflexionen junto conmigo y agradezcan (a la fé que crean, a Dios, al Universo, etc) lo que tenemos. Tómate un momento para enlistar y dar gracias por las bendiciones y los problemas que tenemos. (Los problemas se agradecen porque sin ellos no aprendemos ni crecemos).

  • Agradezco primeramente que este 2018 estuvimos muy unidos mis hijos y yo con mi mamá, hermana, cuñado y sobrinos. En especial porque hemos ido llevando bien una prueba grandísima con la salud de mi sobrino. Siempre avanzando, siempre positivos, siempre llorando cuando los niños no nos ven, siempre con una fé de que todo saldrá bien. Agradezco haber estado en San Diego, cerca de mi hermana y sobrino para ayudarlos en lo que haya podido. Me sentí bendecida de vivir en esta ciudad y ahora entiendo porque estoy aquí.
  • Agradezco que no tengo que andar caminando por países ajenos con mis hijos, sin saber qué voy a comer esa noche ni qué será de mi futuro. Pagados ó no, acarreados ó no, con fines políticos ó no,  las caravanas de centroamericanos son víctimas de sistemas viciosos de control y poder. Seamos más empáticos con ellos.
  • Agradezco que tengo un techo (aunque no es mío el departamento, tengo para pagar la renta), tengo tambien una cama calientita con sábanas limpias que huelen a suavizante rico. Siempre que me meto a mi cama despues de un día cansado doy gracias a Dios por mi camita, muchas veces mi refugio y dónde me siento más segura en mis días con mucho stress. Literalmente mi cama es como un escudo y siento que nadie me puede dañar si no salgo de ella.
  • Agradezco que sin pensarlo decidí aceptar a Kiara, nuestra Yorkie hermosa que me enternece todos los días con su amor tan incondicional. Se siente muy lindo ser lo máximo para alguien, aunque sea una perrita bebé. La verdad creo que nunca antes tuvimos perrito porque no existía la Princess Kiara. No había nacido nuestra perrita hasta este año.
  • Agradezco mi trabajo, aunque ha sido mucho más difícil en todos los aspectos, he aprendido mucho, en especial he conocido tanta gente que vive con la esperanza de comprar una casa ó venderla. La satisfacción de yo poder ser parte de lograr sus sueños me recuerdan el porqué es bonito éste trabajo de bienes raíces (porque tambien hay muchos tiburones, geeeeez!)
  • Agradezco que me tengo que poner a dieta porque eso quiere decir que he disfrutado de los placeres de la comida y sobre todo he conocido en este año todas las cervezas artesanales de la región. He vivido experiencias culinarias de primer mundo.
  • Doy gracias por la gente que sigue en mi vida, nos veamos seguido ó no, platiquemos diario ó no, pero siguen al pié del cañón.
  • Agradezco a mis nuevas amigas (aunque las conozco de toda la vida) con las que he coincidido aquí en San Diego y han servido de terapia semanal (sobre todo los lúnes)
  • Agradezco a todos los que leen este blog, desde dónde sea. Haciendo fila, en la mañana tomando café, en el baño (como la Ross y la gran mayoría de lectores). Me impulsan a seguir escribiendo lo que pienso y de alguna manera nos conectemos aunque sea de manera virtual. (Un saludo especial a todos los colombianos que siguen mi blog. 🙂 Colombia es el país sudamericano que más me lee “¡Puya al burro!”)
  • Agradezco mis redes sociales que me acercan a mis seres queridos. Agradezco sus fotos y sus historias. Sus memes y sus chistes. Me encanta saber de cada uno (aunque algunos me bloquean de ciertas cosas, jejejeje). Me gusta ver el avance de sus proyectos, de sus embarazos, de nuevas parejas, de nuevos retos. Me acercan las redes sociales en los momentos de miedo y de luto. Sin Facebook, mi vida sería tan diferente. Recordaría a la mayoría nomás como conocidos de un pasado. No platicaría con la gente nueva presente en mi vida ni hubieran iluminado mi caminar en momentos muy difíciles.
  • Agradezco esa inspiración que me tiene escribiendo lo que no me había atrevido antes escribir. Mercí beaucoup 😉 .
  • Agradezco mis achaques porque gracias a ellos voy a hacer cita a fin de año con el doctor para que vea que anda mal. (Me choca ir porque es como cuando llevas el carro al taller y TODO le tienes que arreglar o se te desviela, ugh!)
  • Agradezco que existe NETFLIX porque se ha convertido en el pasatiempo sagrado con mis hijos viendo series de todo tipo sin celulares. Los 3 juntos viendo la televisión y ya.
  • Agradezco que debo tomar vino tinto para mantener mi presión arterial normal.
  • Doy gracias por las velas con olores,    el papel de aluminio,   el sacacorchos,   los bras sin varilla,   el aceite de bergamota,   la vitamina B12,   el jabón liquido con olor a coco,   los cargadores para carros,   las luces de bengala,   el Océano Pacífico porque es mi amante,   la Dollar Tree,   el café de la mañana,   las engrapadoras, todo lo que venden en Lowe’s,   el Tajín,   el lápiz labial rojo sangre,   mis 6 sentidos, la ropa de color negro,   la trova que nunca pasa de moda,   los aguacates en su punto,   las comidas en casa de mis tíos,   mi familia toda,   la secadora de ropa,   el Whatsapp y sus grupos tan chistosos,   el happy hour en los restaurants,   el chocolate Hershey, los mensajes de buenos días y los de buenas noches y la ilusión de lo que se acerca en mi futuro.

Gracias de nuevo por leerme. Me motivan siempre.

rawpixel-665378-unsplash.jpg

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

Ultimátum

La palabra ultimátum me gusta porque me siento muy intelectual cuando la digo. ULTIMATUM. Es el latín para ‘últimamente’, como dando las indicaciones finales a algo pero siempre seguidas de una amenaza.

Me gusta la palabra pero no me gusta estar en uno. Me nubla el cerebro saber que tengo que hacer algo ó si no pasa algo negativo. Me siento amenazada y no funciono.

Por eso es que me llamó la atención un programa en una estación de radio FM aquí en San Diego. Eran las 7am y acababa de dejar a mi hijo en la escuela. Nunca me pongo a oír las estaciones de radio en inglés, prefiero la música ó los noticieros mexicanos. No sé porque, pero el día de ayer me puse a escuchar a estos americanos.

daniel-von-appen-285976-unsplash

Eran unos jóvenes, no me aprendí los nombres. Estaban riéndose muy temprano y tenían en la línea telefónica a una muchacha con el nombre de Inés.

Inés había marcado al programa para participar en algo que para mi se me hizo peligroso y de mal gusto.

Inés les platicaba que su novio Joe era muy lindo pero ella sentía que tenía otra mujer y no era sincero. Entonces estos muchachos, en su programa de radio, se dedican a esto. Verificar si la pareja es infiel ó no.

Le marcaron a Joe (todo esto al aire) y contestó medio dormido.

“¿Si?”, se escuchaba un ruido raro al fondo.

“Hola, ¿Joe X?”, preguntaba una voz femenina.

“Sí, ¿quién habla?”, continuaba Joe.

“Hola, soy Brandy de la nueva Floreria Petals de National City. Lo hemos seleccionado a usted para promover nuestros servicios. Una docena de rosas rojas totalmente gratis para la persona que usted quiera con la condición de que promocione nuestra florería”.

“Ummm. Ok. ¿No me cuesta nada esto?”, preguntaba Joe, todavía medio dormido.

“No, para nada. Sólo dígame el nombre de la persona a la que quiere que se le envíen estas rosas y qué quiere que diga la tarjeta”, decía Brandy.

sidney-pearce-560102-unsplash.jpg

Hubo un silencio. Joe titubeaba.

“Ummm. Ok. Mándenlas a Inés. Que la tarjeta diga “I love you”., decía Joe muy seguro.

En eso se escuchan ruidos como aplausos y júbilo por parte de los de la cabina.

“¿Qué pasa?”, se escuchaba Joe confundido.

“¡Heeyyyy, felicidades! Has pasado la prueba. Inés tu novia quería estar segura de que no le pones los cuernos. Aquí está en la otra línea”, muy emocionados los locutores.

“Hi baby, gracias por pasar la prueba”, le decía Inés al aire a Joe con una voz de niña chiquita.

“¿Me tendiste una trampa Inés?”, le preguntaba Joe con un tono enojado.

“Ay baby, es que quería estar segura de que era la única en tu vida. Si hubieras dicho otro nombre te hubiera dado un ULTIMATUM. O terminas a la otra ó no me vuelves a ver”, le decía nerviosa Inés.

“No tengo tiempo para estas pendej@##$, al rato hablamos Inés”, y Joe colgaba enojado.

Los locutores solo despidieron el programa rápidamente, sabiendo que habían metido en problemas a una pareja.

Me quedé pensando toda la mañana. Me dió más tristeza que coraje con Inés.

Imagino su desesperación de sentirse engañada pero hay maneras de hacer las cosas.

¿Cómo enfrentas al aire a tu pareja mediante una trampa a ver si cae?

Me hubiera encantado que Joe dijera “Mándenle las rosas a Diana”, para ver cómo se llevaría a cabo el ULTIMATUM.

Pero Joe se salvó por fiel ó por suertudo.

Yo no se qué hubiera hecho si fuera Joe. Me imagino que se sintió tan poca cosa, exhibido y con todo el público dudando de él y su fidelidad.

La relación de Inés y de Joe tiene ya fecha de caducidad.

Yo creo que cuando una relación ó una situación llega a un ULTIMATUM, es porque una de las dos partes es muy insegura y tiene que recurrir a las amenazas para que le cumplan algo.

Un jefe que da un ULTIMATUM de “ó lo haces ó te corro” es un reflejo de la inseguridad de su mandato y se aprovecha de la necesidad de sus empleados.

En una relación de amor ó de amistad, me imagino que ha de ser muy triste recibir un ULTIMATUM para seguir juntos.

Yo creo que las relaciones deben estar basadas en la confianza y en el cariño y no en las amenazas de “ó cumples con lo que te digo ó dejamos de ser amigos”.

Me acuerdo que aprendí en la clase de LOGICA en la prepa del CETYS con el maestro Sergio Pablo lo que era una bicondicional. El famoso “Sí y sólo sí” usado en matemáticas y lógica donde se afirma y reafirma algo. Es una doble seguridad de que algo es verdadero ó falso.

Sí y sólo sí…. lo hago, me quedo, te quiero, trabajo, estudio, te hago caso.

Un bicondicional puede convertirse en un ULTIMATUM cuando se emplea diciendo

“Sí ó si no….. hay consecuencias”. (amenaza)

Otra variedad puedes ser:

“Sí, pero…. (condiciona)

El SI es ya un compromiso, pero los seres humanos tenemos que complicarnos todo para que haya un suspenso, una evaluación y una expectativa que si difiere un poco de lo que creemos, ya todo está mal.

Nunca debes de aceptar un ULTIMATUM, aunque esto signifique perder algo.

(Ya lo perdiste si te dieron uno de todos modos)

Así que mi ULTIMATUM para esta semana será

“O me leen y me comparten ó ya no vuelvo a escribir nada en público”.

Jajajaja.. Phhhfttt.. no se crean.

Aquí es un blog libre de amenaza ni condiciones. Léanme cuando quieran y dónde sea.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

quote-about-ultimatum-1024x512.jpg

¡Tierra trágame!

  • Cuando alguien te saluda con singular entusiasmo y no tienes idea quién es.
  • Cuando te levantas de tu silla en un lugar lleno de gente que no conoces y hace un ruido que suena como un pedito y todos se te quedan viendo.
  • Cuando te equivocas y mandas chistes pelados a un chat de tus amigos de la Iglesia.
  • Que revisen tus playlists de canciones y vean todos tus ‘guilty pleasures
  • Cruzar las piernas cuando traes falda y ver una hilera de pelos mal razurados de la rodilla al tobillo (porque ya no ves bien)
  • Comprar toallas sanitarias aún a mi edad y que sea un jovencito el cajero (siempre digo que son para mi hija)
  • Que vean tu cara haciendo ‘burpees’ en el gimnasio.
  • Abrirle la puerta a alguien cuando está en el baño
  • Cuando estás hablando y sin querer escupes a la persona que te está escuchando muy atentamente
  • Al hacer ejercicio, sudar en partes raras, sobre todo en los shorts…
  • Cuando no te invitaron al party y todos asumen que sí y pues mejor das pretextos de porque no vas a ir
  • Cuando se te desabrocha la parte de arriba de tu traje de baño y no te das cuenta hasta que una viejita te dice “Mijita, se te ven las bubis”
  • Preguntarle a una señora para cuando nace el bebé y sea sólo gordura
  • Cuando vas al baño en casa de un amigo y no jala bien… y no se va.. O lo tapas.
  • Cuando estás hablando mal de alguien y te dicen “es mi prima”
  • Cuando no pasa tu tarjeta porque está bloqueada y todos piensan que porque no tienes dinero (porque cuando no tienes dinero pura nada la usas, jajaja)
  • Cuando te ves en el espejo y te das cuenta que tienes todo el día con un moco bastante grosero pegado en tu nariz y así atendiste clientes y todo.
  • Decirle “Disculpe señor” y te digan “soy señora”
  • Sin querer tocar partes privadas a un desconocido, accidentalmente
  • Saludar a alguien porque te está saludando, pero está saludando a alguien que viene detrás de ti
  • Cuando prestas tu teléfono para que vean una foto y le mueven y salen tus fotos disque ‘sexy’ que te tomaste aburrido y nunca las borraste
  • Ver películas con escenas de sexo, ya sea con tus papás ó tus hijos.
  • Etc

Creo que todos nos podemos identificar con las cosas anteriores como ‘situaciones’ en las que quieres gritar “TIERRA TRAGAME”.

Pues sí, son muy típicas y así pasen los años y te dejen de importar muchas cosas, esto que ennumeré, por lo menos a mi, me siguen causando mucha pena.

Pero quiero explicarles porqué se me ocurrió este tema para el blog.

La semana pasada fuí al cine con mis hijos a ver por fin la película “A BEAUTIFUL BOY”.  Digo Por Fin, porque la película no fué lanzada a todos los cines, sino sólo a ciertos en la ciudad de San Diego y la verdad me dolía el codo pagar $17.50 por persona para verla.

karen-zhao-643916-unsplash

La semana pasada por fin estuvo en un cine cerca de la casa y era 2X1, así que me salió a $15dlls por los tres.. (woohoo, ya se).

Total, me dicen mis hijos que deberíamos de comprar los dulces en la Dollar Tree porque en el cine nos salen bien caros… (jajaja, me estoy delatando de la pobreza.)

Pues compramos 3 botellas de aguas y 3 cajitas de chocolates por $6. En el cine hubieran sido $30dlls por lo mismito exactamente. (no es tanto lo pobre sino el abuso de los cines en sus precios de la comida y golosinas)

“OK, cada quien mete lo que compró”, les dije.

“No traigo bolsas en mi camisa”, me dijo el Coco mi hijo. Y me entregó sus cosas y las metí en mi bolsa.

“Yo me llevo mis dulces, pero la botella no me cabe en mi bolsita”, me dijo Luisa Fernanda.

El caso es que al llegar al cine, yo llevaba las 3 botellas de agua en mi bolsa y dos de los tres paquetes de dulces.

Al pasar por donde tienes que dar el boleto de entrada, el muchachito nos dice:

“tengo que revisar sus bolsas”.

disgusted-mother-in-law_pumnze
Literal mi cara, aparte que me puse roja y quería llorar

Voltié a ver a mis hijos y Luisa Fernanda tenía cara de que se iba a infartar.

Al buscar la cara del Coco, había salido corriendo. (Ya sabe que voy a tardar 25 años en perdonarlo por habernos abandonado en la situación crítica en la que estábamos. jajaja)

Nunca había sentido tanta pena. Me sentí la persona más chafa del mundo metiendo de contrabando agua y 3 dulces pedorros al cine.

“Abra su bolsa”, me dijo el muchacho.

Luisa Fda le mostró su bolsa con los dulces como evidencia…

“Traigo agua”, le dije, con mi voz más fracasada que me salió del alma.

“Pasen”, nos dijo.

Parece ser que llevar agua no es pecado y pues los dulces parecían comprados en la misma sala.

El Coco se apuró a alcanzarnos cuando vió que todo estaba bien. (Me las va a pagar esta Navidad, jaja)

En silencio caminamos hacia la sala donde estaba la película. Nos sentamos los tres y repartí las botellas de agua y dulces.

“No manches”, suspira Luisa Fda rompiendo el silencio.

“No manches”, le contesté.

El Coco nomás dijo, “yo me retiré para salvarlas si era necesario”..

Le dí un zape por habernos dejado.

Nos entró un ataque de risa ya despues.

(Qué bueno que no metimos sushi ni burritos de frijoles. Y que bueno que ya sabemos que podemos meter agua y dulces).

Creo que esto ha sido el último “tierra trágame” que he experimentado y no se si fue que estoy mas vieja, que debo ser la responsable de mis hijos ó qué, pero me dió mucha pena…

list_640px

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Hoy es cumpleaños de mi niña Luisa Fernanda.. Happy 19th birthday beautiful girl!!!

45544308_2007130046040130_762414277666537472_n