Oportunista

Oportunista es una de mis palabras favoritas. Todavía no entiendo porque se considera un insulto si te dicen así. Para mi un oportunista es aquel que no deja pasar una situación importante que puede cambiar su vida, aunque el significado literal es que es aquel que se aprovecha de las circunstancias para beneficiarse.

Platicaba con amigos y me surge la pregunta:

¿Cuántas oportunidades se tienen en la vida?

El tema puede ser largo y contradictorio. Unos opinan que las personas nacen con una estrella y parece que son favorecidos por la vida para darles en cada esquina una oportunidad para realizar sus sueños personales, profesionales y privados.

Otros parece que la vida los castiga y dejan pasar oportunidades que tienen en frente por no saber identificarlas, por miedo al riesgo y por que piensan que ‘Todavía no es el momento’.

La vida me ha enseñado de mil maneras que nos encontramos rodeados de oportunidades todos los días pero uno solo se pone las trabas y se autolimita.

Me puse a pensar cuantas oportunidades he perdido por mi misma y cuantas oportunidades se me han ido porque terceras personas influyeron en mis decisiones. El ejemplo más fácil es de los padres a los hijos.

Uno comienza a tomar las oportunidades por los hijos y sin querer vas formando a los hijos bajo tu criterio.

Las escuelas que uno tiene la oportunidad de brindarles a los hijos; los círculos sociales en los que los envuelves; hasta el corte de cabello un día puede marcarlo para siempre (historia real, luego se las platico).

Después vienen esas oportunidades que por miedo no tomas. Miedo a lo nuevo, a lo desconocido, a fracasar, a tener que volver a empezar.

Otras oportunidades las tienes que dejar ir porque no están de acuerdo tu familia, pareja, hijos. Oportunidades que es más fácil decir “Hijole, ni modo, no me tocaba” en lugar de platicarlo y planearlo con toda la familia para ver si es algo que conviene a todos.

Y luego las oportunidades que se presentan directamente y te hacen sentir que estaban esperándote toda la vida. Esas que te exigen sacrificar unas cosas porque vienen cosas mejores pero que al principio te duelen.

Oportunidades o tal vez OPORTUNIDAD (una sola) que, si no la tomas tu para tu bienestar, alguien mas lo hará aunque salgas tu perjudicado.

Yo llegué ya a una edad en la que, si veo la oportunidad, la tomo.

Ya no me espero a ver que van a pensar.

Ya no me da miedo fracasar porque lo he hecho muchas veces y se que de todo se levanta uno menos la muerte.

Ya no me importa si van a criticar mis decisiones.

¿Saben por qué?

Porque OPORTUNIDAD viene de “Op” que significa ‘antes de’ y ‘portus’ que significa ‘puerto’. Los marineros usaban esto para afirmar que se encontraban delante de un puerto seguro.

Así que eso es para mi toda OPORTUNIDAD…. Una antesala a algo seguro.

Chistecito para terminar:

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 😊