JENGA

Jenga. Ese juego de bloques de madera ó de plástico que se acomodan en una torre perfecta de cuatro lados planos. El chiste del juego, que me imagino que conocen bien, es sacar un bloque por turno y colocarlo arriba, sin derrumbarla. Entre más pasa el tiempo, más difícil es lograr que se mantenga de pié.

Uno a uno, tomando turnos. Es una sensación de ser un equipo porque entre todos los jugadores la torre se debe de mantener de pié. Pero es al mismo tiempo una competencia y pierde el que la tumba, el que derrumba todo el esfuerzo de los demás.

El juego es estresante cuando ya va tiempo recorrido. El saber que falta poco para tu turno te hace desear que el que está antes de ti pierda. Es adrenalina, es nervios, es parte de aprender.

¿Qué me enseña a mí y a tí este juego? Muchas más cosas de las que te imaginas.

El JENGA es un excelente juego para desarrollar la habilidad de tomar decisiones. (Observas la torre. Escoges un bloque de abajo y decides donde colocarlo. El bloque que saques es importantísimo. Dónde lo pongas, también.

El JENGA te hace paciente. Te enseña a esperar tu turno. Te hace ser buen amigo para aprender a apoyar a la persona que está colocando el bloque y se aprende a trabajar bajo presión.

Uno a uno se van acomodando los bloques y el juego es divertido mientras sin querer reforzamos habilidades de manera divertida. A mi me gustaba mucho jugar con mis alumnos de kinder (5 años) porque aún no tienen finas sus habilidades motrices pero saben lo que quieren y entienden sobre la importancia de decidir.

El juego es divertido y es perfecto. Puede jugarse solo para ‘practicar’, pero lo mejor es con varias personas.

El jenga es un balance de decisiones para mantener una torre de bloques de pié.

Es por eso que no dejo de comparar el JENGA con la vida diaria.

Todos los días tomanos decisiones que nos van a sostener ó derrumbar. Desde despertar temprano ó quedarse en cama y comenzar el día tarde. Ambas tienen consecuencias tanto positivas como negativas.

Lo que desayunamos, si fuimos al gimnasio, los zapatos que nos pusimos y hasta qué música escuchamos en la radio pueden determinar nuestro derrumbe ó fortaleza en el día.

Lo mismo pasa en las familias. Cuando los hijos son pequeños, los padres son los que manejan esos bloques para sostenerse. Ellos nomás deciden y es fácil comunicarse entre dos personas.

Pero luego, cuando menos piensa uno, los hijos crecen y quieren tambien mover las piezas de la torre familiar. No se si tengan hijos grandes pero el primer shock es cuando no se quieren poner la ropa que les compraste para Navidad ó algún evento.

Es algo tan simple pero es como el ver que pronto tendrán que tomar decisiones junto con los padres y que van a afectar que se tambalee la torre.

Todas las decisiones, desde la más sencilla, tiene un efecto en esa torre de Jenga familiar. Si decide estudiar fuera, si decide tener un novio que no te gusta, si decide hacerse un tatuaje, si decide ya no querer ir a Misa los domingos. Decisiones que causan conflictos, tal vez. Decisiones que aunque sean positivas pone a los padres de familia a sostener la torre mientras ven donde acomodar el bloque.

Todo es perfecto y todo tiene un porqué. Hay bloques que sabes que si los quitas se cae la torre. Otros que sabes que están chuecos pero los ignoras, ‘al cabo que no pasa nada’… hasta que pasa.

Ahora bien, todos jugamos JENGA, ¿de acuerdo? Díganme amigos, ¿qué pasa si una fuerza externa derrumba esa torre?

Un estornudo, un familiar que nomás por molestar decide romper todo, una patada ‘sin querer’ a la mesa.

Se siente horrible. Sientes que todo tu esfuerzo y trabajo por mantener algo unido y de pié es ignorado. Te quedas nomás viendo las piezas, derrumbadas.

Sí, se pierde. Se acaba el juego.

Pero ¿te digo algo?

Hay una magia tambien cuando se vuelve a empezar. Cuando todos en el equipo, familia, se ponen a acomodar las piezas en el molde que darán pié a la torre. Es un sentimiento de “ni modo, volvemos a empezar, no pasa nada”.

Y comienza todo de nuevo. Quizá siendo más cautelosos. Quizá no dejando a lo ajeno acercarse al juego para que no lo vuelva a dañar. Comienzan otra vez los apoyos en cada turno, los consejos de un miembro a otro y los apapachos cuando uno se equivoca y derrumba todo.

“Ni modo, era imposible no tumbarla. Lo hiciste muy bien”.

JENGA, que viene de Swahili KUJENGA, que significa “construir”, es nuestro día a día: en lo familiar, en el trabajo, en ese proyecto, en esa pareja, en ese sueño, en ese plan…

JENGA, ¿Qué tan alto puedes llegar?

Tan alto como lo desees, al cabo que si se te cae todo, borrón y cuenta nueva.

Jenga pieces

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Los Quejidos

Hace un año (casi un año ya), cuando recién comenzó la pandemia y el mundo se puso en alto total, mil cosas se dijeron y millones más pasaron por mi cabeza.

“La sociedad va a cambiar despues de esto”

“Todos unidos como sociedad seremos más empáticos y comprensivos”.

Yo, ingenuamente, si pensaba que el mundo iba a cambiar despues de la sacudida que nos dió esta pandemia (y nos sigue dando). Realmente, se los prometo, yo pensaba que el mundo sería otro. Pero no.

Seguimos siendo los mismos quejumbrosos, antipáticos y egoístas de toda la vida.

¡Qué calor!

¡Qué friazo!.

¡Qué feo!

¡Qué caro!

Ando como loca; no descanso nunca; me desespera; no me comprenden; todos en mi contra siempre; ¡guácala!

De todos nos quejamos. Hablo en plural porque no he conocido una sola persona en este mundo que no se queje de algo.

Del dolor, de la situación económica, de la política, del clima, del Super Bowl, de los aguacates caros, de lo rápido que salen las canas, del tráfico, de los vecinos, de la pareja, de tener que usar mascarillas, de todo.

De lo físico de una persona; si le va bien; si le va mal; de lugares sugeridos; de películas y de una cena a la que fusite invitado. Nada da gusto al 100%.

Yo tambien me quejo mucho, de tonterías pero luego se me olvidan. No me atoro en ellas. Me quejo, nadie me hace caso (ó me ignoran) y se me olvida. Punto final.

No se si estamos viviendo tiempos de mucha comunicación que todos nos sentimos reporteros, expertos y críticos de tal manera que cuando vamos a un lugar, vamos con la tarea de encontrar lo malo de la experiencia y dejamos ir los momentos lindos.

Según los expertos de psicología, hay 5 razones importantes por las que el ser humano se queja:

  1. LLAMAR LA ATENCION: Existen personas que necesariamente tienen que ser reconocidas y emitiendo quejas logran tener un público simpatizante ó se hacen de enemigos. Muchos influencers y twitteros han llegado a la fama de esa manera tan patética.
  2. QUITAR LA RESPONSABILIDAD: Es muy fácil quejarse de lo complicado ó difícil que es hacer algo para tener a qué echarle la culpa por no poder. Tambien es muy fácil decir “No puedo con todo yo sola” pero al mismo tiempo no pedimos ayuda. Se hace un círculo vicioso.
  3. CAUSAR ENVIDIA Y/O ADMIRACION: Quejarse como una persona muy sabionda puede que cause que las personas piensen que eres mucho más inteligente que los demás. Es quejarse pero haciendo hincapié que tú lo hubieras hecho mejor.
  4. PODER: Las personas que se quejan de la situación actual y comentan como sería si todo fuera diferente les da un cierto poder de grandeza y control, que al final no es más que un juego de palabras.
  5. PRETEXTOS POR FALLAR: Lo más fácil es decir “ay, choqué porque el sol estaba en mi ojos”. “No hice el trabajo porque mi mamá no me llevó a la papelería”. “Nunca me entero de lo importante de la oficina”

La razón principal de que nos quejamos es que sentimos que hay un abismo grande entre lo que era nuestra expectativa y lo que fue la realidad. Curiosamente sentimos que si nos quejamos y hay gente de acuerdo con nuestras quejas, hemos encontrado un nicho amistoso por tener algo en común.

Quejarse no es todo malo. Nos sirve para expresar una opinión de desagrado y dejar bien dicho lo que pensamos de algo que no nos pareció bueno.

Lo malo es hacerlo ya de manera crónica, por todo, contra todos y a toda hora. Quejarnos no soluciona absolutamente nada.

Lo peor de todo es que hay estudios que han arrojado el resultado de que el hipocampo de nuestro cerebro se reduce de tamaño cuando nos quejamos en exceso.

El hipocampo es el área de nuestro cerebro que trabaja en el resolver problemas y pensar analíticamente.

Así que, ya lo leyeron aquí.

Antes de quejarte, busca lo positivo de la situación, porque si lo único que ves es lo negativo y te quejas con todo mundo, en redes sociales y lo gritas a los cuatro vientos, entonces te vas a quedar con el cerebro de un tamaño muy chiquito. Las neuronas se te van a morir.

(Ahora entiendo a todos los quejumbrosos que conozco. jajajaja).

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Si tuviera un changuito haciéndome piojito, no me quejaría jamás

Algunos datos curiosos…

El día de hoy les quiero platicar de algunas teorías que se leen en internet que me ponen a pensar. No sé decirles con exactitud si son reales ó meramente teorías por comprobar. Algunas son divertidas y otras si hacen a uno pensar bien las cosas. (Las letras azules en itálicas son mi opinión personal).

Dicen que:

  1. Si los humanos se mataran los unos a los otros de la misma manera que matamos animales, estaríamos extintos en 17 días. (Me ha hecho pensar mucho esto. Nos la vivimos matando animales todos los días. Para reflexionar este dato).
  2. Los papás de bebés recién nacidos pierden alrededor de 6 meses de sueño los primeros dos años de la vida del niño. (A veces uno no vuelve a dormir. Siempre existe un pendiente, tengan la edad que tengan. De chiquitos para saber si estaban bien. De grandes para ver si llegan bien. Nunca termina la angustia).
  3. Todos conocemos el DEJA VU, pero ¿sabías que hay algo contrario al DEJA VU que se llama JAMAIS VU (jamás visto)? Es cuando experimentas algo que reconoces pero al mismo tiempo se siente totalmente ajeno a ti. (Me explicaba un amigo psicólogo que es como si fueras a tu casa de cuando eras niño pero al entrar sientes que todo es ajeno a ti. No lo reconoces. Entonces tienes un JAMAIS VU. Lo voy a aplicar con gente que molesta, jajaja)
  4. Es más probable que mueras por sentirte solo y con desamor que de sobrepeso. (Me preocupé mucho con este dato. Ya estoy trabajando en lo último, como quiera se baja de peso. Pero no me quiero morir a causa de lo primero, que triste).
  5. Hay teorías que indican que los sueños no son recuerdos sino incidentes en otro tiempo de un universo paralelo. (El sueño es y será lo más incierto en todos los estudios médicos y científicos. Cada vez sacan una cosa nueva).
  6. Cuentan tambien que cuando uno escucha su nombre, son parientes tratando de levantarte de un coma en otro tiempo. (Espero no tener la oportunidad de comprobar si es cierto)
  7. Para morir de sobredosis por fumar mota, tendrías que consumir 1500 libras en 15 minutos. (O sea que es prácticamente imposible morir por una sobredosis de mariguana)
  8. Una persona normal se topa con un asesino en la calle 36 veces en toda su vida. (Me la voy a vivir viendo a los ojos de las personas y mas hoy en día que todos traen cubrebocas).
  9. Aplicar sudor de una axila masculina en los labios de una mujer la ayuda a relajarse, levantar el ánimo y regular su ciclo menstrual. (No, gracias)
  10. El macho araña, para evitar que la hembra se lo coma, la amarra a la hora de tener relaciones. (Me estoy imaginando que de allí salió el bondage en la sexualidad explícita.)
  11. En Suiza los baños públicos tiene luz azúl para que un adicto no encuentre sus venas y no pueda inyectarse. (No creo que sea verdad. Alguien que no tenía nada que escribir lo puso)
  12. Si quieres ir a un lugar pero nadie te quiere acompañar, vete solo. Allá encuentras a gente que le gusta lo mismo que a ti. (Próximamente me voy. Allá encontraré gente)
  13. Hay pichones que son usados para transportar droga de un país a otro. Un solo pichón puede cargar hasta $3000dlls de cocaína. (Lo que no entiendo es como saben para donde volar los pájaros).
  14. El inventor de las papitas Pringles fue enterrado en un ataúd en forma de lata de las mismas. (Ha de haber tenido cuerpo de cilindro el señor. Que en paz descanse).
  15. Cuando un zorro enviuda, se queda soltero para siempre. Si la zorra enviuda, se busca otro de volada. (Con razón la palabra zorra tiene ese signficado. Mas bien debería de usarse ese adjetivo calificativo para mujeres inteligentes).
  16. Dicen que cuando mueres, quedas un rato conciente y te das cuenta que en realidad perdiste la vida. (Esto me daría miedo. Ver que dejo a mis seres queridos).
  17. Cada uno de nosotros está a 6 minutos de morir pero el respirar ‘resetea’ ese tiempo. (Por eso en las noches uno siente que deja de respirar a veces.)
  18. Entre las 3am y 4am es cuando nuestro cuerpo está más débil y nos ‘morimos’. (Ya casi es hora. Me tengo que apurar a escribir).
  19. Los delfines y las ballenas son los únicos animales que se suicidan, al igual que el humano. (¿Qué les puede casuar depresión a estos mamíferos marinos? ¿Cómo se suicidan?)
  20. Hay una enfermedad que de repente dejas de dormir hasta que te mueres. (Traigo síntomas desde hace rato)
  21. Dicen que Illuminate es una organización de los que dominan el mundo. (Busca en Google Illuminate pero al revés).
  22. 24 conejos en 6 años producen una población de 2 millones de conejitos. (Conozco a matrimonios muy parecidos)
  23. Hay una bóveda en el fondo del mar que contiene todas las semillas de toda siembra para en caso de una guerra nuclear el mundo resucite. (Espero que no se les hayan olvidado los espárragos ni las coles de bruselas)
  24. La enfermedad mental es un mito y los que tienen algún problema psiquiátrico son los que ven el mundo como es en realidad y por eso no saben como actuar. (Es lo que ahora la juventud llama “woke” ó “estar despiertos”. Te dicen loco si eres diferente porque ya sabes como funciona el mundo y la sociedad).
  25. Hay 100 cuerpos congelados de personalidades que murieron para revivir si la tecnología avanza lo suficiente. (Yo me quiero congelar si todos los que tengo en una lista se congelan conmigo. Si no, pues que chiste despertar sin tener a nadie en la vida. Luego les paso la lista con los que quiero despertar en un futuro. A ver si están en ella. Es como la lista de Schindler).
  26. La piña es una fruta que te quiere comer de vuelta. Contiene bromelanina, una enzima que come tu lengua. (Con razón nos pegamos esas escaldadas en la boca, y más cuando le pones Tajín).
  27. Hay 20 millones de toneladas de oro en los océanos. (En cuanto me queda bien un traje de buzo, me iré a escarbar en el fondo del Pacífico).
  28. El lago de Natron, en Tanzania, convierte a los animales en piedra si caen en el. (Es como si el lago fuera de la Medusa).
  29. Isaac Newton descubrió la ley de la gravedad a sus 23 años. (Yo a los 23 años me estaba recuperando de la bulimia y pensando que mi mundo se acababa en 1995)
  30. Una cabeza humana queda conciente 20 segundos despues de ser decapitada. (“Ugh, que feos se me ven esos pantalones de lejos”, creo que eso diría en esos 20 segundos que pudiera ver mi cuerpo tirado aparte de mi cabeza).
  31. Los pinguinos se prostituyen a cambio de piedritas. (¿Para qué usarán las piedritas? Pues para lo mismo que hicieron para conseguirlas. Jajajaja..)
  32. Si vendes todos los órganos y químicos de un cuerpo humano, ganas $45millones de dólares. (No estoy dando ideas, pero entonces ese el precio que un cuerpo humano tiene en el mercado negro).
  33. A lo mejor las fobias se basan en la manera que morimos en otra vida, por eso es que nos da miedo cosas que no hemos intentado hacer. (A mi entonces me mató Walther Mercado en otra vida. Le tenía un miedo inexplicable).
  34. La leche de cucaracha es 4 veces mas nutritiva que la leche de vaca. (¿Cómo se ordeñan? ¿Es como si fuera leche de almendras? ¿A quién se le ocurrió? O sea el inventor dijo un día “se me antojan unas Zucaritas con leche de cucaracha” No me explico).
  35. Algunos dicen que el mundo es hueco y existe una civilización rara en el mero centro de ella. (Con razón va a tronar como Ferrero Rocher si se estampa un asteroide en la tierra).
  36. WiFi 5G causa que el virus del coronavirus se acelere y reproduzca (Ni tengo 5G así que no peligro).
  37. La luna es un reflejo y no un cuerpo real. (Ajá, ha de ser un super reflector en una mega pantalla)
  38. Bigfoot existe y lo han visto más de 2032 veces en el estado de Washington. (Me gusta mas la leyenda de la Llorona en México).
  39. Accidentes militares y nucleares en todo el mundo son justificados como que fue “fenómeno natural” (No me extrañaría nada que los tsunamis y terremotos fueran causados por explosiones militares)
  40. El color más oscuro se llama Ventablack. (“Prende la luz. Se ve todo bien ventablack”)

40 teorías, notas curiosas que uno se topa en el internet y pueden ser usados como principios de conversación en cualquier reunión.

Eso sí, unas pueden ser principios de debates y pleitos, así que úsense con cautela.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

De Segunda

“¡No! No debes de comprar cosas usadas en la Goodwill ni en las tiendas de antigüedades”…

Sí, toda la vida me han dicho eso. Que cuando compras algo usado te traes con ese artículo la energía del dueño anterior. ¿Será?

Yo soy fan de esas tiendas. Me emociona ir a pesar que huelen a closet lleno de cosas con polilla. Tengo lámparas que me he encontrado en botes de la basura y nadie sabe (jajajaja, hasta hoy pues). Un mueble rojo que compré a $20dlls y todo mundo piensa que es de la Pottery Barn es de mis mejores hallazgos.

De basura a tesoro.. un dicho muy popular y muy cierto.

Pues la verdad no sé si sea verdad que las energías se quedan plasmadas en las cosas. Siempre he pensado que mi energía es dominante, así que cualquier rastro se borra rápido entrando a mi casa. (es lo que llamo el ‘cocowash’ para no estar mal pensando).

Se dice que la salvia se usa como hierba poderosa para hacer limpias a las cosas. La verdad no sabría decirles. Lo único que he probado de la salvia últimamente fue una cerveza artesanal hecha en el restaurant Salvia Blanca Restaurant, dentro del hotel boutique Contemplación Hotel en el Valle de Guadalupe B.C. Fue una experiencia meramente curativa en medio de nuestra dieta detox de enero. (es la verdad).

Pero volviendo al tema de ir a comprar cosas usadas, mi hijo el Coco quiso ir conmigo a una tienda de “segunda” aquí en San Diego llamada “Consignment Classics”. Estaba muy frío y lluvioso el día pero teníamos ganas de volver allí porque la última vez que fuimos hacía demasiado calor y no se podía andar agusto.

Me encontré esta taza y me regresó a la cocina de mi mamá en mi casa de Nogales, Sonora. Casi creo que las tazas de mi mami eran de otro color pero recuerdo perfectamente como tomaba mis deditos y sentía el rombo liso y el rombo con puntitos alzados. En mi escuela nos estaban enseñando a leer en Braille (para ciegos) y quizá era una manera que yo tenía de enseñarle a mis dedos entrenarse a leer puntos.

Despues ví este par de saleros. La sal y la pimienta… Pero no. La canela le hizo un gane a la pimienta. Me dió risa. Con razón lo están vendiendo. Una pareja no común, que no queda (sin agraviar).

Vi a los Raggedy dolls, a Andy limpiecito y en perfectas condicones. Pero Raggedy Ann estaba encerrada con un letrero que pedía ayuda para salir. Mi mente hizo mil historias pero estaba realmente curiosa la manera que estaban puestas ambas muñecas. Raggedy Ann, mi muñeca de la infancia.

No se si esten bien tomadas estas fotos de muñecas porque cerré los ojos al hacerlo. No me daba miedo haberlas encontrado. Me dió miedo pensar en las manos que las crearon. Alguien que en su mente dijo “Sí, haré una muñeca con pelos de clavos”. Y ni hablar con las muñecas sin cuerpo y el tercer ojo abierto. Ay no. Paso.

Llegué a la sección vintage de marcas reconocidas. Desde Gucci hasta Chanel. Los zapatos muy bonitos pero no eran de mi talla ni tenía los $600dlls que costaban (con eso mejor me iría a la Neiman Marcus por unos nuevos sin energías de gente pasada).

No pude hacer nada más que llenarme de sentimiento al ver este ATARI, una consola de videojuegos igualita a la que teníamos mi hermana y yo de muy chiquitas. Nos la trajo el Santa Claus junto con dos videojuegos (el de Golf y el de Baseball. Nótese que el Santa pensó más en mi papá que en nosotras. Yo quería el Frogger y mi hermana el Asteroid, los cuales mi mamá nos tuvo que comprar inmediatamente cuando las dos niñas nomás ponían la cara de ¿? jajajjaja).

Siguiendo por el gran almacén, (porque realmente está gigante la bodega), me topaba cada cosa que me daba risa, nostalgia, miedo y asco. Asco porque había ropa que se veía sudada de años atrás, manchadas de los sobacos (axilas pues, para los que no son de confianza). Me encontré un montón de macramés, que por cierto sé hacer y no he vuelto a hacer desde 1981 y una lámpara de una maniquí con una sola pierna con una media muy sexy. Estuve a una nada de comprarla. Se los juro pero mejor me voy a esperar a cuando tenga una casa sin hijos que no les de pena de lo que haga.

Me topé con una máquina de escribir que me transportó a mediados de los 80s cuando en la secundaria la profesora Lacsy nos enseñaba LA SOSA LOLA A ESOS OSOS SOLO ASEA y el tan afamado ASDFG ÑLKJH… planas y planas de lo mismo, sin errores ó volvías a empezar. Gracias a esa maestra escribo muy rápido en el teclado. 🙂 No era OLIVETTI pero muy parecida. No me dieron ganas de comprarla pero si suspiré un “awww” llenito de melancolía.

Encontré ropa maravillosa, de esa que ya no hay. Pude entender que estamos acostumbrados a la costura muy corriente de ropa confeccionada de manera masiva. Mucha ropa antigua, de verdad de los 70s y 80s. Los sacos bien hechos, con forros gruesos. Los vestidos perfectos y con esa tela que no le pasa nada ni por el pasar de los años. La ropa de hoy en día te dura tres lavadas, es cara y no es original. Todo mundo tiene lo mismo puesto. La ropa de antes está mucho mas linda, fina y colorida. La anduve viendo y metía las manos a las bolsas de los sacos a ver si me encontraba un billete olvidado. Fue nula la búsqueda.

La tetera del oriente, el pedestal peludo blanco y la muchacha bichi tocando el piano fueron artículos que me quedé con ganas de comprar. Estaban muy caros para mi presupuesto pero voy a volver por al menos uno de ellos. Siempre he querido una tetera de colores para en ella hervir los eucaliptos y respirar mejor. El pedestal de peluche blanco estaba increíble pero se me hizo caro por $450dlls. Y pues la pintura me llamó la atención porque nunca se me ocurriría tocar el piano sin ropa y a la protagonista sí. Me hizo pensar en qué razones tendría.

Llegué a un puesto con accesorios de los tiempos de antes y me quedé impactada con lo pesado de cada una de las diademas. Preciosas piezas parecidas a las de hoy en día pero algo en ellas las hacía únicas y es cuando me puse a pensar que tal vez era la energía que transmitían. Quizá fueron piezas usadas en ocasiones lindas, mágicas y de felicidad.

No pude resistir y me compré una diadema de cristales para usarla en alguna ocasión en la que quiera sentirme como una mujer de antes, una diva ó una princesa.

¿Qué tal me queda?

Pues así estuvo más ó menos esta visita al almacén de antigüedades. Lo disfruté cada minuto y estoy segura que a la otra que regrese encontraré muchas más cosas. No me importa si las cosas tienen energía ó no. Yo me encargo de llenarlas de positivismo y quitarle ese stigma de que trae toda la mala vibra de una vida pasada ó que pertenecen a gente que ya murió.

Lo padre es la experiencia de poder buscar, tener ese buen ojo de descubrir algo de valor entre todo el arnero que hay. Porque tambien hay cosas espantosas y sucias. Es nomas estar pendiente de aquello que brille ó te llame.

Yo si creo que las cosas materiales buscan a sus dueños. A mi todavía no me encuentra el Tesla que me anda buscando, jejeje.

¿Qué te pareció? ¿Vamos? Yo te llevo.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

10 AÑOS

No puedo creer que hayan pasado ya 10 años desde que se me ocurrió escribir mi primer blog gracias a mi amiga Cristina Burgos.

El 12 de enero del 2011 publiqué el primero de 530 que van hasta la fecha de hoy (531 con éste).

Diez años.. con los ojos llenos de lágrimas me puse a leer algunos de los primeros que escribí. He madurado en algunas cosas, sigo sin escribir bien el español (ó castellano para que no se enojen los conocedores del idioma) pero creo que soy más honesta hoy en día.

No quise escribir de un tema en especial. Sólo quiero darles las gracias por seguir aquí, leyéndome (aunque sea en el baño) y por ser mi inspiración de cada semana.

Cada uno de ustedes forma parte de estas letras. Les confieso que SI me gustan los “likes” y comentarios en este blog (ó en Facebook). No sé explicarlo. Me acerca a ustedes de alguna forma.

Siempre dije que sólo quería escribir 10 años. Ya se cumplen hoy. No se si me despida ó le siga. Me da miedo soltarme de algo que me ha dado tantas enseñanzas.

Esta pantalla en blanco me ha acompañado en las buenas y en las no tan buenas. Me escucha cuando le escribo (sobre todo aquellos blogs que nunca voy a publicar). Esta pantalla no me juzga. Me juzgan los lectores, para bien ó para mal. Muchas veces me han juzgado las personas que más he querido.

Por lo pronto yo quiero brindar por este espacio, lleno de líneas con mucho sentimiento pero tambien de lo que dice ‘entre líneas’ y que no todos leen.

530 blogs con los cuales han llegado a conocer lo que he querido compartir con ustedes. Muy poca gente conoce lo que no publico y eso me hace sentir segura de alguna manera.

Han sido 10 años de cumplir cada miércoles sin falta (al menos que de plano no se haya podido publicar). Mi compromiso con mis lectores (sean 1 ó sean 100) es el mismo. Mientras haya quien me lea, tendré la inspiración de comunicarme con estas letras que a veces son muy simples y otras veces han sido serias y llenas de verdad.

Y ¿saben qué? Me siento orgullosa de mi.

Les dejo los blogs en estas imagenes. Gracias de nuevo por seguir aquí.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Arbol Torcido

¿Alguna vez has pensado porqué hay árboles que crecen derechitos, sin problema? Sin embargo, hay otros que crecen todos chuecos, aún estando enseguida de esos derechitos.

Sí, los factores externos son culpables de cómo crecen. Si el sol le pegaba más ó menos que a los árboles vecinos, si era favorito de ser orinado por los perros, si el clima, etc. Siempre hay pretextos para justificar el porqué un árbol crece torcido.

Pero, tambien tenemos que ver que hay árboles que son menos resistentes a lo que pasa a su alrededor. Se marchitan con facilidad, se secan, se “dan” a los vientos y no aguantan.

Aquí en San Diego, por donde vivo y camino muy seguido, puedo ver los arbolitos que fueron plantados al mismo tiempo hace algunos años. Todos parejitos y bonitos. Salvo uno.

Hay un arbolito que siempre está chiquito, como que lo cambian ó de plano no crece. Y está amarrado a dos palos fuertes para que no se vaya de lado y crezca como sus arbolitos hermanos.

Las ligas que lo sujetan son fuertes pero no lo aprietan. Los jardineros lo cuidan, lo riegan y lo limpian como si fuera un proyecto mandado por el jefe de parques del condado. Me llama la atención el cuidado y el tiempo que le dedican a un arbolito.

Pues claro. No es bonito. Desentona con los jardines espectaculares que hay a mi alrededor. Es un árbol chueco y rebelde. No hace lo que debe de hacer segun todos. Hace lo que quiere. Y tiene muy nerviosos a los diseñadores de jardines de por acá. Aquí donde vivo todo tiene que estar bonito y perfectito (casi creo que miden el grosor del tronco y lo ponen a dieta si está mas grueso).

No sé porqué nací tan observadora ni mucho menos sé para que me puede servir este talento pero ya se me hizo obligación ver como va el arbolito. Todas las mañanas al caminar a la Kiara, mi perrita, lo observo. Me gusta verlo cuando no están todos los jardineros encima de el estudiándolo, cuidándolo ó aseándolo.

No dejo que la Kiara se le acerque porque de seguro lo orina y capaz de que eso lo mata. Ella lo quiere oler y no la dejo. Se ve tan frágil el arbolito enseguida de sus hermanos ya altos y robustos y perfectamente alineados con el zacate y la orilla de la banqueta que me da ternura. Quiero que crezca ó si no lo van a cortar y eliminar y van a transplantar otro para que no haya fallas en lo estético de los jardines.

En la tarde veía unas fotos en la computadora y me salieron unas de bosques y de naturaleza tal cual es. ¡Qué bonito es nuestro mundo natural!

Y ví detenidamente a los arbolitos. De todos tamaños, chuecos y derechos. Altos y bajitos, dando sombra y sólo adornando. En la naturaleza ningún arbolito es feo. Todos son sometidos a factores externos que determinan cómo son físicamente. Los que mueren se convierten en abono para futuros árboles.

En la naturaleza, nadie les dice qué está bien y qué está mal ó feo. Tampoco hay ejército de jardineros ni de diseñadores de áreas verdes que los van a detener con ligas ni con cuerdas para que crezcan bien. Aquí en la naturaleza, todos son libres, crecen como quieren, y todos dan el mismo servicio de purificar nuestro aire.

A lo mejor no somos árboles chuecos. A lo mejor estamos en el lugar equivocado ó rodeados de la gente equivocada que nos dice qué debemos de hacer sin respetar lo que nacimos para ser.

Ok, entiendo, vivimos en una sociedad llena de reglas que debemos de cumplir como tal. Si nos vamos enchuecando, siempre hay quien nos ayuda a ponernos unas ligas ó cuerdas para enderezarnos y seguir estando en cumplimiento con una sociedad que batalla igual que cada uno de nosotros. Rodéate de la gente que te trata de ayudar a enderezar y aléjate de la gente que trae esa hacha en las manos que busca talarte en cuanto ya no sirves, no funcionas ó sobresales a todos los demás.

Ser árbol torcido no es defecto. Es realmente nuestra forma de decir, soy UNICO.

Disfrutar de la naturaleza ya no es uno de mis propósitos para el año nuevo. Tengo mucho tiempo disfrutando de mi alrededor sin tener que proponérmelo. Solo observo y ya. Veo el cielo, el mar, las estrellas y la luna. Las flores, los pajaritos en la mañana en mi ventana y mi perrita en su rutina de tomar el sol para su vitamina D que le dicta la naturaleza.

Lo que nadie nos recuerda es que dentro de toda esa naturaleza que disfrutamos, los más importantes somos nosotros mismos.

Este 2021, disfruta de ti. De ser parte de este mundo y de seguir en el después del 2020. Recuerda, la pandemia no se acaba, el problema sigue. Lo que cambió fue nuestra manera de afrontarlo. Ya sin miedo, ya con cuidados, ya sabemos qué es y cómo es.

Así que árboles chuecos, torcidos ó perfectos, aquí estamos. Un año más que comienza.

¿Borrón y cuenta nueva? NO.

Continuemos todo lo avanzado.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Instrucciones

Tal vez ya vieron mis redes sociales y se dieron cuenta que esta Navidad, el regalo que más me impactó fue el de mis hijos.

Me regalaron un escritorio y una silla que pidieron por AMAZON. Han de preguntarse ‘¿y qué tiene?’. Pues resulta que tiene mucho. Fue un regalo que pensaron bien, lo planearon bien y ahorraron para que les pudiera llegar por correo y a horas que yo no me diera cuenta para esconder las cajas y forrarlas con papel de Navidad. (Con razón se acabaron los rollos de papel de regalo que compré, jejeje).

Un día de la nada ví dos cajotas envueltas y cuando vi que eran para mí, estaba todos los días tentada a abrir un poco la caja.

Me dejé sorprender y creo que fue la mejor decisión.

Este regalo es muy especial porque creo que me regresó a aquellos regalos del kinder que me hacían mis hijos con todo su amor y cariño. Ellos lo envolvían y me acuerdo perfectamente de sus caras cuando me lo daban y lo abría. Obviamente les exageraba el grito de emoción “Wooooooow!!! ¡Qué lindo!” Y para ellos ese grito de aprobación y sorpresa los llenaba de felicidad y orgullo.

Lo especial del regalo es que fue gracias al encierro pandémico de 2020, mis hijos pudieron verme las 24 horas. (Ugh, ya se. Todos estamos igual. Sí, que padre la convivencia pero llegó un punto donde ya queríamos salir corriendo).

Durante el encierro, ellos pudieron ver mi rutina diaria. Desde cómo me tomo mi primer café con crema muy caliente y los ojos cerrados en el sofá frío de la sala, tapándome con una cobija y muy pegadita a mi la Kiara mi perrita, hasta mi rutina de despintarme la cara con aceite de almendras (la cual mi hija reprueba porque dice que me tengo que cuidar más mi piel).

Las escuelas de mis hijos ‘en linea’ hicieron que yo permaneciera más tiempo en mi cuarto, tirada en la cama ó en la alfombra con mi laptop para trabajar y hacer mis juntas por ZOOM sin interrumpir sus clases. Tambien me pasaba a la mesa de afuera de mi balcón a escribir durante el día pero había días muy calurosos ó muy fríos y mejor me regresaba a mi cuarto.

A veces escribía con la computadora en mis piernas, tirada en el sofá. El caso es que pudieron ver que una necesidad fuerte que yo tenía era organizarme y montar una oficina casera.

Y ahora sí, esta vez mi grito de WOW al abrirlo no era exagerado como cuando recibía sus fotos en una esfera con diamantina. Ellos vieron mi reacción plena de sorpresa, agrado y asombro.

Y aquí estoy ahorita, desde mi escritorio nuevo (que tambien funciona como mesa de maquillaje ya que la luz natural que entra en la mañana es perfecta para sacarme los pelos de las cejas y de la barba).

Antes de esto, el día siguiente de Navidad, me puse a reacomodar mi cuarto para darle lugar a mi nueva oficina.

Abrí las cajas y me senté en el piso con mis lentes y usando mi celular de luz saqué los tornillos y tuercas. Lo bueno es que ya vienen con su desarmador L y no fue necesario ir por mis herramientas.

Le dí un vistazo a las instrucciones (Es decir, ví los dibujos sin leer lo que decían) y me puse a armarlo.

La vida me ha enseñado que no debes de brincarte pasos y que las instrucciones se deben de seguir para que la armes bien a la primera.

Con el escritorio me fue muy bien y en una patada lo armé. Quedó muy lindo y el tamaño es perfecto.

Con la silla batallé un poco. Todo iba bien. Puse las llantas a presión en la base. Atornillé la palanca que hace que se incline, baje ó acomode la silla perfectamente. Iba siguiendo los dibujos en las instrucciones super bien.

A la hora de querer atornillar el asiento al respaldo, despues de poner los tornillos, algo estaba mal. Como que los tornillos no quedaban nivelados y se sentía el asiento suelto. Me rascaba la cabeza, ya medio enojada de que no me había salido bien y las intrucciones las había seguido paso por paso.

En eso me moví del piso en el cual ya tenía como la hora y se oyeron caer unos fierritos, como si fueran monedas. Una bolsita chiquita había quedado pegada con cinta adhesiva a mi bota.

Me sobraban piezas. Unas arandelas (no se que son pero eso me dijo el GOOGLE TRANSLATE que se les dice a las washers, las tuerquitas flaquitas que van siempre con algunos tornillos).

Me tuve que regresar a ver el dibujo otra vez. Por allí, casi de manera invisible se podían ver las arandelas. Entonces tuve que hacer lo que debí de hacer desde un principio. LEER y SEGUIR las instrucciones.

Perfectamente decía que los tornillos tenían que ir junto a esas arandelas para que apretaran bien los tornillos y no se barrieran.

Pues sí, me hizo perder tiempo mi descuido y mi actitud muy ‘sabelotodo’ de hacer las cosas sin verificar. Algo tan simple y sencillo de hacer me hizo retroceder en muchas cosas.

Les platico esto porque al mundo entero nos pasó lo mismo. NO SEGUIMOS INSTRUCCIONES en marzo del 2020.

Si en marzo hubieramos seguido las instrucciones TODOS de quedarnos en casa 15 días, el virus se hubiera controlado. El hubiera no existe. Ya se.

Pero estamos a tiempo de no tener mas “si hubieramos usado todos mascarillas y no nos hubieramos juntado en diciembre” si seguimos las recomendaciones de todos.

Estamos a tiempo de seguir las instrucciones que se nos dan. No han sido tan imposibles de cumplir. Lo que pasa es que nosotros nomás hemos seguido las fáciles, las que nos convienen y así no era. Omitimos las importantes y cuando menos pensamos saturamos los hospitales de contagios.

Aprendí mucho este 2020.

*Aprendí que mi sistema inmunológico ha resistido al virus porque siempre salgo negativa en las pruebas (ó fue aquello no identificado en enero del 2020 {cuando nadie sabía del Covid19}que me mandó a la salas de emergencias y me alivié con Tylenol y VicksVaporub. Nadie supo que tuve pero hasta le hice un blog y aquí les pongo el LINK para cuando lo quieran volver a leer https://ginadewar.com/2020/01/08/falta-de-aire/ ).

*Aprendí que mucha gente prefería admitir tener piojos ó lepra que informar que tenían COVID19. Esto hubiera evitado contagios masivos.

*Aprendí a vivir con incertidumbre y sin escribir nada en la agenda del 2020 que quedó solo en tinta

*Aprendí que me gusta mas TIKTOK que leer, pero me gusta mas escribir que TIKTOK.

*Aprendí a sentir paz de nuevo, a pesar del caos mundial, por medio de refortalecimiento de mi FE.

Este es el último blog del 2020. Un año en el cual solo quiero agradecerles a cada uno de los que leen esto que sigan aquí, vivos y sanos y con todas las ganas para empezar este 2021, un año de sanación en todos los sentidos.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

2021 READY!

En tránsito

El mero 26 de noviembre estaba haciendo absolutamente nada en mi teléfono. Veía un rato las rabietas que escribía Trump en Twitter, revisaba Facebook a ver qué novedades había y tambien Instagram para ver lo lindo de las fotos de Thanksgiving y estas épocas otoñales.

Estando en Instagram, me salía y salía un anuncio de un lápiz labial, tipo brillo matte que se supone que te lo pones en los labios y todo el día traes la boca pintada.

De tanto salir en medio de mis fotos, decidí meterme a la página y los efectos de mercadotecnia de la empresa de cosméticos y mi debilidad por andar con la boca maquillada hicieron que con presionar un sólo botón yo pudiera comprar ese brillito color “Gingersnap Matte Lip Whip”.

En un parpadear gasté $20dlls en un lipstick que jamás he visto y que nadie que conozca tiene. Phffttt.. en fin, para eso son las compras “online”.

Me llegó inmediatamente un correo electrónico donde me indicaba que ya estaba la órden en el sistema pero todavía no había fecha de envío.

La verdad pasaron los días y me olvidé un poco de mi compra.

Entrando ya diciembre, me distraje con las decoraciones navideñas, el planear cómo va a ser la Navidad este 2020 (no me voy a reunir con mi familia para evitar reuniones como solidaridad a esta pandemia mundial) y estuve muy ocupada con muchos cambios en el ámbito laboral (bienes raíces).

Me olvidé del brillo labial hasta que me llega un correo electrónico al teléfono que me dice que “la orden ya fue ejecutada y el brillo sale de la fábrica en NY tal día”.

Me emocioné mucho porque yo pensaba que ese labial ya era casa perdido. Pensaba que era una estafa más del internet por andar pidiendo cosas en una página ajena a Amazon.

Era ya diciembre 15 cuando el sistema me informa que mi lipstick ha salido via FEDEX de Keasbey, NJ.

El 18 de diciembre llegó a Pataskala, OH muy temprano y en la tarde ya estaba en Indianapolis, IN.

El 19 de diciembre llegó a Queen City Texas en la noche.

El 20 de diciembre estaba ya mi brillito en Houston Texas y ese mismo día llegó hasta Horizon City, TX

El 21 de diciembre llega a Chandler, AZ muy temprano y esa noche por fin ve tierra californiana llegando a Rialto, CA.

Ayer martes 22 de diciembre, mi brillito había avanzado hacia Colton, CA, que queda a 115 millas de mi casa.

Ahhh!! Por fin vemos la luz con ese envío.

Es la 1am de hoy miércoles y estoy apenas terminando este blog porque pensaba que para esta fecha yo ya tendría en mis manos ese lipstick y se los iba a poder presumir en mis labios pintados para que ustedes me dijeran si mi compra fue buena ó no.

Pero no está, sigue en Colton, CA. Ya mejor hubiera ido yo por el pero no. Tiene que llegar hasta mi casa así como lo prometió FEDEX, y por lo cual yo pagué bastante dinero por el envío.

Ya que estoy aquí, escribiendo mis intimidades, tengo que confesarles algo.

Esta semana fuí a una tienda llamada ULTA donde venden cosméticos y que la verdad trato de no ir seguido porque soy capaz de comprar todo lo que vende allí sin que me importe lo que gaste y no estoy en condiciones de salirme de mi presupuesto pues, jejeje.

Estando en la tienda, viendo algunas cremas, ¿adivinen que ví?

Sí, el lipstick Gingersnap Matte Lip Whip. A $20. Sin tiempos de envío ni esperas de más de 3 semanas. Ya casi lo compraba pero me resistí y decidí esperar el mío. Si todo sale bien y FEDEX no falla, hoy miercoles 23 de diciembre debe de llegar a mi puerta ese lipstick paseado lleno de COVID19.

Han de decir que soy una simple con esa historia de mi brillito labial, ¿verdad? Pues sí, ¿qué importancia puede tener?

Yo lo único que puedo sacar de toda esta situación es que a veces así nos pasa en la vida con las bendiciones. Estamos esperando a que lleguen. Las pedimos con mucho tiempo de anticipación y no hay nada que hacer más que esperar a que lleguen.

Mis hijos me dijeron que lo hubiera pedido en Amazon y en 3 días lo hubiera tenido en mis manos. Ulta, la tienda lo tenía el día que yo lo hubiera querido.

Ni modo. Así las cosas. Es necesario saber esperar cuando decides tomar cierto camino. Hay planes que avanzan así como mi brillito, paso a pasito, tardando más que cualquier otra cosa.

Hay oportunidades que están más cerca de nosotros pero no las buscamos donde debemos. Siempre estamos esperando ese sueño que ya le pagamos envío y que nos tiene que llegar tarde ó temprano. Nunca nos ponemos a pensar que estamos rodeados de oportunidades de oro, de amistades que no tienen precio y de bendiciones que nos permiten tener todo lo que tenemos, sin costos de envío ni esperas largas para lograr las metas.

Es cuestión de voltear a nuestro alrededor y saberlas reconocer. Unas si vienen en tránsito. Las otras están listas para que las agarremos y las hagamos nuestras.

Esta Navidad 2020, aún con toda la magia del gran solsticio y unión de Jupiter y Saturno, hagamos que nuestro ser se abra a todas las posibilidades que la vida nos avienta. Recibamos las bendiciones que nos llegan, tomémoslas y disfrutemos cada una de las oportunidades brindadas. No por que las necesitemos sino porque nos las merecemos.

En FEDEX, UPS, Correo normal… como sea. Vienen en tránsito cosas que pedimos y cosas que son para nosotros. ¿Estás listo para recibirlas?

(Ya quiero mi brillito. Luego les platico cómo me fue).

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

FELIZ NAVIDAD 2020

Out for delivery! Ya viene… 😅

Pasado pisado

Nunca le he entendido a lo de “pasado, pisado”.

¿Cómo le haces para pisar lo que ya no está pero existe?

Uno de los consejos más comunes en todos lados es “Olvida tu pasado. Ya no es. Ya no fue. El hubiera no existe”.

Entonces todos luchamos contra nuestra mente para no pensar en lo que fue, lo que no fue, lo que pudo ser. Analizamos cada SI que dijimos, cada NO… y cada cosa que no nos atrevimos a decir, hacer ó intentar.

Perfecto. Nos enfocamos en vivir en el HOY. Hasta allí todo está bien. Disfrutamos el presente que es lo que verdaderamente podemos palpar, aunque cambia cada segundo. Es lo que más fácil podemos ver transformarse en otra cosa. El presente se vuelve pasado ante nuestros propios ojos. Ahorita leyendo esto, la primer frase que leiste aquí ya pertenece a tu pasado. Así de frágil.

Por eso nos cuesta tanto trabajo concentrarnos en el presente. Porque nunca sabemos cuando es.

Puedes estar ahorita mismo hablando con amigos, planeando una reunión (cuando todos nos podamos juntar). Sí, es el presente pero estan viviendo en el futuro, cuando se puedan ver.

Y cuando se junten esos amigos hablarán muy probablemente del ‘pasado’.

Cuando nos volvamos a ver todos en reuniones familiares, de trabajo, fiestas, etc., todos hablaremos del pasado 2020 y qué tal nos fue.

Por más que queramos olvidarnos de este 2020, más difícil será olvidarlo.

La verdad no lo quiero olvidar. Por más dolor y stress que haya traído esto, tenemos que mantenerlo en nuestras mentes porque ha sido un año lleno de enseñanzas.

Al PASADO no se le pisa… mejor tenemos que RECONCILIARNOS con el.

En Facebook, en el muro de un amigo vi un comentario que me puso a pensar mucho y creo que fue lo que me inspiró a escribir acerca de esto.

“La vida te pone espejos que te muestran tu pasado”.

Si es cierto. La vida te recuerda tu pasado en todos lados. Si no estás reconciliado con tu pasado, puede ser muy difícil verte en esos espejos. Es cuando duele y cuando te pones triste.

No necesariamente son recuerdos feos. El recordar tu pasado como “la época más bonita”, “cuando todo estaba bien”, “cuando era joven y tenía la vida por delante” tambien te pone triste, melancólico y te deprimes porque quieres regresar a un lugar y tiempo que ya no es.

Este año creo que todos hemos tenido tiempo de pensar. De detenernos a ver donde estamos, de donde venimos y hacia donde vamos.

Hemos llenado el 2020 de oraciones, distracciones para no tener miedo, uniones familiares, etc. Queremos disfrutar cada segundo de esta vida, queremos atrevernos a vivir.

El tiempo no existe como lo percibimos. A veces creo que vibramos en diferentes frecuencias y que al final del día veremos que todo nuestra vida fue un suspiro, tanto entrando al mundo como saliendo del mismo.

Te invito a disfrutar cada sentimiento en el momento que pasan. Cada minuto, cada vivencia, cada enojo y cada sonrisa vivirla al máximo. Sin miedos, sin arrepentimientos.

Reconcíliate con tu pasado. Perdónate si te equivocaste y recuerda con sonrisas los momentos bonitos.

Ese pasado nos forma, nos ha llevado hasta donde estamos, nos complementa. No lo vamos a pisar ya. Es un aprendizaje. Es una montaña que hemos escalado poco a poco. Si nos hemos resbalado, al menos ya sabemos por DONDE NO. Si estamos en la cima, tambien sabemos por donde bajar por si es necesario regresar por algo. Que los espejos de la vida hacia nuestro pasado no nos tomen por sorpresa. Que nos haga sonreír esa imagen en lugar de ponernos tristes.

Cambiemos el PASADO PISADO por PASADO ABRAZADO.

¿Y el presente? Sepa cuando es.

Nos vemos el PROXIMO MIERCOLES 🙂

Las mascarillas

Las mascarillas y yo tenemos una historia tipo montaña rusa este 2020. A punto de concretar el negocio de nuestras vidas, nos confiamos de los que no debimos y con la mano en la cintura me sacaron de la jugada. Ni modo, el mundo ese tal vez no es para mi. O realmente debo de ser más mala y desconfiada.

Bueno, despues de desahogarme, quiero decirles que me estoy traumando con la contaminación que están provocando las billones de mascarillas desechables que son tiradas diariamente en todo el mundo.

No crean que me la vivo leyendo noticias negativas, sino que realmente me consta el problemón que el estar desechando mascarillas diariamente va a impactar el medio ambiente.

Es como si de una manera instantánea todo el mundo usara pañales. Miles de millones de mascarillas AL DIA. Mas aparte los guantes desechables, los platos desechables en todos lados y millones de plásticos más, todo esto sumado a la ya contaminación “regular” que hemos tenido siempre.

No les miento, en una caminata de corta distancia (cuando llevo a mi perrita Kiara a pasear en la mañana), conté 5 mascarillas tiradas en el piso.

Las junté con un palo que arranqué de un árbol y las tiré en los botes de basura donde ponemos las bolsitas con caquitas de los perritos.

Me daba cosa agarrarlas. Tanto cuidarme como para contagiarme con una mascarilla en la calle. Además son peor que tocar calzones porque están llenas de babas y mocos ajenos. Es la verdad. Más aparte pueden tener el COVID19.

Toda esta experiencia me hizo pensar mucho que a principios del 2020 comenzaba con la idea de las mascarillas para todos… y termino el año con esto de ¿cómo nos vamos a deshacer de ellas?

Obviamente me doy cuenta que muchos prefieren comprar las desechables y tirarlas. Menos bronca y menos flojera lavarlas todos los días.

Entiendo que es como decirles a las mamás “Usa pañales de tela en lugar de los Pampers”. Nadie quiere al menos que seas muy muy muy ecológica.

Tristemente vemos tambien como los animalitos del mar comienzan a sufrir las consecuencias de nuestra contaminación. Se observan fotos de las mascarillas enredadas en las patas de ellos, los guantes los asfixian, los plasticos los atraviesan.

Qué feo caso, ¿verdad?

Te has de preguntar, “¿cómo le hacemos para ayudar?”

Aquí es donde entran todos mis conocidos que están vendiendo mascarillas reusables. Necesitamos promocionarlas mas. Si les da miedo que no funcionen como las pro, encontrar la manera de insertarles un filtro biodegradable ó algo así.

Hay muchas opciones de mascarillas reusables. Las puedes lavar a mano ó echarlas a la lavadora como si fueran ropa interior. Existen en cada tienda millones de diseños modernos, telas gruesas y cómodas. Podemos usarlas en lugar de las desechables, dejando éstas nomás a todo el personal médico principalmente. Necesitamos una campaña fuerte para hacer conciencia.

Si ya de plano tienes que usar una desechable, al momento de tirarla, asegúrate de cortarle los elásticos que van en las orejas para que no se enreden en los animalitos.

No la tires en la sección de los reciclables porque puedes contaminar productos que serán usados de nuevo. Tíralas a la basura. No las dejes tiradas en la calle por ningún motivo.

Por ningún motivo las echen a la taza del baño ya que terminan en todos los océanos del mundo causando daños irreversibles a la flora y fauna marina.

En estos tiempos, no entiendo porqué no están siendo más cuidadosos con el desecho de las mascarillas. Casi creo que se deberían de tratar como artículos de alta peligrosidad como las agujas y todos los desechos tóxicos en un hospital.

Pero mientras son peras ó son manzanas, ¿cómo le podemos hacer para que no se nos inunde el mundo de esto desechable que tarda 450 años en descomponerse?

Por ahi del año 2470 las mascarillas que tiremos ahorita serán parte ya de la composta natural de nuestro mundo… ugh.

Ayúdenme a pensar qué hacer. Tal vez haya grupos ecológicos que tengan la respuesta. Mientras tanto no dejes de usar mascarillas pero por favor trata de usar las reciclables, las que puedes lavar y reusar para no darle otra carga más a nuestra Madre Naturaleza.

¡Qué cansado es cuidar el mundo cuando sólo a unos cuantos les importa! Seamos más. Si las mascarillas son necesarias por los próximos años, usemos menos desechables en casa, menos botellas de plástico, y cuidemos más todo el medio ambiente. Algo es algo.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂