Clair de Lune

Clair de Lune es luz de luna. La he extrañado estos días. La nueva luna llegó después de tantos días nublados. Extraño la luz brillante que a veces entra por la ventana de mi cuarto cuando estoy a punto de dormirme.

Esto me hizo buscar la canción “Clair de Lune” en YouTube. No sé, a veces uno anda sentimental y necesita la magia de estas notas musicales para respirar.

En lo que buscaba, me topé con un video (el que les puse arriba). Me puse a verlo. Lo terminé y otra vez lo volví a ver. Así estuve por un rato. No pude evitar que mis ojos se llenaran de lágrimas. No se si era la canción lo que me hacía llorar, o el ver a esta persona en el video y su andar por las escaleras.

El hombre se cae al ir subiendo, pero cae con gracia y rebota. Eso lo ayuda a subir. El hombre cada que cae sube más arriba.

No sé qué me impactó más. La manera en la que cae sin miedo y eso lo hace impulsarse cada vez o que después de subir tanto y caer tanto, termina donde comenzó, agotado y finalizando su hazaña.

No fue fácil para mi ver esto. Lo vi como un llamado a mi persona. Yo físicamente me caigo a cada rato. Mi hermana tiene las mejores historias de veces que me he caído.

Mis familiares en Ciudad Juárez tienen los recuerdos de que en cada piñata a las que llevaba a mis hijos, yo me caía. Siempre.

Me da mucho miedo caerme y quizá por eso la gravedad me jala. Y no me caigo con gracia. Me caigo toda, desparramada y tirando lo que traigo en las manos.

Ver al hombre en este video dejarse caer para rebotar me abrió los ojos. A veces uno se aferra a cosas para no caerse, pero caer también a veces sirve para impulsarse.

De las mas tristes despedidas, llegan las mas bonitas bienvenidas. Lo he visto en lo profesional, en lo personal, en decisiones de mi vida.

En ocasiones he pensado “Esto tenía que pasar para yo poder llegar a donde estoy”, tal cual el señor del video.

En el video la escalera es corta y como todo ser humano, nos proponemos llegar a lo mas alto. Unos se caen a medias y ya no se pueden levantar. Otros llegan a lo más alto, pero al final también caen.

La enseñanza quizá sea que tenemos que disfrutar la escalera de la vida, aprovechar las caídas para levantarnos, tratar de llegar lo mas arriba de ella y saber que después de todo, vamos a terminar debajo de ella, cansados pero ojalá que satisfechos de lo que logramos.

Vean el video todas las veces que necesiten verlo. Escuchen la canción y disfrútenla. Claude Debussy, el compositor de esta obra musical, fue un impresionista francés que quería inspirar felicidad, melancolía, miedo, angustia, emociones, curiosidades, etc. a todo el que la escuchara. Quiso transmitir cada sentimiento que uno tiene cuando va por la escalera de la vida. Y es por eso por lo que quise platicarles un poco de lo que experimenté esta semana.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂