Laika

El encierro, el calor, la incertidumbre y sobre todo la pregunta ¿quién me puso aquí?

Me pongo a pensar que eso es lo que pasaba por la mente de Laika, la perrita rusa que se lanzó en un cohete. El primer animalito que llegó al espacio y dió camino a que el hombre pisara la luna unos años despues.

Una perrita sin dueño ni raza definida, sin ‘pedigree’, escogida por el gobierno ruso responsable de entrenarla para ser la que piloteara el Sputnik 2 hacia el espacio en 1957.

Héroe mundial de la ciencia.

th (18)

¿Héroe ó víctima?

El gobierno ruso sabía que esta perrita era fuerte y resiliente ya que era callejera y estaba acostumbrada a pasar hambre, frío y calor. Perrita de nadie, de raza combinada de un montón de perros y con tan sólo 3 años de edad, fue entrenada para ser la viajera especial sin retorno.

Qué chistosa es la vida a veces. Laika, la perrita quizá pensó que era la más afortunada de todos los perros callejeros al ser rescatada, alimentada y vitaminada. Le dieron hogar y familia. A simple vista, esto pareciera así. ¡Qué bien le fue a Laika, ya no está en la calle! ¡Qué afortunada es!

Sin embargo, Laika tenía sus días contados ya que los científicos sabían que era un viaje experimental al espacio y sin retorno. Al mundo nos dijeron que “Laika regresaría en un paracaídas, sana y salva”.

Dicen que al ingresar a Laika a la nave, se despedían de ella los científicos rusos con lágrimas y besos en su nariz.

¡Pues claro! Estaban traicionando al amor incondicional de una perrita noble, obediente, inteligente y sobretodo agradecida.

Los soviéticos (en aquel entonces) dijeron que la perrita murió sin miedo y sin sufrir. No fue hasta el año 2002 cuando se dió la noticia que Laika había regresado calcinada y muy probablemente se habría asfixiado y muerto de desesperación por fallas técnicas y humanas.

Ya sé que piensan. ¿Para qué recordar una historia tan triste en estos tiempos?

La culpa es de TikTok que me pone puros videos bien dramáticos de perros sacrificados ó de funerales. (El algoritmo boomer, dicen mis hijos).

TikTok me arrojó un video de una perrita llamada Laika muy chistosa, traviesa y fiel. Nada triste, sino todo lo contrario a la historia de Laika la rusa.

Fue por eso que recordé a Laika y su final fatal como astronauta.

Laika, irónicamente, significa “que ladra” y es una historia real llena de metáforas que necesitaría muchos días para interpretar.

Laika me enseña que:

  • No todo golpe de buena suerte es positivo, viene con un precio alto
  • La gente a la que más fiel le eres puede mandarte a un viaje sin regreso
  • Por más que te entrenen para estar encerrado sin salir, en realidad nunca se está listo
  • No debes de ser tan confiado
  • A veces, tus ladridos de desesperación no servirán para que te salves
  • Muy probablemente ayudes al mundo sin darte te cuenta en vida.

Creo que la lección más importante de Laika es que nos tenemos que cuidar de no ser como los científicos.

Debemos evitar ser:

  • fríos
  • egoístas
  • de poca empatía
  • mentirosos
  • traicioneros

 

Este mundo en el que vivimos está tan complicado ya. Tanta abundancia de odio y tanta falta de amor. Si eres pobre, si eres rico… si eres liberal, si eres conservador… si estas pro ó en contra….si eres blanco, si eres negro….  si eres del pueblo, si eres fifí… sin fin de rivalidades que van muy de la mano con la falta de amor al prójimo.

Yo se que estamos muy cansados y quisiéramos regresar el tiempo al 31 de diciembre del 2019, justo antes de que dieran la media noche.

Si pudiéramos irnos a esa noche, ¿qué pedirías en esos deseos que pronunciabas mientras te comías las 12 uvas?

Creo que todos siempre pedimos Salud, Dinero y Amor.. esos ya son como los que vienen ‘Por default” en nuestros deseos.

Yo creo que yo además hubiera pedido:

Obediencia, Fé, Confianza, Resiliencia, Empatía, Criterio,  Sabiduría, Paciencia y Esperanza.

Porque este 2020 me he dado cuenta que esos 12 deseos son los que nunca deben de faltar los días 31 de diciembre.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

paolo-bendandi-CU_tgif9PTg-unsplash