La Pared de Caracoles

Todos los días camino a mi perrita Kiara, 20 minutos en la mañana y unos 20 minutos en la tarde. Mis hijos lo hacen tambien pero ahorita andan de vacaciones en Chihuahua y me ha tocado a mi pasearla y atenderla todos los días.

64363076_435430290521464_8576143469192413184_n

Lo disfruto mucho. Me gusta pasear por los jardines paradisiacos de los depas donde vivo. Son un sinfin de colores y además una combinación de aromas florales que me recuerdan a los veranos en Rosarito!

ARP5K4 International Rose Test Garden. Image shot 2006. Exact date unknown.

En la ruta que tomamos, pasamos siempre por una pared (barda que delimita un lote baldío). No tiene nada de especial solo que está tapizada de caracoles de todos tamaños.

64584153_2487150514638688_294671873612972032_n64728761_2458455897711209_3027004744477442048_n

Allí se encuentran, pegados los unos con los otros.. de todos tamaños. Me llama la atención porque parecen piedras decorativas. Pareciera que nunca se mueven, pero si!

La pared queda a dos metros del zacate donde hay agua y comida para los caracoles. ¿saben lo que es dos metros para un caracol?

64409561_633282797189167_3712462807451566080_n

Nunca los había visto moverse de la pared, pero una mañana salimos mas tardecito a caminar.

Para mi sorpresa todos los caracoles se habían bajado de la barda y habían empredido un viaje hacia el zacate.

(Me dió mucho coraje no llevar conmigo el celular, me había salido sin el).

Me quedé observando a los caracoles. (No me pregunten porqué. Así mi vida ahorita, jejeje.)

Iban todos, a paso firme, con buena velocidad (1 cm por minuto) y todos solidarios como gran familia.

¡La pared estaba vacía!

Se veía una alfombra de caracoles en la banqueta. Todos con el firme propósito de llegar al zacate verde y fresco.

Vi como unos caracoles se desviaban y como que se querían regresar a medio camino.

¿Se cansarían? ¿Se dieron por vencidos? ¿Otro caracol les dijo que no iban a poder?

Mi perrita Kiara los olfateaba y la regañaba cuando quería orinarlos.

En eso, vi a lo lejos un peligro avecinarse.

Me sentía como sismóloga cuando recibe las alertas que va a temblar.

Resulta que por la misma acera venían 5 niños uniformados (como de guardería) junto con la que los cuida, quien además iba empujando una carreola con otros dos bebés.

Pude ver lo que venía. Miles de pisaditas sobre los caracoles, incluyendo las llantas de carreola iban a atropellar a todos. ¡ay no!

Me fui corriendo a explicarle a la señora lo que pasaba.

Me escuchó con atención, se me quedó viendo y me dijo en inglés, “really?”, como diciendo “¿es neta morra?”.

Casi me mato cuando me ignora y siguió su camino.

El “cronch cronch cronch” de las conchas de los caracoles tronando me traumaron. Los niños los trataban de brincar pero fallaban. Y la señora chafa, con la carreola, los perseguía y trataba de matar los más posibles.

Despues del ‘temblor’, ‘huracán’ y ‘catástrofe’, más de la mitad de los caracoles habían muerto. Los demás estaban sacados de onda, medio se regresaban a tratar de ayudar a sus ‘hermanos’ pero tambien sabían que tenían que seguirle.

64614765_418141085454344_2570200891982348288_n

Aplastados. Fuera de la carrera. Muertos bye.

Me fuí a mi casa toda triste y pensando en la moraleja de este incidente.

  • Si no te mueves de lo seguro (la pared) tambien te mueres de hambre y sed.
  • Si decides emprender el viaje, tienes que conocer los riesgos y estar alerta.
  • Si llevas el viaje lento, pero seguro y la suerte está a tu favor, lograrás llegar a la meta.
  • A veces hay circunstancias en las que problemas ajenos te van a destruir. Te vas a salvar por suerte (o por que se apiaden de ti y no te tumben a propósito)

El cielo de San Diego estaba gris y frío. (que simple soy).

En la tarde volví a salir y vi como casi todos los que habían sobrevivido llegaron al zacate y se encontraban comiendo.

64390810_540688293129143_9046643676041707520_n

Casi adoptaba a este caracol. Había logrado una meta casi imposible. (pero la verdad no me encantaría tocarlo).

No podía entender porque la señora de la guardería se portó tan gacha. Aunque me viera como vieja ridícula, ¿qué le costaba decirme aunque sea ‘voy a tratar’?

Esa noche fuí al Home Depot a buscar unas lámparas solares para jardín. Para mi sorpresa vi que promocionaban veneno para matar caracoles.

81h+Wpr+BwL._SL1500_

Mmmmmta.. todo el día sufriendo por lo que es considerado ‘plaga nociva’.

Jajajaja.. destruyen plantíos y resulta que emiten por medio de la baba una sustancia que puede ser de mucha alergia y tóxica para la piel si los tocas.

Bruh.

En fin, a veces el observar la naturaleza es mi mejor terapia.

Muchas veces somos esos caracoles que tienen que lanzarse a lo nuevo porque si se quedan estancados en el mismo lugar se mueren.

Otras veces a medio camino nos regresamos, nos estancamos ó nos paralizamos perdiendo el rumbo. Nos arrepentimos de muchas cosas.

En otras ocasiones nos toca ser esos niños que tratan de evitar lastimar a los demás pero no hay otra porque somos guiados por personas negativas.

Y quiero pensar que solo seremos esa señora asesina de caracoles cuando tengamos el conocimiento cierto de que lo que estamos eliminando de nuestra vida sea una amenaza.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

2 thoughts on “La Pared de Caracoles

Leave a Reply to Maritza Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s