Los Mata Sueños

Los mata sueños. Todos esos factores que terminan con los planes que tiene uno por diferentes razones. He aquí algunos:

  1. El miedo. Miedo a fracasar. Miedo a que tu sueño sea realidad y al final no sea lo que realmente quieres.
  2. El miedo a TRIUNFAR. Hay personas que le tienen miedo al triunfo. Cuando uno llega a la meta, eso viene acompañado con mantenerse en cierto nivel. Miedo a no pertenecer también es el miedo a triunfar.
  3. Falta de Trabajo. Uno debe de meterle las horas al sueño. Es levantarse temprano, es salir a acomodar todo para que el sueño se cumpla. A veces se sacrifica tiempo personal por laboral, pero si no dejas de hacerlo, los resultados son la mejor recompensa.
  4. Excusas. Es muy fácil echarle la culpa a todo y a nada por no lograr los sueños. “Es que la pandemia”. “Es que mis papás tuvieron la culpa”, “Es que es muy difícil”, “Es que nadie me apoya” “Es que no tengo tiempo”, etc.
  5. Falta de disciplina. No estar disciplinado a la hora de trabajar, no tener un plan de negocios ni metas a cumplir. Tener ética de trabajo es muy importante, así como tomar responsabilidad de los errores que cometemos para aprender de ellos. Se vale también cambiar las metas un poco, o modificar los métodos y sobre todo el tiempo de cumplir las tareas. (No pasa nada si te tardas un poco más de lo planeado).
  6. Negarse a aprender y crecer. Uno debe de siempre seguir aprendiendo para superarse. También, debemos de dejar la soberbia atrás y dejarnos enseñar por compañeros que nos quieren ayudar a cumplir los sueños. Nunca estamos totalmente preparados y con todos los conocimientos. Debemos de mantener la sed de aprendizaje viva.

Eso que menciono son factores mata sueños, pero.. ¿y los factores humanos?

Tristemente siempre existirán en nuestro entorno influencias tóxicas que van a tratar de matar todo sueño que tengamos. Muchas de las veces, las primeras personas en hacerte dudar son las personas que mas te quieren y te rodean. Solo recuerda que el ser humano suele opinar basado en lo que “ellos no pueden hacer” y no lo que realmente tu no puedas hacer. Respeta sus opiniones, pero no le creas a nadie más que a ti mismo. Al final tu eres el que mejor te conoce.

Si, los mata sueños lastiman cuando son lo que más quieres o creíste tus mejores amistades, pero ni modo. Tu a tu sueño que nadie lo va a hacer por ti.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

De Color de Rosa

Washington DC. Una ciudad demasiado perfecta para ser verdad.

Todo está en orden. Todo está limpio. Parece todo como sacado de un cuento.

Los turistas llegan como entendiendo que están en quizá la ciudad mas importante del mundo en donde se toman las decisiones que rigen a la humanidad.

No es nada como Nueva York, ni la ciudad de México ni de Los Angeles.

A pesar de que hay gente de todo el mundo, no se siente como ciudad caótica, salvo unos seguidores de Trump queriendo hacer relajo en el Capitolio (por su orden de aprehensión reciente)

Me di una escapada a La Casa Blanca entre medio de unas conferencias a las que atendí con la Cámara Nacional Hispana de Estados Unidos.

Poco a poco La Revista Binacional se está convirtiendo en el medio que todos necesitan para sus negocios, entonces era importante mi presencia.

En esta época, la ciudad se pinta de rosa. Llegan a florecer estos días miles de cerezos que Japón donó a la capital norteamericana.

Los edificios clásicos de la ciudad se adornan de rosa (y yo de alergia jajaja).

Contrastan los tonos rosados con los edificios color beige y blancos. De alguna forma, combinan.

Admiré la arquitectura americana. La gente, incluyendo turistas, parecen uniformados en tonos grises y negros.

Nadie trae colores exóticos. Solo los cerezos y….. Yo.

No lo había notado hasta que Pedro, el venezolano del Uber me dijo:

“Con ese rosa usted combina con los cerezos. Nadie trae ese color”

Lo tomé como cumplido y no como defecto.

Pero tenía razón.

Contrastaba con todos.

Me quedé pensando como lo primero que hice fue criticarme. Contrastar fue lo que pensé.

Pero no era así. Pensándola bien, sobresalía.

Fui una mancha rosa entre la multitud. Disfruté andar sola, observando gente y absorbiendo toda vibra que me rodeaba.

Regresé al evento contenta. La fuerza hispana viene cada vez mas impactante en este país. Y viene, de color de rosa también.

Nos vemos el próximo Miércoles 🙂

Sin sentidos

Estoy viviendo sin sentidos. Literalmente.

Me pegó tan duro la gripa que no oigo, ni tengo olfato ni sabor. Mi vista es muy pobre y el tacto lo traigo delicado porque cada poro de mi piel me duele.

Tengo dos días que no trabajo en la oficina. Es tiempo récord para mí. Me siento como si hubiera abandonado todo pero realmente no podía ir.

La fiebre alta del sábado por la noche no es solo una canción sino que realmente así la pasé. 40 grados a mi edad es peligroso (al menos eso dijo Google).

Toda la noche me metí a bañar y me puse trapos fríos en la frente para bajar la temperatura. Me acordé cuando a mis hijos les daba calentura cuando eran chiquitos. Pobrecitos. Y así andaban todo el día hasta que llegaban a la casa con sus ojitos llorosos.

XL-3 (no dijo adiós a la gripa en un dos por tres); Nyquil, Antiflu-Des, Desenfriol, etc.

Todo he tomado y creo que la combinación de drogas es la que me trae más atontada.

Metida en mi cama bajo mil cobijas porque no aguantaba el frío, me tenía que destapar porque sabía que no era bueno que mi fiebre aumentara. Ese dolor de cuerpo y sobre todo de ojos y de cerebro por la calentura son horrible. Todo duele. El brasier, el calzón, los calcetines. Todo elástico quema.

Tengo ya 3 días y para mi eso es demasiado.

Ahora que estoy en mi casa sin poder hacer mucho, me acuerdo de tiempos oscuros de una depresión (o casi depresión) en la que estuve al llegar a San Diego.

Estar en mi cuarto, nomas pensando y auto-analizándome me hicieron ver que no es sano estar tirada en la cama.

¡Qué fácil es ponerse negativa en esta vida! ¿Por qué será?

Dicen que debes de tirar todo lo que no te sirve. Bloquear a todo el que sientes que te daña y debes de darle la vuelta a la página que ya leíste varias veces.

Lo comencé a hacer estos días pero solo tengo el sentido de la vista y me hace ver cosas mas a detalle.

Me he puesto sentimental. He llorado mucho. He sudado mucho. Con razón te deshidratas con la fiebre. Ya me quiero sentir bien así que a partir de hoy miércoles, ya no voy a estar enferma. Lo manifiesto.

Ya me voy pues. Me espera una untada de Vicks en los pies y unos calcetines calientes.

También voy a agradecer mucho que soy una paciente muy desesperada, porque quiere decir que estoy bendecida con mucha salud siempre.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 😊

XX

Comenzamos la vida con moños color rosa. Delicadas y con facciones finas vamos aprendiendo a vivir en un mundo difícil.

“Siéntate bien”, suele ser una de las primeras órdenes que nos dan.

Denominadas por tanto tiempo como el sexo débil, nos rendimos a ese título desde muy chicas.

Crecimos entre chistes misóginos sobre nosotras mientras se justificaban diciendo “Pero así las queremos”.

Una revolución mental al ver nuestro cuerpo cambiar y desarrollarse. Una preocupación si nos comparamos con las modelos de moda y no nos parecemos.

Las dolencias y molestias de cada mes nos fueron preparando para en un futuro ser madres.

“Calladitas se ven más bonitas”, fue otra orden que nos dijeron que teníamos que obedecer.

Aprendimos a ceder, a ser sumisas, a obedecer y a callar para no molestar.

Si fuimos madres, logramos vencer ese aterrador sentimiento de miedo y amor al mismo tiempo cuando sentimos a nuestros bebés por primera vez dentro de nuestro vientre.

A veces tuvimos que guardar sueños en un armario para convertirnos en cumplidoras de sueños de los demás.

Aprendimos a llorar en la regadera, a reír solas y a comer lo que sobraba de los platos de los niños antes de salir corriendo a otro mandado.

Nos dimos cuenta de que podemos ser los seres más apasionados, pero practicando el erotismo a escondidas.

Poco a poco hemos avanzado en una sociedad que desde el principio de los tiempos nos echaron la culpa de morder una manzana.

Ya encontramos la fórmula de combinar una carrera con tener una familia.

Nos hemos sorprendido de lo fuerte que podemos ser y de la capacidad de poder aguantar el dolor emocional, físico y psicológico como ningún otro ser en este mundo.

Aprender a correr en tacones, a manejar mientras pasamos el jugo al niño que viene en el asiento de atrás, a coordinar el calendario de trabajo, escuela y el familiar a la perfección, y además cumplir con los compromisos en pareja.

Sabemos vivir solas o con compañía.

Vemos el mundo laboral como profesionistas pero también con la intuición femenina que nos convierte en armas secretas de cualquier empresa.

Nos dijeron que competíamos entre nosotras mismas porque el mundo sabía que si nos uníamos seríamos algo invencible.

Ganamos y nos dejamos ganar.

 Conocemos vivir con los 5 sentidos y sin sentido también.

Los labios rojos o al natural, siempre listos para un beso o para una palabra reparadora de almas.

El ser mas complicado teóricamente, pero lo mas sencillo de complacer para los inteligentes.

Amo ser MUJER y amo a todas las MUJERES de mi vida. Somos mucho más de lo que nos han dicho que somos.

Feliz Día.

Video viejo pero me encanta.. 🙂

Party Of One

El sábado pasado estuve totalmente sola en mi casa. Mi hija se fue a Chihuahua con su papá, mi hijo trabajó todo el día y mi perrita Kiara estaba en Mexicali con mi hermana.

No se como explicarles lo mucho que disfruté mi día. Sola. Dormí siestas. Jugué Wordle. Vi TikToks hasta que me volví a quedar dormida.

Acomodé mi closet y estoy muy orgullosa de mí. Por fin me deshice de vestidos y ropa que jamás iba a volver a usar pero que de alguna extraña manera todavía las sentía muy necesarias.

Regalé 4 bolsas negras con ropa y vestidos en excelente calidad todavía. Sentí muy raro despedirme de ropa que me recordaba épocas bonitas y otras épocas difíciles.

(Ahora mi problema es como voy a comprar ropa, jejeje).

Ya como a las 6pm me comenzó a dar hambre y decidí invitarme a cenar. Me arreglé, me quité los tenis y me puse tacones. Hasta me puse perfume.

Traía antojo de comida asiática. Un poke o sushi. Me decidí por un sushi en un restaurant japonés cerca de donde vivo.

Pedí mi Sapporo, que por cierto estaba muy fría y escarchaba el vaso cervecero en el cual me la sirvieron.

Me trajeron dos menús y dos vasos con agua.

“Disculpe”, le dije al mesero.

“Solo voy a cenar yo”, le explicaba mientras le daba el menú que sobraba.

El mesero era un jovencito de origen japonés. Me pregunta sorprendido: “¿Party of one?”

Me sonreí mientras recogía el lugar de la segunda persona.

Cené delicioso. Pedí el sushi que quise y nadie me pidió. Lo disfruté mucho.

Llegué a mi casa a disfrutar de la televisión. Me serví un vinito y seguí disfrutando de mi compañía hasta que llegó mi hijo del trabajo.

El día siguiente, me sentía empoderada de haber logrado salir conmigo misma. A mucha gente no le gusta comer sola y menos en un restaurant. Yo lo hice y lo disfruté mucho.

Ese domingo, mi hijo el Coco y yo nos preparamos para recibir a mi hermana y sobrinos que venían a pendientes médicos a San Diego.

Decidimos ir los dos a comer a un restaurant coreano, en el cual pides tu carne pero tu mismo la asas en tu mesa. Cada mesa tiene su propia plancha tipo teppanyaki, y cada uno cocina lo que pide.

Al llegar, en la puerta, vi un letrero que me puso medio triste:

¡No te atienden si vas solo!

Tan empoderada que andaba. La verdad si me hubiera puesto muy triste si lo hubiera visto un día antes o si se me hubiera antojado comer allí.

La verdad se me hizo mal el letrero. Es como un rechazo a ser soltero.

No se si exista el término, pero va junto con pegado con las personas que rechazan a los divorciados, separados o solteros.

En fin, no creo que todos los restaurants sean así. Solo tengo que acordarme de que cuando quiera ir a comer a Hanu Korean BBQ voy a invitar a uno de ustedes.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 😊