Bendiciones contadas

Cuando uno dice que puede contar las bendiciones no es porque tenga pocas sino porque son todas importantes y llevamos un buen conteo.

En lo personal creo que soy muy bendecida aunque todos los días trato de ver que tengo mal en mi vida (nomás por hobby).

Dentro de mis bendiciones están las siguientes:

  • Mi salud, que a pesar de andar toreando el COVID19, sigo intacta y llena de vida. (Mi familia entera ha sido muy bendecida tambien)
  • La imaginación con la que nací y que nunca deja de existir. Mi mente es tan rara y especial que pocos la entienden.
  • Agradezco al cielo por rodearme de gente que me sabe leer sin juzgar. Me busca por mi y nada mas.
  • Es una bendición muy personal vivir tan cerca del Océano Pacífico. Muchos no lo saben pero ha sido una meta la mía llegar hasta donde estoy. Y eso me da las fuerzas para impulsarme a otra meta porque se que sí se puede.
  • Estoy bendecida porque vivo en el tercer piso de unos departamentos. No, no es tragedia tener que subir tantas escaleras para llegar a mi casa, sino al contrario. Cada escalera que subo y bajo mantiene en forma a mi corazón
  • Benditas redes sociales y el internet que acortan distancias
  • Ya no me importa el “qué dirán”
  • Me gusta estar sola aunque extraño muchas veces que me tomen de la mano, nomás porque si.
  • Schitts Creek
  • Mi perrita Kiara y su fidelidad me hacen sentir bendecida
  • Soy bendecida porque puedo hornear el NY cheesecake mas rico del mundo
  • Me encontré un chicle motita morado (que son muy escasos) y me recordó a una de mis personas favoritas
  • Tengo mucho trabajo y eso me hace sentir importante
  • Mi voz, que nadie calla.
  • Mis dedos, que nadie puede parar cuando los pones en un teclado
  • Benditas las botellas de vino que se abren para comenzar historias. Me siento bendecida este año por eso.
  • Soy bendecida porque estoy rodeada de amor. Si tengo enemigos, la verdad ni cuenta.

Lo que quiero decirles, de manera corta porque me imagino que andan muy apurados este día, es que soy bendecida porque tengo la oportunidad de agradecer a cada uno de ustedes lo mucho que hacen por mi todos los días.

Ha habido días en que me siento muy triste y como magia (ó bendición) algo me dicen, alguien me habla, algo leo que cambia mi manera de sentir y todo vuelve a estar lindo. Estoy segura que a muchos de ustedes les ha pasado.

Para terminar sólo quiero decirles GRACIAS por continuar en este blog. Lo mismo que me cuesta a mi escribirlo semanalmente de manera religiosa es lo que les cuesta a ustedes leerlo sin ninguna obligación mas que porque quieren saber que nuevo tengo que contarles.

Les mando un abrazo y aprovechando la semana de DAR GRACIAS, pues GRACIAS…

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂