Leña Al Fuego

En estos últimos días, la ciudad de El Paso ha estado más fría que de costumbre.

Se siente en las mañanitas que me voy al gimnasio ó cuando dejo a mis hijos en la escuela, un frío diferente.

Es un airecito que se cuela en todos lados y te avisa que el otoño está por terminar y viene un invierno largo.

Amanece todo tan ‘gris’.

Pero no me malinterpreten.

Me gusta el gris, ó mas bien dicho, todo de un solo tono.

Quizá es la falta de luz cuando recién salgo lo que hace que los colores del día estén como desvanecidos ó deslavados.

Disfruto mucho el frío, me hace temblar y sentirme viva.

Me gusta andar descalza y tocar con mis pies el cemento congelado de afuera.

Todo mundo me dice: “estás loca”; “cuídate la ciática”; “te va a dar pulmonía”.

Pero no. Nunca me pasa nada, al contrario. Creo que soy sana por lo mismo.

Cuando salgo a tirar alguna bolsa de basura ó al carro para ver si allí está alguna chamarra olvidada de mis hijos, puedo oler ese aroma a ‘chimenea prendida’ de algunos vecinos.

Ese olor que sólo existe en las ciudades con inviernos fuertes.

En mi casa también prendo la chimenea muy tempranito, aunque sea sólo un ratito en lo que los niños se van a la escuela.

Me gusta hacerlo. Me siento tempranito con mi primer taza de café justo enfrente de la lumbre, casi adentro de la misma.

chimenea2

Me quema las rodillas el calor así que las retiro cuando ya me comienzan a doler. Siento el calor en mi cara mientras tomo ese café con leche que me despierta a diario.

Es muy fácil prender mi chimenea. Es con leña “de mentiritas”. Tiene esos troncos que nunca se queman aunque parezcan troncos de madera de verdad.

Sólo tengo que prender un cerillo mientras abro lentamente el gas y listo!

Habemus fumario.

La casa comienza a ponerse calientita muy rápido y para mi ver el fuego mientras acomodo mi día mentalmente me hace llenarme de optimismo.

“Qué chiste, no es chimenea de verdad. El chiste es atizar el fuego”.

Sí, tal vez sea verdad. El poner leña dentro de la chimenea y prenderla es un ritual mágico. El olor a madera quemada, el ruido ese como que ‘truena’ la llama, los colores infinitos de naranjas y amarillos y quizá hasta se sienta mas calor cuando se usa leña de verdad.

Sí, tal vez no use mi chimenea con leña de verdad (aunque está acondicionada para así hacerlo tambien).

Disfruté mucho una foto de Don Juan Valles y su calentón de leña. Don Juan es papá de mis amigos Javier y Juanelo. Siempre tiene en su cochera mucha leña y un calentón antiguo que calienta toda la casa donde viven. Ese calor de hogar sin igual.

donjuan

No sé si eso me hizo inspirarme a escribir de la leña y lo mucho que lo disfruta su familia cada invierno.

No sé si me inspiré en escribir de lo fácil que es para mi prender una chimenea y disfrutarla.

Logro prenderla en menos de 10 segundos.

Y no tengo nada que limpiar después de apagarla.

Siempre está lista para usarse.

Soy de las personas que disfruta lo sencillo y fácil.

Claro, cuando tenga tiempo y ganas, puedo prender la leña verdadera en mi casa.

Pero si quiero disfrutar de la magia de la lumbre en mi sala, qué mejor que ésta ‘chimenea presto’.

No tengo tiempo para complicar más mi ya enredada vida. Apenas y puedo seguir lo suficientemente cuerda para seguir adelante con mis planes como para pensar en algo más sofisticado que para mis necesidades dá lo mismo.

Hoy me dijeron que estaba perdida en muchas cosas y ya ni siquiera sabía quien era y qué quería para mi. 😦

Fue como echarle más ‘leña al fuego’ de confusiones que traigo.

fire chimney.gif

Me sentí caer en un vacío porque cuando te lo dice una persona cercana te asusta.

Sentí retroceder en tanto avance que llevaba tanto en lo personal como en lo laboral.

No supe que me quisieron decir ni que tan grave es.

A lo mejor no fué nada serio y me lo dijeron como consejo amistoso.

Pero mientras tanto, le abro un poco más a la llave del gas para que la lumbre llene todo el espacio.

Me sirvo un buen Merlot que tenía guardado para una buena ocasión, pero el día de hoy lo amerita.

Me siento a ver como esa chimenea criticada por no ser ‘neta’ me satisface y me da calorcito mientras siento por mi garganta resbalar ese exquisito bouquet de tinto de una cosecha baja californiana.

Observo los leños.

Siguen enteros.

Siguen intactos.

chimenea

No se marchitan, no se acaban, no se esfuman ni se transforman en cenizas que tendré que tirar.

Quedan como nuevos a pesar de que la lumbre los quema y quema por horas.

Me bebo las últimas gotas de felicidad.

Le pido a Dios por mi futuro y agradezco todo lo vivido.

El fuego no puede destrozar esos leños.

Apago la chimenea antes de irme a mi cama. Los niños ya están dormidos.

Los leños comienzan a enfriarse.

Mañana que despierte, allí estarán, una vez mas, esperando que los prenda para tener nuestro momento íntimo de meditación de todo y de nada.

Yo me duermo pensando que quiero ser como esa leña de mentiras.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s