De Calor en Calor

No puedes decir que conoces el calor si no has visitado el área de Mexicali/San Luis RC Sonora en época de verano.

No me quejo del clima. Es más, los que me conocen saben que no hay verano en el que no venga a estas partes a disfrutar del calor.

No es juego. De verdad la temperatura sube a los 50ºC (120ºF) varios días.

calorextremomexicali

La temperatura adentro de un carro es todavía mas fuerte.

Es tener la estrategia de como vas a manejar para no pelarte la piel de las manos con el volante ardiendo.

Ni por error puedes dejar nada en el carro porque se derrite… Esa sensación caliente que más que molestarme me hace pensar en lo mágico y perfecto que es la naturaleza.

Esta región sobrevive porque tiene AGUA en abundancia. Más de un millón de habitantes en Mexicali, todos quejándose por todos los medios del clima.

Todos los años es la misma. Como si fuera una sorpresa! 🙂

Es más, uno hasta se enoja cuando personas en otras regiones dicen que no aguantan el calor y apenas está a 40ºC. (Exagerados!)…

A mi me pasó algo muy curioso.

Nos fuimos a ver jugar a los Dodgers de Los Angeles el pasado sábado. Ahi vamos en una van Karla de la Torre e hijos, los Saenz Ley, los Angulo Dewar y nosotros. Allá al estadio coincidimos con los Aguilar Guerrero y los Guereña Navarro.

Lugares en la parte de arriba (porque mi cuñado ya se las sabe de todas todas en cuanto al Dodger Stadium) y sabía que iba a hacer calor ese día. En esa área es donde mas corre el aire porque esta despejada…. si, y donde pega el sol.

El juego comenzó a las 5pm.

Ahi vamos todos a nuestros asientos soleados del majestuoso estadio.

PicMonkey Collage.jpg

¿Qué tanto calor puede darnos si venimos de Mexicali? Pensaba yo al sentir esos rayos de sol que sólo pegan así en California.

El termómetro marcaba 95ºF. Muy caliente para ser Los Angeles. Demasiado caliente para estar en el sol.

No me quería quejar. Tanto que critico a los que se quejan del calor cuando la temperatura es menos que los 100ºF y yo ya no aguantaba.

Mi hermana y yo nos compramos unas botellas de agua con abanicos para rociarnos durante el juego.

hwl.jpeg

A la primera entrada mi hermana (que es alérgica al sol yo digo) voltea y me dice, “No voy a aguantar el sol. Voy a buscar sombra”.

Y se fue.

La siguieron uno por uno casi todos. Encontramos otros asientos con sombra mas lejos pero ya sin sol.

Nos turnábamos.

Me compré un bloqueador en la tienda de los Dodgers. Traía 4 gotas yo creo. Me las unté en los brazos y en la cara.

Le puse hielo al abanico rociador para que el agua saliera fria.. Phhhfffttt! El hielo no duraba nada.

Era tanto el calor que ni quería cerveza. Quería agua fría nada mas.

El juego estaba muy emocionante. Los niños se acaloraban y se iban a la sombra y luego bajaban de nuevo.

No entendía porque nos estábamos muriendo de calor si veníamos de Mexicali donde estamos acostumbrados al calor termonuclear.

Y luego capté.

En Mexicali, jamás iríamos (ni programarían) un juego en el sol a las 5pm.

No salimos hasta que no hay sol.

La refrigeración de las casas enfría de tal manera que no parece que afuera haga tanto calor.

Nos cuidamos del sol mucho.

Jamás nos sentamos a comer un Doyer Dog en el rayo del sol. Sabemos que eso nos enferma.

En Mexicali no subimos millones de escalones en una montaña para llegar a nuestros asientos de un juego de beis. (Casi infarto al subirlas. Me decepcioné de mi condición. Maldita edad que uno no puede dejar el gym unas semanas porque valió maiz).

El juego de los Dodgers estaba super reñido… en la 7ma entrada ya no estaba tan caliente (o de plano nuestro cuerpo se adaptó).

Extra innings porque el juego se empató hasta la décima, donde ganan los Dodgers con un “walk off”, casa llena y al que está bateando le dan la base por bola y entra de caballito!

Juegazo! A pesar del calor, la experiencia de ir a los Dodgers es increíble y la disfruto cada vez.

Me acuerdo de mi papá y mi abuelo materno. Beisboleros a morir!

El calor me hizo pensar en lo bendecido que somos si tenemos aire refrigerado en las casas y en los carros.

Me hizo ver que tener un trabajo en el que no tenga que estar parada en la calle vendiendo algo, ó en la construcción ó ser los que recogen la basura.

Les tengo un respeto cada vez mayor a los campesinos que se parten el alma en la pizca bajo ese clima mortal.

Por eso se quejan del clima aunque no esté a 50ºC las otras regiones. Se quejan porque andan en la calle, manejando y trabajando.

A veces no hay de otra mas que salir al calorón.

Solo quiero decirles que el calor debe vivirse, sentirse. Es parte de la naturaleza y tiene un porqué…

Es para que podamos disfrutar de la cerveza y sudar las toxinas.

A hidratarse, a cuidarse y si no es necesario salir, a encerrarse hasta que el sol se meta.

Y si tienes que andar en la calle, MIS RESPETOS. Son seres superiores a todos los demás.

Curiosamente la gente que trabaja en el calorón diariamente es la que menos se queja.

Para pensarse, ¿no creen?

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES! 🙂

 

Leña Al Fuego

En estos últimos días, la ciudad de El Paso ha estado más fría que de costumbre.

Se siente en las mañanitas que me voy al gimnasio ó cuando dejo a mis hijos en la escuela, un frío diferente.

Es un airecito que se cuela en todos lados y te avisa que el otoño está por terminar y viene un invierno largo.

Amanece todo tan ‘gris’.

Pero no me malinterpreten.

Me gusta el gris, ó mas bien dicho, todo de un solo tono.

Quizá es la falta de luz cuando recién salgo lo que hace que los colores del día estén como desvanecidos ó deslavados.

Disfruto mucho el frío, me hace temblar y sentirme viva.

Me gusta andar descalza y tocar con mis pies el cemento congelado de afuera.

Todo mundo me dice: “estás loca”; “cuídate la ciática”; “te va a dar pulmonía”.

Pero no. Nunca me pasa nada, al contrario. Creo que soy sana por lo mismo.

Cuando salgo a tirar alguna bolsa de basura ó al carro para ver si allí está alguna chamarra olvidada de mis hijos, puedo oler ese aroma a ‘chimenea prendida’ de algunos vecinos.

Ese olor que sólo existe en las ciudades con inviernos fuertes.

En mi casa también prendo la chimenea muy tempranito, aunque sea sólo un ratito en lo que los niños se van a la escuela.

Me gusta hacerlo. Me siento tempranito con mi primer taza de café justo enfrente de la lumbre, casi adentro de la misma.

chimenea2

Me quema las rodillas el calor así que las retiro cuando ya me comienzan a doler. Siento el calor en mi cara mientras tomo ese café con leche que me despierta a diario.

Es muy fácil prender mi chimenea. Es con leña “de mentiritas”. Tiene esos troncos que nunca se queman aunque parezcan troncos de madera de verdad.

Sólo tengo que prender un cerillo mientras abro lentamente el gas y listo!

Habemus fumario.

La casa comienza a ponerse calientita muy rápido y para mi ver el fuego mientras acomodo mi día mentalmente me hace llenarme de optimismo.

“Qué chiste, no es chimenea de verdad. El chiste es atizar el fuego”.

Sí, tal vez sea verdad. El poner leña dentro de la chimenea y prenderla es un ritual mágico. El olor a madera quemada, el ruido ese como que ‘truena’ la llama, los colores infinitos de naranjas y amarillos y quizá hasta se sienta mas calor cuando se usa leña de verdad.

Sí, tal vez no use mi chimenea con leña de verdad (aunque está acondicionada para así hacerlo tambien).

Disfruté mucho una foto de Don Juan Valles y su calentón de leña. Don Juan es papá de mis amigos Javier y Juanelo. Siempre tiene en su cochera mucha leña y un calentón antiguo que calienta toda la casa donde viven. Ese calor de hogar sin igual.

donjuan

No sé si eso me hizo inspirarme a escribir de la leña y lo mucho que lo disfruta su familia cada invierno.

No sé si me inspiré en escribir de lo fácil que es para mi prender una chimenea y disfrutarla.

Logro prenderla en menos de 10 segundos.

Y no tengo nada que limpiar después de apagarla.

Siempre está lista para usarse.

Soy de las personas que disfruta lo sencillo y fácil.

Claro, cuando tenga tiempo y ganas, puedo prender la leña verdadera en mi casa.

Pero si quiero disfrutar de la magia de la lumbre en mi sala, qué mejor que ésta ‘chimenea presto’.

No tengo tiempo para complicar más mi ya enredada vida. Apenas y puedo seguir lo suficientemente cuerda para seguir adelante con mis planes como para pensar en algo más sofisticado que para mis necesidades dá lo mismo.

Hoy me dijeron que estaba perdida en muchas cosas y ya ni siquiera sabía quien era y qué quería para mi. 😦

Fue como echarle más ‘leña al fuego’ de confusiones que traigo.

fire chimney.gif

Me sentí caer en un vacío porque cuando te lo dice una persona cercana te asusta.

Sentí retroceder en tanto avance que llevaba tanto en lo personal como en lo laboral.

No supe que me quisieron decir ni que tan grave es.

A lo mejor no fué nada serio y me lo dijeron como consejo amistoso.

Pero mientras tanto, le abro un poco más a la llave del gas para que la lumbre llene todo el espacio.

Me sirvo un buen Merlot que tenía guardado para una buena ocasión, pero el día de hoy lo amerita.

Me siento a ver como esa chimenea criticada por no ser ‘neta’ me satisface y me da calorcito mientras siento por mi garganta resbalar ese exquisito bouquet de tinto de una cosecha baja californiana.

Observo los leños.

Siguen enteros.

Siguen intactos.

chimenea

No se marchitan, no se acaban, no se esfuman ni se transforman en cenizas que tendré que tirar.

Quedan como nuevos a pesar de que la lumbre los quema y quema por horas.

Me bebo las últimas gotas de felicidad.

Le pido a Dios por mi futuro y agradezco todo lo vivido.

El fuego no puede destrozar esos leños.

Apago la chimenea antes de irme a mi cama. Los niños ya están dormidos.

Los leños comienzan a enfriarse.

Mañana que despierte, allí estarán, una vez mas, esperando que los prenda para tener nuestro momento íntimo de meditación de todo y de nada.

Yo me duermo pensando que quiero ser como esa leña de mentiras.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂