Pensando en el Titanic

Esta semana muchas cosas me hicieron recordar ese barco llamado Titanic que se hundió en abril de 1912.

Estaba la película en la tele y me puse a verla. Me gusta mucho la historia de amor entre Jack y Rose.

this-insane-fan-theory-about-titanic-will-blow-yo-2-28805-1424819196-13_dblbig

Creo que ambos experimentan un amor tan fuerte en 3 días que sobrepasa el amor de muchos que tienen años para manifestarlo.

Pero no voy a hablar de la película, creo que todos conocemos la historia.

Voy a hablar de un post que vi en Linkedin, de Saif Al Suwaidi, Director General de la Aviación Civil de los Emiratos Arabes Unidos.

AAEAAQAAAAAAAAnCAAAAJDAxYTEzMDI3LTA0MTgtNDhhNS1hMGQ4LTIyNjJjNTUzZjFiMA

El puso esta imagen del Titanic.

ee73a28d-063e-4c5d-9aa4-9b9274a48cf1-original

Escribió además lo siguiente:

“Los barcos no se hunden por el agua que hay alrededor. Los barcos se hunden por el agua que les entra”.

Estaba en mi recámara esperando que se me secaran las uñas de mis pies cuando leí esto en mi teléfono.

Me quedé congelada.

Pensé mucho en la metáfora tan cierta y tan actual en mi vida.

El Titanic en este caso somos cada uno de nosotros.

Ese barco que todos creían invencible y “que era imposible de hundirse” se hunde 3 días despues de salir de Inglaterra.

Ese barco, tal vez abusado por gente en su manejo y lo presionaron para ir mas de prisa, choca contra un ‘iceberg’.

¿Cuántas veces no hemos tomado decisiones apresuradas presionados por situaciones y por personas a nuestro alrededor?

Si, ese barco se estampa contra un problemón y por mas que quiso evitarlo y girarlo, choca de lado.

Ese Titanic se queda parado, en medio de un mar congelado, como ‘en shock’.

No puede con el problema a pesar de que la gente juró que nunca le podría pasar nada.

El mismo Titanic, muy seguro de sí mismo, ni siquiera se protegió con suficientes botes y salvavidas, quizá un poco soberbio y altanero de que ‘todas las puede’.

Ese majestuoso Titanic se hundió porque no pudo parar esas aguas. Lograron entrar hasta su mas oscuro rincón.

Se hunde y ya.

Hijole, ¿verdad?

¿Cuántas veces no se han sentido un Titanic y dejan que los problemas los invadan?

El Titanic fue diseñado para navegar en el peligro latente de un mar que se lo podía tragar.

Nosotros fuimos creados para superar cualquier problema que podamos tener.

Todos los días estamos expuestos a problemas y contratiempos y tenemos que seguir navegando sobre ellos.

Y aunque nos sintamos que dominamos el ‘agua’, jamás pensar que somos invencibles porque luego se nos atraviesa un problema tamaño iceberg que nos pega por debajo y nos paraliza.

No podemos dejar entrar los problemas a nuestra alma y muchas veces nos ahogamos haciéndolo.

Es horrible el sentimiento de ahogo.

Entre más nos desesperamos, más nos hundimos.

Pataleamos, gritamos y lloramos pero el “agua” sigue invadiendo nuestro interior.

Estoy de acuerdo que hay “icebergs” tan fuertes y grandes y hacen un daño tremendo que pensamos que nos hundiremos cuando chocamos con uno.

Nomás de pensar en cosas que me aterran, en ‘icebergs’ enormes, me da una ansiedad incontrolable.

Lo que si sé es que a diferencia de el Titanic, un barco enorme de acero, nosotros cuando somos dañados, tenemos la capacidad de sanar y cerrar esas entradas de ‘aguas’ que nos quieren ahogar.

Así que, en resumidas cuentas, somos más fuertes que Titanic. Tenemos el super poder de la auto-sanación y seguir aflote.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s