¡Alto ahí!

Hay una frase que siempre que la leo me hace pensar…

“Si tu no escoges un día de descanso, tu cuerpo lo va a escoger por ti”.

Nuestro mundo fue el que ahora le tocó decirnos “Alto ahí” y nos ha puesto en pausa. Así, de repente, frenando con todo y motor cuando ibamos a toda velocidad.

Yo ya estoy saturada de información que me llega por todos lados. Gente que tenía años sin contactar me manda videos de cómo lavarme las manos, como se muta el virus, quién es mas susceptible a la enfermedad, cuantos casos van en cada estado, etc.

Era miércoles 10 de marzo y andaba en la tienda VONS de aquí cerca de mi casa. Pude comprar lo normal que me hacía falta para la semana. Papel del baño (un paquete para cada baño), rollo de cocina (1 nada mas), dos carteras de huevos (porque pensaba hacer un pastel), una barra de pan con granos y nuez, dos litros de leche de almendra, jabón para lavar la ropa y un queso de cabra con miel de abeja que nos tiene enviciados. Estaba en especial el malbec Alamos y eché dos botellas.  No compro agua embotellada porque mi depa tiene buen filtro (al menos eso creo).

Y ya.

A la hora de pagar, algo me hizo voltear a ver a otras personas que llevaban sus carritos a reventar con papel del baño, gel desinfectante y toallitas de cloro.

“De seguro es para una escuela”, pensé.

Y afuera en el estacionamiento vi otras dos personas llenando cajuelas de sus carros con los mismos artículos.

No le hice mucho caso hasta que en la noche comenzaron las noticias en las redes sociales de que la locura por el papel del baño había comenzado.

Nomás por metiche, el día siguiente volví a VONS y efectivamente ya no había nada. Ni en Walgreens ni en Walmart.

Nunca me estresé porque al final de cuentas, vivo en frontera y México no se raja. (Y tengo a mi hermana, la que siempre me salva, que vino a visitarme el fin de semana para llevar al niño al doctor y me trajo mandado, papel higiénico incluído).

Me la pasé viendo las noticias y las publicaciones de la gente vaciando COSTCO, SAMS, toda tienda con los mismos artículos.

Me daba mucha tristeza, me enojaba ver el egoísmo y el “cada quién sálvese como pueda”.

Me dió miedo que los supermercados no tengan la política de que si ven esas compras de pánico, no limiten los artículos por familias. (Apenas esta semana lo comenzaron a racionar).

Las tiendas no tienen carne, ni pollo fresco. Solo hay comidas congeladas y latas de ejotes (guácala).

Sprouts y Whole Foods si tienen todo todavía, pero te limitan lo cual me parece perfecto. Así me llega la tranquilidad de que de hambre no vamos a morir.

En el transcurso de la semana, me enteré que dos hermanos de Tenessee que compraron mas de 17000 botellas de antibacterial se quejaron en linea porque “no los dejaron venderlas a precios infladísimos”.. no saben que hacer con todo ese gel y las autoridades están exigiendo que los donen a hospitales. Dos chamacos en sus veintes recorrieron el estado de Tenessee comprando cuanto gel encontraban. No les salió el negocio. Amazón ya se puso las pilas y no deja que vendas algunos productos a precios super inflados, lo cual habla bien de Bezos y su imperio.

Todo este desorden de compras me hizo pensar qué sentirá la gente (yo soy esa gente) que no tiene para comprar $1000dlls de productos antibacteriales ó de higiene de un jalón.

Yo fui por algo escencial (tomates y espárragos), pude ver los carritos de mandado con pocas cosas y una señora ya mayor me comienza a platicar.

“¿Cómo ves, mijita? Toda esa gente que nos ganó todo el papel sanitario y los kleenex. Yo tambien tengo miedo de quedarme sin comer y que se acaben las cosas, pero no puedo darme el lujo de gastar la mitad de mi mensualidad en gel y clorox. Yo cada semana recibo ayuda y con eso compro mi mandadito”…

Vi su carrito y llevaba una mantequilla, una barrita de queso Muenster, avena, bagels de canela, una bolsita de ensalada ya desmenuzada, un vodka Absolut (creo que era yo en unos años, jejeje), una revista de Vanidades, y un paquete de tortillas de esas crudas que se cuecen en el comal.

“Yo no se como hacerle para prepararme como todos los demás. No puedo estar saliendo tampoco todos los días a buscar papel del baño”.

Me dió tristeza y miedo escuchar a esta señora mayor. Tenía toda la razón.

“¿Qué le falta?”, le pregunté. “Para aguantar unos 10 días”.

“Pues papel del baño. Tengo un rollo de papel a medias y mi hijo viene de Ensenada en 5 días y me dijo que me iba a traer mandadito del Calimax”, me decía la señora.

“Ah, muy bien. Entonces vamos a buscar algo que sirva como papel del baño.”, le dije mientras movía mi carrito de enmedio.

Buscando por cada fila, le pude encontrar una cajita de kleenex mal puesta y unas toallitas húmedas de bebé, que para el caso es lo ideal.

La señora muy contenta por las alternativas que le di, se fue a pagar sacando su monedero bordado y sus dolaritos todos echos bolita. (Literal, soy yo en unos años).

Me sentí heroe por haber ayudado a esa señora. Jejejeje, ya se que ni al caso, pero pude ver lo poco que cuesta hacer sentir bien a alguien.

Este alto que está dando el mundo es para reconectarnos todos.

La madre naturaleza está respirando y se está regenerando.

Los humanos nos estamos uniendo, con bromas y chistes ó correos llenos de cuentos entretenidos, porque ya estábamos muy distanciados.

El mundo nos está gritando que mientras nos estresamos por las economías mundiales, lo importante es nuestra salud. Sea cual sea tu nivel socioeconómico, al final del día, todos somos uno en esto.

No hay distinción de razas, creencias religiosas, creencias políticas… al final el COVID-19 va a ganar si seguimos haciendo lo que nos da la gana… y el egoísmo en una crísis es lo ideal para que un virus de flu nos mate.

Así que “¡alto ahí!”… el mundo en cuarentena.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂 (ESPERO)

 

90020487_3235247259872829_206335408630398976_n (1)

3 thoughts on “¡Alto ahí!

  1. Capullo, tranqui, de estas cosas sabemos mucho, fíjate que la humanidad reacciona esta epidemia de la misma forma que hace 1.000 atrás.

    Toda la tecnología, no alcanzó para contrarrestar la estampida que produjo el efecto manada.

    Primates al fin, o simplemente ganado asustado.

    Consolate pensando lo que hará la humanidad cuando vuelvan, si es que vuelven, con los astronautas de Marte y sus virus mutados.

    Después de eso no creo que encuentren muchos voluntarios para emigrar.

    ¨rubenardosain.wordpress.com¨

  2. Muy bueno prima!
    Te mandamos besos todos
    Al Coco y Luisa Fernanda
    Los queremos
    Enviado desde mi iPhone

    El mar. 18, 2020, a la(s) 08:46, gina dewar escribió:

    
    JustMe posted: “Hay una frase que siempre que la leo me hace pensar… “Si tu no escoges un día de descanso, tu cuerpo lo va a escoger por ti”. Nuestro mundo fue el que ahora le tocó decirnos “Alto ahí” y nos ha puesto en pausa. Así, de repente, frenando con todo y mot”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s