El Rosal y la Vid

A mi el vino me gusta. Aunque el tinto es mi preferido, nunca le digo que no a los demás, dependiendo de la ocasión y maridaje. Los Chardonnay me gustan en la mañana, con un buen marisco. Los espumosos ó champagnes para brindar por un logro muy merecido.

Me encanta vivir en una zona del mundo donde encuentras un buen vino a pocas millas. Es verdaderamente una zona privilegiada. El clima, el punto exacto de tierra fértil y el talento de los enólogos se combinan a la perfección.

Me encontraba un día caminando entre los viñedos y pude notar que había muchos rosales al principio de cada hilera de siembra.

Rosas de todos colores. Amarillas, blancas, rojas y mis favoritas, las rosas rosas. Soy muy observadora y me sorprendí que me llamaban la atención a pesar de que he ido a varios viñedos en mi vida.

Más bien no era la primera vez que veía eso pero nunca antes había preguntado el porqué.

“¿Si sabes porqué hay rosas entre los viñedos?”, me preguntaban.

Yo muy seria y pensativa trataba de adivinar para no caer en la ignorancia. “La verdad no”, confesaba al fin.

“Es para que cuando ataque un hongo llamado oídio, los rosales sean los primeros en tener la enfermedad y así los encargados de las siembras actúen rápido y se salve la cosecha de uvas”, me explicaban. “Y además se ve muy bonito”. 🙂

Me encantó esto nuevo que aprendí (Porque realmente no lo sabía).

¿Cuántas veces no hemos juzgado algo porque está ‘de adorno’ en un entorno donde se nota que no tiene nada que ver? Es tan fácil decir “¿qué hace allí?” ó “¿porqué no se va?”

A veces no sabemos el porqué de las cosas. O el porqué conocemos a ciertas personas y otras se van.

¿Cuántas veces nos hemos cuestionado el porqué estamos en cierto lugar, en cierta relación ó en cierto trabajo?

A lo mejor, así como los rosales están entre los viñedos para protegerlos de un ataque dañino de hongos, nosotros estamos igual porque en ese momento de nuestras vidas nos necesitan allí, y no nosotros a ellos.

No siempre estamos en un lugar para ayudarnos a nosotros mismos, sino que teníamos que estar allí para ayudar a otras personas, conscientes ó inconscientemente.

A veces estamos para ayudar, para alarmar y para proteger algo ó a alguien.

Somos rosales en viñedos, y además hacemos que se vea todo más lindo.

Así que a la otra que anden caminando por un viñedo y vean unas rosas hermosas, dénle las gracias ya que por ellas puedes tomarse es delicioso Syrah ó Merlot.

¡Y salúd por una larga vida!

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

One thought on “El Rosal y la Vid

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s