El Corte

Siempre que me corto el cabello lloro. Lloro de verdad, con lágrimas y todo. Aunque me haya gustado como quedó, se me hace un nudo en la garganta y lloro.

No se psicológicamente que signifique.

Me fuí a “dar una cortadita” a mi melena para estar lista para mi viaje a Cancun próximamente.

Por estar ocupada no puse atención a lo que estaba diciendo ni haciendo la americana que me estaba cortando el pelo.

Creo que me preguntó si me cortaba todo lo maltratado ó algo así, a lo cual le dije que sí.

Cuando por fin voltié a ver el espejo, la mitad de mi cabello estaba recortado con navaja. NO con tijera normal, sino navajeado y grafilado.

La última vez que me hicieron esto fue en los 90s y me dió mucho trabajo peinarme por lo cual juré nunca volver a hacerlo.

No fué mi decisión pero permití que sucediera porque confié.

Yo se que es una tontería pero siempre me pasa igual.

Me ví en el espejo y la gringa me decía toda contenta en inglés, “¿te gusta tu nuevo look?”

Nomás sonreía mientras veía el espejo, con el nudo en la garganta.

Pagué, no sin antes comprar productos para el cabello.

Me subí al carro y lloré.

Lloré mucho.

cropped-cropped-blog-new-header (1)

Era lo que necesitaba.

Me sequé los ojos como niña, con la blusa sin importar que mi maquillaje se corriera.

Tenía que manejar y la verdad mi vista estaba un poco nublada. Manejé mucho ese día. Me hizo pensar en porque andaba tan sensible.

¿La edad?

¿Las hormonas?

¿Porqué había llorado tanto ese día?

Creo que tengo un talento para llorar. Con sólo tratar de llorar lo logro. Como si fuera una actriz dramática. Sí hubiera sido muy buena actriz. La verdad.

Me sentía en calma y al pasar mis dedos sobre mi cabellera la podía sentir tan suave, tan sana, sin resequedad ni puntas maltratadas.

Y fue cuando entendí.

Tengo muchos años que quiero lograr tener mi cabello largo pero llega el momento en que está tan maltratado que tengo que cortarlo. Y siempre es la misma historia.

Para que “crezca sano” uno debe cortarlo.

Lo mismo me ha pasado con gente en mi camino, con situaciones tanto personales como de trabajo.

Entonces esta anécdota de como lloro al cortarme el cabello es comparable con el sentir esa pérdida obligatoria de lo querido para poder salir adelante.

¿Cuántas veces hemos tenido que sacrificar algo para mejorar nuestra situación?

Hemos tenido que ‘cortarlo’ para poder progresar.

En lo personal siento que me la vivo “cortando” situaciones para no quedarme en el camino.

Es despedirme de muchas cosas, de mucha gente, de situaciones de trabajo, de situaciones personales que se comienzan a maltratar porque no las puedo a veces cuidar como debe de ser.

Y sé que es lo correcto, sé que es lo que uno debe de hacer para triunfar.

Duele hacerlo, uno se siente egoísta ó que comete un error.

Luego pasan los días y comienzas a sentir que el peso que cargabas con lo que llevabas es menos.

Te liberas de lo maltratado.

Me imagino que muchos de ustedes están pensando, “Wow, si es cierto, que bien”.

Estaba muy orgullosa por el tema hasta que vi un meme en una red social que me vino a contradecir todo lo que he escrito anteriormente.

El meme era lo siguiente:

74209822_1199136313807860_5562469405553590272_n (1)

Entonces estoy en un dilema.

Volviendo a mi simple tema del cabello, ¿Porqué me desesperé y lo corté en lugar de cuidarlo, darle tratamiento, repararlo con productos buenos? Me dí por vencida y lo fácil fue cortarlo para no complicarme con el peinado en mi próximo viaje.

¿Y si ese meme es verdad?

¿Y si en verdad nos estamos complicando más dejando ir en lugar de arreglar las cosas?

Pasa con los clientes en bienes raíces. A veces a uno le da gana de decirles, “Creo que trabajará mejor con otro agente”. Pero uno no lo hace porque hace todo lo posible por que funcione para poder cobrar una comisión.

Pasa en los matrimonios. A veces los problemas son pequeños y por no arreglarlos a tiempo se van juntando hasta que lo mejor es deshacer la relación.

Pasa en las relaciones amorosas.

Pasa con amistades.

Entonces, mis queridos amigos que me leen, el haber llorado por mi cabello fue porque mi subconsciente se siente cobarde de no haber tenido el valor de cuidarlo más, de peinarlo mejor y de darle los tratamientos adecuados.

¿Qué piensan ustedes?

Por lo pronto les dejo una foto de como quedé.

(Lo bueno es que crece, dicen).

75550349_571478083588811_3678103962436763648_n

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

La Orzuela

La palabra ORZUELA siempre se me ha hecho una palabra muy fea. No por lo que signifique, sino porque no me gusta y punto. Es que veran, pronúncienla… “orzuela“.  No se, me choca. OR-ZUE-LA Blehh! (asi es mi mente, no me pregunten porque!)

La Orzuela es una condición del cabello en la que las puntas se revientan por tanta carrilla diaria. Mal cuidado, mal acondicionado, planchado y secado demás, el sol, el clima seco, el shampoo inadecuado, etc.

Lo malo de la orzuela es que “camina”, es decir, se va trepando lo maltratado hasta el cráneo.

La semana pasada sentía mi cabello seco y maltratado,  de “la Chimoltrufia” diría mi amiga Blanca. Así que fui con ella a que me diera una “cortadita” de lo maltratado.

types-of-split-ends-chart

Tengo TANTO tiempo dejándome crecer mi cabello que nunca puedo hacerlo que pase de los hombros. Me desespero, no me se peinar, se me maltrata, etc. y me lo vuelvo a cortar.

Pero esta vez iba con la intención de pintarmelo y que le diera una ‘despuntada’.

Estando allí me siento agusto. Me sirve mi cafecito y me siento cómoda.  Platicando de todo y nomas cerrando los ojos con las regañadas de Blanca porque no me cuido mi cabello. 🙂 jejeje!

Lo fue despuntando, poco a poco, pero al final el corte fue bastante.

???????

Terminé con un corte, arriba de mis hombros.

Mi cabello en el suelo.

Gulp! Tanto tiempo dejándomelo crecer y snip snip! Ya no estaba.

Al verme en el espejo me gustó. Me veía menos vieja. “Te ves chiquita mami”, dirían mis hijos.

En eso se me ocurre pasar mi mano entre mis cabellos.

Y pude sentirlo.

Estaba completamente sano, nuevo, sedoso.

Adios puntas reventadas, orzuela chafa.

“Te va a crecer en friega. Tengo buena mano”, me dijo Blanca, muy contenta con su obra. (COMERCIAL: Mi amiga Blanca Sierra Canales tiene un super talento para esto! The best!)

Salí feliz con mi nuevo look para esta primavera.

Me sentía como una planta recien podada de todos los estragos del tiempo frío.

Me sentía lista para florecer!

Muchos me dijeron “Que bien te ves”. Uno que otro me dijo “Me gusta mas largo”. :/

La orzuela.

No solo aplica para cabello.

¿Cuántas cosas en nuestras vidas no son eso?

Es a lo mejor estar haciendo un trabajo difícil y que durante el trayecto nos va afectando otras cosas. Entre mas avanzas te sientes mas cansado, mas maltratado y lleno de orzuela.Y vas dejando crecer las relaciones con tus compañeros, tu líder de grupo en esta hazaña. Te aguantas de ponerle remedio a situaciones que no te gustan porque “alli la llevas”, está “creciendo”.

Por tu mente nunca pasa el “despuntar” lo que no te gusta, eliminar lo “maltratado” por miedo a retroceder. Lo que he aprendido es que muchas veces ‘eliminando’ lo negativo, avanzamos mas rápido.

Y si, es un sacrificio recortar cosas en tu ámbito de trabajo, pero tambien es para poder darle lugar a cosas nuevas. Si hay algo verdadero en esto es. “Si tu no recortas lo que no te gusta, va a llegar alguien mas y sin temor arrancará lo que no sirve sin pedir opinión”. Asi que, tomemos las tijeras y despuntemos en nuestra chamba lo que no nos deja avanzar.

 

Tambien lo podemos ver en las relaciones (amistad ó de pareja).

 

¿Cuantos de nosotros no tenemos amistades a veces ‘incómodas’ que toleramos porque pues tienen mucho tiempo en nuestra vida y no es tan fácil eliminar? Hay amistades que nos manipulan y nos enredan, pero alli seguimos sin querer deshacernos ni alejarnos por tal vez pena de no saber como hacerlo, o tambien pensamos que sería contraproducente porque afectaríamos a otros (los hijos por ejemplo) 😦

Pero a veces es SANO el despuntar y eliminar personas negativas de nuestras vidas.  Aunque duela (como cortar el cabello que tanto tiempo tienes esperando que te crezca). Yo he sido cortada de muchas amistades y/o relaciones. He sido la ORZUELA para algunas personas y ahora lo entiendo. Sin rencores puedo ver que tal vez no era lo mejor para sus vidas y no pasa nada. 🙂

 

Cortar y eliminar la ORZUELA es necesario para que llegue lo bonito y sano a nosotros. Si no lo hacemos, lo negativo se multiplica y el problema empeora.

Tal vez antes de hacer esto, hemos usado mil ‘tratamientos’ y ‘remedios caseros’ que solo calman el problema un ratito, pero sigue allí, latente y creciendo.

Duele cortar ó eliminar algo que nos ha dado tanto trabajo construir.

Una vez que decidimos cortarlo para ‘comenzar de nuevo’, nos ponemos las pilas y ahora si lo cuidamos para que al crecer, crezca sano y bonito.

A algunos no les gustó mi pelo corto. No se preocupen, vuelve a crecer!

Yo me siento renovada y fresca.

IMAG2478_1_1a

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂