El Corte

Siempre que me corto el cabello lloro. Lloro de verdad, con lágrimas y todo. Aunque me haya gustado como quedó, se me hace un nudo en la garganta y lloro.

No se psicológicamente que signifique.

Me fuí a “dar una cortadita” a mi melena para estar lista para mi viaje a Cancun próximamente.

Por estar ocupada no puse atención a lo que estaba diciendo ni haciendo la americana que me estaba cortando el pelo.

Creo que me preguntó si me cortaba todo lo maltratado ó algo así, a lo cual le dije que sí.

Cuando por fin voltié a ver el espejo, la mitad de mi cabello estaba recortado con navaja. NO con tijera normal, sino navajeado y grafilado.

La última vez que me hicieron esto fue en los 90s y me dió mucho trabajo peinarme por lo cual juré nunca volver a hacerlo.

No fué mi decisión pero permití que sucediera porque confié.

Yo se que es una tontería pero siempre me pasa igual.

Me ví en el espejo y la gringa me decía toda contenta en inglés, “¿te gusta tu nuevo look?”

Nomás sonreía mientras veía el espejo, con el nudo en la garganta.

Pagué, no sin antes comprar productos para el cabello.

Me subí al carro y lloré.

Lloré mucho.

cropped-cropped-blog-new-header (1)

Era lo que necesitaba.

Me sequé los ojos como niña, con la blusa sin importar que mi maquillaje se corriera.

Tenía que manejar y la verdad mi vista estaba un poco nublada. Manejé mucho ese día. Me hizo pensar en porque andaba tan sensible.

¿La edad?

¿Las hormonas?

¿Porqué había llorado tanto ese día?

Creo que tengo un talento para llorar. Con sólo tratar de llorar lo logro. Como si fuera una actriz dramática. Sí hubiera sido muy buena actriz. La verdad.

Me sentía en calma y al pasar mis dedos sobre mi cabellera la podía sentir tan suave, tan sana, sin resequedad ni puntas maltratadas.

Y fue cuando entendí.

Tengo muchos años que quiero lograr tener mi cabello largo pero llega el momento en que está tan maltratado que tengo que cortarlo. Y siempre es la misma historia.

Para que “crezca sano” uno debe cortarlo.

Lo mismo me ha pasado con gente en mi camino, con situaciones tanto personales como de trabajo.

Entonces esta anécdota de como lloro al cortarme el cabello es comparable con el sentir esa pérdida obligatoria de lo querido para poder salir adelante.

¿Cuántas veces hemos tenido que sacrificar algo para mejorar nuestra situación?

Hemos tenido que ‘cortarlo’ para poder progresar.

En lo personal siento que me la vivo “cortando” situaciones para no quedarme en el camino.

Es despedirme de muchas cosas, de mucha gente, de situaciones de trabajo, de situaciones personales que se comienzan a maltratar porque no las puedo a veces cuidar como debe de ser.

Y sé que es lo correcto, sé que es lo que uno debe de hacer para triunfar.

Duele hacerlo, uno se siente egoísta ó que comete un error.

Luego pasan los días y comienzas a sentir que el peso que cargabas con lo que llevabas es menos.

Te liberas de lo maltratado.

Me imagino que muchos de ustedes están pensando, “Wow, si es cierto, que bien”.

Estaba muy orgullosa por el tema hasta que vi un meme en una red social que me vino a contradecir todo lo que he escrito anteriormente.

El meme era lo siguiente:

74209822_1199136313807860_5562469405553590272_n (1)

Entonces estoy en un dilema.

Volviendo a mi simple tema del cabello, ¿Porqué me desesperé y lo corté en lugar de cuidarlo, darle tratamiento, repararlo con productos buenos? Me dí por vencida y lo fácil fue cortarlo para no complicarme con el peinado en mi próximo viaje.

¿Y si ese meme es verdad?

¿Y si en verdad nos estamos complicando más dejando ir en lugar de arreglar las cosas?

Pasa con los clientes en bienes raíces. A veces a uno le da gana de decirles, “Creo que trabajará mejor con otro agente”. Pero uno no lo hace porque hace todo lo posible por que funcione para poder cobrar una comisión.

Pasa en los matrimonios. A veces los problemas son pequeños y por no arreglarlos a tiempo se van juntando hasta que lo mejor es deshacer la relación.

Pasa en las relaciones amorosas.

Pasa con amistades.

Entonces, mis queridos amigos que me leen, el haber llorado por mi cabello fue porque mi subconsciente se siente cobarde de no haber tenido el valor de cuidarlo más, de peinarlo mejor y de darle los tratamientos adecuados.

¿Qué piensan ustedes?

Por lo pronto les dejo una foto de como quedé.

(Lo bueno es que crece, dicen).

75550349_571478083588811_3678103962436763648_n

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

4 thoughts on “El Corte

  1. Te ves muy bonita con el nuevo look!!! No llores! Yo me corte el po hace dos meses… me lo tuve que cortar muy cortito por que me hicieron un tratamiento y me lo quemaron… ahi fue cuando llore… y llore dos meses cada que me levantaba con el look de He Man jajaja asi me veiaaaa horribleeeee pero todo pasa y el pelo crece!!!! Ahora ya me gusta como lo traigo (aunque le saco la vuelta a la despuntada… no me vayan a dejar igual de pelona) te mando un besoteeeeeeee, Gaby A

  2. Te ves bien 😊
    Muy cierto ,pero hasta cuando es sano querer reparar,cuidar,esperar? Ahí está el detalle,todos tienen diferente nivel de paciencia y tolerancia…..
    Claro que estoy de acuerdo en hacer todo lo posible y confiar 😱

  3. Capullo, interesante planteo, hay dos poderosas fuerzas en pugna, pero debe haber un solo ganador.

    Debe haber vencedores y vencidos.

    Lo contrario sería tener una herida permanentemente abierta, esas supuran y pueden infectarse.

    Pero vayamos al principio, fuiste a la peluquería y pasaron cosas, cosas que querías que pasaran y no te animabas a reconocértelo.

    La peluquera hizo lo que claramente vos querías, no son tontas, y vos la dejaste hacer, ya habría tiempo para arrepentirse y llorar.

    En las mujeres es bastante normal que lloren al salir de la peluquería, se sienten inseguras y el que dirán les pesa.

    Mi tío Eulogio, me enseñó, que no hay que creer en lagrimas de mujer ni en la renguera del perro.

    Me adelanto, te quedó muy bien y lucís muy sexy, bien aventurado el que tiene tus sueños, esto último se me escapó, pero ya que está, se queda.

    No se si alguna vez te expliqué mi filosofía al respecto, prefiero pedir clemencia que autorización.

    Uds tiemblan pensando escuchar un, ¨¡¡¡pero que te hiciste en la cabeza!!!

    Sobre todo las coquetas y vos lo sos según me parece.

    Tus labios pintados de esa manera y su color, así lo confirman.

    Los labios tienen una significación profunda y el modo de llevarlos y mostrarlos no es casual, hasta diría que es ancestral, lo sepas o no.

    No quiero extenderme con este tema porque toca intimidades y sería meterme con cosas muy privadas, y vos te manejás con respeto y amabilidad y este blog es amable y público.

    Sería más que imprudente de mi parte.

    En fin, son como las flores que se llenan de colores brillantes para atraer insectos, en este caso los insectos serían los clientes y los hombres en general, no me lo aclarés, me coloco el sayo solito.

    Aparte que vos tenés mucha exposición pública por tu trabajo y lo físico con tono sexual, mostrando pechos oferentes, por ejemplo, aunque discretamente, es un arma muy poderosa, si es usada juiciosamente.

    Cuando no es así, la mujer se termina transformando en una desarregladora de lechos variados y eso puede que no la haga feliz, es lo que creo al menos.

    Volvamos al comienzo, al tema de los sentimientos.

    Lo que vos planteas es parte de los conflictos permanentes que bullen dentro de nosotros, los humanos, respecto a cualquier tipo de relación o amores.

    Está la Razón, que analiza las cosas desde una realidad que percibe y proyecta e indica un camino a seguir.

    Y está la metafísica generada por nuestra mente, que se guía por otras cuestiones.

    Recordemos aquello de, ¨el corazón tiene razones que la Razón desconoce.

    Esto último tiene muchísima fuerza y peso en las decisiones humanas, me refiero a mujeres y hombres.

    El tema es que el barco es uno solo y no puede haber dos capitanes. La decisión debe ser una.

    Imaginá un barco con dos timoles y cada uno quiera ir para su lado.

    Los dados están en el aire girando.

    De pronto alguien me pone un revolver en la cabeza y me ordena, tenés que decirle que hacer sobre la decisión que debe tomar.

    ¿Qué te pasa?, no corresponde que haga eso.

    El del revolver me lo apretó aun más en la cabeza y dijo, si no lo hacés te paso a mejor vida.

    Dudé aun, pero al fin accedí, no estoy apurado para pasar del otro lado ni tenía a mano mi PPK Walter.

    Debe guiarse por su Razón, somos seres inteligentes y esa inteligencia es aquello que nos distingue de todas las otras especies, es la esencia de lo que somos.

    Puede ser doloroso el corte, porque no hay anestesia para ese dolor, pero es como debe ser.

    Rubén

    ¨rubenardosain.wordpress.com¨

  4. Te ves hermosa y moderna, rebelde, de vanguardia!! Tu siempre andas muy arreglada y bien maquillada, muy apropiado el corte a tu nueva etapa. Bienvenido el cambio!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s