La Esperanza de Kassy

Había una vez una niña llamada Kassy.

Kassandra Williams, una niña que nació en Nueva York y se fue a vivir en su adolescencia a Nuevo Mexico en el año 2004. Niña hermosa, feliz, inteligente y aplicada en la escuela. Comenzó sus estudios en la Universidad de Pittsburgh donde buscaba obtener su certificación de Terapeuta Ocupacional. Se compromete con el amor de su vida, se casan y a los dos meses se enteran que estan esperando un bebé.

Al terminar su primer trimestre de embarazo, Kassy se quita la vida.

Qué historia tan impactante, ¿verdad?

Ojalá fuera mentira y sólo fuera una historia mas de mi imaginación.

Kassy Williams es real y su depresión gestacional tambien.

No cabe duda que la vida tiene una manera muy especial de sorprendernos. Más bien dicho, Dios nos pone en el lugar que debemos estar tarde ó temprano.

Esta semana que pasó, la vida me lanzó otra ‘pitchada’ que no me esperaba.

La vida me está dando la oportunidad de hacer algo que me gusta y al mismo tiempo ayudar a muchas personas.

Recibí una llamada de Yazmin Quezada, una amiga aqui en El Paso que se dedica a hacer comerciales, películas, documentales, etc. Yazmín se encontraba con Elizabeth Ortiz, una persona que está trabajando en un documental, una película corta pero informativa.

Me presenté por teléfono con Elizabeth y platicando me contó lo que pasaba.

Me acaban de contratar para ser la Script Supervisor (supervisora de guión y escena) de la película que van a filmar.

18119618_10154711442853337_2090711456_o

Trabajo totalmente inesperado pero que ahora que estoy viendo la trama soy la persona perfecta para llevarla a cabo.

Me siento con una gran responsabilidad pero no me da miedo hacerlo. Sé exactamente que tengo que hacer y como lo voy a hacer.

Voy a ‘re-escrbir’ el guión de la película escrita por Susan Aguayo, la madre de Kassy y directora de la misma.

Seré la responsable de llevar cada escena a la vida, tengo que usar mi imaginación y escribir detalladamente como se encuentra el lugar donde se lleva a cabo. ¿Cómo anda vestida Kassy? ¿Peinada? ¿Está tomando algo? ¿Qué estan pasando en la TV? ¿Cómo camina? etc.

El fin de la película-documental es llevarla hasta el Congreso de Estados Unidos y lograr que durante el embarazo, a las mujeres tambien les hagan un estudio y evaluación psiquiátrica para detectar algun tipo de depresión gestacional.

Todas las que hemos sido mamás sabemos que nos revisan cada mes la sangre y orina para ver si no hay azúcar (diabetes gestacional), algún tipo de virus STD y religiosamente nos revisan la presión arterial para detectar cualquier tipo de PRECLAMPSIA.

Kassy, la hija perfecta con la vida llena de felicidad se quita la vida en un momento sagrado para una mujer.

Tenemos que alzar la voz y ver cuando sospechamos de algún indicador de depresión durante el embarazo y tambien DESPUES de dar a luz. La depresión post-parto es mas estudiada que la depresión gestacional.

18083937_10154711444953337_720341277_o

Kassy puede ser cualquier mujer en nuestras vidas. Puede ser una hermana, una prima, una hija. Si todavía estas en edad de quedar embarazada, podemos ser nosotras mismas.

Muchas veces la mujer llora mucho durante el embarazo.

“Es normal, son las hormonas”, opinan todos.

“El embarazo la tiene medio loca”, dicen otros.

“Así es al principio”, te explican todos los demás.

El tema es muy delicado pero la causa de Sandra Aguayo, la madre de Kassy es muy válida. Ella quiere que la muerte de su hija no sea en vano . Quiere que Kassy sea el primer paso a dar para que los ginecólogos y obstetras revisen la salud mental de una mujer embarazada para darle tratamiento.

No solo decirles “es normal’.

A veces el miedo a un juicio es lo que hace que muchas mujeres se aguanten el sentirse deprimidas por estar embarazadas.

No es una decisión estarlo! Ni existe una culpa verdadera de una madre.

Tiene que ser un desbalance químico en el cerebro lo que lo provoca. El exceso de hormonas, la falta de químicos en el cerebro, todo al mismo tiempo.

Creo en este nuevo proyecto. Me gusta poder ser parte de algo que sea para un bien a nuestra sociedad.

Admiro a Susan Aguayo la fuerza que tiene al hablar de su hija. Me pongo en su lugar como madre y no se si pudiera hacer lo mismo, pero al mismo tiempo el amor hacia su hija le da las fuerzas para hacer que su muerte ayude a mas mujeres.

Esta película, de poco presupuesto pero que se hará con todo el profesionalismo de un equipo preparado, tiene que ser vista por todo el mundo.

El Congreso de Estados Unidos tiene que aprobar esto. No es mucho lo que se pide. Sólo la búsqueda de un factor mas a la hora de hacer los análisis clínicos de las embarazadas.

Levantar la voz para crear consciencia tanto en la mujer embarazada como con los familiares que la rodean.

Estoy orgullosa de mi y no me da pena decirlo. Me siento bendecida y sorprendida por esta oferta que jamás busqué. Sin embargo, siento que estaba destinada a ser parte de esto.

Tengo estas próximas semanas la tarea de cerrar los ojos e imaginarme como quiero que sea la película (claro, de la mano de Susan y de Elizabeth, que son las directora y asistente de directora).

Ya me estoy imaginando como comenzar a platicar la historia de Kassy.

Estoy segura que las escenas se sentirán familiares a situaciones de nuestras propias vidas.

Los hombres que me leen, como esposos, hijos, hermanos, amigos, pareja de una mujer embarazada tienen tambien que aprender que el ‘genio y carácter raro’ de ella tiene que ser observado y no criticado a la primera.

Tendremos que educarnos todos para entender que pasa con una mujer a la hora de estar esperando un bebé.

Así que, ya lo saben.

Este blog que me ha dado tantas sonrisas y que he tenido que luchar contra uno que otro para defenderlo, me ha puesto en una situación en la que podré hacer lo que me gusta hacer y al mismo tiempo tal vez comenzar algo importante como crear consciencia de la importancia que es la salud mental de una mujer embarazada, una mujer que acaba de dar a luz y en si cualquier mujer con cambios hormonales.

Porque esta vida, por mas rara, difícil, enredada, injusta que pueda ser, tambien tiene unos momentos increíbles que deben de hacernos sentir que merecemos vivirla al máximo!

Les dejo el link para que lo vean. Si quieren apoyarnos con algo, se pueden comunicar conmigo!

https://www.kassyskause.com/

La película llevará como título “Kassy’s Hope”, es decir, “La Esperanza de Kassy”.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES! 🙂

18119656_10154711442638337_78813803_o.jpg

Esta bella mujer es Kassy Williams.

Seguimiento

Yo vendo casas (bueno, hago mi mejor esfuerzo por lograrlo!).

Si hay algo que he aprendido en el negocio es que uno tiene que darle seguimiento a cualquier llamada recibida de un posible cliente.

He aprendido que si uno no regresa un email contestado, no responde a un texto ó whatsapp, ese posible cliente se nos va de las manos.

Si no le das seguimiento al del préstamo, al inspector, al constructor, al de los avalúos, a los de la casa de título, etc, nunca cerrarías un contrato.

Seguimiento… Cuando el médico te da una receta para comprar medicina, te la tienes que tomar como se te indica. Se le da un seguimiento a las instrucciones médicas. El doctor te da un seguimiento para ver como sigues.

Seguimiento… es darle una continuidad a lo empezado para lograr un buen fin.

Seguimiento-de-Prospectos

Seguimiento… una palabra que usamos mucho en el negocio pero no cobró sentido hasta esta semana que pasó.

Nos volvimos a ir de misiones con la Familia Misionera de El Paso, TX.

monahans bw

Nos mandaron a un pueblo llamado Monahans, TX.

La experiencia es inexplicable con palabras.

64 personas, un gimnasio, 4 escusados, 6 regaderas, un comedor amplio y una buena cocina por 9 días consecutivos. Eso sí, todos con la presencia de Dios en nuestros corazones.

Aprendes de nuevo a practicar el don del servicio, de la paciencia, de la tolerancia. Cedes tu tiempo de descanso si ves que alguien necesita ayuda con algo.

El trabajo de equipo se engrandece y la buena vibra salta por todo el lugar.

La buena vibra equivale al amor que sólo Dios puede brindarnos.

Te conviertes en instrumentos de El para llevar su palabra a los que necesitan de una gota de esperanza.

Tal vez piensen que presumo de haber ido.

La verdad es que SI!!

Me siento afortunada de haber tenido la oportunidad de ir a este llamado. No todos tienen la oportunidad de poderse ir y desconectarse para brindarse del todo a la sociedad donde te mandan.

Portar un pañuelo naranja me hace sentir valiosa y que puedo ser útil en ayudar a los demás, poquito ó mucho, pero al final ayudar.

La responsabilidad de llevar ese pañuelo me hacía sentir especial, como que tenía la obligación de tocar corazones de gente olvidada.

El año pasado tambien hice un blog de las Misiones. Este año llego a la misma conclusión, la pobreza del alma es igual en todo el mundo, sin importar si tienes ó no dinero.

Es una semana intensa donde tambien tienes unos momentos de meditación sin distracciones en los cuales te puedes conectar con Dios y sentirlo muy cerca.

Este año, me dieron la oportunidad de ser una de las misioneras que pudieran ir a la cárcel local a visitar a los presos.

Cuando me preguntan los dirigentes de la Misión, Silvia y Toto, si me gustaría ir, sin pensarlo ni dudarlo dije que .

Esa noche, después de un día de andar de Misiones todo el día, me acosté en el catre que llevaba. El gimnasio donde dormíamos ya estaba oscuro, en silencio, salvo algunos ruidos de cuerpo (ronquidos jajaja!).

Trataba de cerrar los ojos y dormirme rápido porque la mañana llegaría muy pronto. Me puse a pensar en lo que encontraría ese día con las presas.

¿Nos recibirán? pensaba.

Me trataba de imaginar sus caras, sus celdas usando de comparativo algunas películas de Hollywood.

¿Cuál será la historia de cada una? ¿Nos irán a platicar qué hicieron?

Hubo un momento en el que dudé si yo estaba lo suficientemente preparada para ir a llevarles palabras de esperanza.

Nunca había ido a una cárcel en Estados Unidos, ni de visita ni de huésped (jeje).

Se llegó la hora de ir a visitarlos.

Los puntos de seguridad que teníamos que pasar eran los que esperaba. Me llamó la atención que no podíamos entregarles nada que tuviera ‘grapas’.

¿Qué podrán hacerse con las grapas? Al final del día uno de mis amigos Misioneros me explicó que las usan para hacerse cortaditas y despues hacer lo posible por infectarlas para poder pasar unos días en el área de hospital. Me sonó lógica la explicación.

Cuando entramos, me tocó ir con Julieta y Myriam. Yo iba en plan de guardar silencio y sólo escucharlas. Al entrar y verlas nos presentamos. Al principio no nos hacían caso y poco a poco se fueron acercando.

Yo no podía dejar de ver el interior. Sus caras no eran las que me imaginaba. Todas eran mas bellas.

No voy a platicarles todo lo que sucedió dentro de esa celda porque siento que violaría la confianza y la confidencialidad que creo se merecen.

Lo que si les puedo decir es que pudimos rezar con ellas y nos pidieron que les habláramos de María, la madre de Dios. Dos de ellas eran católicas, las otras cristianas y otras sin denominación de religión.

Les llamaba la atención aprender a rezar el Rosario y nos prometieron rezarlo juntas.

La hora de visita se fue muy rápido. Me molestaba la voz de la guardia… “Tiempo agotado!”, nos gritó.

Nos despedimos de ellas tratando de abrazarlas con la reja de por medio. Las tomamos de la mano y llorando nos agradecieron la visita.

Todos salimos de allí con el corazón apachurrado. Los hombres nos platicaron que los reos estaban allí por cosas simples que se fueron acumulando.

Le pedimos al Padre James (Párroco de Monahans) que si podíamos volver. Nos dijo que haría lo posible.

A partir de esa visita, todo el día anduve pensando en las muchachas de la cárcel.

Pensaba en sus familias, en sus hijos, en su desesperación y claustrofobia de estar encerradas.

Nunca antes se me había ocurrido ir a visitar una cárcel.

¿Porqué?

No tengo idea pero si me dió un poco de tristeza que la sociedad se olvida de los que están encerrados. Como que si no lo veo, no existe. Algo así pasa.

Descubrí que me fue difícil juzgarlas, cosa que me aplaudí porque es muy fácil hoy en día criticar a todo el que no piensa como tu, no se comporta como tu crees que se debe comportar uno, ó que simplemente no tuvo las mismas oportunidades en la vida y se equivocó más veces.

Seguimos con las Misiones y todo era mas bello cada día. Llegaba el momento en el día en que no querías ya regresar a tu casa. Querías permanecer en Misiones, conviviendo, ayudando, rezando y disfrutando la Semana Mayor.

Antes de irnos, el padre James nos avisa que podremos volver el domingo antes de irnos a El Paso, a visitar la cárcel una vez mas.

Me sorprendió el gusto que me dió esa noticia. Volver a verlas!

El domingo, ya para regresar de Monahans, pasamos a la cárcel otra vez. Fuimos Juieta, Tania, Priscilla y yo.

Al llegar, las sorprendimos.

Nosotros nos sorprendimos más al ver que traían colgados sus rosarios en el cuello todas (católicas y no católicas).

Lloraron de felicidad y nos dijeron que ‘nunca pensaron que volveríamos’. ¿Cuánta gente no les habrá prometido cosas y nunca se las cumplieron?

No podía mas que sonreír y pensar que le dimos SEGUIMIENTO a una tarea que comenzamos y la verdad se sentía que habíamos dejado a medias.

Qué importante fué para ellas y para nosotras concluir la visita. Le dimos seguimiento a lo que comenzamos días antes.

Ya no eran las mismas caras que conocimos al principio. Ahora estaban más contentas, más sonrientes.

Se reían mucho mas con lo que decíamos.

Tania les dijo algo que me contestó a MI mis dudas. Les dijo a las mujeres que cuando uno le hacía una pregunta a Dios, El siempre tenía 3 respuestas para todo.

  1. Aún no es tiempo
  2. Tengo algo mejor para tí

Aprendí tanto con esa visita. Pude ver que no tienes que ser una experta en la religión (yo soy todo menos eso!), ni tienes que ser psicólogo ni trabajador social para poder llevar un poco de paz a la gente que necesita oír cosas bonitas para poder pasar el día.

Aprendí que las personas que están presas son personas que en su vida les faltó amor, les faltó oportunidad, les ganó el miedo, se les hizo fácil…. se soltaron de Dios.

 

manos

Regreso plenamente llena de luz a continuar mi rutina, a empacar el pasado y recibir el futuro lista con todo el optimismo posible.

Irte de Misiones es verdaderamente la mejor manera de pasar la Semana Santa. Estamos eternamente agradecidos (el Coco mi hijo y yo) con todas las familias que estuvieron conmigo:

  1. Los Bayona y su liderazgo ejemplar con esos pañuelos verdes en el cuello
  2. Los Perez que fueron los misioneros peregrinos y nos visitaron un ratito
  3. Los Apodaca y su voluntad llena de sonrisas
  4. Los Hinojos y su trabajo incondicional
  5. Los Narvaez y su organización
  6. Los Díaz y su motivación llena de energía
  7. Los Peraza y su entusiasmo para integrarnos
  8. Los Moreno y su amor de padres
  9. Los Seade y sus chistes que nos hicieron reir tanto.
  10. Los Garibay y su fe infinita entre los aplausos calurosos
  11. Los Alonso y su voces celestiales
  12. Las Escobar y su dedicación
  13. Los Sepúlveda y su amor a la religión
  14. Los Cárdenas y su amor a Dios íntegro
  15. Los Vargas y su paz
  16. Los Orozco y su entrega al tocar casa por casa
  17. Flor González y su fuerza
  18. Don Jorge y su gran sentido del humor
  19. Lupita la Misionera adoptada de Monahans
  20. Y el Padre José María Antón que volvió desde Roma a acompañarnos una vez más para llenarnos de luz espiritual ! ❤

Si Dios quiere, el próximo año tambien nos vamos de Misiones… es como una mecha que prendes y no hay nada que la pueda extinguir.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

Tuvimos un Sirenito

Quizá todavía tenemos ese ‘sirenito’ (ó sirenita) dentro de nosotros.

¿Se acuerdan de la película de Disney “The Little Mermaid”? Es decir, ¿”La Sirenita”?

En realidad no es de Disney, sino de el autor danés Hans Christian Andersen.

La historia de esta “Princesa” de Disney es una de mis favoritas. Tambien de mis hijos.

La historia, como ya deben de conocerla, trata de una sirena que sueña ser humana, es decir, tener piernas para poder vivir lejos del mar.

Su deseo es grande porque quiere volver a ver a Eric, un príncipe humano que Ariel conoce cuando su barco se hunde y la sirena le salva la vida.

El papá de Ariel es Tritón, la cual ‘deshereda’ por querer ser humana y renunciar a ser sirena.

La bruja de la historia es Ursula (un pulpo) la cual le dice que puede convertirla en humana a cambio de su melodiosa voz.

Sin platicarles todo el cuento, Ursula usa la voz de la Sirenita para engañar a Eric, mil broncas y enredos hasta que al final, Ariel se convierte en humana y vive feliz para siempre con su príncipe Eric.

Muy bonito cuento y lleno de mil mensajes.

Ahora van a hacer la versión ‘de personas reales’ pero no será de Disney.

Por supuesto que pienso verla.

Esa era mi inocencia de los cuentos hasta que PINTEREST puso una foto que me traumó y me mantuvo pensando toda la semana.

Véanla detenidamente y después lean lo que escribo. ¿Pensaron lo mismo que yo?

c988fe94914735aabc6abaf0ddd6a081

 

Sí.

Tarde ó temprano, la Sirenita está tratando de volver a ser lo que siempre ha sido. Una sirena con cola de pescado y no piernas. La pintura es triste. Ariel tiene una cara de tristeza, como arrepentida de todo y quiere ‘enmendar’ lo que ha hecho para volver a ser ella. 😦

La Sirenita abandona toda su vida, se pelea con su familia, regala su voz melodiosa, deja el fondo del mar, todo por perseguir un sueño (en su caso es el amor de Eric). Deja de ser ella, se va lejos de su familia, de su reino en el fondo del mar. El papá trata de detenerla pero ella insiste que su felicidad está siendo humana, cambiando su naturaleza.

Todos hemos sido esos sirenos y sirenas en algo de nuestra vida. No me lo pueden negar. Nos hemos puesto hasta ‘rebeldes’ con los consejos de los que nos quieren. Nos aferramos a ser algo diferente.

Estoy segura que todos hemos tenido sueños que tal vez hemos logrado pero que nos ha costado mucho. Sacrificios, dinero, abandono de lo conocido y amado… tantas cosas que uno acomoda para lograr alcanzar lo que nosotros pensamos será nuestra felicidad.

Y luego cuando ya estás viviendo ese sueño logrado te das cuenta que no todo es como lo pensabas.

No eres tan feliz como pensaste serlo.

La balanza se comienza a tambalear donde lo que sacrificaste comienza a pesar más que lo que ganaste.

Tener que cambiar de ser para lograr lo que queremos no está bien.

Nuestra esencia es con lo que nacemos. Podemos disimular muchas veces algunas cosas y aguantarnos otras por tal de ‘pertenecer’.

Pero tarde ó temprano eso nos alcanza y comenzamos a dudar de nuestras decisiones.

La Sirenita tuvo miedo a que su Eric supiera que era una sirena. Este es otro mensaje muy fuerte.

Si alguien no te quiere por lo que eres, entonces no es la persona para ti. Tratar de cambiar por alguien ó por algo termina siempre mal.

La pintura muestra una sirenita herida, con aguja y con hilo está remendando lo que cambió.

Quiere volver a tener esas escamas y poder andar nadando en lo mas profundo del océano.

No tiene que usar el maldito brasier (es que yo los odio, es más, yo hubiera sido muy feliz en la época hippie donde nadie usaba ropa interior). Siendo sirena se puede poner unas conchas en el busto y listo! ¿Cuál varilla? ¿Cuál sofoco? ¿Cuál lonja del brasier?

Tal vez a la Sirenita la ahoga el aire. Sí, se gana el amor de todos los humanos. Es fácil caerles bien porque tiene su carisma natural. Pero extraña de donde viene. Su familia, sus miles de hermanas sirenas y su papá regañón.

En esa pintura, ¿Qué pasaría con Eric?

¿Se pelearon?

Lo que pasa es que Disney nunca nos dice que pasa despues del “Vivieron felices para siempre”.

Esta pintura nos da una probadita de la realidad.

Nos recuerda que nada vale la pena si tenemos que cambiar rotundamente de vida por alguien ó algo.

Tambien nos dice esa pintura que podemos ‘enmendar’ y remediar cualquier equivocación del pasado.

Le va a doler mucho sanar y tal vez no quede como al principio, pero si de algo estoy segura es que el tiempo lo cura todo y todo vuelve a acomodarse.

La sirenita tal vez pueda volver a nadar en el fondo del mar.

El aceptar querer regresar a su mar ya es ganancia porque pudo haberse quedado en negación y vivir condenada a ser una persona que no es.

a64ab7e14417417df

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂