Bendiciones contadas

Cuando uno dice que puede contar las bendiciones no es porque tenga pocas sino porque son todas importantes y llevamos un buen conteo.

En lo personal creo que soy muy bendecida aunque todos los días trato de ver que tengo mal en mi vida (nomás por hobby).

Dentro de mis bendiciones están las siguientes:

  • Mi salud, que a pesar de andar toreando el COVID19, sigo intacta y llena de vida. (Mi familia entera ha sido muy bendecida tambien)
  • La imaginación con la que nací y que nunca deja de existir. Mi mente es tan rara y especial que pocos la entienden.
  • Agradezco al cielo por rodearme de gente que me sabe leer sin juzgar. Me busca por mi y nada mas.
  • Es una bendición muy personal vivir tan cerca del Océano Pacífico. Muchos no lo saben pero ha sido una meta la mía llegar hasta donde estoy. Y eso me da las fuerzas para impulsarme a otra meta porque se que sí se puede.
  • Estoy bendecida porque vivo en el tercer piso de unos departamentos. No, no es tragedia tener que subir tantas escaleras para llegar a mi casa, sino al contrario. Cada escalera que subo y bajo mantiene en forma a mi corazón
  • Benditas redes sociales y el internet que acortan distancias
  • Ya no me importa el “qué dirán”
  • Me gusta estar sola aunque extraño muchas veces que me tomen de la mano, nomás porque si.
  • Schitts Creek
  • Mi perrita Kiara y su fidelidad me hacen sentir bendecida
  • Soy bendecida porque puedo hornear el NY cheesecake mas rico del mundo
  • Me encontré un chicle motita morado (que son muy escasos) y me recordó a una de mis personas favoritas
  • Tengo mucho trabajo y eso me hace sentir importante
  • Mi voz, que nadie calla.
  • Mis dedos, que nadie puede parar cuando los pones en un teclado
  • Benditas las botellas de vino que se abren para comenzar historias. Me siento bendecida este año por eso.
  • Soy bendecida porque estoy rodeada de amor. Si tengo enemigos, la verdad ni cuenta.

Lo que quiero decirles, de manera corta porque me imagino que andan muy apurados este día, es que soy bendecida porque tengo la oportunidad de agradecer a cada uno de ustedes lo mucho que hacen por mi todos los días.

Ha habido días en que me siento muy triste y como magia (ó bendición) algo me dicen, alguien me habla, algo leo que cambia mi manera de sentir y todo vuelve a estar lindo. Estoy segura que a muchos de ustedes les ha pasado.

Para terminar sólo quiero decirles GRACIAS por continuar en este blog. Lo mismo que me cuesta a mi escribirlo semanalmente de manera religiosa es lo que les cuesta a ustedes leerlo sin ninguna obligación mas que porque quieren saber que nuevo tengo que contarles.

Les mando un abrazo y aprovechando la semana de DAR GRACIAS, pues GRACIAS…

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Cambiante

Me despedí de Nogales, Sonora cuando tenía 11 años. Con un nudo en la garganta le dije adiós a todo lo que conocía como vida mía. A esa edad uno no sabe a dónde va ni porqué. Te suben al carro, señores ajenos empacan tus muebles y lo único que hay que hacer es tomar la mano de tu hermanita en la camioneta de tus papás y cerrar los ojos tratando de imaginar lo que Hermosillo tiene preparado para ti.

Me despedí de Hermosillo, Sonora un tiempo despues porque otra vez nos mudábamos. Lloré tanto al irme. No me quería ir. Me gustaba mucho vivir allí. Mi gente, mis primos, mis amigos. El nudo en la garganta se desataba en un llanto inconsolable. Yo no quería irme a vivir a Mexicali pero otra vez, mis papás decidían mi vida y la de mi hermana.

Me despedí de Mexicali, Baja California 16 años despues, casada ya y con una bebé de meses en medio de los dos. Mi obligación era seguir a mi esposo con mi hija. La decisión ya no era de mis padres, era en pareja. Dejar a mi madre recien viuda (cuando todos me decían que yo era la responsable de ella y de mi hermana por ser la mayor) y soltarme de la mano de mi hermana me desequilibraron de una manera inesperada. Algo me pasó y jamás tuve la terapia para resolverlo. Lloraba de miedo y angustia hacia lo desconocido. Comenzar una nueva vida totalmente lejos de todo lo que yo conocía. Ciudad Juarez/El Paso, Texas me esperaban para darle una vuelta de cabeza a toda mi vida en todos los sentidos.

Me despedí de El Paso 17 años despues, divorciada y con dos hijos adolescentes a mi lado. Mi llanto ahora era diferente. Era la primera vez en mi vida que YO SOLA decidía irme. A mis 45 años pude por fin decidir hacia donde quería ir. Era una combinación de incertidumbre, melancolía y agradecimiento a Dios por haberme permitido vivir allí y conocer a tanta gente especial. En realidad en esta parte del mundo es donde más tiempo había estado y ahora tenía que decirle adiós para emprender una nueva aventura hacia California, con una responsabilidad de lograr que mis hijos volaran y pudieran alcanzar los sueños que tal vez yo nunca pude realizar de jovencita.

No me estoy quejando de mi vida.

Al contrario.

Cada día veo que el haber vivido en tantos lugares es porque realmente estaba bendecida por la vida.

Cada casa que viví la recuerdo como si aún estuviera allí. Recuerdo el color de mis recámaras y el olor que cada una tenía al entrar por la puerta principal. Cierro los ojos y veo la decoración de todas las paredes que me vieron jugar con mi hermana. Esos patios donde siempre había invitados y las mesas que compartimos en familia.

Tantos amigos que he hecho en tantas ciudades diferentes. Amigos, amores, compañeros del trabajo, compañeros de escuela, vecinos, conocidos en cada parte que he vivido. No se porque pero muy rápido conozco a todos los de una ciudad, sin ni siquiera tratar de hacerlo.

He hecho amigos que todavía, al vernos despues de mucho tiempo, reconectamos ese cariño que nos da la melancolía de haber vivido en el pasado cosas lindas.

Hoy en día me los encuentro en diferentes lugares. Veo niños que iban conmigo en la primaria y ahora son unos exitosos empresarios. Los vagos son ahora ejemplares padres de familia. Las que eran mis “bullies” ahora me quieren mucho.

Siempre que escucho en alguna parte “¡No puede ser, es la Gina Dewar!”, me emociona voltear a ver quien es porque siempre resulta ser alguien de mi pasado que tengo mucho tiempo sin ver. El cariño sincero de gente de todos lados donde he vivido me recuerdan que algo bueno tuve que hacer para lograr quedarme en los recuerdos de todos ellos.

Cada cambio, cada despedida, cada lágrima al decir adiós me han dado la oportunidad de guardar esos recuerdos que con el solo hecho de cerrar los ojos los vuelvo a vivir.

Ese camino tan cambiante, me han hecho lo que soy hoy. Cada persona de cada ciudad ha dejado en mi recuerdos, vivencias, amor y desamor y una parte de cada de ellos en mi andar. Mi vida es una combinación de miles de personas que por casualidad ó por azares del destino se cruzaron en mi existir.

Siempre admiraba a las personas que nunca han vivido en otra ciudad mas que la que los vió nacer. Siempre quise eso para mi. Quedarme en un solo lugar y hacer mi vida allí.

Años enteros me acostaba pensando el ¿cómo hubiera sido mi vida si jamás hubiera salido de Nogales?

Mucho tiempo pensaba que yo era mala para adaptarme a los cambios hasta que un día decidí que el cambio para mi siempre era bueno. Si, me cuesta trabajo al principio, pero de volada me adapto, me integro y lo acepto.

Si me estas leyendo y estas en medio de un cambio importante en tu vida (cambio de trabajo, de ciudad, de relación), aunque parezca algo difícil, quizá sea lo mejor que hagas en tu vida.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Las Partes Obsoletas

En las noches me quedo leyendo puras tonterías en el internet. Tengo dos libros empezados que no puedo terminar porque en cuanto me pongo a leer me despierta el trancazo que me da el libro en la frente con las cabezeadas que me doy.

Entonces, mejor me pongo a leer páginas del internet que me aparecen de manera al azar.

Mientras me reía mucho con videos de TikTok, vi un artículo aparecer en la pantalla que hablaba de que el cuerpo humano está compuesto por órganos que funcionan de manera uniforme para hacer andar esta máquina tan fabulosa.

Y si, todo tiene su razón de ser. Todo funciona para que todo fluya. Y en eso leo: “Partes del cuerpo que no sirven para nada”.

Me intrigó el título del artículo.

“No puede ser”, pensaba mientras abría el archivo para leerlo.

Pues resulta que tenemos en el cuerpo 10 cosas que no sirven para nada, estan de ‘adorno’, ‘de oquis’, nada mas porque si.

  1. PLICA SEMILUNARIS (Tercer párpado). Así es muchachos y muchachas. Tenemos 3 párpados. El tercero se encuentra muy cerca del ducto lagrimal y se supone que sirve para limpiar cualquier basurita que nos quiera entrar al ojo. A lo mejor eso si sirve pero en realidad no nos quedaríamos ciegos si no lo tuvieramos.
  2. PUNTO DE DARWIN (El doblez de arriba de la oreja). Nadie sabe porque tenemos ese doblez en la parte de arriba de la oreja porque no nos sirve para nada. Sólo existe para tener mas lugares que limpiar en nuestra oreja. ¿Si ubican que parte les digo? Esa partecita que se dobla en la parte de arriba de la oreja. Totalmente obsoleta.\
  3. PELO EN EL CUERPO Pues sí, las cejas hacen que el sudor no nos llegue a los ojos. Las pestañas hacen que cualquier basurita no entre a nuestros ojos. El cabello en la cabeza puede servir para regularnos la temperatura. La barba en los hombres puede ser parte de una atracción sexual (menos las bien feas y desalineadas), pero en realidad ¿para que queremos el vello del cuerpo? Me choca la barba que últimamente me sale. Y luego me salen pelos blancos que ni puedo ver en mi espejo para sacarlso con la pinza. ¿Para qué los queremos? Pues para darle negocio a los SPAS depiladores.
  4. ORGANO VOMERONASAL. Un sensor que se encuentra en nuestra nariz y se supone que sirve para oler las fermonas. Jajajajaja. Pues a lo mejor sirve mas de lo que la ciencia quiere decirnos. Las fermonas pueden jugar un rol muy importante en la atracción y las relaciones que podamos tener. No se si de verdad exista una fuerza de atracción debido a las ‘fermonas’. Yo, en lo personal, he sentido atracción por alguien atraves de un monitor ó pantalla de celular y jamás los he olido (jajajja, me da risa escribir esto).
  5. MUELAS DEL JUICIO. Antes sólo servían para causar dolor y desalinear la quijada provocando que no pudieramos tener buena higiene bucal. Hoy en día, de acuerdo a las leyes de evolución, hasta un 35% de la población ya no le salen las muelas esas latosas. La ciencia es sabia y se adapta.
  6. MUSCULOS AURICULARES. Me acuerdo perfectamente que mi mami podía mover las orejas usando músculos. Se veía claramente como se movían y se me hacía algo fascinante. Yo lo trataba de hacer y terminaba con un dolor de cabeza indescriptible. No podía hacerlo. Mis músculos auriculares no eran tan fuertes como los de mi mamá. No sirven absolutamente para nada mas que para hacernos reír cuando encontramos a personas que pueden mover las orejas.
  7. COCCYX. Otra parte que no sirve para nada mas que para ocasionar dolor cuando te llegas a caer de ‘pompis’ en alguna parte. Según la ciencia, hubo especies humanas que tenían una cierta “cola” y con la evolución fue desapareciendo. NO me imagino a hombres y mujeres coludos.
  8. PILI ERECTOR, son unos músculos muy pequeñitos en los poros por donde salen los folículos capilares (por los poros donde salen los pelos pues). Cuando estos músculos se contraen por frío, miedo ó sensaciones, es lo que conocemos como “ponernos chinitos” ó que se nos ponga la piel “de gallina”. Tampoco sirven mucho.
  9. APENDICE. No sirve para nada en nuestra digestión. Tal vez cuando el hombre comía una dieta vegetariana el apéndice era más útil. Ahora sólo sirve para darle trabajo a los cirujanos gastroenterólogos que salvan vidas cuando las quitan antes de que se rupturen y causen daños severos en las personas.
  10. PEZONES MASCULINOS. Pues resulta que tanto hombre como mujeres comenzamos como fetos femeninos. No es hasta avanzado el embarazo cuando se define el sexo del bebé y quedan los pezones. Toda una polémica los pezones. ¿Porqué son tan vetados en la vida? Me da risa no entender que tiene de malo y porque son tan prohibidos.

En fin, me dió un cierto sentimiento de “ugh” al saber que tengo que cargar en mi cuerpo estas 10 cosas que de nada me sirven. (Bueno el 10 si me sirve pero si fuera hombre no).

Así como debemos de saber que sí nos sirve y que no nos sirve en nuestro cuerpo, tambien tenemos que identificar en la vida real que SI nos sirve y que realmente resulta OBSOLETO.

Elimina lo que te estorba, lo que no sirve, no cargues con culpas ajenas ni con lo problemas de los demás. Si una amistad te resta mas de lo que te suma, aléjate. Cambia de trabajo. Vete a otra ciudad si en la que estas no eres feliz. Termina esa relación tóxica. Porque nuestra vida no es como el cuerpo humano que no le afecta mucho cargar con lo obsoleto. En nuestra vida cargar con lo obsoleto nos detiene, nos amarra y nos evita salir adelante y llegar a las metas.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Reflexiones en cascada

Esta semana se me presentaron en diversas ocasiones situaciones que me pusieron a reflexionar.

  • Las velas con olor canela y vainilla dan mucha hambre.
  • Al estar escribiendo esto, justo ahorita en mi laptop, hagan de cuenta que son las manos de mi mamá. No cabe duda que la genética es increíble y aunque todos somos seres únicos, al final del día no somos más que una combinación de generaciones. Siempre pensé que era físicamente igual a mi papá pero parece que entre más vieja, más me convierto en mi abuela materna. (Al menos eso vi en el app de TikTok donde te envejece. Soy doña Gloria vuelta a nacer).
  • El mejor piropo que me han dicho en años fue estos días que se me quedaron viendo a los ojos y me dijeron “Tienes los ojos color cerveza ambar IPA”. Me dió risa la comparación. La verdad me cambian mucho. A veces están oscuros, como que apagados. Otros días estan café. Cuando lloro se me ponen claritos y cuando me pinto con sombras azules se me ven aceitunados. Nunca he decifrado porque me cambian tanto de color. A lo mejor delatan mi estado de ánimo. Así que ya lo saben, mis ojos pueden ser la lectura perfecta de lo que dice mi corazón.
  • Me tiene preocupada la situación política de Estados Unidos. Cualquiera que sea el ganador de la elección del día de ayer provocará inconformidad y violencia social. Increíble que sea esto Estados Unidos, los disque muy civilizados. Ugh. Ninguno de los dos candidatos es el ideal. Pero prefiero al que quiere a la gente, sin importarle su color, religión, sexo, etc.
  • Por fin entendí eso que dicen que el dolor se quita con más dolor. Me dolía la cabeza, mucho. Me pulsaba en la sien un dolor de esos que hacen que se te cierren los ojos. No podía pensar bien. Quizá fue el mezclar uvas en los vinos la noche anterior; quizá fue que no he dormido mas de 5 horas seguidas en mucho tiempo; quizá es ese stress que siempre traigo y se manifiesta en diversas partes de mi cuerpo. Me tomé Tylenol de 1000mg y seguía el dolor. En eso, corrí descalza a mi recámara porque escuchaba que mi celular vibraba y mi dedito chiquito del pié se golpeó con el marco de la puerta. El dolor era tanto que mi cerebro se confundió todo. Ya no me dolía la cabeza y el dedito tampoco. Hmmm, reflexionando: “dolor con dolor se mata”…
  • Estoy mentalmente agotada de este 2020.
  • El tiempo es el enemigo número uno de todo. Siempre está avanzando más rápido que yo. Me gana. Lo puedo ver en las arrugas que cada vez se notan mas en mi cara. Las canas que me tengo que pintar cada 3 semanas ó me comienzo a parecer a la Cruella de Vil. El trabajo acumulado en mi escritorio que comienza a tener consecuencias si no lo termino. Las mejoras a mi casa, el acomodar ese closet y el dormirte un lúnes y amanece y ya es viernes. Se escapan las horas como agua entre los dedos y en mi reflexión pensaba ¿Cómo lo puedo detener un poco?
  • Nunca pensé que una perrita yorkie me robaría el corazón de la manera que lo hizo mi Kiara. Esa mirada, esa fidelidad incondicional y su cariño me enseñan que las acciones demuestran más amor que cualquier palabra dicha. (Aplica para humanos)
  • “Gina, no me imagino que tu puedas un día estar triste”. Me dijeron eso y desde entonces no se si es bueno ó malo.
  • El artículo mas valioso que he tenido en estos días son las botellas de vino porque siempre que abro uno me encuentro rodeada de los amigos que mas quiero. Hay un fuerte lazo entre el descorche y el abrir el corazón con personas que han coincidido contigo en este mundo, sin saber si quiera como fue que se cruzaron los destinos.
  • Uno siempre busca con quien envejecer. Lo que debemos de buscar es con quien permanecer jóvenes.
  • Ni en México viví las tradiciones de DIA DE MUERTOS como lo he hecho aquí en San Diego. No se usaba esta tradición al norte del país y cada vez me gusta mas. Disfruto mucho esta celebración, los colores y lo bonito que es recordar a los que se fueron para que nunca desaparezcan.
  • Si se murió James Bond este 2020 (Sean Connery) ya cualquiera puede irse de este mundo.

Y esas fueron mis reflexiones de la semana. Quizá se identifiquen con ellas.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂