Haz tu parte

Había un bosque grande y antiguo, plácido, tupido de arboles. Allí vivía una infinidad de animales.

Llegó el verano y con el intenso calor, las sequías. Esto provocó que comenzaran los incendios. El fuego se extendía rápidamente por el bosque y los animales, asustados, comenzaron a huir.

En medio de la confusión, un pequeño colibrí empezó a volar en sentido contrario a la dirección del resto de los animales.

Incendio en el bosque

El pequeño pájaro volaba una y otra vez hasta un lago que había en el centro del bosque. Cargaba unas pequeñas gotas de agua y las esparcía sobre las llamas.

Leones, jirafas, elefantes y otros animales, asombrados, no dejaban de mirar el asombroso accionar. del pequeño colibrí. Luego de un buen rato de observarlo, uno de ellos le pregunto:

¿Qué estás haciendo? ¿A dónde vas? ¿Por qué no huyes del fuego?

El colibrí se paro solo un instante y mirando cómo todos huían del lugar, les contesto:

– En este bosque está mi vida, mi nido y todo lo que construí, al igual que lo de todos ustedes. No quiero que desaparezca, y me haría sentir muy mal saber que pude hacer algo desde mi lugar y no hice nada. Es por eso que voy volando hasta el lago en medio del bosque, recojo un poco de agua en mi pico y la tiro sobre las llamas para mitigar el fuego.

El resto de los animales contestaron:

– Estás loco, no servirán unas pocas gotas para apagar tamaña intensidad de llamas. No podrás apagarlo tú solo.

La parábola del colibrí

A lo que el colibrí replicó:

– Es posible, yo solo estoy cumpliendo con mi parte.- Y continuó su incansable vuelo hacia el lago.

(Fábula popular, texto tomado tal cual del internet)

“Hago mi parte”. 3 palabras muy simples que dijo el colibrí pero que deja todo un sinfin de enseñanza a todos los que lo escuchan.

¿Cuántas veces no has sentido que eres invisible en un proyecto, en un equipo, en un grupo? Ese mismo sentir hace que las cosas se detengan. Cuando uno piensa que “sobra” en un lugar, que “no aporta nada”, que “nadie me extraña si no estoy”, entonces toda una cadena de avances se detienen.

La vida me ha enseñado que las cosas tienen un porqué. Las personas, todas, tambien tienen una razón por las que te las encuentras, las conoces, las haces amistades ó decides que no son de tu círculo. Todas hacen su parte y todas influyen directa ó indirectamente en lo que haces ó dejas de hacer.

Creo que esta fábula es de mis consentidas y tan “ad hoc” para estos tiempos en los que todos en este mundo tenemos que hacer nuestra parte.

Si todos nos concentramos en lanzar aunque nuestra capacidad sean solo unas gotas pequeñas de agua, el incendio de cualquier problema se controla y con la perseverancia se extingue.

Nos vamos a topar con personas y situaciones que nos van a querer siempre tumbar, hacer sentir que somos menos importantes y tratarán de detenernos.

Si nos toca ser un día líder de algo, no olvides que hasta el más pequeño de tu equipo puede hacer algo por todos. No solo es hacer nuestra parte sino tambien saber que todos los que trabajan a tu alrededor tienen que hacer la suya para funcionar.

Haz tu parte. La necesitamos. Yo tambien voy a hacer la mía.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

One thought on “Haz tu parte

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s