¿Dónde Es?

Con todas las noticias de la niña asesinada en Nuevo León y el recordatorio de que vivimos en un mundo donde las mujeres peligramos, traigo en mi mente una pregunta que ronda y ronda en ella. ¿Dónde se convierte un niño en una persona mala?

He leído un sinfín de noticias, teorías, relatos de cómo sucedieron los hechos. No quiero politizarlo ni decir quién es el culpable. Olvida un poco el querer culpar a los gobiernos y a la inseguridad del país. No me gusta opinar de lo que no conozco pero tambien confieso que me puso a pensar mi responsabilidad como madre de un hijo hombre ya.

Mi hijo Coco no me va a dejar mentir que desde que vi lo que le pasó a esta niña Debanhi Escobar no he dejado de darle lata con consejos como:

“Siempre acompaña a una niña a su carro”;

“Nunca le des miedo a una mujer”;

“Respeta siempre lo que ella diga”;

“Si ves que a una niña se le pasan las copas y se emborracha, pide ayuda y cuídala”, etc.

Desde que yo tengo uso de razón, da miedo ser niña.

Nos dicen tanto que nos pueden dañar, que no nos vayamos solas, que cuidado con andar en lo oscuro, que no confiemos ni en nuestros mejores amigos y que siempre estemos alertas porque nos quieren hacer algo.

Ahora como mujer de casi 50, mi miedo se ha modificado un poco. Me da miedo mi hija Luisa Fernanda y su manera de viajar tan a gusto pensando que nunca nada le puede pasar. Pero mi miedo importante es saber si hice un buen trabajo en criar a un buen hombre para este mundo con mi hijo Coco.

¿Dónde están las madres de los violadores y asesinos? No todos son huérfanos ni abandonados. No todos son drogadictos ni enfermos mentales. A veces, ó muchas veces, el agresor está tan cerca que bajamos la guardia.

¿Dónde se hace un hijo un hombre malo que lastima a mujeres? Quisiera poder entender el momento justo en el que un niño se “malea” y se convierte en un peligro.

Me duelen los asesinatos de mujeres. Me duele ver las caras de esas madres que a pesar del dolor que traen, las castiga la ley por destruir edificios. A mi si me matan a una de mis mujeres y nadie me dice nada de su asesinato, quemo la ciudad entera.

Pienso en los agresores. ¿Dónde fallamos como sociedad para permitir que un niño crezca a ser un monstruo? Me duele mi sociedad, mi mundo.

Me duele tener que ver publicaciones en las redes sociales de que si alguna niña necesita algo estamos para ellas. Me duele tener que poner en mi perfil alguna foto mía en blanco y negro para recordarle a todos que no me deben de lastimar porque soy mujer.

Ahora entiendo las caras de pánico de los padres cuando en una fiesta de revelación de género de un bebé ven ese humo rosa en lugar de azul. Esos padres saben que nunca van a volver a estar tranquilos en un mundo donde su niña peligra mucho más que cualquier cosa.

Este mundo debería pintarse siempre de rosa y no con esos listones negros por doquier.

¿Porqué no nos cuidan? 😦

¿Dónde es precisamente cuando perdemos eso?

Aún así, si tuviera que volver a nacer, yo volvería a ser niña, porque no hay nada más lindo que serlo.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

El Rosal y la Vid

A mi el vino me gusta. Aunque el tinto es mi preferido, nunca le digo que no a los demás, dependiendo de la ocasión y maridaje. Los Chardonnay me gustan en la mañana, con un buen marisco. Los espumosos ó champagnes para brindar por un logro muy merecido.

Me encanta vivir en una zona del mundo donde encuentras un buen vino a pocas millas. Es verdaderamente una zona privilegiada. El clima, el punto exacto de tierra fértil y el talento de los enólogos se combinan a la perfección.

Me encontraba un día caminando entre los viñedos y pude notar que había muchos rosales al principio de cada hilera de siembra.

Rosas de todos colores. Amarillas, blancas, rojas y mis favoritas, las rosas rosas. Soy muy observadora y me sorprendí que me llamaban la atención a pesar de que he ido a varios viñedos en mi vida.

Más bien no era la primera vez que veía eso pero nunca antes había preguntado el porqué.

“¿Si sabes porqué hay rosas entre los viñedos?”, me preguntaban.

Yo muy seria y pensativa trataba de adivinar para no caer en la ignorancia. “La verdad no”, confesaba al fin.

“Es para que cuando ataque un hongo llamado oídio, los rosales sean los primeros en tener la enfermedad y así los encargados de las siembras actúen rápido y se salve la cosecha de uvas”, me explicaban. “Y además se ve muy bonito”. 🙂

Me encantó esto nuevo que aprendí (Porque realmente no lo sabía).

¿Cuántas veces no hemos juzgado algo porque está ‘de adorno’ en un entorno donde se nota que no tiene nada que ver? Es tan fácil decir “¿qué hace allí?” ó “¿porqué no se va?”

A veces no sabemos el porqué de las cosas. O el porqué conocemos a ciertas personas y otras se van.

¿Cuántas veces nos hemos cuestionado el porqué estamos en cierto lugar, en cierta relación ó en cierto trabajo?

A lo mejor, así como los rosales están entre los viñedos para protegerlos de un ataque dañino de hongos, nosotros estamos igual porque en ese momento de nuestras vidas nos necesitan allí, y no nosotros a ellos.

No siempre estamos en un lugar para ayudarnos a nosotros mismos, sino que teníamos que estar allí para ayudar a otras personas, conscientes ó inconscientemente.

A veces estamos para ayudar, para alarmar y para proteger algo ó a alguien.

Somos rosales en viñedos, y además hacemos que se vea todo más lindo.

Así que a la otra que anden caminando por un viñedo y vean unas rosas hermosas, dénle las gracias ya que por ellas puedes tomarse es delicioso Syrah ó Merlot.

¡Y salúd por una larga vida!

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Hasta que se acabe la canción

No se si les pase pero a mi me sucede seguido. Voy manejando y estoy oyendo música. Ya casi llego a mi casa y de pronto comienza una canción que me gusta mucho.

Llega la hora de dar vuelta hacia mi casa pero le sigo derecho porque quiero terminar de escuchar la canción.

¿Ustedes tambien lo hacen? ó ¿soy yo la única?

No sé porque pase eso. Es siempre alguna canción que he escuchado miles de veces pero por alguna razón la tengo que terminar de oír.

Esto me pone a pensar que en muchas cosas de mi vida así soy.

En todos los aspectos de la vida, sea lo que sea, llegamos siempre en nuestro camino a una división que nos hace tomar la decisión de irnos a la derecha, a la izquierda ó seguir derecho.

Todas llegan al mismo lugar pero cada camino que tomemos es diferente y eso es lo que hace la historia de nuestras vidas.

Una vez que vamos tomando las decisiones, nos vamos encariñando con nuestro camino. Vamos conociendo personas, vamos disfrutando de todo lo que el camino nos va ofreciendo, vamos viviendo.

A mi me ha pasado que es tan lindo el camino que no quiero llegar (igual como cuando la canción me gusta y no quiero llegar para seguir oyéndola).

Yo sé, estoy totalmente consciente que muchas veces me enamoro más de la manera en la que llego a mi meta, que la meta misma.

Me quejo por costumbre pero cuando volteo a ver lo que he recorrido no puedo hacer nada más que auto-felicitarme porque avanzo con pasos firmes.

Estoy enamorada de mi vida, de toda ella, desde el día en que nací. El camino recorrido me gusta, me ha gustado mucho.

No se si sea porque ya voy a cumplir 50 en unas semanas y traigo sentimientos encontrados. Cumplir 50 es una meta. Cumplirlos sana es una bendición. Cumplirlos rodeada de tanta gente que estimo y creo que me estiman y quieren es ya lo máximo que puedo pedir.

Por primera vez en muchos años, estoy escuchando mi canción favorita y no quiero llegar al fin de mi camino. Quiero seguir cantando esta canción, quiero seguirla sintiendo y viviendo y si veo que ya voy a llegar le voy a dar otra vuelta a la cuadra.

Ahora bien, si la canción ya se va a acabar y todavía no quiero llegar al fin de mi camino, quiero volver a empezarla. O tal vez ver que otra canción tocan.

La respuesta a la pregunta “¿Porqué te tardaste tanto en llegar?” es simplemente “Porque estaba oyendo una canción que me encanta y no quise llegar hasta que se terminara”.

Así que amigos míos, no quiero llegar a mi destino hasta que se acabe la canción.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

4 FRASES Importantes

Navegando por internet y leyendo todo lo que encontraba en una noche de insomnio, me topé un escrito con autor desconocido que describía lo siguiente:

“Las siguientes 4 frases te van a cambiar la manera que tienes de vivir tu vida”….

Obviamente me intrigué con el título y creo que tengo que compartirles esas 4 frases para que tambien se sientan mejor si por algo están preocupados en este momento.

FRASE 1. “LA FELICIDAD NO ES LA AUSENCIA DE PROBLEMAS. ES LA CAPACIDAD DE TRATARLOS Y RESOLVERLOS”

Siempre hay problemas. A veces son menos graves, pero si haces memoria de tu vida, siempre hay algo que nos preocupa un poco más aunque nos sintamos felices. Por eso es importante rodearnos de personas que queremos para apoyarnos en nuestro vivir. La familia y tambien todas aquellas personas que no son familia pero que a veces llegan a estar allí para cuando más los necesitas. Uno necesita tambien estar serenos, tranquilos y con la mente descansada para resolver lo que se puede arreglar y aceptar lo que no. Somos felices a pesar de los problemas y eso es algo que siempre he agradecido sobre mi personalidad y la de mi familia. Siempre encontramos la manera de sonreír aún cuando estamos cargando un costalote pesado de pendientes y problemas.

FRASE 2. “SENTIRSE TRISTE DESPUES DE TOMAR UNA DECISION NO SIGNIFICA QUE FUE UNA MALA DECISION”

Imagínate salirte de una relación de mil años. Puede ser una relación sentimental, de trabajo, de amistad. Obviamente llega uno a sentir tristeza pero no quiere decir que la decisión es equivocada. Irte de una ciudad, cambiar de trabajo, etc quizá sea para bien pero es por la naturaleza misma del ser humano que un CAMBIO desequilibra nuestro estado emocional. Estar triste despues de tomar una decisión importante a veces nos haces cuestionarnos si la regamos ó no. Incluso hasta sentimos un arrepentimiento. Tenemos que aprender a separar la emoción de un cambio de la evaluación de un cambio.

FRASE 3. “NO ESTAS ESTRESADO PORQUE ESTAS HACIENDO DEMASIADO. ESTAS ESTRESADO PORQUE ESTAS HACIENDO POCO DE LO QUE MAS TE HACE SENTIR VIVO”

Definitivamente. El estrés no es porque trabajamos mucho ó nos da mucha dificultad resolver un problema. El estrés es porque queremos hacer otra cosa que no sea estar resolviendo una dificultad. Quisiéramos alejarnos de las dificultades y nos estresa a veces no poder hacerlo. Todos quisiéramos vivir sin presiones pero a veces nos dejamos envolver por una sociedad que nos empuja a querer siempre más, a querer siempre lo mejor, a llegar más lejos… Nos estresa vivir en una constante competencia que al final no significa nada.

FRASE 4. “LA LECCION CON LAS QUE ESTAS BATALLANDO SE REPETIRA HASTA QUE APRENDAS DE ELLA”.

Mmmmta. Con razón. No aprendo y sigo cometiendo los errores como si fueran patrones diseñados en mi camino por la vida. Qué chistoso como siempre me he descrito como una persona que aprende rápido, sin embargo hay cosas que si se tienen que repasar varias veces para que la lección se aprenda y sobre todo, no se olvide.

A ti, ¿cuál frase te indentificó más?

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂