La Estrella Fugaz

La carretera estaba muy fría. La temperatura bajó drásticamente en unas horas. No me importaba. Venía muy feliz de Mexicali, donde pasé un fin de semana en familia y además adelantamos mucho trabajo con el equipo de Gente Bonita Magazine.

No entendía porqué el aire acondicionado soplaba aire caliente, hasta pensé que estaba fallando. Pero luego ví que lo tenía en 70 grados y la temperatura de afuera era de 48 grados F. Nos sorpendió el frío en manga corta y con chanclas.

La carretera estaba sola y mis hijos iban poniendo buena música mientras manejaba. Pensaba en los aciertos y las fallas que tuve este fin. Reflexionaba lo feliz que me hace Mexicali y mi familia. Se come delicioso en esta ciudad y tambien me encantó poder convivir con mis amigos.

El cielo estaba totalmente despejado, sin estar negro el cielo sino más bien era un azúl oscuro, las estrellas brillaban de una manera muy especial.

Las disfrutaba mientras subía la Jacumba y veía tambien como la temperatura de afuera comenzaba a subir un poco.

Tenía un poco de sueño, pero tambien mis pensamientos me mantenían alerta.

En eso veo una estrella, justo frente a mi. Al principio pensé que era un avión. Luego comenzó a brillar de una manera fuerte y uniforme. Parecía que se hacía mas grande cada vez.

Y así, en cuestión de segundos, la estrella se cayó por momentos. La centella se veía tal cual las dibujan y tuve el suficiente tiempo para decirle a mis hijos “¡Una estrella fugaz!”.

La estrella fugaz

En cuestión de nada, mi mente (que a veces es muy rápida), pensó en que debía yo de pedir deseos para que se me cumplieran por haber visto esa estrella fugaz.

Se me vinieron imágenes, como si fueran dominós, de cosas que deseo que se me cumplan. Tantas cosas que quiero y me desespero por no poder lograrlas a mi tiempo y no al tiempo que debe de ser.

Deseos personales, económicos, de salud, de trabajo, de amistad, de felicidad, etc. No supe cual desear y lo único que pensé fue “Que ganen los Dodgers”.

¡Jajajaja! Ya se, que desperdicio de deseo. Ni que estuviera en la nómina ó fuera socia de Magic Johnson. Pero realmente mi corazón deseó eso, detalladamente, que los Dodgers ganaran en el sexto juego la tan esperada Serie Mundial de este 2020.

Desde que yo me acuerdo le voy a los Dodgers. Vengo de familia beisbolera, tanto por lado de mi mamá como por lado de mi papá. Despues me casé y tambien beisbolero, por lo tanto mis hijos tambien crecieron con el amor del beisbol. Y luego mi hermana, se casa con un fan de los Dodgers, como nosotros, y mis sobrinos primero dijeron “safe” que mamá ó papá.

Toda una familia que le va a este equipo desde toda la vida.

Recuerdo que estaba bien chica cuando jugaban los Dodgers en 1981.

¿Cómo olvidar a Fernando Valenzuela, el Toro sonorense? Sus tiros con la zurda, portando el número 34 y volteando al cielo en cada pitchada nos hacían vibrar a todo mexicano.

Fernando Valenzuela

Lasorda dirigió a un equipo extraoridinario: Ron Cey, Rick Monday, Terry Forster, Pedro Guerrero, Derrel Thomas, Steve Sax, Mike Scioscia, Steve Yeager, Steve Garvey, Dusty Baker, etc. contra los New York Yankees.

Hoy 28 de Octubre se cumplen exactamente 39 años que ganaron la Serie Mundial de 1981.

Pasaron 7 temporadas y los Dodgers se seguían quedando en el camino. Fue hasta 1988 cuando vuelven a llegar a la final y van contra los Oakland A’s (bajo la dirección de Joe Canseco) y nos vuelven a dar otro trofeo de campeonato mundial en la Serie Mundial.

Kirk Gibson, y su inolvidable homerun!!

Pasaron 32 años.

Año tras año los hemos seguido, viendo jugadores ir y venir. Sintiendo el coraje de las últimas series mundiales y como se nos escaparon por mala suerte, por mal manejo de Dave Roberts, por chapuza de los Houston Astros, ó simplemente porque no era su año.

Este 2020, sin gente en los estadios por la pandemia, pudimos ver una temporada (corta por la misma situación) diferente. Un equipo que se consolidó y que se escuchaba entre el “chisme beisbolero” que eran un equipo digno de campeonato.

Es muy curioso como te vas encariñando con cada jugador. No se si sea que los ves en el ‘dugout’, ó que lo lento del deporte permite que las cámaras capten sus miradas, sus risas y su diversión al jugar.

Año tras año hemos tratado de ir a sus juegos y es la primera vez que no podemos ir a ninguno por el COVID19.

El ‘bullpen’ de pitcheo de los Dodgers este 2020 era fuerte, destacando Clayton Kershaw (por fin pudo demostrar que puede ganar), los mexicanos héroes de esta Serie Mundial Victor González y el culichi Julio Urías, sin restarle mérito a Pedro Baez, Walker Buehler, Dylan Floro, Tony Gonsolin, Brusdar Graterol, Joe Kelley, Adam Kolarek, Dustin May, Jake Mcgee, Blake Treinen, Alex Wood y Kenley Jensen (que supo aguantar la carrilla de los memes por no poder cerrar bien).

Los jugadores de posiciones: Austin Barnes, Matt Beaty, Cody Bellinger (el mas guapo, jajaja), Mookie Betts (de mis favoritos), Kiké Hernández, Max Muncy, Joe Pederson, AJ Pollock, Edwin Rios, Will Smith (de mis consentidos), Chris Taylor (siempre bateaba bien), Justin Turner (que dió positivo de COVID 19 en la sexta entrada del juego) y nuestro MVP, jugador mas valioso, el consentido Corey Seager.

La banca tambien debe de agradecerse y aplaudirse: Scott Alexander, Rocky Gale, Terrance Gore, Josiah Gray, Gavin Lux, Zach McKinstry, DJ Peters, Luke Raley, Keibert Ruiz, Dennis Santana, Josh Sborz, Mitch White.

Y un abrazo gigante a toda la dirección, coaches, equipo de apoyo que hicieron posible que pudieramos verse coronados este Octubre de tan difícil año para todos.

Los Angeles Dodgers

La última pitchada con la que se coronaron campeones contra los Tampa Bay Rays, un equipo excelente y la verdad hicieron que esta serie fuera digna de campeonato, este 27 de Octubre del 2020.

Ganaron los Dodgers de Los Angeles y lo único que puedo pensar ahorita es:

¿Qué si mi deseo hubiera sido otro? ¿Se me hubiera cumplido?

Tendré que ir a buscar mas estrellas fugaces en cielos despejados, con un vinito y una cobijita, para pedir todos los deseos que me faltan por cumplir. Ya ví que las estrellas están de mi parte.

¿Quién va conmigo?

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

De Calor en Calor

No puedes decir que conoces el calor si no has visitado el área de Mexicali/San Luis RC Sonora en época de verano.

No me quejo del clima. Es más, los que me conocen saben que no hay verano en el que no venga a estas partes a disfrutar del calor.

No es juego. De verdad la temperatura sube a los 50ºC (120ºF) varios días.

calorextremomexicali

La temperatura adentro de un carro es todavía mas fuerte.

Es tener la estrategia de como vas a manejar para no pelarte la piel de las manos con el volante ardiendo.

Ni por error puedes dejar nada en el carro porque se derrite… Esa sensación caliente que más que molestarme me hace pensar en lo mágico y perfecto que es la naturaleza.

Esta región sobrevive porque tiene AGUA en abundancia. Más de un millón de habitantes en Mexicali, todos quejándose por todos los medios del clima.

Todos los años es la misma. Como si fuera una sorpresa! 🙂

Es más, uno hasta se enoja cuando personas en otras regiones dicen que no aguantan el calor y apenas está a 40ºC. (Exagerados!)…

A mi me pasó algo muy curioso.

Nos fuimos a ver jugar a los Dodgers de Los Angeles el pasado sábado. Ahi vamos en una van Karla de la Torre e hijos, los Saenz Ley, los Angulo Dewar y nosotros. Allá al estadio coincidimos con los Aguilar Guerrero y los Guereña Navarro.

Lugares en la parte de arriba (porque mi cuñado ya se las sabe de todas todas en cuanto al Dodger Stadium) y sabía que iba a hacer calor ese día. En esa área es donde mas corre el aire porque esta despejada…. si, y donde pega el sol.

El juego comenzó a las 5pm.

Ahi vamos todos a nuestros asientos soleados del majestuoso estadio.

PicMonkey Collage.jpg

¿Qué tanto calor puede darnos si venimos de Mexicali? Pensaba yo al sentir esos rayos de sol que sólo pegan así en California.

El termómetro marcaba 95ºF. Muy caliente para ser Los Angeles. Demasiado caliente para estar en el sol.

No me quería quejar. Tanto que critico a los que se quejan del calor cuando la temperatura es menos que los 100ºF y yo ya no aguantaba.

Mi hermana y yo nos compramos unas botellas de agua con abanicos para rociarnos durante el juego.

hwl.jpeg

A la primera entrada mi hermana (que es alérgica al sol yo digo) voltea y me dice, “No voy a aguantar el sol. Voy a buscar sombra”.

Y se fue.

La siguieron uno por uno casi todos. Encontramos otros asientos con sombra mas lejos pero ya sin sol.

Nos turnábamos.

Me compré un bloqueador en la tienda de los Dodgers. Traía 4 gotas yo creo. Me las unté en los brazos y en la cara.

Le puse hielo al abanico rociador para que el agua saliera fria.. Phhhfffttt! El hielo no duraba nada.

Era tanto el calor que ni quería cerveza. Quería agua fría nada mas.

El juego estaba muy emocionante. Los niños se acaloraban y se iban a la sombra y luego bajaban de nuevo.

No entendía porque nos estábamos muriendo de calor si veníamos de Mexicali donde estamos acostumbrados al calor termonuclear.

Y luego capté.

En Mexicali, jamás iríamos (ni programarían) un juego en el sol a las 5pm.

No salimos hasta que no hay sol.

La refrigeración de las casas enfría de tal manera que no parece que afuera haga tanto calor.

Nos cuidamos del sol mucho.

Jamás nos sentamos a comer un Doyer Dog en el rayo del sol. Sabemos que eso nos enferma.

En Mexicali no subimos millones de escalones en una montaña para llegar a nuestros asientos de un juego de beis. (Casi infarto al subirlas. Me decepcioné de mi condición. Maldita edad que uno no puede dejar el gym unas semanas porque valió maiz).

El juego de los Dodgers estaba super reñido… en la 7ma entrada ya no estaba tan caliente (o de plano nuestro cuerpo se adaptó).

Extra innings porque el juego se empató hasta la décima, donde ganan los Dodgers con un “walk off”, casa llena y al que está bateando le dan la base por bola y entra de caballito!

Juegazo! A pesar del calor, la experiencia de ir a los Dodgers es increíble y la disfruto cada vez.

Me acuerdo de mi papá y mi abuelo materno. Beisboleros a morir!

El calor me hizo pensar en lo bendecido que somos si tenemos aire refrigerado en las casas y en los carros.

Me hizo ver que tener un trabajo en el que no tenga que estar parada en la calle vendiendo algo, ó en la construcción ó ser los que recogen la basura.

Les tengo un respeto cada vez mayor a los campesinos que se parten el alma en la pizca bajo ese clima mortal.

Por eso se quejan del clima aunque no esté a 50ºC las otras regiones. Se quejan porque andan en la calle, manejando y trabajando.

A veces no hay de otra mas que salir al calorón.

Solo quiero decirles que el calor debe vivirse, sentirse. Es parte de la naturaleza y tiene un porqué…

Es para que podamos disfrutar de la cerveza y sudar las toxinas.

A hidratarse, a cuidarse y si no es necesario salir, a encerrarse hasta que el sol se meta.

Y si tienes que andar en la calle, MIS RESPETOS. Son seres superiores a todos los demás.

Curiosamente la gente que trabaja en el calorón diariamente es la que menos se queja.

Para pensarse, ¿no creen?

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES! 🙂