Non-grata

Hace unos meses…..

El cielo de San Diego estaba tan azúl. No había ni una sola nube y el clima, como siempre, estaba perfecto.

Estaba con mis hijos, en la Isla de Coronado, comiendo en un restaurant muy lindo con vista a la bahía y al Downtown de San Diego.

Los ferries, los barcos, las naves militares y lanchas, navegaban por toda la bahía disfrutando de un día espectacular.

Yo saboreaba un delicioso Chardonnay, fresco y con un sabor único de esa uva digna de los mejores champagnes.

Mis hijos y yo platicábamos de todo. De las escuelas, de la comida deliciosa, de los planes, de películas que íbamos a ver.

Había un par de personas a un lado de nosotros. Unas mujeres muy bien arregladas con sus manos impecables y sus accesorios lujosos. Ojeaban nuestra mesa pero nada mas.

Tenían un gesto firme pero yo supuse (en mi mente fea) que era el Botox lo que las mantenía sin sonreír y sin decir una palabra.

Pedimos la cuenta, pagué y al levantarnos oigo como una de las mujeres le dice a la otra, “Uggh, finally they are leaving. I could not stand all that Spanish”… (“Uggh, finalmente se van. No soportaba ya todo ese español).

Me congelé. Me detuve aún sin voltear a verlas. No me obedecía mi cuerpo. Tuve dos opciones: Voltearme hacia ellas y en inglés preguntarles “¿cuál es tu problema?” ó agarrar aire y caminar con la cabeza en alto sin que me afectaran.

Hice lo segundo. Me fuí caminando pero mi hija me dice “¿Oíste eso?”

“Sí, vámonos”.

Nos subimos al carro y todo el camino platicando de la situación.

Ese día fue uno más de un montón de veces que me he topado con racismo en este país. Pero ese día en especial, me caló más que otras veces.

= = = = = = = = = = = =

En el 2017

Recién llegada a San Diego, tuve una entrevista por teléfono con una americana. Diane. Fascinada con mi curriculum me dijo que había pasado a la siguiente fase de entrevistas. (Es horrible andarte entrevistando a los cuarenta y tantos para trabajos).

Nuestras pláticas habían sido todas por teléfono y por fin se llegó el día de irme a entrevistar en persona a las oficinas de esta asociación “non-profit”. El puesto era perfecto para mi. Relaciones públicas y organizadora de todos los eventos de beneficiencia en todos los sectores y niveles del condado. Para relaciones públicas me pinto sola. Me sentía como pez en el agua.

Al entrar, me ve Diane pero pone cara de “ay, no creo que sea”.

“Gina? Gina Dewar?”, pregunta mientras en sus manos trae  un papel.

Y yo “Yes, hello”, y me levanto para saludarla de mano.

“Oh! Are you latina? Your English is so ‘american’ “, me dice abriendo los ojos como que asorada de que una frijolera no tenga acento al hablar.

“Um. Thanks, and yes. I am from MéJICO.”, le dije y me hice la que me dió mucha risa.

Se que entré a la oficina ya con la cabeza medio baja, como mortificada de que no me contrataran ó mortificada de que sí me dieran la chamba y tuviera que trabajar con esta chamaca (de unos 28 años) que se impresiona que la gente hable bien otro idioma.

“¿Porqué te llamas así? ¿Estás casada con un norteamericano?”, me preguntaba impresionada que mi nombre no era mexicano.

Le medio expliqué que mi nombre era el mío de soltera, que el abuelo de mi papá era de Escocia y había llegado a Sonora a un pueblo minero y pues lo demás era historia.

Cuando me estaba escuchando, me estaba enojando conmigo misma. ¿Qué ching*dos hacía yo explicando mis orígenes a una mujer que obviamente no estaba contenta que fuera mexicana?

“Does it matter?”, le pregunté, al grano. (Que si era importante si soy o no mexicana)

“Pues no es el perfil que queremos para organizar eventos con gente importante”.

Otra vez me vi en la situación de poder hacer dos cosas: levantarme, dar las gracias e irme ó pelearme.

Me levanté, le dije que no iba a hacerla perder su tiempo y que yo tampoco iba a perder mi tiempo y comencé a irme.

Me volteo en la puerta y le digo “I think you are making a big mistake. Huge”. Como la “Pretty Woman” y me salí.

Entre todo lo que estaba pasando por mi vida personal, recien divorciada, recien llegada a una ciudad tan grande y cara, organizando y manteniendo la paz espiritual y moral con mis hijos, mi sobrino recien diagnosticado con una enfermedad renal y sentirme tan poca cosa por culpa de una chamaca tonta, me subí al carro y lloré. Lloré todo.

=================

¿Sentiste raro por mis historias personales que te comparto?

Ahora imagínate despertar en tu mismo país donde naciste y saber que día a día peligras de que alguien te haga sentir inferior, te tenga miedo, no tengas oportunidades de trabajo ni de empleo y que desde que te acuerdas tus abuelos, familiares, padres han sido humillados y segregados como raza inferior y problemática por haber nacido con la piel de color negro.

Cansados de luchar, cansados de saber que nadie los tomará en serio, cansados de:

  • No poder usar capuchones
  • No poder entrar a una tienda sin que los sigan con la mirada
  • Saber que si te para un policía por manejar en exceso de velocidad puede resultar en tu muerte
  • Nadie hace nada por ti porque pues “son un desmadre, tienen la culpa”
  • Oir que digan cuando te ven “Pon seguro, ahi viene uno bien feo”
  • Saber que mataron a tus familiares de manera injusta
  • Saber que el mundo de drogas te rodea porque es la única manera que hay para sobrevivir. Nadie te contrata
  • Saber que todo te cuesta el doble lograr.
  • Saber, que desde que naces, eres una persona NON GRATA para una sociedad que cree que lo blanco es lo superior, nomás porque alguien así lo dijo.

Sí, soy pacifista. Pero tambien quemaría el mundo si estuviera tan “hasta la madre” de mi vida.

Un mariscal de campo se hincó en los juegos de futbol americano en protesta de las injusticias. Protesta pacífica como dicen que debe de ser. Se lo comieron vivo y nada cambió.

Un policía se hincó en el cuello de George Floyd y lo mató. Ya no hay cabida para una marcha pacífica.

Tenía que arder el país para que los voltearan a ver.

Y que arda.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Atravesando el tiempo

Las puertas están ya cerradas. La perrita Kiara está intentando dormir aunque creo que no tiene sueño.

Los platos quedan estilando porque no tengo la energía de guardarlos. Es noche y sólo quiero dormirme ya.

Apago luces, mis hijos están ya con las puertas cerradas de sus cuartos. Quiero pensar que sus teléfonos ya están apagados y están muy dormidos para que descansen.

Con toda la flojera del mundo me voy a mi cuarto, hago pipí y comienzo a despintarme con un poco de aceite de almendras (la mejor manera natural de mantener mi cara sin arrugas a esta edad).

Me lavo los dientes y veo en el espejo a una mujer que ya no tiene veinte años. Me acerco al espejo para ver de cerca una mancha de sol que me salió y se me nota cuando no traigo maquillaje (ni filtros).

Me cepillo los tres cabellos maltratados que me quedan por tanto desgaste físico y hormonal y me aviento de la puerta del baño hacia mi cama (para no poner mis pies cerca de la cama por si hay algo abajo que me asuste. Ya se. Traumas de Poltergeist que me contagió mi hermana y hasta ahora de vieja me vuelven a dar miedito).

Estoy en mi cama. Me doy cuenta que la ventana está abierta pero ya no me quiero levantar. Se que tendré frío pero decido aguantarme.

Quiero dormirme rápido. Son casi las 11pm y a las 5:30 suena mi despertador todos los días.

Esa noche me pude dormir profundamente. No se si era el cansancio ó simplemente ya me tocaba descansar porque nunca duermo bien.

Desperté sin saber que seguía dormida.

Fue tan real y rápido todo que no supe cómo pasó.

download (1)

Abrí los ojos y sentía mucho frío. Me sentía desnuda, pero en realidad es que llevaba puesto un camisón de la Rosita Fresita. Se me había enredado hasta arriba por eso se colaba el aire en mis piernas.

m59145540352_1

Mis piernas eran las mías pero 38 años más jóvenes. Me comencé a asustar. Estaba en una cama twin, en un cuarto azul decorado de Mickey Mouse. Veía en las paredes los estantes con las Barbies.

Estaba en la recámara de mi hermana. La podía ver dormida en la cama individual de enseguida. Me levanté para despertarla pero no me salía la voz. Y era ella, muy pequeña, de unos 4 añitos. No me sentía ni me escuchaba.

Estaba en casa de mis papás en Nogales. Era 1979 y en verdad despertaba de una manera real.

Olía la casa a mi niñez.

Estaban las botas de mi papá tiradas en la sala donde veía la TV. Me imagino que mi mamá le dijo mil veces que no las dejara allí. 🙂

La cocina de mi mami, los aparatos electrodomésticos verdes y la mesa café de madera antigua en el desayunador me ponían triste.

Estaba realmente despierta, ó al menos eso sentía.

 

Me encontré a mi papá sentado en la sala formal, la cual era prohibido usar para jugar. Nomás las visitas podían entrar, jajaja..

“Papá. ¿Qué edad tengo?”, le dije, corriendo a darle un abrazo.

“45. Estás en un sueño”, me decía.

“¿Y mi hermana también está soñando? Es que la traté de despertar y no me hace caso”, le preguntaba preocupada.

“No, mi hijita. Ni ella ni tu mamá te van a poder ver ni escuchar. A mi si puedes porque tu sabes que ya no estoy vivo”, me explicaba mientras me tomaba las manos.

Sus manos, tan limpias y olorosas. Las quería besar. Las quería poner en mi cara para sentirme protegida por el.

“Papi, ¿ya vienes por mi?”. La verdad le preguntaba con miedo a que me dijera que sí.

Soltó su carcajada tan única y me dijo, “No, miedosa! Aunque no está tan gacho morirte, eh!”

Lo abrazaba y lo podía sentir tan real.

Se me hacía tan jóven! Creo que es porque lo dejé de ver cuando él tenía 49 y hoy en día tengo amigos que son mucho mayor que eso.

“Yo se que te hago falta pero quiero que sepas que vas muy bien”, me dijo sonriendo.

Obviamente mi sueño es producto de lo que necesito escuchar y ver. Mi cerebro es raro y complejo y piensa de una manera muy peculiar (si no me creen, pregúntenle a mi mamá y a mi hermana).

Algo raro comenzaba a sentir, como que ya iba a despertar y no quería.

“Papá, no quiero despertarme todavía”, le dije con la esperanza de que él tuviera algún poder de alargar el tiempo.

“No te despiertes aún. Es más, si quieres, puedo lograr que despiertes en otra etapa de tu vida. Tu ahorita despertaste en un tiempo que para ti fue de los más bonitos de tu vida. Estamos los 4 feliz. Tu jugabas con tu hermana hasta que terminaban dormidas con las muñecas en las manos. Tu subconsciente quiso volver a ese tiempo y lo pudo hacer solo por este sueño”.

“No quiero otra etapa. Quiero quedarme aquí más rato”, le decía.

“A ver mi hijita, ¿Tan fea es tu vida que no quieres despertar en otra etapa? ¿Y la familia que formaste? ¿Y todos aquellos momentos vividos en Hermosillo, Mexicali, Cd. Juárez, El Paso y ahora San Diego? Dime, antes de que te vayas a despertar, ¿a qué etapa de tu vida te gustaría volver? Atraviesa el tiempo y regresa a donde quieras estar un rato”.

Me da un abrazo que tengo deseando desde hace casi 23 años y no quiero soltarlo. Por un momento le quiero decir que me lleve con el.

En eso suena mi celular con la alarma que marcan las 5:30am.

Estoy en mi depa en San Diego. Congelada porque no cerré la ventana y no soporto dormir con calcetines. Puedo escuchar a la Kiara ya lloriqueando porque nos quiere despertar. La casa ya huele a café porque la programo que prenda a las meras 5:25am.

No logro despertar del todo. Siento que sigo soñando pero no. He vuelto a la realidad.

Mi duda a toda esta historia del blog de hoy es:

¿Le pediría a mi papá despertar en esta época, en mi realidad, en mi actualidad? ¿Quiere decir que mi HOY es lo que me hace feliz? (entonces estoy muy bien psicológicamente, jajaja)

dark_forest_girl_by_roltirirang

Y si no,

¿Cuál época vale la pena revivir en mi vida?

Tú, ¿cuál época quieres visitar si pudieras atravesar el tiempo?

images (1)

Piénsale y me dices.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay 3 cosas que no puedes disimular…

Siempre se ha dicho que hay 3 cosas que uno no puede disimular.. Estas son las siguientes:

1) LA TOS

Creo que lo que mas me choca de enfermarme (lo cual es casi nunca, Gracias a Dios) es cuando me da TOS por no cuidarme bien mis bronquios. Despues de un resfriado, si no me cuido bien, es decir, sigo descalza cuando está bajo cero afuera, ó no me pongo chamarra despues del gym toda sudada, ó me meto a bañar y salgo con el pelo empapado, casi siempre termina en una TOS.

Y a mi no me da TOS como a cualquier persona.

A mi de verdad me da TOS. De esas que tu sabes que viene el ataque, cuando sientes esa picazón en la garganta. Se siente horrible, en especial cuando estas con gente, en el trabajo, en un lugar donde tengas que estar guardando silencio.

th (25)

Sabes que viene esa fuerza INCONTROLABLE que no puedes disimular.

Para que se den una idea, yo comienzo a toser y nada me para. Se me salen los mocos tendidos, me despinto los ojos los cuales se ponen rojos con venitas reventadas, mis ojos lloran sin parar. Me hago hasta pipí a veces. (Ya se, demasiada información). Mi cuerpo pierde control y es dominado por esa fuerza increible que es TOSER.. 😦

Pero es la verdad. Llega un momento que al toser se me revientan venitas y me sale sangre como tuberculosa por la boca. Es cuando decido ir al médico . Prefiero mil veces tener fiebre ó cualquier otro síntoma. Me duelen los pulmones y los bronquios y sinceramente si me dieran una opción, la EUTANASIA no me importaría (broma).

Uno no puede disimular la TOS. Todo el mundo sabe que estas enfermo. La ODIO y espero que no me de este invierno. 😦

2) EL DINERO

No tener dinero es algo que todo el mundo nota. La falta de dinero no se puede disimular. Te delatan tu carro, tus zapatos, en tu arreglo personal. La cara de angustia es lo que casi siempre nos descubre que tenemos problemas financieros.

broke

Ahora, tambien cuando uno SI tiene dinero, se NOTA. La ropa aunque sencilla delata la calidad. Tu arreglo, tu seguridad. No necesitas demostrar que tienes dinero comprando marcas con precios exageradamente ridículos para que tu dinero se note. El estar bien económicamente se nota y ya. Así de simple.

being-truly-rich-1

3) LA TRISTEZA

Por mas que uno sonría, la mirada indica cuando una tristeza fuerte te invade. Puedes reír todo el día, inclusive llenarte de actividades para no caer en una cobarde depresión y ser el alma de las fiestas ó llevadora de una buena charla. Pero al final, si se te observa bien y te ven a los ojos, pueden notar que tu tristeza es mas grande que la felicidad que tratas de presumir.

sadness

Es inevitable disimular una tristeza profunda.

Tu manera de respirar es diferente. Te sientes agitada y distraída, aunque seas el mejor actor te notan ‘diferente’.

¿Estás bien?

La pregunta mas tonta y que hacemos con mas frecuencia. A veces es padre que te lo pregunten, pero otras veces lo único que quieres es que te dejen en paz, que DISIMULEN que no notan lo que sientes.

Y es una pregunta muy difícil.

Si contestas “si”, tal vez la gente quede conforme y siga adelante porque todo esta bien (te crean ó no).

Si contestas “no”, tambaleas al que lo pregunta y lo obligas a quedarse a escucharte y sentirte.

De hecho hice un blog entero acerca de esto, “TODO ESTA BIEN”, publicado el 22 de agosto del 2012.

Es bien difícil tener una personalidad ‘positiva’, ‘alegre’ y ‘feliz’.

Mientras a lo largo de la vida es lo que te impulsa a lograr muchas cosas (la gente sigue a los positivos), tambien el día en que de plano no puedes levantar cabeza porque estas cansada de ciertas cosas, porque te cuestionas acerca de tus decisiones, porque te manda Dios problemas que tienes que resolver y no sabes como… tiendes a ponerte triste. Y a la gente no le gusta.

depress-girl

Y por mas que esa tristeza se lleve por dentro, por el mismo hecho de tratar de ocultarla tanto tiempo, llega al punto que sale por los poros.

Y descuadras a la gente a tu alrededor, porque está acostumbrada a verte bien. O porque se sienten responsables de tu estado de ánimo.

Uno no puede disimular la tristeza. Tarde ó temprano sale a flor de piel. Pero eso no debe de traumarnos ni preocuparnos. Eso le pasa a las personas que NO son depresivas. Eso le pasa a las personas que luchan mucho, que saben sacarle lo mas lindo al día y que no caen en lo fácil como sería una depresión crónica.

Animo! Toda tristeza es pasajera, es parte del ciclo de las emociones. Disfrutemos andar así. Al cabo que andar feliz es mucho mas sencillo! Bueno, al menos para mi.

Soy una mujer afortunada que la hace reír cualquier tontería. Y creo que la gente me busca mucho porque los hago reir con MIS TONTERIAS tambien!

Gracias a todos por seguirme leyendo!

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂