Fases

En todo este tiempo que tenemos encerrados, la palabra FASE ha sido una de las que más me saltan a la vista (y oídos).

Es como que una palabra popular estos días.

Estamos en FASE 1..2..3, etc.

Regresaremos a la normalidad por “fases”.

En la primer FASE del COVID-19 puede que estés asintomático.

Fase esto. Fase lo otro.

Inclusive he podido disfrutar todas las Fases de la Luna desde mi balcón. Algunas fases estuvieron ocultas por la neblina espesa de esta parte del mundo. Otras veces, cuando la fase de la luna era estar llena y brillante, no era necesario prender la luz del balcón ya que estaba totalmente iluminada.

Moon Phases 1

Fases. Todos tenemos. No es regla el tiempo que duran en cada uno de nosotros, pero todos estamos viviendo nuestras fases, ese tiempo que dura una etapa en nuestra vida.

Las Fases de esta pandemia han estado muy marcadas.

La primer fase fue el nervio de no saber qué pasaba, pero todos sentimos como que un alivio tipo “vacaciones” por 15 días de cierre. Y ¿qué mejor para descansar que el asegurarnos de tener papel del baño? Nuestros nietos, bisnietos, tataranietos jamás entenderán la relación del papel del baño con el COVID-19.

toilet

La segunda fase fue aprender a dominar el vinito muy a menudo, diario tal vez. Total, no vamos a ir a ninguna parte ni tenemos que manejar.

ginavino

La tercer fase (muy al mismo tiempo que la segunda) fue el meditar y sacar nuestro lado creativo en todos lados. Desempolvamos las recetas de la abuela, inventamos las propias y nos pusimos a hornear pan de plátano. (No entiendo porque todos hicimos pan de plátano. Me dió risa porque fue lo primero que hice, sin ver las redes sociales ni darme cuenta que era tendencia, sin querer.)

bananabread

La cuarta fase fue ya cuando nos extendieron los días de cuarentena y sentimos por primera vez ese miedito de que las cosas eran más serias de lo que pensamos. Nos enteramos de gente conocida que se ha enfermado y pusimos en duda las conspiraciones teóricas de que todo ha sido una manipulación del gobierno mundial para controlarnos.

covidworried

La quinta fase fue un poco más resignada y las rutinas de la casa han hecho que los días se pasen volando. ¡Qué importante es tener un horario, un plan, un ‘que vamos ha hacer hoy” establecido! Yo no tengo niños chiquitos y me sorprendí que el tener horarios de nuevo ha servido para volver a una rutina nueva que nos permite tener un poco más de control sobre la situación. Tambien fue la fase en la que me enganché con TikTok. Háganme el favor.

tiktok

La sexta fase fue ver todas las películas de Marvel, más de 20. Una diaria hasta ponerme al corriente con la última. En esta fase de meterme al mundo de comics de Stan Lee (jamás he sido fan de comics de superheroes), pude darme cuenta que Hollywood nos programa para tener el miedo de que algo va a acabar con la humanidad como la conocemos y que no hay nada de que preocuparnos porque hay héroes que salvan el mundo. Iron Man, Spider Man, Thor, Captain America, Hulk, Black Widow, Black Panther, etc. todos ellos nos salvan. Y en esta fase te das cuenta que así vivimos, esperando que ‘alguien’ llegue a salvar el mundo.

spiderman

La séptima fase ha sido manejar la paciencia con las opiniones de las personas. Es muy difícil aceptar el cambio en las amistades que una vez estuvieron muy cercanas a ti. La pandemia ha servido para poner más distancia y evaluar quién si pertenece en tu círculo y quién no. Como siempre, se quedan los mismos fieles de toda la vida. Ya saben quienes son. 🙂

unfriend

La octava fase es manejar el impacto que causa el enterarte que gente conocida, ya sea de tu infancia, papás de tus amigos, compadres, ex-compañeros de trabajo han sido infectados y han fallecido. El impacto de que sigan las teorías de que todo es una farsa y que la gente no le importa el cuidarse, ni cuidar a los demás. Me criticaron por no querer reunirme. No fue una vez sino varias las personas diferentes que me han dicho “No pasa nada, qué simple” mientras yo me disculpaba no ir a una reunión. No he ido a ver a mi mamá, ni en su cumpleaños ni el Día de las Madres y eso me dolió mucho. Pero no me gustaría llevarme el virus de aquí. Yo he trabajado con gente distinta (debido a que estoy en bienes raíces). He tenido que salir poniendo en riesgo a mis hijos. Es mi responsabilidad no pasarlo, en caso de que yo sea portadora. Me ‘respetan’ mi decisión pero me critican por hacer lo correcto. Tengo hermana y familia que es médico y nada más por ellos yo no quiero andar saliendo nomás porque si. Que me perdonen ó que me eliminen si no les parece. (Me hice peleonera en esta fase, jajaja)

drs.

La novena fase ha sido muy reveladora y entré en un trance sin estrés. Todo comienza a fluir en lo personal y en los planes de negocios. Estamos tranquilos en mi casa, seguimos impresionados que el mundo sigue semi-cerrado y que vamos a durar un poco más así. Nada va a ser igual y a nuestros hijos les tenemos que dar ese poder de que tomen esta pandemia y la usen como su herramienta que les recuerda de la resiliencia que hemos tenido para salir bien librados de todo. Estamos re-organizando y re-estructurando todos los planes del 2020. (Un saludo de parte de la porra a todos los que dijimos “este 2020 será el mejor año”, pfffhhhttt!)

99107253_249780346246138_3093171060724465664_n

La décima fase la estoy viviendo ahorita. Quizá es porque es la semana 10. Me tiene pensando algo que me pasó. Recibí un correo electrónico por parte de un sector de salubridad local donde me dicen que puedo ir a hacerme la prueba de anticuerpos debido a que estuve muy enferma de algo que nadie supo que fue. A mediados de este enero 2020, llegué a emergencias de un hospital local con un dolor inexplicable en la cabeza y una crisis respiratoria. Me hicieron pruebas de h1n1, de influenza y hasta me metieron a hacerme una resonancia. No sabían que tenía y me mandaron a mi casa con Tylenol. Debido a este cuadro se sospecha que tal vez era ya el virus actual. Entonces en esta fase tengo que decidir si me hago la prueba de anticuerpos ó no. Todavía hay muchas dudas acerca de los beneficios de hacerla, pero pues capaz que soy el antídoto del virus, jajajaja.. phffttt..

national-cancer-institute-egT3xtDu9DQ-unsplash

¡Vamos todos! Cada día que pasa es un día ganado. 🙂

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

La SALIDA

Ahora que estoy encerrada y no veo a nadie más que a mis hijos y a mi perrita Kiara, tengo que usar toda mi creatividad para lograr escribirles  algo interesante cada semana.

No es lo mismo publicar un meme ó escribir mis más grandes secretos que escribir un blog que de todas maneras incomoda a algunos.

Esta semana mi inspiración llegó de una manera muy simple pero al mismo tiempo fue debido a estar encerrada.

Voy a comenzar con esta pregunta:

¿Se han fijado cómo todo en la vida tiene salida?

SALIDA. Irse. Escapar. Ya no estar.

Al momento de subirte a un avión, en lo que estás revisando tus últimos recaditos antes de poner el celular en “modo avión”, todo el staff de la aeronave te indican qué hacer en caso de una emergencia y tambien nos dicen “dónde está la salida”. A los pasajeros que están en los asientos de las puertas de salida emergente los hacen confirmar que están dispuestos a ayudar a todos a salir de un avión en caso de un accidente, peligro, incidente no previsto.

97328557_629519157600663_2012663439167586304_n

Cuando uno se está entrevistando para un trabajo, al menos en corporaciones con matriz norteamericana, se mencionan las funciones que se tendrán en el puesto deseado. Te dan una introducción, una orientación y obviamente algunas reglas a seguir si se desea dejar el puesto (renunciar voluntariamente). Cuando esto pasa, se conduce una entrevista de salida.

Cuando era joven, uno de mis trabajos fue coordinar el reclutamiento y manejar los recursos humanos de una empresita. Entrenamiento, capacitación, buscar que los trabajadores estuvieran contentos y al mismo tiempo, cuando llegaban a renunciar, se les practicaba una entrevista de salida. ¿Porqué te vas? ¿Qué cambiarías? ¿Volverías a trabajar en esta empresa en un futuro? Etc.

Siempre al comenzar nos explican cómo salirte.

96757329_270822253955727_9027347105240317952_n

Al entrar a cualquier lugar, teatro, sala de cine, auditorio, estadio.. por todos lados hay letreros que te indican por dónde salirte. Letreros iluminados que no se apagan ni cuando comienza la función. Letreros visibles todo el tiempo para que sepas por donde escapar en caso necesario. Uno nunca sabe.

96372988_603991770464217_787808946114002944_n

En juegos como SPACE MOUNTAIN de Disneyland (por mencionar un juego), las filas eternas se hacen dentro de un edificio. Vas feliz haciendo la fila lentamente, oyendo los ruidos del cohete veloz y los gritos de la gente paseando. En toda la fila se ven letreros iluminados de SALIDA, pero ya al final te dicen “De verdad, ahora si, es la última oportunidad de salir” y está una puerta ya para abordar el carrito veloz. Para los que se ponen nerviosos de subirse a juegos tipo “montaña rusa”, no se decirles si es un alivio el ir leyendo tantas maneras de escapar ó es más presión y tentación salir huyendo. 🙂

 

Cuando uno va por el autopista a toda velocidad, uno de los pendientes más grandes es “no pasarte la salida”. No solo es cuidar de manejar bien sino tambien, desde antes de subirte al carro, uno ya tiene que ir más ó menos con una idea de “dónde es la salida”. Sí, los sistemas de navegación sirven mucho pero de todos modos el saber dónde se sale uno del ‘freeway’ es decisivo para saber en cuál carril manejar sin hacer muchos movimientos bombéricos.

Hay un letrero especial yendo de Estados Unidos a México dónde te especifican “ULTIMA SALIDA dentro de USA” (O sea que si no te sales, te vas a México a fuerzas). Y todavía, por si esa advertencia no es suficiente, hay otro letrero que te dice ‘ULTIMA OPORTUNIDAD’ (o sea salte ya).

 

 

Hoy en día en los supermercados como VONS y RALPHS, utilizan una puerta para entrar y otra para exclusivamente SALIR. Debido a la pandemia, cuando vas a comprar los víveres a estos lugares, al entrar está un empleado limpiando el carrito con toallitas CLOROX. Y al salir, está otro empleado ayudándote a llevar todo a tu carro y vuelve a limpiar el carrito del mandado y lo lleva hacia la puerta de entrada de nuevo. Separar las entradas y salidas funciona para esto. Creo.

download (1)

Dentro de los mismos establecimientos comerciales, existen varias salidas de EMERGENCIA, que si las abres se activa una alarma. Estas salidas son SI y SOLO SI (como decía mi maestro de filosofía en la prepa), se trata de una emergencia.

97298726_1344429985947331_2522605842524536832_n

En fin, creo que para estas alturas han de estar preguntándose porqué este tema. Puedo darles una historia romántica de cómo ya “quiero salir”, que “estamos cansados de estar encerrados”, que mi mente “sólo piensa en el día que volvamos a salir agusto”… Pero pues, no. No fue esa mi inspiración.

Resulta que estaba en mi casa (un departamento) saboreaba en el balconcito una rica cervecita  artesanal local (Novo Brazil, super recomendada). Veía además la luna llena más impresionante de los últimos meses. El clima ya lo saben, maravilloso.

Quería tomarle foto a la luna y no podía. La luna es muy egoísta y no se deja captar por la cámara.

Moviendo las funciones de mi celular para ver si podía tener mejor resolución la foto, algo arriba de mi me encandilaba. Volteo y veo el letrero.

97171937_3699101970105709_6719598736864968704_n

Me le quedé viendo un rato. Nunca había vivido en un lugar donde existiera un letrero iluminado que me estuviera diciendo “Salte por aquí”.

No se si es que estoy (estamos) ya todos hipersensibles con todo lo que estamos viviendo como humanidad pero me puso a pensar tanto este letrero.

Me indica la salida en mi propia casa. (jajajaja), ese letrero lo necesito en tantas áreas de mi vida!

Un letrerito que nos diga “salida” en las cosas personales de nuestra vida. Saber dónde y cuándo salirte. Que no se te pase el tiempo en algo que no te gusta y sepas salirte en cuanto veas el “letrerito”, la señal, la puerta.

Yo se que no es lo mismo salir de un edificio que de una amistad/relación/sociedad. Es difícil salirte de algo tóxico y muchas veces nos aguantamos hasta ese letrero que te dice “Ultima oportunidad”.

¿Porqué? ¿Es falta de aviso previo? Es decir, si al conocer a una nueva amistad te dicen “Aguas” una y otra vez entonces ¿Porqué nos aguantamos hasta la última salida de emergencia?

97154976_240791983654431_3921452454331285504_n (1)

Falta de amor propio. Dicen.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

 

 

La Hipocondría en tiempos de Pandemia

Tengo tantos conocidos que siempre han sido unos exagerados con la limpieza de sus cosas, su higiene personal y su limpieza de alma.

No hay germen que sobreviva en su casa por miedo a enfermarse. Enfermedad que sale, enfermedad que sienten tener.

Sí, es una condición psicológica muchas veces, pero es muy real para el que la padece.

La hipocondría o hipocondriasis es una condición en la cual el paciente presenta una preocupación excesiva con respecto a padecer alguna enfermedad grave. El origen del término hace referencia a una región anatómica, el hipocondrio, situada bajo las costillas y el apófisis xifoides del esternón, donde, según la escuela médica humoral, se creía que se acumulaban los vapores causantes de este mal. (wikipedia)

“Tú”, me puede decir mi hermana, que es médico y debe de estar leyendo esto.

La verdad no me considero hipocondriaca. No estoy esperando que me enferme de algo obsesivamente. No me traumo si no lavé la fruta antes de comerla, ni me importa comer en la calle. Tampoco me ha quitado el sueño que en estos casi 60 días no he encontrado ni desinfectante ni clorox. (Puros productos de limpieza normalitos). Nunca tomo medicamento ni siquiera vitaminas.

Lo que si me pasa es que cuando tengo algún síntoma, lo busco en GOOGLE y luego le hablo a mi hermanita (la mejor doctora para diagnosticar en el mundo) y le digo “Pues según GOOGLE me voy a morir”.

Me imagino sus ojos, viendo hacia arriba, con la llamada de su hermana. Pero así es esto.

Mientras no tenga síntomas, no me pasa nada. Entonces personalmente no me considero una hipocondriaca. No me ando buscando síntomas ni me ando preocupando de que algo se me va a pegar y me voy a morir.

Mi preocupación llega cuando tengo cualquier síntoma.

La verdad soy muy sana y creo que por eso es que cuando algo me duele ó no me siento bien, me asusto. Los análisis médicos salen bien.

En fin, creo que soy otra cosa diferente a una hipocondriaca. jajajajaja

Todo esto que les platico se me viene a la mente debido a la actual pandemia que estamos viviendo.

¿Cómo han sobrevivido los hipocondriacos con todo esto?

Me los imagino limpiando todo, desinfectando todo una y otra vez, pensando que el virus está correteándolos.

Una cosa es ser hipocondriaco y saber que tu tienes el control de lo que piensas y otro muy diferente es estar viendo en las noticias y redes sociales que la gente se contagia cada segundo.

adrien-delforge-LLNnPXNwzDM-unsplash

La peor pesadilla para un hipocondriaco: una pandemia que no tiene control ni cura.

Para un hipocondriaco, lo que siempre ha temido se ha vuelto realidad. (O al menos eso es lo que nos informan todos los días).

Mi preocupación de todo esto es que despues de que poco a poco se comience a normalizar el mundo, los hipocondriacos seremos muchos más.

Nos acaba de dar la noticia el gobernador de California (el guapísimo jeje), que para este viernes 8 de mayo 2020, entramos en FASE 2 como estado para abrir ya negocios que tengan un porcentaje menor de contagio. Algunas tiendas y parques y oficinas no esenciales pero limitadas.

Aún abriendo (y no soy hipocondriaca porque no me da miedo enfermarme), mi mente me dice que debe uno de seguir encerrado hasta que se normalice todo un poco mas.

(La verdad es que hemos estado muy agusto sin gastar en tonterías teniendo todas las tiendas cerradas y me he ahorrado gasolina).

Muchas personas con las que platico me dicen lo mismo: “Pero yo no pienso salir todavía”.

¿Acaso esta pandemia nos ha vuelto vulnerables a ser hipocondriacos totalmente?

Como decía Capulina, “No es por miedo, es puritita precaución”.

¿Acaso seremos enfermos imaginarios en un futuro cercano?

No me malinterpreten, yo se que el virus es real. Gente conocida mía ha estado contagiada y muy grave pero la han librado.

Pero, ¿a poco no somos más miedositos despues de esto?

No cabe duda que vamos a tener una escasez de psicólogos y psiquiátras en los próximos años.

En lo personal, como que ya quiero que vuelva todo a la normalidad pero al mismo tiempo no.

Me enteré que Texas abrió todo, sin fases ni etapas. Pum. Ya pueden salir todos los texanos a tiendas, restaurants. Las cifras de contagiados sigue incrementando y sin embargo todo está volviendo a la normalidad.

Yo estoy en California y me estresan. NO quiero pensar como estan los hipocondriacos texanos.

Llegué a la conclusión personal de que el estar en cuarentena tenemos el pretexto de que no hemos logrado ciertas cosas pues “por el coronavirus”.

Metas personales en pausa (pues por el coronavirus)

Disfrutando el alcohol y la comida (pues por el coronavirus)

Metas de trabajo en pausa (pues ya que pase el coronavirus)

La hipocondría que puedo aceptarles es esa, el miedo a que vuelva todo a la normalidad y me autocritique de que no avancé en la cuarentena muchos proyectos. Es volver al ritmo loco y desquiciado de andar corriendo todo el día para cumplir metas y entregas y citas sin tener el pretexto de que no lo logramos por el coronavirus.

No sé mis queridos amigos. No soy hipocondriaca porque no ando buscando síntomas. Pero cuando me siento rara automáticamente busco qué tengo. Aunque me regañe mi hermana y luego me calme con un “tómate un vino ó un Dalay”.

En fin, antes de despedirme por este día quiero decirles que donde si me van a perder es con la fobia que le tengo a esa plaga de avispones asesinos que vienen de Asia.

¿Es neta mundo?

Ya cuando uno está preparándose para salir como si nada al mundo, al parque, a la playa, a las oficinas, a reunirse y abrazar a los amigos….

Llega el avispón asesino.

96110154_819940178528510_1343091004227452928_n

Esto si me da miedo, para que vean. El Covid19 no (ya se, que simple soy), pero este bicho me estresa.

Soy entomofóbica.

Todos a cambiar el Lysol por Raid Matabichos..

2020 apocalíptico… Terremotos, pandemias, plagas…. nomás faltan las trompetas en el cielo para completar el cuadro perfecto de la hipocondria en tiempos de pandemia.

louie-castro-garcia-XIZzOJjPp6o-unsplash

Mándenme un abrazo y me alivio pues.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂