Selección Natural

Darwin nos explicaba sobre el orígen de las especies y la evolución biológica mediante sus teoría de la selección natural y como todo influye en el medio ambiente para que todo se adapte.

Desde todos los tiempos, los científicos han estudiado todas las teorías habidas y por haber para lograr explicar el porqué de tantos fenómenos en el mundo.

Hay un porqué habemos razas diferentes, con razgos diferentes y que van desarrollando costumbres propias. Somos todos humanos pero a la vez nos podemos catalogar por raza y etnicidad, porque así se le ocurrió a unos cuantos.

Una selección natural se lleva a cabo gracias a la manera que nos podemos adaptar a nuestro medio ambiente. Una vez que un grupo de personas logra adaptarse y hacerse fuertes a las adversidades de su entorno, logran pasar estas características genéticas como herencia a futuras generaciones.

¿Ya los confundí todos?

Les daré una lista de ejemplos tomados de algunos sitios del internet para que más ó menos entiendan el concepto:

*Al usar antibióticos para virus ó bacterias se logra matar algunas de ellas, pero las que sobreviven se vuelven más resistentes y gracias a esto la medicina evoluciona. (Por eso es que a veces no funciona el mismo antibiótico que te han recetado para una infección y te hacen cultivos para saber cual darte)

*El pelo blanco de algunos animales árticos que les permite esconderse en la nieve, para ser cazadores ó protegerse de otros peligros. Tambien el grosor del pelaje es para evitar que se mueran de frío.

*Algunos insectos que parecen naturaleza para camuflajearse, de igual manera para esconderse de las aves que se los quieren comer.

*La manera inexplicable de como se van extinguiendo especies sin poder salvarlas.

*Las víboras y su manera de dislocarse la mandíbula para tragarse cosas gigantes.

*La manera de resistirse a cualquier veneno todas las cucarachas

*La capacidad de los seres humanos de hablar. Esa perfección en todas las lenguas y todos los idiomas.

*Las danzas de apareamiento de los animales machos para atraer a las hembras

Las dentaduras de los animales, dependiendo de lo que comen. Colmillos para los carnívoros, dientes planos para los que son herbívoros.

*Un gran etcétera, donde podemos nombrar toda selección natural, es decir, que no fue modificada por el hombre y sus tecnologías.

De la misma manera nosotros tenemos nuestros talentos naturales para sobrevivir en cualquier ambiente, ya sea en lo profesional y en lo personal.

Nuestros atributos y talentos, lo que nos hace únicos, forman parte de esa selección natural.

Se han de preguntar porque el tema esta semana. Les voy a platicar.

Por medio de la revista de http://www.gentebonitaonline.com GENTE BONITA MAGAZINE aquí en San Diego y de la cual formo parte, nos pusimos en contacto con una nueva producción mexicana llamada SELECCION NATURAL C19, con la cual estamos ya planeando alianzas para hacer un gran equipo.

S/N C-1.9, es un thriller lleno de conspiraciones ficticias pero muy pegadas a lo que pudiera ser una realidad. Escrita y dirigida por el magnífico Miguel Alejandro Reina, este proyecto logra reunir a un elenco increíble: Roberto Sosa, Mario Oliver, Mario Zaragoza, Maria Aura, Alessandro Anvar, Vanessa Bauche, Monica Huarte, Naomy Romo, Moises Arizmendi, Gabriel Galicia, Daniel García y otros actores sorpresa.

Este proyecto nace en cuanto se da a conocer a nivel mundial la pandemia del COVID19. Adrián Matías de Antoni, con su empresa Cabo Films, se une con todo este talento para lanzar al mundo una producción filmada en su totalidad de manera remota. Cada actor se filma en el encierro de la cuarentena en abril del 2020, sin ver a los demás actores, sin tener al director cortando escena ni a los maquillistas quitándoles el brillo de la nariz. Tampoco tienen a los camarógrafos ni las luces profesionales de un foro de grabación profesional.

Mario Oliver se encarga de reunir a todo el elenco, mostrando sus atributos de director de ‘casting’, además de ser uno de los personajes más interesantes de la historia en su personaje de El Célula.

La historia gira alrededor del COVID19, con datos pegados a la realidad pero con un ‘twist’ de teorías sobre conspiraciones políticas y la industria farmaceutica.

Todo este talentoso elenco, en plena pandemia y encierro, decide entrarle a este proyecto. Imagínate el trabajo de un actor que depende de un público presencial (como lo es el teatro), o que tiene que ir a los foros de producción a grabar con todo el staff. Todo se detuvo por el virus y mientras se pensaba lo peor, rodeados de todo lo negativo e incertidumbre, nace esta idea de hacer esta serie que estoy segura cautivará a todo el público.

La serie nos pone a pensar que la selección natural será la que determine quién sí sobrevive, quién no y quién toma la ventaja de que el mundo esté varado y asustado. Siempre hay alguien que se aprovecha del miedo ajeno.

Las actuaciones de Maria Aura, cuyo personaje me mantuvo estresada y de Monica Huarte en la primera temporada son increíbles, además que lucen guapísimas.

Mario Zaragoza tiene una actuación digna de reconocimientos internacionales en su papel estelar. Moisés Arizmendi en su personaje mediador del caos entre sus compañeros me encantó. Daniel García me convenció que era un científico conocedor y Roberto Sosa (de la cual soy fan desde Luz Y Sombra) nos deleita con su actuación antagónica en el mundo político.

Merecen tambien mi aplauso todo el equipo ‘behind the scenes’, los editores y staff de apoyo por haber trabajado de manera diferente en una producción hecha durante la pandemia y sobre la pandemia.

Actualmente están grabando la segunda temporada en Cabo San Lucas, con menos encierro pero con todos los cuidados que dictan los organismos de la salud.

La primera temporada la pueden adquirir aquí, en este link:

Así que ya lo saben, depende de nuestra adaptación a todos los cambios lo que va a determinar nuestra supervivencia a esta pandemia… será una Selección Natural.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

La SALIDA

Ahora que estoy encerrada y no veo a nadie más que a mis hijos y a mi perrita Kiara, tengo que usar toda mi creatividad para lograr escribirles  algo interesante cada semana.

No es lo mismo publicar un meme ó escribir mis más grandes secretos que escribir un blog que de todas maneras incomoda a algunos.

Esta semana mi inspiración llegó de una manera muy simple pero al mismo tiempo fue debido a estar encerrada.

Voy a comenzar con esta pregunta:

¿Se han fijado cómo todo en la vida tiene salida?

SALIDA. Irse. Escapar. Ya no estar.

Al momento de subirte a un avión, en lo que estás revisando tus últimos recaditos antes de poner el celular en “modo avión”, todo el staff de la aeronave te indican qué hacer en caso de una emergencia y tambien nos dicen “dónde está la salida”. A los pasajeros que están en los asientos de las puertas de salida emergente los hacen confirmar que están dispuestos a ayudar a todos a salir de un avión en caso de un accidente, peligro, incidente no previsto.

97328557_629519157600663_2012663439167586304_n

Cuando uno se está entrevistando para un trabajo, al menos en corporaciones con matriz norteamericana, se mencionan las funciones que se tendrán en el puesto deseado. Te dan una introducción, una orientación y obviamente algunas reglas a seguir si se desea dejar el puesto (renunciar voluntariamente). Cuando esto pasa, se conduce una entrevista de salida.

Cuando era joven, uno de mis trabajos fue coordinar el reclutamiento y manejar los recursos humanos de una empresita. Entrenamiento, capacitación, buscar que los trabajadores estuvieran contentos y al mismo tiempo, cuando llegaban a renunciar, se les practicaba una entrevista de salida. ¿Porqué te vas? ¿Qué cambiarías? ¿Volverías a trabajar en esta empresa en un futuro? Etc.

Siempre al comenzar nos explican cómo salirte.

96757329_270822253955727_9027347105240317952_n

Al entrar a cualquier lugar, teatro, sala de cine, auditorio, estadio.. por todos lados hay letreros que te indican por dónde salirte. Letreros iluminados que no se apagan ni cuando comienza la función. Letreros visibles todo el tiempo para que sepas por donde escapar en caso necesario. Uno nunca sabe.

96372988_603991770464217_787808946114002944_n

En juegos como SPACE MOUNTAIN de Disneyland (por mencionar un juego), las filas eternas se hacen dentro de un edificio. Vas feliz haciendo la fila lentamente, oyendo los ruidos del cohete veloz y los gritos de la gente paseando. En toda la fila se ven letreros iluminados de SALIDA, pero ya al final te dicen “De verdad, ahora si, es la última oportunidad de salir” y está una puerta ya para abordar el carrito veloz. Para los que se ponen nerviosos de subirse a juegos tipo “montaña rusa”, no se decirles si es un alivio el ir leyendo tantas maneras de escapar ó es más presión y tentación salir huyendo. 🙂

 

Cuando uno va por el autopista a toda velocidad, uno de los pendientes más grandes es “no pasarte la salida”. No solo es cuidar de manejar bien sino tambien, desde antes de subirte al carro, uno ya tiene que ir más ó menos con una idea de “dónde es la salida”. Sí, los sistemas de navegación sirven mucho pero de todos modos el saber dónde se sale uno del ‘freeway’ es decisivo para saber en cuál carril manejar sin hacer muchos movimientos bombéricos.

Hay un letrero especial yendo de Estados Unidos a México dónde te especifican “ULTIMA SALIDA dentro de USA” (O sea que si no te sales, te vas a México a fuerzas). Y todavía, por si esa advertencia no es suficiente, hay otro letrero que te dice ‘ULTIMA OPORTUNIDAD’ (o sea salte ya).

 

 

Hoy en día en los supermercados como VONS y RALPHS, utilizan una puerta para entrar y otra para exclusivamente SALIR. Debido a la pandemia, cuando vas a comprar los víveres a estos lugares, al entrar está un empleado limpiando el carrito con toallitas CLOROX. Y al salir, está otro empleado ayudándote a llevar todo a tu carro y vuelve a limpiar el carrito del mandado y lo lleva hacia la puerta de entrada de nuevo. Separar las entradas y salidas funciona para esto. Creo.

download (1)

Dentro de los mismos establecimientos comerciales, existen varias salidas de EMERGENCIA, que si las abres se activa una alarma. Estas salidas son SI y SOLO SI (como decía mi maestro de filosofía en la prepa), se trata de una emergencia.

97298726_1344429985947331_2522605842524536832_n

En fin, creo que para estas alturas han de estar preguntándose porqué este tema. Puedo darles una historia romántica de cómo ya “quiero salir”, que “estamos cansados de estar encerrados”, que mi mente “sólo piensa en el día que volvamos a salir agusto”… Pero pues, no. No fue esa mi inspiración.

Resulta que estaba en mi casa (un departamento) saboreaba en el balconcito una rica cervecita  artesanal local (Novo Brazil, super recomendada). Veía además la luna llena más impresionante de los últimos meses. El clima ya lo saben, maravilloso.

Quería tomarle foto a la luna y no podía. La luna es muy egoísta y no se deja captar por la cámara.

Moviendo las funciones de mi celular para ver si podía tener mejor resolución la foto, algo arriba de mi me encandilaba. Volteo y veo el letrero.

97171937_3699101970105709_6719598736864968704_n

Me le quedé viendo un rato. Nunca había vivido en un lugar donde existiera un letrero iluminado que me estuviera diciendo “Salte por aquí”.

No se si es que estoy (estamos) ya todos hipersensibles con todo lo que estamos viviendo como humanidad pero me puso a pensar tanto este letrero.

Me indica la salida en mi propia casa. (jajajaja), ese letrero lo necesito en tantas áreas de mi vida!

Un letrerito que nos diga “salida” en las cosas personales de nuestra vida. Saber dónde y cuándo salirte. Que no se te pase el tiempo en algo que no te gusta y sepas salirte en cuanto veas el “letrerito”, la señal, la puerta.

Yo se que no es lo mismo salir de un edificio que de una amistad/relación/sociedad. Es difícil salirte de algo tóxico y muchas veces nos aguantamos hasta ese letrero que te dice “Ultima oportunidad”.

¿Porqué? ¿Es falta de aviso previo? Es decir, si al conocer a una nueva amistad te dicen “Aguas” una y otra vez entonces ¿Porqué nos aguantamos hasta la última salida de emergencia?

97154976_240791983654431_3921452454331285504_n (1)

Falta de amor propio. Dicen.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

 

 

 

La Hipocondría en tiempos de Pandemia

Tengo tantos conocidos que siempre han sido unos exagerados con la limpieza de sus cosas, su higiene personal y su limpieza de alma.

No hay germen que sobreviva en su casa por miedo a enfermarse. Enfermedad que sale, enfermedad que sienten tener.

Sí, es una condición psicológica muchas veces, pero es muy real para el que la padece.

La hipocondría o hipocondriasis es una condición en la cual el paciente presenta una preocupación excesiva con respecto a padecer alguna enfermedad grave. El origen del término hace referencia a una región anatómica, el hipocondrio, situada bajo las costillas y el apófisis xifoides del esternón, donde, según la escuela médica humoral, se creía que se acumulaban los vapores causantes de este mal. (wikipedia)

“Tú”, me puede decir mi hermana, que es médico y debe de estar leyendo esto.

La verdad no me considero hipocondriaca. No estoy esperando que me enferme de algo obsesivamente. No me traumo si no lavé la fruta antes de comerla, ni me importa comer en la calle. Tampoco me ha quitado el sueño que en estos casi 60 días no he encontrado ni desinfectante ni clorox. (Puros productos de limpieza normalitos). Nunca tomo medicamento ni siquiera vitaminas.

Lo que si me pasa es que cuando tengo algún síntoma, lo busco en GOOGLE y luego le hablo a mi hermanita (la mejor doctora para diagnosticar en el mundo) y le digo “Pues según GOOGLE me voy a morir”.

Me imagino sus ojos, viendo hacia arriba, con la llamada de su hermana. Pero así es esto.

Mientras no tenga síntomas, no me pasa nada. Entonces personalmente no me considero una hipocondriaca. No me ando buscando síntomas ni me ando preocupando de que algo se me va a pegar y me voy a morir.

Mi preocupación llega cuando tengo cualquier síntoma.

La verdad soy muy sana y creo que por eso es que cuando algo me duele ó no me siento bien, me asusto. Los análisis médicos salen bien.

En fin, creo que soy otra cosa diferente a una hipocondriaca. jajajajaja

Todo esto que les platico se me viene a la mente debido a la actual pandemia que estamos viviendo.

¿Cómo han sobrevivido los hipocondriacos con todo esto?

Me los imagino limpiando todo, desinfectando todo una y otra vez, pensando que el virus está correteándolos.

Una cosa es ser hipocondriaco y saber que tu tienes el control de lo que piensas y otro muy diferente es estar viendo en las noticias y redes sociales que la gente se contagia cada segundo.

adrien-delforge-LLNnPXNwzDM-unsplash

La peor pesadilla para un hipocondriaco: una pandemia que no tiene control ni cura.

Para un hipocondriaco, lo que siempre ha temido se ha vuelto realidad. (O al menos eso es lo que nos informan todos los días).

Mi preocupación de todo esto es que despues de que poco a poco se comience a normalizar el mundo, los hipocondriacos seremos muchos más.

Nos acaba de dar la noticia el gobernador de California (el guapísimo jeje), que para este viernes 8 de mayo 2020, entramos en FASE 2 como estado para abrir ya negocios que tengan un porcentaje menor de contagio. Algunas tiendas y parques y oficinas no esenciales pero limitadas.

Aún abriendo (y no soy hipocondriaca porque no me da miedo enfermarme), mi mente me dice que debe uno de seguir encerrado hasta que se normalice todo un poco mas.

(La verdad es que hemos estado muy agusto sin gastar en tonterías teniendo todas las tiendas cerradas y me he ahorrado gasolina).

Muchas personas con las que platico me dicen lo mismo: “Pero yo no pienso salir todavía”.

¿Acaso esta pandemia nos ha vuelto vulnerables a ser hipocondriacos totalmente?

Como decía Capulina, “No es por miedo, es puritita precaución”.

¿Acaso seremos enfermos imaginarios en un futuro cercano?

No me malinterpreten, yo se que el virus es real. Gente conocida mía ha estado contagiada y muy grave pero la han librado.

Pero, ¿a poco no somos más miedositos despues de esto?

No cabe duda que vamos a tener una escasez de psicólogos y psiquiátras en los próximos años.

En lo personal, como que ya quiero que vuelva todo a la normalidad pero al mismo tiempo no.

Me enteré que Texas abrió todo, sin fases ni etapas. Pum. Ya pueden salir todos los texanos a tiendas, restaurants. Las cifras de contagiados sigue incrementando y sin embargo todo está volviendo a la normalidad.

Yo estoy en California y me estresan. NO quiero pensar como estan los hipocondriacos texanos.

Llegué a la conclusión personal de que el estar en cuarentena tenemos el pretexto de que no hemos logrado ciertas cosas pues “por el coronavirus”.

Metas personales en pausa (pues por el coronavirus)

Disfrutando el alcohol y la comida (pues por el coronavirus)

Metas de trabajo en pausa (pues ya que pase el coronavirus)

La hipocondría que puedo aceptarles es esa, el miedo a que vuelva todo a la normalidad y me autocritique de que no avancé en la cuarentena muchos proyectos. Es volver al ritmo loco y desquiciado de andar corriendo todo el día para cumplir metas y entregas y citas sin tener el pretexto de que no lo logramos por el coronavirus.

No sé mis queridos amigos. No soy hipocondriaca porque no ando buscando síntomas. Pero cuando me siento rara automáticamente busco qué tengo. Aunque me regañe mi hermana y luego me calme con un “tómate un vino ó un Dalay”.

En fin, antes de despedirme por este día quiero decirles que donde si me van a perder es con la fobia que le tengo a esa plaga de avispones asesinos que vienen de Asia.

¿Es neta mundo?

Ya cuando uno está preparándose para salir como si nada al mundo, al parque, a la playa, a las oficinas, a reunirse y abrazar a los amigos….

Llega el avispón asesino.

96110154_819940178528510_1343091004227452928_n

Esto si me da miedo, para que vean. El Covid19 no (ya se, que simple soy), pero este bicho me estresa.

Soy entomofóbica.

Todos a cambiar el Lysol por Raid Matabichos..

2020 apocalíptico… Terremotos, pandemias, plagas…. nomás faltan las trompetas en el cielo para completar el cuadro perfecto de la hipocondria en tiempos de pandemia.

louie-castro-garcia-XIZzOJjPp6o-unsplash

Mándenme un abrazo y me alivio pues.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

Las uñas

Mis uñas en cuarentena. Creo que son dignas de un blog. No se porque me inspiraron a escribir sobre ellas cuando hay tantos otros temas interesantes (y más inteligentes) de los que yo podría escribir. Pero así es esto de la inspiración; uno nunca sabe cuándo ni cómo llegan las ideas. 😉

Me pinté las uñas color vino oscuro, casi negras. En mi tiempo de ocio durante esta pandemia, me hice un manicure (según yo). Mis uñas se me debilitaron mucho el invierno pasado porque me puse postizas y siempre me dañan mis dedos.

Me quedaron bonitas y mis manos se veían bien, ya no tan resecas por tanto lavármelas, sino que se veían cuidadas. (Mis pies nada mas traen ahorita un brillito muy bonito).

Pasaron los días y mis uñas ya medio se estaban despostillando, despintando. Lo único que hacía era pasarle otra barnizada con el esmalte y todo volvía a estar bien.

Pasaron los días y mis uñas ya necesitaban despintarse en su totalidad para volver a pintarlas ó cambiar de color. No sé, un color más primaveral y no tan oscuro otoñal como el guinda mal colorido que ya traía.

No encontré acetona en toda mi casa. Acababa de ir a la tienda por el mandado de la semana y no pensaba salir de nuevo nada mas por acetona para las uñas, así que decidí dejarlas ser.

Pude ver como se iban despintando poco a poco. A pesar de bañarme todos los días, maquillarme y peinarme (tantas juntas en ZOOM! de trabajo y personales me tienen arreglada a diario), mis manos se veían como si no me importara nada de mi persona.

Por fin volví a salir por víveres (ahora si a Wal*Mart porque necesitaba todo) y se activaron las alarmas de los incendios cuando estaba allí. (ya se, qué mala suerte tengo, jajajaja). Para no hacerles el cuento tan largo, era falsa alarma pero ya con el relajo, pagué mi mandado y al llegar a casa me acordé que no había comprado lo que necesitaba: la acetona.

Observaba mis uñas mientras descalza en el balcón de mi casa me tomaba un delicioso Malbec.

Hmmm.. me llamaba la atención como poco a poco lo feo se iba yendo. Sí, es cierto, ahorita mis uñas estan muy mal pintadas, feas, descuidadas involuntariamente, pero tambien sé que esto feo no es algo que va a durar toda la vida.

Saqué mi laptop, en mi mismo balcón para ponerme a escribir esto mismo.

¿A póco no se parece esta pandemia a mis uñas?

Hice esta analogía tan tonta porque a veces es la única manera que practico la auto-terapia para salir de situaciones que no puedo resolver sola. Tengo mucho tiempo resolviendo todo yo sola. Sí, pido opiniones a mis más cercanos pero, al final, uno tiene responsabilidades fuertes que resolver.

Este encierro, al principio, no estaba tan mal. Es decir, era como algo desconocido. Sí hubo momentos de incertidumbre y miedo acerca del virus y el contagio. Pero en el fondo, todos queríamos estar encerrados un rato. Ponernos al corriente con nosotros mismos y con nuestras familias.

Yo recuerdo a casi todos mis conocidos decir “Ando corriendo todo el día. No tengo tiempo. Ando como loca. Me acuesto tarde y me levanto de madrugada. No puedo salir a verlos. Avísame con tiempo para programarme. Luego te veo, luego te hablo, luego te hablo por teléfono”.

Entonces, creo que este encierro obligatorio nos hizo sentir como cuando recién traes arregladas las uñas (ó para los muchachos, un corte de cabello ó de bigotes y barba).

Comenzamos a llenar las redes sociales con juegos, con fotos, y nos reconocimos entre sí los que vivimos en la misma casa.

Se crearon grupos donde publicamos comida, lo que bebemos, que ejercicios hacemos, etc. y el mundo entero mostró su talento dentro del encierro.

Pasaron los días y al igual que las uñas, lo que comenzó como algo positivo para evitar el contagio y tomar un descanso, se comenzó a ‘despostillar’.

Los gobiernos nos anuncian “15 días más”…  y luego pasan los días y “Otros 15 más”.

Las uñas, como nuestros días, ya están muy despintadas y lavadas. Hemos cancelado eventos, fiestas, reuniones.

Estamos cerrando negocios y la economía nos está asustando. Si uno se comienza a tambalear, toda la pirámide económica se va a caer, como si fueran dominós. Lo sabemos y nos da miedo.

Llega el momento en que estar viendo las uñas tan feas te provoca ansiedad. Ya quieres que estén bien otra vez.

Esta es la semana 7 ya. 50 días. Y los memes de internet ya no dan tanta risa. Levantarse tarde ya no es porque estamos descansando sino porque no hemos podido dormir debido a un insomnio de stress. Veo más comentarios de frustración que de positivismo en las redes y en las conversaciones.

Sí, estamos en el momento más difícil, donde todavía no nos cae el veinte de que el mundo es un antes y un despues del COVID19.

Lo feo de las uñas se nos va a quitar cuando tenga en la mano la acetona ó de plano se despinten solitas porque nada dura para siempre en esta vida.

No vamos a estar así toda la vida. Esta no es nuestra vida.

Y una vez que se nos “quite este esmalte ya tan feo” ya sea porque hemos encontrado una vacuna/medicamento que lo elimine, estaremos libres de todo esto.

Nuestras “uñas” estarán limpias. Quizá crecieron durante este tiempo que no fueron manipuladas.

Habrá muchos que quieran volver a pintarse la uñas del mismo color y seguir la vida como era.

Otros no harán nada para que las uñas descansen y así no se tenga el pendiente de la acetona.

Y habrá otros que aprovechen el ‘borrón y cuenta nueva’ y pinten su vida (y sus uñas) de un color nuevo y maravilloso… ❤

Así que, ya saben amigos, aguantemos un rato traer las manos feas… no es para siempre.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

94780216_2742386509203203_271383611746287616_n (1)

Simetría y Balance

Ugh.. .primer semana encerrada (aunque todavía podemos ir al supermercado y farmacia).

Les confieso que a mi no me molesta mucho estar en mi casa. Es más, creo que estoy disfrutando mucho mi espacio, mi casita, a mis hijos.

Mi trabajo lo puedo hacer desde mi casa (un poco diferente) y todavía sigue trabajando mi hija (que ya quiero que se salga porque me da nervios que sea un medio de contagio), así que a veces salgo cuando voy por ella.

Los primeros días no sabía ni por donde comenzar. El miedo de tanta información y desinformación me tenían aturdida. Videos, audios, noticieros donde te bombardeaban con ‘historias’ de las ‘vecinas de un primo que trabaja con con el hermano’, y todas las historias adaptadas al pueblo de donde eres.

(Qué miedo que se enteren si me da ó no Coronavirus. Van a mandar eliminarme, por lo que pude oír en audios y mensajes. Cálmenla. Sean un poco misericordiosos o sea, que su corazón tengan piedad, ayuden al que los necesita en lugar de crucificarlo).

No compré nada en exceso, mejor voy cuando se me van acabando las cosas. Así es una sorpesa qué dejaron en el supermercado. Si nomás hay pescado, pues eso comemos. Trato de ir temprano cuando no hay gente y obviamente tomando todas las medidas de protección.

Para el 3er día, ya me estaba comenzando a preocupar. Me sentía medio rara, como triste, agüitada, sin ganas.

Me puse a leer Facebook y ví un comentario de mi amiga Laotsetung (Laurelena) en una publicación de Any Corella, acerca de la clase de yoga que hizo en vivo por Instagram. Rápidamente comenté que yo tambien quería ver la clase y fue cuando Any nos invitó a todos a conectarnos a las 8:15am (Hora pacífico) por Instagram.

El primer día, super emocionada, me cambié temprano, me puse mis pantalones de yoga, mi tapete morado y puntualmente comenzó la clase. No podía ver bien porque el teléfono de Any se iba de un lado. Traté de hacer todas las casi dos horas completas de ejercicios. Yo pensé que tenía condición pero pude darme cuenta que no. Mi cuerpo tronaba de los huesos cuando cambiaba de posición. Terminé agotada y muy frustrada que estaba tan oxidada.

91265428_631235791046677_6342575383656792064_n

En la tarde, vi que otra amiga muy talentosa tambien, estaba publicando en su Instagram dibujos hechos por ella misma para pintarlos nosotros. Gloria Muriel, artista y muralista ya con una trayectoria increíble,  comenzó a subir dibujos para nosotros imprimir y colorear desde casa.

Imprimí la hoja y busqué por toda la casa colores (ya no tengo niños en primaria) y encontré 5 colores semi-rotos.

Ví el dibujo. Me transmitía paz que decía “Inhala amor, exhala miedo”. Gloria (Glow es su firma de artista) siempre pinta unas caritas que no sabes que te inspiran. Son como seres de mitología pero ilustradas para convertirse en mantras de color. Ya puedes ver sus obras en negocios y bares en San Diego, así como en los logos de la cervecería Urbana de Mexicali.

Observaba el dibujo y comencé a pintar. Un hojita, un pétalo. Una cosa a la vez. Se me hacía un mundo de cositas que pintar, pero no me rajé.

El día siguiente, volví a hacer mi yoga a las 8:15am. No podía. Me cansaba, me caía. No podía hacer bien el ejercicio que dictaba Any desde su Instagram Live.

91131360_3074010579296077_6547434199710695424_n

Tuve que serenarme y no dejarme vencer. Puse mi mente en blanco y me concentré en cada parte de mi cuerpo. ¿Qué me fallaba?

Como efecto mágico, pude sentir que mis muñecas no estaban bien fijas en la tierra. No estaba tampoco respirando como debe uno de hacerlo. Cargaba todo mi peso hacia el lado derecho. NO TENIA BALANCE.

Me concentré y a mi tiempo (ya no al de la clase de Yoga) fuí perfeccionando cada movimiento. Iba encontrando el balance de mi cuerpo mientras respiraba conscientemente. Es decir, podía ver que mis pulmones se llenaban de aire y podía exhalar el stress que había tenido toda la semana. Volví a sentir un balance en cada pose.

Esa misma tarde, volví a sacar el dibujo que había comenzado a pintar un día anterior. Para esto, ya había ido a comprar mas colores para tener más opciones de colores.

90849215_141496040623380_3180386599372324864_n

Observé detenidamente el dibujo de GLOW. ¿Qué me estaba diciendo? ¿Porqué me daba tanto nervio comenzar a pintarlo? Es que se veían tantas cosas entrelazadas a la vez que no quería hacerlo mal y echar a perder tan linda imagen.

Y de repente, al igual que en la Yoga, pude respirar y despejar mi mente. El dibujo, no sé como explicarlo, se veía ya diferente en mi cabeza. De pronto pude verlo como si estuviera en tercera dimensión y encontré el secreto. Estaba perfectamente simétrico. Todo lo del lado derecho era simétrico al lado izquierdo. Perfectamente simétrico.

Pintaba una ruedita del lado izquierdo de un color y me iba al lado derecho a pintar la ruedita igual. Lo que pintaba de un lado lo hacía del otro. Lado por lado. Ya no importaba mucho si los colores que escogía quedaban. No había error de color ni de matices. Estaba todo en simetría y eso lo hacía perfecto.

Así estuvieron los demás días hasta el día de hoy. Hago la yoga (a veces la hago grabada y no en vivo) y pinto cuando tengo ganas de desconectar mi mente.

Gracias a Any Corella y a Gloria Muriel pude recordar que en mi vida el balance y la simetría es lo que a mi me da paz.

En estos tiempos comencé recibiendo las noticias de la pandemia en total desbalance y de manera asimétrica. Lo veía como vi el dibujo de GLOW la primera vez. Un mundo de cosas que ‘colorear’ y sin saber por donde comenzar. Vi la pandemia como imposible de encontrarle un balance y que todos nos ibamos a caer, como en mi primer clase de yoga.

Me llené la cabeza de noticias tóxicas, de gente tóxica que nomás quiere causar pánico y de relatos que sólo me estresaron.

Me hacía falta sonreír para estar en armonía.

Estaba cargado el lado del negativismo y me tuve que ajustar para llenarme de positivismo, pero de manera balanceada. (No es bueno tanto positivismo. Tambien me estresan las personas que siempre están tan positivas. NO hay balance pues).

Ahora reparto mi tiempo en noticias (creíbles y oficiales y nada más un rato y para estar atentos a los cuidados que debemos tener, de manera responsable) y tambien reparto mi tiempo en muchos chistes y distracciones como lo son el Yoga, los dibujos de GLOW, salir a caminar, rompecabezas y estar en constante comunicación con la gente que me quiere y quiero.

Te invito a que encuentres un balance en tu ser y que tu día sea simétrico para que veas que no hay manera de hacer las cosas mal.

Vamos a estar bien. Y si se me tambalean, recuerden que solo es necesario respirar y volver al balance. Simétricamente.

(¡Ah! Y sigan a Any y al Glow para que puedan estirarse con la yoga y colorear sus dibujos)

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

 

90020487_3235247259872829_206335408630398976_n (1)91363676_2802089006543971_8876324059269300224_n