Sincronízate

Una de mis palabras favoritas es SINCRONIZAR. Me gusta como suena, tiene zeta y es un verbo. En inglés me gusta más porque es una de las palabras que me tenía que detener para pensar cómo se escribía: SYNCHRONIZE. Lleva Y, lleva H, lleva Z.

Me gustan esas palabras complicadas de escribir y pronunciar pero que tienen todo un sinfín de enseñanza y moraleja. También me gustan ese tipo de personas, las diferentes, las raras, las que me enseñan cosas que ignoraba pero que al mismo tiempo me llenan de metáforas e inspiran para escribir.

Sincronizar no es más que “hacer que coincidan en el tiempo dos o más movimientos o fenómenos” (según la RAE).

No nos damos cuenta de que todo tiene que estar perfectamente sincronizado para que funcione. Un claro ejemplo de la falta de sincronización, que causa molestia de volada, es estar viendo una película y el sonido no está sincronizado. Vemos que algo explota y el ruido suena después. Los labios de las personas se mueven sin articular lo del audio. No importa si es una milésima de segundo lo que está diferido, se nota la falta de sincronización.

Uno en el día a día dice: “Qué bueno que todo cuadró”, que no es mas que otra manera de decir que las circunstancias se sincronizaron para que se logaran.

Me llama la atención como las cosas se sincronizan.

Los aplausos en un teatro comienzan dispersos, pero cuando menos lo esperan se sincronizan elevando el sonido de este.

Los períodos menstruales de mujeres y amigas que conviven se sincronizan y es llamado el “Efecto McClintock”. Los científicos dicen que es porque cuando las mujeres están en constante convivio, sus feromonas se alinean y eventualmente sus ciclos menstruales se sincronizan.

Los péndulos, los cantos de los grillos, los relojes, las luciérnagas y todo el universo.

Si las cosas no se sincronizaran, no pudiéramos existir. Todo lo que es, es por la sincronización de elementos.

¿Te has puesto a pensar todo lo que tuvo que pasar para que tu estés dónde estás en este momento?

Todo tuvo que vibrar de una manera homogénea para que se sincronizaran los planes.

Estoy totalmente convencida que cuando te rodeas con las personas que vibran igual que tú, tarde o temprano se sincronizan y forman grandes proyectos.

Las energías de los que te rodean son importantes para mantenerte sincronizado con tus planes. Si las energías son negativas de manera constante, te desequilibras llevándote a la desincronización y por lo tanto a un detenimiento de tu camino hacia una meta.

La vida sincronizada es muy fácil porque te elimina estrés y preocupaciones. Lo importante es tener cerca de ti personas que te sincronicen si te desequilibras.

Como en el baile “Payaso de Rodeo” en las bodas: llega un momento que todos le agarran el ritmo y los que estaban desincronizando, se sientan a esperar la siguiente tanda de música (aunque no falta el que insiste en bailarla tropezando a todos los danzantes).

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 😊😘

Un recuerdo aleatorio

No sé qué pase con el universo, pero van varias personas con las que platico que me dicen que algo pasa y que andan muy vulnerables y llorones.

Yo no soy la excepción. Me he sentido mal físicamente (lo que casi nunca) y todo me hace sentir que quiero llorar, pero me aguanto.

Me pasa que como que adivino que van a pasar cosas. Las pienso y suceden. Pienso en alguien y me manda un texto. Antes de decir algo me contestan sin tener que preguntar. Traigo mi intuición muy activa (o tal vez tengo ahora mas sensible la percepción debido a que estoy encaminada a cumplir mis metas).

No me gusta adivinar lo que pasa. Me da miedo.

Otra cosa que me sucede es que me pongo a recordar etapas muy bonitas de mi vida. Eso me pasó justo este lunes que acaba de pasar.

Puse en mi Spotify la canción de U2 “Where the Streets have no Name”. Es una canción que me gusta mucho y siempre la relaciono con ir a toda velocidad manejando.

Comenzó la canción y me transporté a 1987-1988.

Era una tarde calurosa de Mexicali, primavera tal vez. Había pasado por mí la Cristy y la Ale y nos dirigíamos por la Laurelena porque era importante regresar a la prepa del CETYS esa tarde a una clase vespertina.

Tuvimos tiempo de ir por un raspado de limón al Manches y por unos famosos saladitos (ciruelas con sal y limón). Teníamos que irnos rápido porque en el CETYS no te esperaban los maestros. Llegabas tarde y no entrabas.

Recuerdo perfectamente ir en el Jetta azul de la Cristy. Ella manejaba, la Ale enfrente y la Laurelena y yo atrás. Yo iba detrás del asiento del conductor.

Íbamos tarde, pero si nos apurábamos, si podíamos alcanzar. Para no atravesarnos por el tráfico, nos fuimos por el periférico. (En aquel entonces, la escuela quedaba lejos de donde vivíamos. Hoy en día queda muy céntrico el CETYS).

Sintonizaba la Cristy el álbum THE JOSHUA TREE de U2 y comenzaba esa canción “Where the Streets Have No Name” que quiere decir ‘donde las calles no tienen nombre’. (O sea muchos pueblos de México, jaja).

Recuerdo la velocidad a la que íbamos. El aire caliente en mi cara y yo cerraba los ojos para poder escuchar a THE EDGE con la voz de BONO. La música la podía sentir en mi pecho, retumbaba y me hacía soñar.

15 años, casi 16.

Ese es el recuerdo que tuve al volver a escuchar esa canción. No se porque hasta ahora lo recordé si he escuchado esa canción miles de veces a través de todos los años.

Y me puse tan melancólica. Quería llorar y reír al mismo tiempo. Recordar aquellos tiempos en los que teníamos todo un futuro delante de nosotros, las 4 no nos imaginábamos como sería nuestra vida.

No teníamos planes. No teníamos graves problemas. Pasar las materias tan difíciles de la prepa era nuestra única obligación.

Nos creíamos invencibles. Nunca nos dio miedo chocar, ni morirnos. No nos preocupaba nada porque sabíamos que en cada cuadra de la ciudad vivía alguien que nos conocía para ayudarnos en una emergencia.

No sabíamos que éramos muy felices porque estoy segura de que algo muy insignificante nos preocupaba.

Me puse melancólica pero no de tristeza, sino como de agradecimiento con la vida por haberme permitido pasar por esas épocas, con esas personas en esos momentos. No fuera lo que soy sin cada momento de mi pasado.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 😊

¿Por qué cuesta?

Ayer publicaron un meme que más que hacerme reír, me hizo pensar.

El meme era una foto que indicaba la diferencia de cómo reacciona la gente cuando publicas algo y pides que te sigan o den un “me gusta”.

Si es una tontería, mucha gente interactúa, le da “like” y hasta lo comparte con comentario y todo.

Pero, a veces, cuando es algo serio que tiene que ver con tu trabajo y tu negocio, difícilmente recibes o consigues interactuar con tus contactos, amigos y familiares.

Dicen que eso NO CUESTA NADA. Que no cuesta nada mas que una fracción de tu tiempo el darle un LIKE, o seguir alguna página a la que te invitan.

A lo mejor comentar y compartir si se requiere más trabajo, pero no tienen idea lo bien que le hacen a la persona.

Yo me he sorprendido como personas que conozco poco comparten gustosas cosas que publico. Lo hacen de todo corazón.

Yo también he “ignorado” publicaciones, y peor aún, me han gustado, pero no lo hice saber. No es por mala, sino realmente no sé por qué no lo hice.

Como que uno no capta eso hasta que lo necesita para un negocio y proyecto. No es hasta entonces que te pones a reflexionar que algo que no cuesta nada, CUESTA TANTO.

Me puse a investigar, antes de que ‘agüitarme’ si existe algún problema técnico o de algoritmo en la plataforma de Facebook.

 Hay 10 razones según varios sitios de internet que medio explican porque a veces nadie ve lo que publicas.

  1. El contenido no inspira y la gente lo ignora. (Ya cuando ni tu mamá ni tu tía le dan el “like” del orgullo, preocúpate).
  2. No publicas lo suficiente, tardas mucho en hacerlo. (Si algo tengo es que soy muy rutinaria. Trato de publicar con frecuencia y, por ejemplo, este blog, lo publico temprano el miércoles, sin falta).
  3. Publicas todo el día. (Sí. De esto sí me siento a veces culpable. Es que tengo días en que quiero que todo el mundo sepa lo que hago quizá porque todo lo veo digno de comunicar. A veces es un chiste, a veces una foto, a veces una opinión. Sí, hay días que publico muchas cosas).
  4. No ofreces incentivos. (Bueno, en mis redes personales no pienso hacer esto jamás, al menos que les diga “un vino al que le dé «me gusta» a esto”. En mis plataformas de negocios, sí, es cierto, es necesario invertirle para llegar a más gente. Es muy común hacer rifas con premios atractivos para conseguir seguidores).
  5. La publicación carece creatividad. (Si la foto no es buena, o si lo escrito carece de sentido, la gente no lo va a leer dos veces. El uso excesivo de #hashtags lo hace también muy obvio de que lo único que se busca es que te vean. La falta de gramática y las fallas ortográficas también son factores para que no sean populares).
  6. No hay reciprocidad cuando alguien interactúa contigo. (Si la gente te comenta en tus posts y tu no comentas nada, la gente deja de hacerlo. Se siente ignorada y eso no debe de ser. Es importante saber como contestar a cada reacción. A los que te felicitan, un GRACIAS. Al spam, eliminarlos. A los que provocan que todos interactúen, dejarlos. A los comentarios agresivos o enojados, tratar de arreglarlo y si ya de plano no se puede, eliminarlos)
  7. Te siguen extraños que no sabes de donde salieron. A veces en páginas públicas de negocios, los seguidores son BOTS (o sea ROBOTS, pero la juventud le dice BOTS, jejeje) y pues ellos nunca van a interactuar como humanos. También el correr publicaciones pagadas sin un ‘target’ de audiencia hará que te sigan personas que no necesitas.
  8. No subes fotos/videos sino solo textos. La gente cada vez es menos fan de leer. Yo lo veo cada miércoles cuando me leen mucho menos que antes (cuídenme que me les voy). La gente prefiere videos, audios, podcasts o una buena foto.
  9. No pagas. Desgraciadamente, todo en esta vida termina en que se requiere generar dinero. Antes no era así pero ahora, si no pagas una publicación (hablando de páginas de negocio), esa publicación no va a llegar muy lejos. Ni modo, al final las plataformas sociales son un medio mas de publicidad y cuesta dinero.
  10. La competencia. A veces la competencia te gana el público. Eso es algo negativo que puede ser positivo, tomándolo como un reto para recuperar audiencia, likes y, por ende, ventas y éxitos de tu negocio.

Así es esto. Uno tiende a sentir que es personal la falta de “likes” de lo que emprendes y haces. A veces sí es a causa de eso. Muchas otras veces no.

Mientras estamos hablando de esto, les comparto la página de LA REVISTA BINACIONAL para que se registren y puedan ganarse unos boletos para BAD BUNNY en PETCO PARK SAN DIEGO el DOMINGO 18 DE SEPTIEMBRE.

(Sí, los estoy premiando para que sigan mi nueva plataforma. A ver si así, jejeje)

http://www.larevistabinacional.com

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 😊

Ida

Los días amanecen para mí a las 5:30am. Abro los ojos y me quedo viendo el techo un buen rato, ida.

Me meto a bañar y sé que pierdo tiempo porque de la nada siento la espuma del shampoo en mis ojos y sé que tengo varios minutos viendo la pared de la regadera, ida.

Prendo la cafetera y veo como cada gota del café va cayendo en la jarra de vidrio térmica. Veo las gotas una a una, ida.

Voy manejando, escuchando podcasts (según yo) y cuando menos pienso, llego a mi destino. Manejé ida.

En el trabajo, en juntas, en conversaciones, escribiendo, de repente me encuentro viendo por la ventana sin ver nada, ida.

Me dicen ya frecuentemente “¿a dónde te fuiste?” haciendo énfasis en que estaba totalmente ida.

Me encantaría poder decirles que mi mente se fue navegando a un pensamiento muy profundo sobre los planes que tengo.

Quisiera decirles que me quedé pensando en un último beso y por eso me quedé viendo hacia el horizonte.

También quisiera decirles que estoy organizando mis ideas y mi creatividad porque es tanto lo que traigo que necesito esos ‘tempus cessat’ para que mi mente respire.

Pero no. Simple y sencillamente me quedo IDA. En blanco. En pausa sin nada extraordinario que decirles por mi mirada perdida.

Leyendo acerca de lo que es un “mind black out”, nos dicen que es cuando la mente se apaga momentáneamente debido a stress no perceptible por lo consciente.

Lo que yo entiendo de esto es como cuando la pantalla de tu celular se cierra y se pone una imagen y para volver a activarla tienes que poner la clave ó tu huella.

Me preocupa la falta de actividad de mi mente en mi inconciencia cuando en la vida real yo estoy segura de todo lo que mi mente está pensando.

Otros doctores dicen que es hormonal lo que hace que mi cerebro se apague un rato durante el día. También dicen que es que no duermo bien (que eso es lo más probable, aunque la verdad yo si siento que ronco, jaja)

Ahora, no es lo mismo quedarse IDA que SOÑAR DESPIERTA.

Cuando uno sueña despierta, planeas, dejas ir la imaginación y hasta sonríes porque tú vas armando una historia positiva en tu cabeza. (también me pasa seguido).

Yo digo que es porque ando muy tranquila. Por primera vez en mucho tiempo me siento bien, me siento tranquila y me gusta lo que estoy haciendo.

Se me hace que mi mente se toma sus “breaks” para poder rendir en los siguientes meses…. porque ahora si se avecina un montón de compromisos, trabajo y momentos bonitos.

Así que, si me ven IDA, no se preocupen. Estoy en un descansito cerebral.

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 🙂

La Revista Binacional

No cabe duda de que cuando se juntan grandes personalidades, cosas maravillosas suceden.

No sé cómo ni cuándo, pero me invitaron a ser parte de un gran proyecto que me permite combinar lo que me encanta ser con lo que sé hacer.

Carlos Flores y Rafael García me pidieron ser parte de una nueva plataforma binacional que promete cambiar la manera que hacemos negocio y vivimos en la frontera.

Estamos comenzando en San Diego y Tijuana, expandiéndonos hacia las dos Californias. Una vez que estemos consolidados, queremos llegar a Sonora/Arizona, Texas/Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas para después extendernos en ambos países.

Una revista urbana de negocios, de comunidad, de combinar dos culturas y dos naciones respaldadas por un equipo de trabajo de primera con oficinas en Tijuana y San Diego. (Gracias a Michelle, Andrea, Lucía, José Luis, Miguel, y Derrick porque siempre están listos para ayudarnos en todo).

Nuestra cultura binacional es a veces incomprensible para muchos.

No todos en este mundo tienen el privilegio de poderle entender a una serie como Seinfeld y al mismo tiempo a La Rosa de Guadalupe.

Es una cultura donde disfrutas un concierto de Elton John y al mismo tiempo reconoces que el Buki tiene canciones buenas que te hacen llorar poquito.

No es nada raro saber que puedes desayunar en Breakfast Republic y tener la fortuna de ver el atardecer en algún restaurant en las playas de Rosarito en el mismo día.

Tienes conocimiento, casi de nacimiento, de qué sale mas barato comprar en México y qué sale mas barato comprar en USA.

Dominas la conversión del tipo de cambio de dólar a peso y viceversa, aunque hayas reprobado matemáticas en la primaria.

Cuando me dijeron que el proyecto se llamaría “La Revista Binacional”, me sorprendió que nadie en el mundo tenía registrado el dominio ni el nombre tal cual. Era como si estuviera reservado para nosotros.

Gracias a la visión de Carlos como empresario, el talento inigualable de Rafael para reunir patrocinadores y clientes y mi colaboración han hecho que este proyecto esté creciendo mucho más rápido de lo que anticipamos.

Mientras planeábamos la plataforma, la lluvia de ideas no cesaba. Todo se iba acomodando. Los clientes, los patrocinadores, el diseño, el contenido, el estudio de podcast y el entusiasmo iban creciendo.

Se me ocurrió que, si ya teníamos todo para grabar, ¿Por qué no grabábamos todos los artículos en una plataforma de audio?

Eso nos llevó a posicionarnos en un camino a la certificación para cumplir con los requisitos de ser compatibles e incluyentes de todas las personas con alguna discapacidad visual y/o motriz.

Nuestra plataforma tiene entonces ya una causa: Ser incluyente con los que no nos pueden leer, pero sí nos pueden escuchar.

Esto vino a motivarnos aún más. Cada día queremos ser mejores y cumplir con lo que planeamos. La estructura, la dirección, la puntualidad, la aceptación a las ideas de todo el equipo, las críticas constructivas y la visión unánime me dan la seguridad que nos podemos posicionar en un buen lugar como medio incluyente con un muy buen alcance.

Vuelvo a agradecer a Carlos y a Rafael por creer en mí, tanto lo hicieron que me invitaron a ser dueña y socia, junto con ellos, de este proyecto.

Con todo mi orgullo, con el nervio que esto me da, pero prometiendo que daré lo mejor de mí, puedo decir que: La Revista Binacional es mía, tuya y de todo el que quiera ser parte de ella.

Les dejo el enlace para que la vean y por favor sigue a La Revista Binacional en todos los medios.

http://WWW.LAREVISTABINACIONAL.COM

Facebook : http://www.facebook.com/larevistabinacional/

Instagram: https://instagram.com/la_revista_binacional?igshid=YmMyMTA2M2Y=

NOS VEMOS EL PROXIMO MIERCOLES 😊